Lau­ra Chian­to­re, con el desafío de se­guir el le­ga­do y com­pe­tir.

La in­dus­tria co­no­ce de es­ta em­pre­sa que le pro­vee un in­su­mo vi­tal, ya sea pa­ra la pro­duc­ción de be­bi­das car­bo­na­ta­das o pa­ra pro­ce­sos me­ta­lúr­gi­cos. La apues­ta por cre­cer y com­pe­tir con­tra gran­des.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La pre­gun­ta del mi­llón pa­ra mu­chos: ¿có­mo ha­ce una Py­me fa­mi­liar pa­ra pre­ser­var su lu­gar en el mer­ca­do e ir por más, fren­te a com­pe­ti­do­res de an­chas es­pal­das? Con la fór­mu­la del sa­cri­fi­cio y la agi­li­dad pa­ra la de­ci­sio­nes, Gas Car­bó­ni­co Chian­to­re, de Vi­lla Ma­ría, cru­zó ca­si seis dé­ca­das y ex­pan­dió fuer­te su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción. A Lau­ra Chian­to­re, hi­ja de uno de los fun­da­do­res, le to­ca li­de­rar con la vi­sión de la se­gun­da ge­ne­ra­ción, pe­ro el man­da­to de quie­nes crea­ron la fir­ma. –Siem­pre fui muy ma­lo en quí­mi­ca.

– El gas car­bó­ni­co en­cuen­tra di­fe­ren­tes usos. El más co­no­ci­do y po­pu­lar es el gas pa­ra em­bo­te­lla­do­ras de ga­seo­sas o so­das. Pe­ro tam­bién se uti­li­za en la in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca me­dian­te su com­bi­na­ción con otros ga­ses pa­ra las sol­da­du­ras. Tam­bién pa­ra la ex­trac­ción de li­tio. –Uno siem­pre lo vin­cu­la con las bur­bu­jas.

–En for­ma di­rec­ta, le ven­de­mos a em­bo­te­lla­do­ras, mu­chas de ellas de es­ta re­gión. A tra­vés de ter­ce­ros nues­tro pro­duc­to tam­bién va pa­ra mar­cas in­ter­na­cio­na­les. Las gran­des em­bo­te­lla­do­ras por lo ge­ne­ral se ma­ne­jan con mul­ti­na­cio­na­les a ni­vel mun­dial. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra con­tar con las cer­ti­fi­ca­cio­nes que nos per­mi­tan aten­der esa de­man­da. – ¿ Es to­tal­men­te neu­tro el “CO2” en las be­bi­das?

–Así es. Ge­ne­ra el bur­bu­jeo de la ga­seo­sa y au­men­ta la sen­sa­ción de sa­cie­dad. Es­tá pro­ba­do a ni­vel mun­dial des­de ha­ce mu­chí­si­mos años. –¿Có­mo se ob­tie­ne?

–A tra­vés de la com­bus­tión. Lo clá­si­co es que­mar gas na­tu­ral, mu­chos años atrás se que­ma­ba car­bón o fuel oil. Pa­sa lue­go por dis­tin­tas to­rres de en­fria­mien­to, de ab­sor­ción y de de­ser­ción, has­ta lle­gar al gas car­bó­ni­co en es­ta­do pu­ro.

–¿Por qué se ins­ta­la­ron en es­te com­ple­jo de ACA Bio en Vi­lla Ma­ría?

–En el pro­ce­so de pro­duc­ción de bio­eta­nol, en lu­gar de li­be­rar el gas car­bó­ni­co, al ai­re nos per­mi­ten to­mar­lo. No­so­tros lo con­du­ci­mos por una ca­ñe­ría has­ta nues­tra plan­ta y le rea­li­za­mos los pro­ce­sos pa­ra que que­de apro­pia­do pa­ra la ven­ta. –¿Có­mo vie­ron es­ta chan­ce de apro­ve­char ese flui­do?

–En 2011, cuan­do mi pa­dre aún vi­vía (Vic­to­rio Chian­to­re), ob­ser­va­mos que se ins­ta­la­rían plan­tas de bio­eta­nol en el país. Vi­si­ta­mos la de Vi­cen­tín, lue­go fui­mos a otra de Cór­do­ba, y en el me­dio de to­do eso nos en­te­ra­mos de que la gen­te de la Aso­cia­ción de Coo­pe­ra­ti­vas Ar­gen­ti­nas pon­dría aquí en Vi­lla Ma­ría una plan­ta de bio­eta­nol. En sep­tiem­bre de 2011 tu­vi­mos la pri­me­ra reunión. –Co­men­za­ron la ca­rre­ra…

–Cla­ro, el pri­mer desafío era con­se­guir el di­ne­ro pa­ra ha­cer la in­ver­sión. Lue­go, de­bi­mos sa­lir a bus­car el pro­vee­dor de la plan­ta. Exis­tían dos al­ter­na­ti­vas: una em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na y otra di­na­mar­que­sa, con su­cur­sal en Bra­sil. Op­ta­mos por es­ta se­gun­da.

