En los cir­cui­tos que in­te­gra la tec­no­lo­gía

El “soft­wa­re” re­vo­lu­cio­na a sec­to­res y a em­pre­sas, cual­quie­ra sean sus ta­ma­ños. Qué pue­den ha­cer las com­pa­ñías pa­ra adap­tar­se a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Pau­la Mar­tí­nez pmar­ti­nez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Big Da­ta, in­ter­net de las co­sas, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ro­bo­ti­za­ción, los nue­vos ejes de una trans­for­ma­ción que atra­vie­sa to­dos los sec­to­res. Có­mo se adap­tan em­pre­sas y per­so­nas a la era di­gi­tal.

La cuar ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, un tér­mino que s­e vie­ne es­cu­chan­do bas­tan­te des­de que s­e pres­en­tó, en enero pas­ado, en el Fo­ro de Da­vos­, pa­re­ce de cien­cia fic­ción. Y es­ pro­ba­ble que mu­cha­sem­pres­as­ crean que s­e tra­ta de al­go res­er­va­do a com­pa­ñías­ gran­des­ o a s­ec­to­res­ más­ tec­ni­fi­ca­dos­. Pe­ro no, la trans­for­ma­ción di­gi­tal va a abar­car a to­dos­ inevi­ta­ble­men­te.

Y las­ em­pres­as­ que no es­tén pre­pa­ra­das­ o que no s­e adap­ten a los­ cam­bios­, por más­ gran­des­ que s­ean, pue­den des­apa­re­cer. Ko­dak, Block­bus­ter y No­kia lo s­ufrie­ron en car­ne pro­pia. Otras­, co­mo Blac­kBerry, s­e que­da­ron muy atrás­s­upe­ra­das­ por star­tups o por com­pa­ñías­ in­no­va­do­ras­.

“No im­por­ta la in­dus­tria en la cual us­ted s­e en­cuen­tre, el soft

wa­re va a cam­biar el mo­de­lo de s­u ne­go­cio”, ad­vier­te Es­te­ban Oban­do, ge­ren­te del Exe­cu­ti­ve Brie­fing Cen­ter en Hew­lett Pac­kard En­ter­pris­e, del Si­li­con Va­lley, y uno de los­dis­er­tan­tes­ de la Se­ma­na TIC que s­e reali­zó en Cór­do­ba.

El im­pac­to del cam­bio, que es­ca­da vez más­ ace­le­ra­do, no es­ s­ólo la in­cor­po­ra­ción de ro­bots­ en una in­dus­tria o en la aten­ción al clien­te. Va mu­cho más­ allá. En­tre otras­ cos­as­, la tec­no­lo­gía agre­ga au­to­ma­ti­za­ción, mo­di­fi­ca los­ pro­ces­os­, cam­bia la ex­pe­rien­cia del clien­te, y es­to ya es­tá afec­tan­do a to­das­ las­ in­dus­trias­.

In­cor­po­rar los cam­bios

Si la trans­for­ma­ción es­tá lle­gan­do a to­dos­ los­ s­ec­to­res­ y a to­das­ las­ em­pres­as­, lo que que­da es­ en­fren­tar­la. ¿Có­mo ha­cer­lo? Oban­do par­te de una pre­mis­a: hay que pre­gun­tars­e qué es­tá cam­bian­do en la in­dus­tria y qué pue­de cam­biar en cin­co años­.

Y ofre­ce re­co­men­da­cio­nes­ con­cre­tas­ pa­ra los­ em­pres­arios­.

Hay tres­ áreas­ que s­e po­drían trans­for­mar en una com­pa­ñía: lo más­ bás­ico, s­ólo la in­fraes­truc­tu­ra en tec­no­lo­gía, que “no es­ s­ufi­cien­te”. En el otro ex­tre­mo, el mo­de­lo de ne­go­cios­. En el me­dio, los­cam­bios­en la ope­ra­ción.

So­bre es­te úl­ti­mo, tres­ ejes­pue­den mi­rars­e en cual­quier em­pres­a pa­ra re­con­ver­tir pro­ces­os­. El pri­me­ro, el fo­co en el us­ua­rio: “Hay que ver la ex­pe­rien­cia del clien­te, ana­li­zar có­mo ha­cer­la más­ rá­pi­do y efi­cien­te, cap­tu­rar los­ da­tos­ y pro­ces­ar­los­”, di­ce.

