Río Tur­bio, el sím­bo­lo de una dé­ca­da des­per­di­cia­da

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - Jor­ge Vas­con­ce­los*

Así co­mo los ar­queó­lo­gos pue­den ex­pli­car el fun­cio­na­mien­to de las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas a tra­vés del estudio de sus rui­nas, mu­chos de los pro­ble­mas de la eco­no­mía ar­gen­ti­na pue­den ser en­ten­di­dos po­nien­do el fo­co en la frus­tra­da usi­na de Río Tur­bio, en San­ta Cruz, don­de se han in­ver­ti­do cer­ca de 3.000 millones de dólares pa­ra ob­te­ner ce­ro de va­lor agre­ga­do.

El ca­so ilus­tra so­bre los des­pil­fa­rros de un pe­río­do ca­rac­te­ri­za­do por el ex­tra­or­di­na­rio boom de las ma­te­rias pri­mas en el mun­do, pe­ro per­mi­te ade­más ver có­mo sus se­cue­las lle­gan has­ta hoy, ha­cien­do más com­ple­ja y trau­má­ti­ca la re­cu­pe­ra­ción de la ca­pa­ci­dad pa­ra vol­ver a cre­cer.

Se pone en evi­den­cia, más que nun­ca, que es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía es una con­di­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro no su­fi­cien­te, pa­ra el lo­gro de esos ob­je­ti­vos.

Fue muy de­sigual en Amé­ri­ca la­ti­na el apro­ve­cha­mien­to del

boom de las ma­te­rias pri­mas, que irrum­pió cuan­do Chi­na co­men­zó, a pe­sar en la de­man­da mun­dial de ali­men­tos, me­ta­les y ener­gía, y tu­vo su es­plen­dor en­tre 2004 y 2012.

To­man­do en cuen­ta in­di­ca­do­res de cre­ci­mien­to y ex­por­ta­cio­nes, Pe­rú fue el país que ma­yor ré­di­to ob­tu­vo de ese pe­río­do y Ve­ne­zue­la es­tu­vo en el otro ex­tre­mo.

La Ar­gen­ti­na se ubi­có en el pe­lo­tón in­ter­me­dio, pe­ro el he­cho de no ha­ber si­do “el peor de la cla­se” no al­can­za pa­ra mi­ni­mi­zar el da­ño al po­ten­cial de cre­ci­mien­to pro­du­ci­do por po­lí­ti­cas inade­cua­das, que ade­más afec­ta el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la eco­no­mía.

La com­pa­ra­ción con la per­for­man­ce de Pe­rú per­mi­te iden­ti­fi­car los pun­tos dé­bi­les de la Ar­gen­ti­na, en un diag­nós­ti­co que, le­jos de ser his­to­ria, tie­ne ple­na ac­tua­li­dad.

Con­tras­te

En­tre 2004 y 2016, el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) de Pe­rú cre­ció a un rit­mo anual de 5,7 por cien­to acu­mu­la­ti­vo y en la Ar­gen­ti­na lo hi­zo en 3,2 por cien­to. En ex­por­ta­cio­nes, Pe­rú lo­gró un in­cre­men­to de 183 por cien­to en dólares co­rrien­tes, que con­tras­ta con la suba lo­cal de 67 por cien­to.

Estas di­fe­ren­cias se ex­pli­can por­que Pe­rú sos­tu­vo una ta­sa de inversión mu­cho más ele­va­da a lo lar­go del pe­río­do, pe­ro tam­bién por­que fue ma­yor la pro­duc­ti­vi­dad del ca­pi­tal aña­di­do.

En la Ar­gen­ti­na, el ca­so de Río Tur­bio ilus­tra so­bre los pé­si­mos re­sul­ta­dos que tie­ne en tér­mi- nos de po­ten­cial de cre­ci­mien­to to­mar de­ci­sio­nes de inversión sin te­ner en cuen­ta prio­ri­da­des, ni con­tem­plar me­ca­nis­mos de com­pe­ten­cia y trans­pa­ren­cia, ig­no­ran­do las se­ña­les de pre­cios.

Hay en­ton­ces dos ver­tien­tes a te­ner en cuen­ta. Res­pec­to del vo­lu­men de re­cur­sos apli­ca­dos al desa­rro­llo, la ta­sa de inversión pro­me­dio de Pe­rú (2004-2016) fue de 22,8 por cien­to del PIB, mien­tras que aquí fue del 16,8 por cien­to (en am­bos casos, a pre­cios co­rrien­tes).

En lo que ha­ce a la efi­cien­cia, ca­da 10 pun­tos de inversión hu­bo 2,5 pun­tos de cre­ci­mien­to del PIB en Pe­rú y de 1,9 en la Ar­gen­ti­na. Las dos di­fe­ren­cias com­bi­na­das (vo­lu­men y ca­li­dad de la inversión) hi­cie­ron que el PIB de Pe­rú au­men­te a un rit­mo anual 2,5 pun­tos su­pe­rior (5,7 ver­sus 3,2) al de la Ar­gen­ti­na des­de 2004.

