La­re­for­ma fi­nan­cie­ra de­be­ría es­ta­re­na­gen­da

Negocios - - ECONOMÍA - Héc­tor Pa­glia Eco­no­mis­ta. Ex­pre­si­den­te de Ban­cor.

Tras­cen­dió que se­ría in­ten­ción del Go­bierno pro­mo­ver re­for­mas es­truc­tu­ra­les tras las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre. Se des­ta­can la im­po­si­ti­va y la­bo­ral, pe­ro po­co y na­da se ha­bla de cam­bios en la le­gis­la­ción fi­nan­cie­ra.

Si bien no lu­ce de ex­tre­ma ur­gen­cia el tra­ta­mien­to de es­ta ini­cia­ti­va, to­da vez que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ar­gen­tino no pre­sen­ta un cua­dro crí­ti­co co­mo en épo­cas pa­sa­das, que no sea ur­gen­te no sig­ni­fi­ca que no sea ne­ce­sa­rio.

Lo pri­me­ro que sur­ge es pre­gun­tar­se: ¿ne­ce­sa­rio pa­ra qué? Pues pa­ra do­tar al sis­te­ma de nue­vas he­rra­mien­tas, mo­der­nas y or­de­na­das, que per­mi­tan adap­tar a las en­ti­da­des y su fun­cio­na­mien­to a pa­rá­me­tros de sol­ven­cia, li­qui­dez y ca­li­dad de ser­vi­cios, acor­de a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les y con cré­di­to dis­po­ni­ble en con­di­cio­nes de accesibilidad pa­ra via­bi­li­zar la in­ver­sión, el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y, por en­de, el em­pleo y la pro­duc­ción.

Si to­ma­mos es­ta cir­cuns­tan­cia co­mo una opor­tu­ni­dad de cam­bio, po­de­mos avan­zar ha­cia una me­jor reali­dad del mer­ca­do.

Una nue­va ley de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, y una even­tual re­for­ma a la car­ta or­gá­ni­ca del Ban­co Cen­tral (BCRA), de­be­ría per­mi­tir un mar­co equi­li­bra­do en­tre nor­mas pru­den­cia­les que sur­gen de pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les (en es­pa­cial, las nor­mas de Ba­si­lea) y de la reali­dad del país.

An­tes, es ne­ce­sa­rio con­tar con po­lí­ti­cas de Es­ta­do en las que se in­ser­te es­te ti­po de ini­cia­ti­vas.

Hoy por hoy, el en­te rec­tor es­tá to­tal­men­te cen­tra­li­za­do. Se en­car­ga de re­gu­lar el cré­di­to y los me­dios de pa­go, de eje­cu­tar la po­lí­ti­ca cam­bia­ria, de vi­gi­lar la li­qui­dez y el buen fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do, y de apli­car la Ley de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras.

Tam­bién de pro­pen­der al de­sa­rro­llo y for­ta­le­ci­mien­to del mer­ca­do de ca­pi­ta­les, y de ac­tuar co­mo agen­te fi­nan­cie­ro del Es­ta­do. Pue­de emi­tir bi­lle­tes y mo­ne­das, otor­gar re­des­cuen­tos, ade­lan­tos y otros prés­ta­mos a las en­ti­da­des, efec­tuar ope­ra­cio­nes de­ri­va­das de con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les, emi­tir tí­tu­los, bo­nos, etc.

Ade­más ejer­ce la fun­ción de con­trol a tra­vés de la Su­pe­rin­ten­den­cia de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras. Y co­mo ob­je­ti­vo, “el ban­co tie­ne por fi­na­li­dad pro­mo­ver, en la me­di­da de s+us fa­cul­ta­des y en el mar­co de las po­lí­ti­cas es­ta­ble­ci­das por el go­bierno na­cio­nal, la es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria, la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, el em­pleo y el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co con equi­dad social”.

Fe­de­ra­li­za­ción

La re­for­ma de­be­ría pro­po­ner un plan com­ple­to, pro­fun­do y aca­ba­do. En el me­dio, hay un sin­fín de al­ter­na­ti­vas a eva­luar que, a me­di­da que se re­du­ce el al­can­ce sa­cri­fi­ca de ma­ne­ra pro­por­cio­nal los pa­rá­me­tros apun­ta­dos, pe­ro la cla­ve de­be­ría ser la fe­de­ra­li­za­ción del sis­te­ma.

En es­te pun­to se pue­de ser tan ex­tre­mo co­mo el sis­te­ma de la Re­ser­va Fe­de­ral de los Es­ta­dos Uni­dos o li­mi­tar­se a al­gu­nos as­pec­tos. El pri­mer su­pues­to im­pli­ca­ría un cam­bio de tal mag­ni­tud que pue­de te­ner pro­ble­mas de im­ple­men­ta­ción y adap­ta­ción. Por ello se­ría acon­se­ja­ble ir a un pro­ce­so in­ter­me­dio.

Un plan­teo de ese te­nor se­ría: di­vi­dir el país en re­gio­nes fi­nan­cie­ras; fe­de­ra­li­zar el di­rec­to­rio (uno por re­gión); y crear agen­cias en las prin­ci­pa­les re­gio­nes que se en­car­guen de la su­per­vi­sión y el con­trol y que cap­ten de cer­ca las ne­ce­si­da­des pa­ra adap­tar las nor­mas a la reali­dad de ca­da re­gión.

Tam­bién la crea­ción de una jun­ta de go­ber­na­do­res que uni­fi­que cri­te­rios so­bre la po­lí­ti­ca y es­tra­te­gia del sis­te­ma, en es­pe­cial la orien­ta­ción cua­li­ta­ti­va del cré­di­to; la par­ti­ci­pa­ción de ban­cos pri­va­dos y pú­bli­cos de las re­gio­nes a tra­vés de un co­mi­té fe­de­ral o bien vía las cá­ma­ras que los nu­clean.

A par­tir de lo ex­pues­to, el plan de tra­ba­jo de­be­ría ser:

1) De­fi­nir el gra­do de fe­de­ra­li­za­ción desea­do. 2) Pre­sen­tar el plan de tra­ba­jo. 3) Re­le­var los sis­te­mas fi­nan­cie­ros fe­de­ra­les en el mun­do.

4) Eva­luar las al­ter­na­ti­vas de fe­de­ra­li­za­ción del BCRA. 5) De­fi­nir la más con­ve­nien­te. 6) Reunión con go­ber­na­do­res y di­rec­ti­vos del BCRA.

7) Pro­po­ner mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley de En­ti­da­des Fi­nan­cie­ras y a la Car­ta Or­gá­ni­ca del BCRA se­gún la al­ter­na­ti­va se­lec­cio­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.