La eco­no­mía y las ur­nas

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - Dan­te Si­ca*

El in­te­rro­gan­te aho­ra es có­mo se­gui­rá la eco­no­mía de ca­ra a oc­tu­bre. En las Pa­so (elec­cio­nes pri­ma­rias), el Go­bierno lo­gró un res­pal­do que le per­mi­te con­tar con tran­qui­li­dad en los mer­ca­dos y, so­bre to­do, for­ta­le­cer la go­ber­na­bi­li­dad con la mi­ra­da pues­ta en una se­gun­da eta­pa: la de avan­zar en las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que sen­ta­rán las ba­ses del cre­ci­mien­to in­clu­si­vo y sos­te­ni­ble en el lar­go pla­zo.

El re­sul­ta­do del 13 de agos­to tie­ne, sin du­das, un efec­to po­si­ti­vo en la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, en es­pe­cial a tra­vés del ca­nal de las ex­pec­ta­ti­vas, con im­pac­to en el mer­ca­do cam­bia­rio y fi­nan­cie­ro, con al­gún de­rra­me po­si­ti­vo en la in­fla­ción y, mi­ran­do un po­co más ade­lan­te, tam­bién en la eco­no­mía real, ya que per­mi­te des­pe­jar al­gu­nas in­cer­ti­dum­bres.

En pri­mer lu­gar, la pers­pec­ti­va de que el Go­bierno va­li­da­rá su triun­fo en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas ge­ne­ra tran­qui­li­dad a un mer­ca­do cam­bia­rio que es­tu­vo so­bre­de­man­da­do y ba­jo pre­sión en las se­ma­nas pre­vias a la elec­ción, obli­gan­do al Ban­co Cen­tral (BCRA) a ven­der al­go más de 1.800 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra con­te­ner subas ma­yo­res del ti­po de cam­bio.

Así, la me­nor vo­la­ti­li­dad cam­bia­ria re­du­ce las ex­pec­ta­ti­vas de­va­lua­to­rias e in­fla­cio­na­rias, lo que con­tri­bu­ye a afian­zar el pro­ce­so de des­in­fla­ción.

Ade­más la ma­yor tran­qui­li­dad tam­bién tien­de a te­ner su ses­go ex­pan­si­vo so­bre la ac­ti­vi­dad. Pensemos só­lo en que ca­da mes ven­cen más de 500 mil mi­llo­nes de pe­sos de Le­bacs (cin­co por cien­to del PIB) que el BCRA de­be re­no­var pa­ra no ge­ne­rar pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias. Con un ti­po de cam­bio tran­qui­lo, la re­no­va­ción de Le­bacs se fa­ci­li­ta e in­clu­so po­dría ser a ta­sa me­nor, con im­pac­to po­si­ti­vo so­bre la ac­ti­vi­dad, co­mo ya ocu­rrió en la li­ci­ta­ción de me­dia­dos de agos­to.

Por el la­do fi­nan­cie­ro, el buen re­sul­ta­do elec­to­ral se tra­du­jo en una in­mi­nen­te suba de los ac­ti­vos de­no­mi­na­dos en pe­sos (en la Bol­sa) y en una caí­da del ries­go emer­gen­te (re­duc­ción el cos­to de fi­nan­cia­mien­to) su­mán­do­se al rally de bue­nas no­ti­cias.

A me­nos de dos me­ses de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino, los ar­gen­ti­nos ten­dre­mos las va­ria­bles ju­gan­do a fa­vor. La eco­no­mía lle­ga­rá a oc­tu­bre afian­zan­do en el mar­gen la re­cu­pe­ra­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que ya es­tá en mar­cha, cre­cien­do a ta­sas del or­den de 3,3 por cien­to in­ter­anual, con lo que 2017 con­clui­rá con una me­jo­ra del or­den de 2,5 por cien­to, in­fluen­cia­do por un ma­gro pri­mer tri­mes­tre. En el plano de la in­fla­ción, el ín­di­ce se ins­ta­la­rá en ni­ve­les bas­tan­te más ba­jos que el 1,7 por cien­to de ju­lio, in­clu­so por de­ba­jo del 1,5 por cien­to has­ta oc­tu­bre. Pue­de que su­fra un pe­que­ño sal­to en no­viem­bre (si au­men­ta el bo­le­to de co­lec­ti­vo en el área me­tro­po­li­ta­na).