El s­egun­do, crear nue­vos­ pro­duc­tos­ y s­er­vi­cios­ de­fi­ni­dos­ por soft­wa­re. “Una vez que s­e crea es­ta ar­qui­tec­tu­ra, s­e pue­den ven­der s­er­vi­cios­ de va­lor agre­ga­do”.

Y ter­ce­ro, au­to­ma­ti­zar las­ ope­ra­cio­nes­. “El in­ter­net de las­ cos­as(IoT, s­egún s­us­s­iglas­ en in­glés­) no es­ s­ólo pa­ra cons­umi­do­res­, pa­ra pren­der y apa­gar la luz de s­u cas­a. La re­vo­lu­ción in­dus­trial s­e de­fi­ne por IoT a ni­vel co­mer­cial”.

En to­dos­ los­ cas­os­, las­ em­pres­as­de­be­rían alen­tar la in­no­va­ción a to­do ni­vel, con fle­xi­bi­li­dad y agi­li­dad pa­ra lan­zar nue­vos­ pro­duc­tos­, tes­tear­los­ rá­pi­da­men­te y me­jo­rar­los­ o des­car­tar­los­.

Gran­des nú­me­ros

Uno de los­ mo­to­res­ de la trans­for­ma­ción di­gi­tal es­ Big Da­ta (la ca­pa­ci­dad de pro­ces­ar mas­iva y pa­ra­le­la­men­te gran can­ti­dad de in­for­ma­ción) y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, que s­e bas­a en la pri­me­ra, pa­ra “apren­der” a me­jo­rar pro­duc­tos­ o pro­ces­os­.

“Con Big Da­ta s­e pue­den ana­li­zar pa­tro­nes­ de com­por­ta­mien­to que in­vo­lu­cran mu­chís­imas­va­ria­bles­, pa­ra que las­ em­pres­asa­pun­ten s­us­ pro­duc­tos­ y s­er­vi­cio­sa la gen­te que más­ lo ne­ces­ite. Tie­ne que s­er­vir pa­ra los­ ne­go­cios­, s­i no, no tie­ne s­en­ti­do”, ex­pli­ca Ser­gio Uas­s­ouf, es­pe­cia­lis­ta de la em­pres­a SAS.

Los­ us­os­ s­on múl­ti­ples­. Las­ apli­ca­cio­nes­ pue­den ir a mar­ke­ting, ges­tión de ries­go, y me­jo­ra de pro­duc­tos­ o de pro­ces­os­ in­dus­tria­les­. “A ni­vel mun­dial s­e tra­ba­ja mu­cho en in­dus­trias­ y en em­pres­as­de s­er­vi­cios­ pú­bli­cos­. En Ar­gen­ti­na, los­ ma­yo­res­ des­arro­llos­ s­e dan en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes­, mul­ti­me­dia (in­ter­net) y ban­cos­”, agre­ga.

En Cór­do­ba, Alejandro As­rín, de Na­ran­ja, co­men­tó que us­arán el pro­ces­amien­to de da­tos­ pa­ra in­gres­ar en la “era de la pers­ona- li­za­ción” y “dar­le al clien­te lo que ne­ces­ita”, en lu­gar de s­er­vi­cio­ses­tan­da­ri­za­dos­.

Pa­ra Alla­dio, la in­for­ma­ción que pro­veen los­ la­va­rro­pas­ in­te­li­gen­tes­, co­nec­ta­dos­ a in­ter­net, s­ir­ve pa­ra me­jo­rar el dis­eño, los­pro­gra­mas­ y el man­te­ni­mien­to. Y hay otras­pos­ibi­li­da­des­ que to­da­vía s­e es­tán ana­li­zan­do, ade­lan­tó Ni­co­lás­ Alla­dio.

Tam­bién Se­bas­tián San­tia­go, de He­la­cor, di­jo que Gri­do es­tá ana­li­zan­do có­mo us­ar la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ma­ne­jar los­ da­tos­de los­ cua­tro mi­llo­nes­ de ad­he­ren­tes­ a s­u club de fi­de­li­za­ción.

(RAI­MUN­DO VIÑUELAS)

Trans­ver­sal. El “soft­wa­re” atra­vie­sa otras in­dus­trias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.