Gui­ller­mo Riva, de la in­cu­ba­do­ra a su em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca.

Es­tán en los pri­me­ros pa­sos de la em­pre­sa pro­pia, pe­ro por el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de sus pro­duc­tos ven un ho­ri­zon­te de cre­ci­mien­to en una ac­ti­vi­dad en la que ta­llan la Big Da­ta e in­ter­net de las co­sas.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En el me­dio de los tra­di­cio­na­les pre­mios que en­tre­ga la Pro­vin­cia por el Día de la In­dus­tria, un par de mu­cha­chos pa­sa­ron a re­co­ger el su­yo. Gui­ller­mo Riva y Pa­blo Cór­do­ba se lle­va­ron la dis­tin­ción al Em­pren­de­dor In­dus­trial.

In­sus In­ge­nie­ría Sus­ten­ta­ble na­ció al ca­lor de la in­cu­ba­do­ra que fun­cio­na en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba. Por su ni­vel de desa­rro­llo y de va­lor agre­ga­do, ya co­mien­za a mos­trar ca­mi­se­ta su­fi­cien­te co­mo pa­ra ju­gar en una li­ga mayor.

¿ Qué ha­cen? Sis­te­mas in­te­li­gen­tes de mo­ni­to­reo y con­trol re­mo­to ba­sa­dos en re­des inalám­bri­cas de sen­so­res e in­ter­net de las co­sas, con el em­pleo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y Big Da­ta. Los pri­me­ros pro­duc­tos son un sis­te­ma de son­das pa­ra me­dir la hu­me­dad de los sue­los y equi­pos pa­ra aler­tas tem­pra­nas de cre­ci­das.

– ¿ Los sor­pren­dió que les die­ran un pre­mio en­tre in­dus­trias ya con­so­li­da­das?

–Sí, tenemos bas­tan­te can­ti­dad de años en desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, pe­ro a ni­vel in­dus­trial es­ta­mos dan­do los pri­me­ros pa­sos con di­fe­ren­tes con­ve­nios. Nos lla­mó la aten­ción, nos pu­si­mos muy con­ten­tos, sal­tá­ba­mos en una pa­ta (ríe). Sa­bía­mos que es­to nos abre mu­chí­si­mas puer­tas y es muy po­si­ti­vo pa­ra el em­pren­di­mien­to.

–¿To­da­vía te que­da al­go de es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio o eso ya es pa­sa­do?

– Ter­mi­né la uni­ver­si­dad en 2008, In­ge­nie­ría en Elec­tró­ni­ca en la UTN. Lue­go reali­cé un doc­to­ra­do en Cien­cias de la In­ge­nie­ría en la es­pe­cia­li­dad de comunicaciones inalám­bri­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. Y soy do­cen­te ha­ce una dé­ca­da. Doy char­las, cur­sos, et­cé­te­ra. Aho­ra me sien­to más un em­pren­de­dor en cre­ci­mien­to.

–Que es el pri­mer pa­so ha­cia la em­pre­sa pro­pia...

– Con mi so­cio, Pa­blo Cór­do­ba, ha­bla­mos de que a la no­che no dor­mi­mos, es­ta­mos to­do el tiem­po bus­can­do pro­ble­mas y nu­trién­do­nos de so­lu­cio­nes pa­ra desa­rro­llar co­sas. Ya es la for­ma de vi­da que tenemos, ace­le­ra­da, to­do el tiem­po ana­li­zan­do co­sas. El ob­je­ti­vo es ha­cer pro­duc­tos pa­ra ayu­dar a la so­cie­dad y a la gen­te.

– Cuan­do es­tu­dia­bas In­ge­nie­ría Elec­tró­ni­ca, ¿ya te­nías una idea del rum­bo que ibas a to­mar?

–Pa­ra na­da. Sa­bía que el fu­tu­ro pa­sa­ba por la elec­tró­ni­ca, con el tiem­po el pa­no­ra­ma fue mi­gran­do ha­cia la compu­tación y la in­for­má­ti­ca, pe­ro sin elec­tró­ni­ca aba­jo, ese es­que­ma no fun­cio­na. Va to­do jun­to: elec­tró­ni­ca, in­for­má­ti­ca y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

–Cla­ro. El com­bo del fu­tu­ro.

–Tenemos un país muy gran­de que re­quie­re ca­da día más de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Es cru­cial pa­ra Ar­gen­ti­na. In­ter­net de las co­sas exi­ge con­tar con dis­po­si­ti­vos pa­ra mo­ni­to­reo a dis­tan­cia. Es cla­ve.

–¿Cuá­les son las ne­ce­si­da­des a las que hay que dar­les res­pues­ta?

–Hay co­sas con­cre­tas y otras no tan im­por­tan­tes. El mar­ke­ting ge­ne­ra ne­ce­si­da­des en la so­cie­dad de con­su­mo que por ahí no son tras­cen­den­tes. Hay apli­ca­cio­nes, las apps, que ca­re­cen de sen­ti­do. Pe­ro tam­po­co po­de­mos de­jar pa­sar el tren.

