Lae­co­no­mía, mez­cla­de AFAy­de­por­teo­lím­pi­co

Negocios - - OPINIÓN - Jor­ge Vas­con­ce­los* La eco­no­mía

La reac­ti­va­ción ya no es te­ma de dis­cu­sión, pe­ro sí la ca­pa­ci­dad del país de trans­for­mar es­te re­pun­te en cre­ci­mien­to sos­te­ni­do.

Un em­pal­me exi­to­so no ocu­rri­rá por iner­cia, ya que pa­ra lo­grar­lo se re­quie­ren im­por­tan­tes re­for­mas, da­do el círcu­lo vi­cio­so del que ve­ni­mos. Al­gu­nos de los pro­ble­mas a re­sol­ver se pue­den ilus­trar ha­cien­do una ana­lo­gía con la Aso­cia­ción del Fút­bol Ar­gen­tino (AFA), por un la­do, y los de­por­tes olím­pi­cos, por el otro.

Hay ac­ti­vi­da­des en el país que dis­po­nen de re­cur­sos hu­ma­nos y fi­nan­cie­ros en abun­dan­cia, por lo que los ma­los re­sul­ta­dos de­ben ser atri­bui­dos a la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción y tra­ba­jo en equi­po. Ejem­plos de es­te ti­po se en­cuen­tran en el fun­cio­na­mien­to del fe­de­ra­lis­mo, de la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, de la po­lí­ti­ca social.

En cam­bio, hay otros seg­men­tos en los que el pro­ble­ma es­tá en la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra, de in­cen­ti­vos pa­ra el en­tre­na­mien­to, o la au­sen­cia de ro­ce in­ter­na­cio­nal, co­mo ocu­rre con los de­por­tes olím­pi­cos. Aquí pue­de ser en­cua­dra­da la pro­ble­má­ti­ca de las Py­me, de al­gu­nas eco­no­mías re­gio­na­les, y del dé­bil víncu­lo en­tre cien­cia y pro­duc­ción, cla­ve pa­ra la in­no­va­ción.

En el arran­que del se­gun­do tri­mes­tre, pe­se al es­cep­ti­cis­mo rei­nan­te en­ton­ces, se ana­li­za­ba en es­ta co­lum­na que, en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, el Go­bierno iba a “re­do­blar la apues­ta”, con­fia­do en la ten­den­cia as­cen­den­te del ni­vel de ac­ti­vi­dad, aun cuan­do el Ban­co Cen­tral en­du­re­cía la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, mo­vi­mien­to que lle­ga has­ta es­tos días.

En efec­to, aún con una ta­sa real de in­te­rés (Le­bac me­nos in­fla­ción men­sual anua­li­za­da) del or­den del sie­te por cien­to anual, el mer­ca­do in­terno fue afian­zan­do su re­cu­pe­ra­ción. El con­so­li­da­do de la re­cau­da­ción de im­pues­tos na­cio­na­les aso­cia­dos al ni­vel de ac­ti­vi­dad (se ex­clu­ye Ga­nan­cias, Bie­nes Per­so­na­les y re­ten­cio­nes), que en el pri­mer tri­mes­tre caía 1,4 por cien­to in­ter­anual en tér­mi­nos reales, pa­só a te­rreno po­si­ti­vo en abril-ju­nio (3,5 por cien­to) y ace­le­ró a 6,6 por cien­to en es­te ter­cer tri­mes­tre. En tan­to, la fa­bri­ca­ción de pa­pel y car­tón –re­la­cio­na­da con ar­tícu­los de con­su­mo– es­tá cre­cien­do en torno al cua­tro por cien­to in­ter­anual des­de ju­nio.

Es cier­to que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es me­nos con­trac­ti­va de lo que pa­re­ce. El ele­va­do spread del sis­te­ma ha­ce que la ta­sa de in­te­rés del pla­zo fi­jo es­té por de­ba­jo de la in­fla­ción es­pe­ra­da. Ade­más, el cré­di­to al sec­tor pri­va­do au­men­tó 34 por cien­to en los úl­ti­mos 12 me­ses (10 pun­tos más que la in­fla­ción), mien­tras los de­pó­si­tos pri­va­dos lo hi­cie­ron en 26 por cien­to, por lo que el mul­ti­pli­ca­dor ban­ca­rio es­tá fun­cio­nan­do a pleno.