–¿Y có­mo lle­ga­ron a es­te víncu­lo con la Aso­cia­ción de Coo­pe­ra­ti­vas Ar­gen­ti­nas?

–En 2014, ACA Bio co­men­zó a pro­du­cir, no­so­tros es­tá­ba­mos en­re­da­dos con los ban­cos lo­ca­les. Has­ta que el mis­mo pro­vee­dor des­de Bra­sil nos ofre­ció un cré­di­to pa­ra clien­tes en el ex­te­rior de em­pre­sas bra­si­le­ñas. Nos die­ron el cré­di­to y co­men­za­mos a trabajar. Se nos com­pli­có un po­co to­do el mo­vi­mien­to de esas di­vi­sas. –Me ima­gino. Épo­ca de pleno ce­po al dó­lar.

–En abril de 2015 fa­lle­ció mi pa­dre y en ju­nio co­men­zó el mon­ta­je. Al mis­mo tiem­po, co­mo íba­mos a te­ner mu­cha más pro­duc­ción, de 35 to­ne­la­das dia­rias pa­sa­ría­mos a 135 con la nue­va plan­ta, sa­li­mos a bus­car clien­tes. –¿De cuán­to fue la in­ver­sión?

–Cer­ca de seis mi­llo­nes de dó­la­res; mi­tad se fue en equipos y mi­tad en mon­ta­je. –Dón­de co­lo­car el pro­duc­to era esen­cial.

– Anu­da­mos un con­tra­to con dos gran­des fabricantes que pro­du­cían por el sis­te­ma tra­di­cio­nal y el 6 de no­viem­bre de 2015 car­ga­mos el pri­mer ca­mión. Por sie­te me­ses de di­fe­ren­cia, des­pués de 56 años des­de la fun­da­ción de la em­pre­sa, mi pa­dre no pu­do ver es­to en mar­cha.

– Ima­gino que de­be ha­ber si­do un desafío em­pre­sa­rial y emo­cio­nal enor­me no te­ner al fun­da­dor en esa ins­tan­cia.

–Pa­ra mí fue un desafío enor­me, ade­más de ser mi pa­dre, fue mi com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo du­ran­te 29 años. Tu­ve que afron­tar su pér­di­da co­mo pa­pá y su pér­di­da co­mo je­fe. Él tra­ba­jó has­ta el úl­ti­mo día de su vi­da. In­clu­so el con­tra­to con ACA Bio lle­va su fir­ma.

Aque­llos so­de­ros –¿Có­mo fue el ori­gen de la em­pre­sa? – Mi abue­lo, Mi­guel, con sus hi­jos Juan y Vic­to­rio, mi pa­pá,

eran so­de­ros en Ca­rri­lo­bo. Vi­nie­ron a Vi­lla Ma­ría y for­ma­ron una em­bo­te­lla­do­ra lla­ma­da La Río, pre­de­ce­so­ra de la actual Em­bo­te­lla­do­ra Vi­lla Ma­ría. En aquel mo­men­to, 1958, ob­ser­va­ron que exis­tía un fal­tan­te de gas car­bó­ni­co en el país. –Sur­gió una opor­tu­ni­dad.

–Se co­nec­ta­ron con un in­ge­nie­ro, jun­ta­ron los fon­dos y ar­ma­ron la pri­me­ra plan­ta. A par­tir de ese mo­men­to, se de­di­ca­ron ex­clu­si­va­men­te a la fabricación de es­te pro­duc­to. En un ca­mion­ci­to sa­lían a ven­der tu­bos de gas car­bó­ni­co de 15 y 25 ki­lo­gra­mos. Hi­cie­ron to­do. –Ha­blan­do de ven­der, ¿có­mo es es­te mer­ca­do?

–No es igual a co­mer­cia­li­zar cual­quier otro pro­duc­to por­que hay que ins­ta­lar­le un sis­te­ma en co­mo­da­to al clien­te, con al­ma­ce­na­mien­to, equi­po de frío y ba­lan­za. En el mer­ca­do hay tres mul­ti­na­cio­na­les que ven­den to­do ti­po de ga­ses: car­bó­ni­co, oxí­geno, ni­tró­geno, ar­gón. Y na­cio­na­les so­mos otras tres fir­mas. –Es de­cir, par­te del se­cre­to es man­te­ner fiel al clien­te.

–Te­ne­mos clien­tes de to­da la vi­da. Mai­ne­ro, por ejem­plo, de­be lle­var 50 años con no­so­tros. Tam­bién Agro­me­tal y Be­ne­det­ti. En to­da la his­to­ria de la em­pre­sa, de­ben exis­tir dos ca­sos en que de­bi­mos re­ti­rar equipos. En los mo­men­tos más di­fí­ci­les no sus­pen­di­mos ni des­pe­di­mos per­so­nal. Cuan­do te­nía­mos po­co tra­ba­jo, co­mo en 2001, la gen­te rea­li­za­ba man­te­ni­mien­to. Aguan­ta­mos. –¿Y en es­ta fa­se de 2015…?