Pro­duc­ti­vi­dad

Las bre­chas des­crip­tas tie­nen que ver con la pro­duc­ti­vi­dad. La Ar­gen­ti­na quedó tan atrás en la ca­rre­ra con Pe­rú en el pe­río­do ana­li­za­do por­que in­cur­sio­nó en un mo­de­lo en el que el sec­tor pú­bli­co ab­sor­bió cuan­tio­sos re­cur­sos, al ex­pan­dir­se en 15 pun­tos del PIB en tres quin­que­nios, pe­ro sin me­jo­rar la ca­li­dad de sus ser­vi­cios ni apli­car un plan de in­ver­sio­nes que tu­vie­ra efec­tos re­pro­duc­ti­vos.

A su vez, el gap de avan­ces de pro­duc­ti­vi­dad hi­zo que las ex­por­ta­cio­nes de Pe­rú (en dólares co­rrien­tes) se ex­pan­die­ran a un rit­mo que tri­pli­có al de la Ar­gen­ti­na. Y es­ta di­fe­ren­cia tie­ne gran im­por­tan­cia hoy pa­ra el país, ya que la re­cu­pe­ra­ción de la inversión, que aun­que mo­de­ra­da es in­ten­si­va en im­por­ta­cio­nes, es­tá lle­van­do a un dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te de la ba­lan­za de pa­gos de 3,5 pun­tos del PIB.

Pa­ra sos­te­ner el des­equi­li­brio ex­terno en es­te an­da­ri­vel, es cla­ve que la inversión ex­tran­je­ra di­rec­ta, que hoy só­lo cu­bre el 30 por cien­to del dé­fi­cit, sus­ti­tu­ya al en­deu­da­mien­to co­mo fuen­te de fi­nan­cia­mien­to, de mo­do de mi­ni­mi­zar ries­gos.

El dé­fi­cit fis­cal es des­ta­ca­do a me­nu­do co­mo la prin­ci­pal hi­po­te­ca den­tro de la he­ren­cia re­ci­bi­da por el ac­tual go­bierno.

La con­tra­ca­ra, en la que a ve­ces no se repara, es que la fal­ta de aho­rro del país ha­ce que con só­lo 15 pun­tos del PIB de ta­sa de inversión ya es­te­mos dis­pa­ran­do se­ña­les de alar­ma del sec­tor ex­terno.

En el pasado, ha­cía fal­ta una ta­sa de inversión en torno a 20 pun­tos del PIB o más pa­ra atravesar ese lí­mi­te.

Pe­ro si es­tu­vié­ra­mos con­de­na­dos a una inversión que no su­pere el ni­vel ac­tual, pa­ra no agra­var los des­equi­li­brios ex­ter­nos, en­ton­ces se­ría im­po­si­ble cre­cer a un rit­mo ma­yor al tres por cien­to anual. Tem­po­ral­men­te, ese te­cho pue­de ser per­fo­ra­do, por ca­pa­ci­dad ocio­sa y por di­so­lu­ción de cue­llos de bo­te­lla.

De he­cho, en el se­gun­do tri­mes­tre el PIB cre­ció un es­ti­ma­do de 3,5 por cien­to in­ter­anual y po­dría ha­cer­lo más de cua­tro por cien­to en el ter­ce­ro. Pe­ro sin re­for­mas es­truc­tu­ra­les, me­tas más ambiciosas pue­den aca­bar en un “vue­lo de ga­lli­na”.

Pa­re­ce ca­da vez más cla­ro que re­cu­pe­rar la es­ta­bi­li­dad de pre­cios se­rá una con­di­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro no su­fi­cien­te, pa­ra cre­cer a un rit­mo am­bi­cio­so que acor­te los tiem­pos de la lu­cha con­tra la po­bre­za.

La flo­ja per­for­man­ce eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos tres quin­que­nios obli­ga a pen­sar en re­or­ga­ni­za­cio­nes si­mul­tá­neas del Es­ta­do y del mer­ca­do, que a su vez po­drían re­tro­ali­men­tar­se.

¿En qué di­rec­ción? Jus­to en el rum­bo opues­to al de Río Tur­bio, lo que per­mi­ti­ría, al mis­mo tiem­po, au­men­tar tan­to el vo­lu­men co­mo la efi­cien­cia de la inversión.

*Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea.

EL PIB CRE­CE, PE­RO SIN RE­FOR­MAS ES­TRUC­TU­RA­LES, ME­TAS MÁS AMBICIOSAS PUE­DEN ACABAREN UN “VUE­LO DE GA­LLI­NA”.

(IlustracIón de erIc Zam­pIe­rI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.