La de­ma­go­gia aga­za­pa­da detrás de la pre­sión tri­bu­ta­ria

PA­RA BAJARLOS IM­PUES­TOS DE­BE­RÍA CAEREL PE­SO QUE EL GAS­TO TIE­NE EN EL PRO­DUC­TO IN­TERNO BRU­TO (PIB), IN­DI­CÓ NADINAR GAÑARAZ.

Negocios - - NEGOCIOS + OPINION - Daniel Alonso Al mar­gen da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es­ta­ba ca­si can­ta­do que la cues­tión fis­cal se iba a co­lar en la cam­pa­ña elec­to­ral y con el ar­gu­men­to más con­tun­den­te pa­ra los oí­dos de gran­des y pe­que­ños con­tri­bu­yen­tes: el pe­so (pe­sa­do) de los im­pues­tos.

Hay una “so­bre­ofer­ta” de casos tes­ti­go que han ja­lo­na­do la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y que con­fir­man los in­ten­sos efec­tos que tie­ne una pre­sión tri­bu­ta­ria des­me­di­da.

Que le­van­te la mano quien quiere pa­gar me­nos im­pues­tos: to­dos. Apro­ba­do.

Pe­ro re­sul­ta que la co­sa no es tan sim­ple co­mo sue­na en los de­seos o en la boca de ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res, que se aga­za­pan en la de­ma­go­gia dis­cur­si­va de un fe­nó­meno tan pro­fun­do y da­ñino co­mo in­sos­te­ni­ble. Va­ya coin­ci­den­cia: del gas­to pú­bli­co po­dría­mos de­cir lo mis­mo.

El eco­no­mis­ta Na­din Ar­ga­ña­raz lo pu­so en un grá­fi­co en el que so­bre­sa­le la dia­go­nal as­cen­den­te que re­fle­ja la ín­ti­ma co­rre­la­ción en­tre el gas­to y la pre­sión fis­cal con­so­li­da­da. Er­go, pa­ra ba­jar los im­pues­tos de­be­ría caer el pe­so que el gas­to tie­ne en el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), lo que a la vez im­pli­ca achi­car el dé­fi­cit y dar­le oxí­geno al ti­po de cam­bio real. Va pa­ra to­das las es­fe­ras: Na­ción, pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios, aun con el “pi­do gan­cho” del re­par­to inequi­ta­ti­vo de la co­par­ti­ci­pa­ción.

¿Es, en­ton­ces, el hue­vo o la ga­lli­na? De nuevo, pa­ra quie­nes es­tán en cam­pa­ña es mu­cho más fá­cil ha­blar y pe­dir me­nos im­pues­tos que ha­blar y pe­dir me­nos gas­to. Lo mis­mo pa­ra los con­tri­bu­yen­tes. Y así se re­tro­ali­men­ta un ci­clo que só­lo con­du­ce a agra­var lo que ya es grave.

La cues­tión es real­men­te com­ple­ja. Lo de­mues­tra el he­cho de que, en cier­ta me­di­da, to­dos tie­nen algo de ra­zón.

Pe­ro hay un pun­to de par­ti­da in­elu­di­ble: los es­ta­dos brin­dan ser­vi­cios, co­ber­tu­ras y obras, que tie­nen un cos­to de­ter­mi­na­do, y le co­bran im­pues­tos a sus ciu­da­da­nos pa­ra pa­gar ese gas­to.

Si el cos­to su­be, la ló­gi­ca es que tam­bién au­men­ten los tri­bu­tos, con un im­pac­to progresivo se­gún la ca­pa­ci­dad de las fa­mi­lias. Es cier­to que la teo­ría sue­na cán­di­da, pe­ro la ne­gli­gen­cia y el de­sin­te­rés de quie­nes ocu­pa­ron y ocu­pan las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas por frenar los des­bor­des, su­ma­dos al enor­me uni­ver­so de la in­for­ma­li­dad, nos han em­pu­ja­do a la de­sola­do­ra pla­ya de una eco­no­mía de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad.

La es­ca­sa “llu­via de in­ver­sio­nes” su­ma, se­gún el Go­bierno, 63.400 millones de dólares que in­vo­lu­cran a más de 400 em­pre­sas en 536 pro­yec­tos. El im­pac­to de los gran­des pro­yec­tos en mano de obra es de unos 40 mil pues­tos, cal­cu­ló el mi­nis­tro de la Pro­duc­ción, Fran­cis­co Ca­bre­ra.

“Na­da”, re­co­no­ció el pro­pio fun­cio­na­rio, cuan­do lo com­pa­ró con el efec­to que ten­dría que ca­da Py­me lo­cal ge­ne­ra­se un nuevo em­pleo. “Se crea­ría más trabajo que en los úl­ti­mos 10 años”, di­jo.

Si el gas­to ba­ja y el dé­fi­cit des­apa­re­ce, la pre­sión fis­cal co­rre­rá la mis­ma suer­te. Y si eso ocu­rre, hay más chan­ces pa­ra la ex­pan­sión de la eco­no­mía for­mal y del em­pleo pri­va­do re­gis­tra­do, lo que tam­bién de­be­ría me­jo­rar las con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas de los ho­ga­res más ne­ce­si­ta­dos.

El equi­po de la Bol­sa de Co­mer­cio lo­cal que con­du­ce Diego De­quino cal­cu­ló que des­de 2004, el pro­duc­to bru­to ge­ne­ra­do por ca­da tra­ba­ja­dor cre­ció 24 por cien­to, pe­ro la suba fue un ter­cio me­nor que el al­za de la re­la­ción ca­pi­tal/trabajo. Y su­gi­rió lí­neas pa­ra achi­car ese bre­cha, al com­pa­rar la pro­duc­ti­vi­dad pú­bli­ca y pri­va­da, la que ema­na por ta­ma­ño de la em­pre­sa, la que sur­ge en­tre em­pleo for­mal e in­for­mal y has­ta la que ha­ce fo­co en una ma­yor pre­sen­cia la­bo­ral de mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.