–La de­va­lua­ción fue una com­pli­ca­ción por­que la deu­da era en mo­ne­da ex­tran­je­ra. Pe­ro ocu­rrió lo que le de­cía an­tes, hi­ci­mos con­tra­tos con dos clien­tes gran­des, lo cual nos per­mi­tió cum­plir con las deu­das y se­guir ade­lan­te. La idea es te­ner a fin de 2018 to­da la deu­da can­ce­la­da. – ¿ La ad­mi­nis­tra­ción de la Py­me es bien fa­mi­liar?

–Sí, con mi pri­mo Luis Al­ber­to, que es so­cio y vi­ce­pre­si­den­te, no sa­ca­mos fon­dos de la em­pre­sa pa­ra gas­tos par­ti­cu­la­res. Te­ne­mos suel­dos y si que­dan di­vi­den­dos, co­bra­mos. La po­lí­ti­ca es la rein­ver­sión per­ma­nen­te. Y hay otra co­sa fun­da­men­tal pa­ra mí: el amor con el cual uno vie­ne to­dos los días a la em­pre­sa a ha­cer el tra­ba­jo.

–Su­pon­go que el cos­to logístico de­be in­ci­dir muy fuer­te en el pre­cio fi­nal del pro­duc­to.

–Con­tra­ta­mos el trans­por­te so­la­men­te, los tan­ques que lle­van el gas car­bó­ni­co, son de la em­pre­sa. El clien­te re­ci­be una cuen­ta con el gas y el fle­te dis­cri­mi­na­dos. Es di­fí­cil co­brar­le al clien­te to­do el pre­cio del trans­por­te, siem­pre es un es­ti­ma­do en fun­ción de dis­tin­tas va­ria­bles. Ven­de­mos en 16 pro­vin­cias, con lo cual los pre­cios del tras­la­do va­rían mu­cho. Tam­bién de­pen­de de la com­pe­ten­cia que ten­ga­mos en la zo­na.

¿Ter­ce­ra plan­ta? –¿Có­mo ima­gi­na el fu­tu­ro de Gas Car­bó­ni­co Chian­to­re?

–Luis me de­cía ha­ce po­co: “Va­ya­mos pen­san­do en po­ner otra plan­ta más”. Al in­su­mo lo te­ne­mos aquí mis­mo en ACA Bio, ha­bría que ana­li­zar a fon­do el mer­ca­do.

–Los cam­bios que tra­jo apa­re­ja­do el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de bio­eta­nol.

–Cla­ro. Hay dos ac­to­res en la pro­vin­cia su­mán­do­se al mer­ca­do, con mu­cha es­pal­da fi­nan­cie­ra. Nues­tra gran ven­ta­ja es el co­no­ci­mien­to y el desa­rro­llo en el mer­ca­do. –¿Qué es lo pri­me­ro que mi­ra cuan­do en­tra en la em­pre­sa?

–Des­pués de ver rá­pi­da­men­te las no­ti­cias, mi hi­ja me pa­sa un in­for­me fi­nan­cie­ro, in­gre­sos y egre­sos. Los com­pro­mi­sos siem­pre van pri­me­ro, co­mo nos en­se­ña­ron nues­tros pa­dres. Y lue­go ya nos me­te­mos en reunio­nes ope­ra­ti­vas, téc­ni­cas, in­ver­sio­nes, re­cur­sos hu­ma­nos, et­cé­te­ra. Nos gus­ta man­te­ner un equi­li­brio con el per­so­nal y te­ne­mos gen­te que se ju­bi­la aquí des­pués de una vi­da de tra­ba­jo. –Des­de su si­llón de em­pre­sa­ria. ¿Arran­ca el país?

–No es una si­tua­ción fá­cil, lo so­cial es com­pli­ca­do de re­sol­ver. Y, ade­más, cuan­do pa­sa­mos de un ex­tre­mo a otro siem­pre una mi­tad es­tá con­ten­ta y la otra des­con­ten­ta. Los ar­gen­ti­nos ama­mos u odia­mos. Nues­tra po­lí­ti­ca fue siem­pre tra­tar de aco­mo­dar­nos a la ines­ta­bi­li­dad y la fal­ta de con­ti­nui­dad. En las caí­das hay que aguan­tar la em­pre­sa y eso no es sen­ci­llo.

(FO­TOS LA VOZ)

Cre­ci­mien­to. Lau­ra Chian­to­re en la plan­ta que ela­bo­ra 100 to­ne­la­das de gas car­bó­ni­co por día, si­tua­da en el com­ple­jo de ACA Bio, de Vi­lla Ma­ría.

Co­no­ci­mien­to. Es la prin­ci­pal ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de la em­pre­sa, sos­tie­ne Lau­ra Chian­to­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.