Y la po­lí­ti­ca fis­cal tam­bién fue ex­pan­si­va en la pri­me­ra par­te del año. Los sub­si­dios eco­nó­mi­cos se re­cor­ta­ron 10,6 por cien­to in­ter­anual, con suba de ta­ri­fas co­mo con­tra­par­ti­da, pe­ro el gas­to del sec­tor pú­bli­co na­cio­nal en pres­ta­cio­nes so­cia­les subió 40 por cien­to, con im­pac­to di­rec­to so­bre el con­su­mo, y el des­ti­na­do a obra pú­bli­ca lo hi­zo en 35,4 por cien­to.

Em­pal­me

Sin em­bar­go, lo que ocu­rrió en ma­te­ria fis­cal y mo­ne­ta­ria en el úl­ti­mo pe­río­do no pue­de ser ex­tra­po­la­do. El ob­je­ti­vo del Go­bierno de re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal (de 4,2 a 3,2 por cien­to del PIB, sin con­tar in­tere­ses, en­tre 2017 y 2018), ha­rá que el gas­to pa­se a evo­lu­cio­nar por de­ba­jo de la re­cau­da­ción y, res­pec­to de las ta­sas de in­te­rés, el Ban­co Cen­tral no fle­xi­bi­li­za­rá su pos­tu­ra has­ta que la des­in­fla­ción sea un he­cho.

Las po­lí­ti­cas fis­cal y mo­ne­ta­ria ten­drán un nue­vo rol, bus­can­do ma­yor con­sis­ten­cia en­tre sí, pa­ra evi­tar que en el fu­tu­ro se pro­duz­can dis­rup­cio­nes co­mo la de 1989 y la de 2001/02.

Por en­de, el em­pal­me exi­to­so de la reac­ti­va­ción al cre­ci­mien­to, que tie­ne co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria la me­jo­ra del am­bien­te ma­cro­eco­nó­mi­co, re­que­ri­rá el en­cen­di­do de nue­vos mo­to­res, co­mo ex­por­ta­cio­nes e in­ver­sión pri­va­da. El mun­do y la re­gión, in­clui­do Bra­sil, apor­tan no­ti­cias que pue­den ayu­dar a ese cam­bio del cen- tro de gra­ve­dad, pe­ro lo prin­ci­pal es re­co­no­cer que cre­ci­mien­to es si­nó­ni­mo de pro­duc­ti­vi­dad, al­go que se ol­vi­da a me­nu­do.

Des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia, en 1983, el PIB au­men­tó en la Ar­gen­ti­na a un rit­mo de 2,2 por cien­to anual acu­mu­la­ti­vo, una ma­gra tar­je­ta de pre­sen­ta­ción si se com­pa­ra con Chi­le, que lo hi­zo al 5,1 por cien­to.

¿Dón­de es­tán las di­fe­ren­cias? Pa­ra en­con­trar­las, con­vie­ne fo­ca­li­zar en de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas de com­pe­ti­ti­vi­dad, un ejer­ci­cio do­ble­men­te útil si se as­pi­ra a la in­te­gra­ción del Mer­co­sur con la Unión Eu­ro­pea y la Alian­za del Pa­cí­fi­co (un ob­je­ti­vo que de­be­ría ser po­lí­ti­ca de Es­ta­do).

Se­gún el ran­king del World Eco­no­mic Fo­rum, los ítems en los que Chi­le sa­ca mu­cha ven­ta­ja son ca­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, in­fra­es­truc­tu­ra, am­bien­te ma­cro­eco­nó­mi­co, efi­cien­cia del mer­ca­do de bie­nes y de tra­ba­jo, y de­sa­rro­llo del mer­ca­do fi­nan­cie­ro, en­tre otros.

La dis­tan­cia es me­nos mar­ca­da en ru­bros co­mo in­no­va­ción, ac­ce­so a la tec­no­lo­gía, sa­lud, y edu­ca­ción pri­ma­ria.

La agen­da pa­ra el día des­pués de las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre ne­ce­si­ta in­cor­po­rar es­tas re­fe­ren­cias, ya que sin com­pe­ti­ti­vi­dad no po­drá ase­gu­rar­se el cre­ci­mien­to.

En un país fe­de­ral, es­ta es una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da en­tre las dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes.

En al­gu­nos ca­sos, se tra­ta de un uso más efi­cien­te y coope­ra­ti­vo de los re­cur­sos. En otros, de sub­sa­nar de­fi­cien­cias de ba­se, reasig­nan­do fon­dos y res­pon­sa­bi­li­da­des, jun­to con re­for­mas que per­mi­tan que el Es­ta­do pla­ni­fi­que me­jor y el mer­ca­do fun­cio­ne con ma­yor com­pe­ten­cia.

El desafío es de una mag­ni­tud in­com­pa­ra­ble con el he­cho de es­tar o no en Ru­sia 2018.

(ILUSTRACIÓN ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.