–¿Có­mo sur­gió In­sus?

–En 2012, por ne­ce­si­da­des del sec­tor agro­pe­cua­rio. Desa­rro­lla­mos re­des inalám­bri­cas de sen­so­res sin una apli­ca­ción de­ter­mi­na­da. Cen­sá­ba­mos y trans­mi­tía­mos cual­quier co­sa. Se nos acer­ca­ron pro­duc­to­res y em­pre­sas que ven­den in­su­mos que nos hi­cie­ron ver que es­ta tec­no­lo­gía de son­das no es­tá desa­rro­lla­da en la Ar­gen­ti­na, se im­por­tan a un al­to cos­to y ca­re­cen de so­por­te téc­ni­co lo­cal, con lo cual ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en des­car­ta­bles pe­se a su va­lor.

–¿Y có­mo que se les acer­ca­ron? ¿Us­te­des fue­ron a al­gu­na feria?

–No, no. Co­rrió de bo­ca en bo­ca. Se sa­be qué em­pren­di­mien­tos exis­ten en la in­cu­ba­do­ra. Lo mis­mo pa­só a ni­vel go­bierno, que to­mó co­no­ci­mien­to del pro­yec­to. Con el avan­ce del plan “Ar­gen­ti­na Rie­ga 2020”, con lo que se bus­ca ex­ten­der la fron­te­ra agro­pe­cua­ria me­dian­te sis­te­mas de rie­go, es fun­da­men­tal el cen­sa­do de la hu­me­dad en el sue­lo. In­clu­so vino a ver­nos el ban­co Ma­cro, nos fi­nan­cia­ron a tra­vés del Em­pren­de In­dus­tria, por­que es­tán in­tere­sa­dos en fi­nan­ciar el pro­duc­to, una vez con­so­li­da­do, a la gen­te del cam­po.

–¿Có­mo fun­cio­na el desa­rro­llo?

–El sis­te­ma es­tá con­for­ma­do por son­das que lle­van sen­so­res que per­mi­ten co­no­cer en di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des y en dis­tin­tos lu­ga­res geo­grá­fi­cos cuál es la hu­me­dad del sue­lo. A tra­vés del GSM (por las si­glas en in­glés de Glo­bal Sys­tem for Mo­bi­le) es­to se pue­de tras­mi­tir a dis­tan­cia pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en el plan de rie­go. Ca­da li­tro de agua que se echa en el cam­po cues­ta un dó­lar.

– Es mu­cha pla­ta pa­ra des­per­di­ciar­la.

–Sí. Nues­tros sis­te­mas pue­den pre­de­cir, ob­te­ner in­for­ma­ción cli­ma­to­ló­gi­ca y de­ci­dir en for­ma au­tó­no­ma si se abre el sis­te­ma de rie­go o no por la pre­sen­cia de una llu­via; es­ta­ría­mos tra­ba­jan­do con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. El Inta Man­fre­di tam­bién nos tra­jo mu­chas ideas.

–Ade­más del ban­co Ma­cro, ¿ có­mo es el desafío de vi­vir mien­tras se desa­rro­lla el pro­duc­to?

– Muy di­fí­cil. Mu­cho trá­mi­te pa­ra con­se­guir apo­yo. Acá tu­vi­mos 15 te­sis­tas tra­ba­jan­do. Pe­ro nos di­mos cuen­ta de que, pa­ra ir al área co­mer­cial, no po­día­mos ha­cer tan­ta in­ves­ti­ga­ción, sino ga­nar mer­ca­do. El tiem­po que le de­di­ca­mos a es­to se lo sa­ca­mos a la fa­mi­lia. Tam­bién ha­ce­mos sis­te­mas de aler­ta tem­pra­na de cre-

A MI­SA LUMNOS LES DI­GO: “MÉTANSE MÁS EN EL ‘SOFT­WA­RE’, DENLES IN­TE­LI­GEN­CIA A LOS CIR­CUI­TOS ELEC­TRÓ­NI­COS”.

ci­das de ríos y arro­yos. Con eso vi­vi­mos mien­tras con­ti­nua­mos es­te pro­yec­to.

–¿Cuán­tos sen­so­res de hu­me­dad se co­lo­can en un cam­po?

–Uno ca­da 30 o ca­da 50 hec­tá­reas, se­gún el ti­po de cul­ti­vo. Van bas­tan­te dis­per­sos. Ac­tual­men­te es­ta­mos mi­dien­do hu­me­dad, pe­ro es­ta­mos en las prue­bas de cam­po pa­ra rea­li­zar me­di­cio­nes quí­mi­cas, co­mo la sa­li­ni­dad de un sue­lo, la con­duc­ti­vi­dad o el ni­tró­geno.

–Tie­nen com­pe­ti­do­res. ¿Son un pro­ble­ma?