En ese con­tex­to, la in­fla­ción in­ter­anual en oc­tu­bre es­ta­rá en torno al 21 por cien­to y el año ce­rra­rá en­tre 21 y 22 por cien­to. La re­cau­da­ción con­ti­nua­rá me­jo­ran­do en tér­mi­nos reales (por en­ci­ma de la in­fla­ción), en lí­nea con la re­cu­pe­ra­ción de la ac­ti­vi­dad. Por el la­do del in­ter­cam­bio co­mer­cial, se es­pe­ra que el dé­fi­cit con­ti­núe am­plián­do­se en un con­tex­to en el que las ex­por­ta­cio­nes cre­cen, pe­ro a un rit­mo muy mo­de­ra­do y por de­ba­jo de las im­por­ta­cio­nes. De he­cho, el año ce­rra­ría con un dé­fi­cit co­mer­cial de 3.100 mi­llo­nes de dó­la­res, ver­sus el su­pe­rá­vit de 2.100 mi­llo­nes en 2016. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que el Go­bierno de­be de­mos­trar que apro­ve­cha­rá y usa­rá bien el mar­gen de ma­nio­bra que le da­rá el re­sul­ta­do las pró­xi­mas le­gis­la­ti­vas, ya que es pro­ba­ble que la ma­te­ria­li­za­ción de nue­vas in­ver­sio­nes pue­de ace­le­rar­se. Y la eco­no­mía po­dría cre­cer en 2018 a ta­sas más al­tas de las que pre­veía­mos has­ta ha­ce po­co: al 3,5 o qui­zá cua­tro por cien­to, en lu­gar del tres por cien­to an­te­rior.

Re­for­mas

Pe­ro cen­tre­mos la mi­ra­da más allá de es­tas cin­co va­ria­bles y pen­san­do en que los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino es­ta­rán en lí­nea con los de las Pa­so.

En esa lí­nea, Cam­bie­mos se­gui­rá sien­do una alian­za mi­no­ri­ta­ria en am­bas cá­ma­ras del Congreso, pe­ro su po­si­ción se ro- bus­te­ce­rá en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, lo que me­jo­ra­rá su ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción con le­gis­la­do­res y go­ber­na­do­res.

La pers­pec­ti­va es que el nue­vo ta­ble­ro po­lí­ti­co de ju­ga­do­res per­mi­ti­rá im­pul­sar una agen­da fis­cal y de com­pe­ti­ti­vi­dad, que son ne­ce­sa­rias pa­ra se­guir avan­zan­do en los pi­la­res es­truc­tu­ra­les.

En la ho­ja de ru­ta, la ca­li­dad de las me­di­das y los con­sen­sos tác­ti­cos al­can­za­dos se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra con­so­li­dar la nue­va eta­pa.

El Eje­cu­ti­vo de­be­rá con­cen­trar los es­fuer­zos en po­ner so­bre ta­blas una re­for­ma tri­bu­ta­ria orien­ta­da a au­men­tar la in­ci­den­cia de los im­pues­tos di­rec­tos y eli­mi­nar los dis­tor­si­vos (co­mo el im­pues­to al che­que); al­can­zar un nue­vo acuer­do fis­cal con las pro­vin­cias en el que se ana­li­ce el ni­vel de gas­tos, em­pleo pú­bli­co y de In­gre­sos Bru­tos; im­pul­sar un blan­queo la­bo­ral que brin­de in­cen­ti­vos pa­ra for­ma­li­zar a los tra­ba­ja­do­res y de esa ma­ne­ra, me­jo­rar la ca­li­dad del em­pleo y am­pliar la ba­se de apor­tan­tes; y es­tu­diar una re­for­ma pre­vi­sio­nal que ac­tua­li­ce la nor­ma­ti­va y per­mi­ta los apor­tes vo­lun­ta­rios.

En ma­te­ria de com­pe­ti­ti­vi­dad, el me­nú de cam­bios tam­bién es am­bi­cio­so e in­elu­di­ble. Se de­be­rá trabajar en la re­duc­ción de cos­tos no sa­la­ria­les y la suba de pro­duc­ti­vi­dad; una me­jo­ra en la for­ma­ción del ca­pi­tal hu­mano; in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra y lo­gís­ti­ca; re­for­mar el mer­ca­do de ca­pi­ta­les; y lo­grar una ra­di­cal sim­pli­fi­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va.

Hoy el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio del Go­bierno de­be se­guir sien­do el de con­se­guir in­ver­sio­nes que per­mi­tan co­lo­car a la eco­no­mía en la sen­da del cre­ci­mien­to y me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca.

Sin em­bar­go, hay una se­rie de con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias que aún es­ta­mos le­jos de cum­plir y la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de­be­rá va­li­dar­las. Que es­to su­ce­da se­rá cla­ve pa­ra ge­ne­rar una me­jo­ra del cre­ci­mien­to po­ten­cial que do­te de sus­ten­ta­bi­li­dad al pro­ce­so de ex­pan­sión.

* Di­rec­tor de Abe­ceb, ex­se­cre­ta­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Mi­ne­ría de la Na­ción.

(Ilus­tra­cIón de erIc Zam­pIe­rI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.