–Exis­te tec­no­lo­gía im­por­ta­da, pe­ro lle­ga con un va­lor muy al­to pa­ra los pro­duc­to­res, por suer­te (son­ríe). La idea es que ter­mi­ne co­mo un pro­duc­to co­mer­cial. Ya tenemos un con­ve­nio con una in­dus­tria de Rosario pa­ra la pro­duc­ción en se­rie y la co­mer­cia­li­za­ción li­ga­da a sus pro­pios sis­te­mas de rie­go. Tam­bién es­ta­mos ha­blan­do con otros dis­tri­bui­do­res de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios. La idea es que no exis­ta ex­clu­si­vi­dad. No­so­tros con­ti­nua­re­mos con el desa­rro­llo y con el so­por­te téc­ni­co na­cio­nal. En el cor­to pla­zo, la tec­no­lo­gía adop­ta­rá de­ci­sio­nes pro­pias.

–¿Al­go pa­re­ci­do a la ro­bó­ti­ca au­tó­no­ma?

–Sí, es lo que se vie­ne y que ten­drá una in­ci­den­cia im­pac­tan­te en la eco­no­mía.

–¿Los cir­cui­tos elec­tró­ni­cos los di­se­ña­ron aquí?

–To­do, de pun­ta a pun­ta. Tra­ba­ja­mos en for­ma mo­du­la­da. Po­de­mos ata­car dis­tin­tas apli­ca­cio­nes usan­do los mis­mos desa­rro­llos elec­tró­ni­cos.

–¿Có­mo ima­gi­nás In­sus In­ge­nie­ría en el fu­tu­ro? ¿Se­rá una em­pre­sa que da­rá in­ge­nie­ría o que rea­li­za­rá pro­duc­tos?

–Desa­rro­llo de in­ge­nie­ría apli­ca­da a dis­tin­tos sec­to­res que se ba­san en el mis­mo con­cep­to. Ejem­plo: mue­bles in­te­li­gen­tes. Que­re­mos ir ha­cia la in­dus­tria­li­za­ción pro­pia, con ma­tri­ce­ría plás­ti­ca in­clui­da. La co­mer­cia­li­za­ción, por aho­ra no. So­mos in­ge- nie­ros, no ven­de­do­res (son­ríe).

–Ha­blan­do de in­ge­nie­ría, la elec­tró­ni­ca man­tie­ne su sen­ti­do de los años ’80 y ’90.

-Sí, hay un ni­cho muy gran­de en la in­cor­po­ra­ción de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que en el mer­ca­do aún no es­tá tan desa­rro­lla­do. A mis alum­nos les di­go, métanse más en el soft­wa­re, vean de dar­le in­te­li­gen­cia a los cir­cui­tos elec­tró­ni­cos. Que la elec­tró­ni­ca em­pie­ce a apren­der, a to­mar de­ci­sio­nes, que lle­ve in­te­li­gen­cia.

–Ex­ce­len­te su­ge­ren­cia. Oja­lá es­cu­chen.

–So­mos in­ge­nie­ros elec­tró­ni­cos de una uni­ver­si­dad pública, tenemos cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des an­te la so­cie­dad. Re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te. Pa­va­das, co­mo una app de un es­pe­jo en el ce­lu­lar, no le sir­ven a la so­cie­dad.

–¿Has­ta dón­de se pue­de lle­gar en Cór­do­ba con in­ter­net de las co­sas (se lo co­no­ce co­mo IoT, por sus si­glas en in­glés)?

–In­ter­net de las co­sas tie­ne dos pro­ble­mas a la vis­ta: el pri­me­ro es la se­gu­ri­dad. Re­sul­ta muy fá­cil in­gre­sar a un sis­te­ma y hac­kear

lo. El se­gun­do, la fal­ta de co­nec­ti­vi­dad. Los ma­pas de co­ber­tu­ra de te­le­fo­nía ce­lu­lar y de­más mues­tran que só­lo el 25 por cien­to del país es­tá co­nec­ta­do.

–A 30 ki­ló­me­tros de Cór­do­ba ca­pi­tal hay só­lo un me­ga de ve­lo­ci­dad en ban­da an­cha.

–Exac­to. Pa­ra fi­nes de 2018 se es­ta­rán lan­zan­do cons­te­la­cio­nes de sa­té­li­tes a 1.200 ki­ló­me­tros de al­tu­ra que van a dar co­ne­xión de in­ter­net y 4G glo­bal. Ese es un pun­to de reini­cio cla­ve pa­ra el mo­ni­to­reo de to­do.

– Qué bueno que to­do es­to se ha­ya ge­ne­ra­do en un ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio.

–Si no exis­tie­ra la in­cu­ba­do­ra de em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, no hu­bié­se­mos lle­ga­do has­ta aquí. Ade­más del lu­gar pa­ra fun­cio­nar, nos mar­ca­ron el ca­mino en el desa­rro­llo pa­ra no di­la­pi­dar es­fuer­zos ni re­ga­lar el desa­rro­llo.

Pre­mia­do. Gui­ller­mo Riva, en la in­cu­ba­do­ra de la UNC, de don­de en po­co tiem­po de­be­rán mu­dar­se con al­gu­nos de los pro­duc­tos de In­sus.

Ho­ri­zon­te. El desa­rro­llo de in­ge­nie­ría apli­ca­da a dis­tin­tos sec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.