Por qué de­be ser una prio­ri­dad. El aná­li­sis de Dan­te Si­ca.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Dan­te Si­ca*

No exis­te du­da al­gu­na de que, le­jos de con­ver­ger ha­cia los paí­ses desa­rro­lla­dos, Ar­gen­ti­na mos­tró una cla­ra in­vo­lu­ción en las úl­ti­mas dé­ca­das: en­tre 1980 y 2016 la ta­sa de po­bre­za pa­só de po­co más del 10 al 33 por cien­to, el sa­la­rio real de los tra­ba­ja­do­res re­tro­ce­dió 25 por cien­to y la ta­sa de des­em­pleo ge­nui­na cre­ció en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, des­con­tan­do la ab­sor­ción en ex­ce­so por par­te del sec­tor pú­bli­co.

Si bien las ra­zo­nes de es­te de­te­rio­ro son múl­ti­ples, es po­si­ble asig­nar­le una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la res­pon­sa­bi­li­dad a una de ellas: la ba­jí­si­ma acu­mu­la­ción de ca­pi­tal.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), en­tre 1983 y 2015 el stock de ca­pi­tal per cá­pi­ta de Ar­gen­ti­na cre­ció só­lo nue­ve por cien­to, mien­tras au­men­tó 228 por cien­to en Chi­le, 77 por cien­to en Co­lom­bia, 50 en Uru­guay y 26 en Bra­sil.

Si Ar­gen­ti­na es co­no­ci­da por su dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les, hu­ma­nos y tec­no­ló­gi­cos, en­ton­ces el in­te­rro­gan­te: ¿Por qué fra­ca­sa­mos?

La res­pues­ta es sim­ple y com­ple­ja a la vez: las re­glas de jue­go fue­ron erra­das. El en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal lo­cal no fue pro­pi­cio ni pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas exis­ten­tes ni pa­ra la cons­truc­ción de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas.

Si bien no exis­te una re­ce­ta apli­ca­ble pa­ra el desa­rro­llo y la his­to­ria ha de­mos­tra­do que pue­de al­can­zar­se con el im­pul­so tan­to de los sec­to­res pri­ma­rio, se­cun­da­rio y ter­cia­rio, la in­dus­tria se des­ta­ca por su mayor ca­pa­ci­dad re­la­ti­va de ab­sor­ción de mano de obra, de agre­ga­do de va­lor y de ge­ne­ra­ción de ex­ter­na­li­da­des y com­ple­men­ta­rie­da­des ha­cia su in­te­rior.

De ahí que, du­ran­te el úl­ti­mo si­glo, la pro­mo­ción de la pro­duc­ción ma­nu­fac­tu­re­ra ha­ya si­do una prio­ri­dad pa­ra mu­chas de las eco­no­mías del glo­bo. Pe­ro el set de ins­tru­men­tos usa­do ha va­ria­do a lo lar­go de los años.

Le­jos de la po­lí­ti­ca in­dus­trial tra­di­cio­nal, en la que el Es­ta­do ele­gía ga­na­do­res y fo­men­ta­ba sec­to­res a par­tir del pro­tec­cio­nis­mo y de con­tro­les di­rec­tos, o de la apli­ca­da des­de me­dia­dos de los años ’70 (for­ta­le­cer las con­di­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas y avan­zar en re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra apo­yar a los sec­to­res ga­na­do­res); en las úl­ti­mas dé­ca­das ha emer­gi­do una po­lí­ti­ca adap­ta­da a la glo­ba­li­za­ción.

Ba­jo es­te pa­ra­dig­ma, los prin­ci­pa­les ejes de in­ter­ven­ción son la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía y la bús­que­da de si­ner­gias en­tre sec­to­res pro­duc­ti­vos y de in­ves­ti­ga­ción; la me­jo­ra de los re­cur­sos hu­ma­nos (adap­ta­ción a la era di­gi­tal); y la pro­mo­ción de la com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca.

Así, a la pla­ni­fi­ca­ción cen­tra­li­za­da y al rol im­pe­ra­ti­vo del Es­ta­do le si­gue una eta­pa mar­ca­da por la in­no­va­ción y el coope­ra­ti­vis­mo en­tre los ac­to­res so­cia­les.

Bue­na ma­triz

A pe­sar de que a ni­vel agre­ga­do la in­dus­tria ar­gen­ti­na per­dió ca­si ocho pun­tos de par­ti­ci­pa­ción so­bre el pro­duc­to bru­to en­tre 1975 y 2015 (de 22,5 a 14,6 por cien­to), con­ser­vó su per­fil di­ver­so, de­mos­tran­do la ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia de las em­pre­sas, aún en un en­torno ad­ver­so y an­te la au­sen­cia de una es­tra­te­gia de desa­rro­llo es­ta­ble y ali­nea­da con el mun­do.

Las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas re­la­cio­na­das a la dis­po­si­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les per­mi­tió el cre­ci­mien­to de una in­dus­tria de ali­men­tos y be­bi­das que ex­por­ta a más de 180 des­ti­nos.

El avan­ce del co­no­ci­mien­to per­mi­tió transformar ma­te­rias pri­mas co­mo so­ja, maíz y ca­ña de azú­car en bio­com­bus­ti­bles, im­pul­san­do una in­dus­tria con gran ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ade­más, di­ver­sas ra­mas in­dus­tria­les al­can­za­ron ele­va­dos es­tán­da­res de ca­li­dad a pe­sar de no con­tar con ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas. La quí­mi­ca y la si­de­rúr­gi­ca se desa­rro­lla­ron a par­tir de la abun­dan­te dis­po­si­ción de ener­gía ba­ra­ta, de ca­li­dad y de ele­va­das re­ser­vas de com­bus­ti­bles fó­si­les.

La dis­cu­sión so­bre co­mo con­ti­núa el desa­rro­llo de la in­dus­tria lo­cal co­bró pro­ta­go­nis­mo a par­tir del cam­bio de es­que­ma ma­cro­eco­nó­mi­co.

La tran­si­ción no fue ino­cua y tu­vo im­pac­tos in­me­dia­tos. En­tre los po­si­ti­vos es­tán el ac­ce­so a di­vi­sas (en un sec­tor de­pen­dien­te de la im­por­ta­ción de bie­nes de ca­pi­tal) y la ex­ten­sión de pla­zos pa­ra su li­qui­da­ción, la eli­mi­na­ción de re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes in­dus­tria­les, y el au­men­to de los re­in­te­gros en con­cep­to de ven­tas ex­ter­nas.

Los ne­ga­ti­vos: la suba de ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos (gas y elec­tri­ci­dad), la cri­sis en Bra­sil, y una mayor in­te­gra­ción co­mer­cial que en el cor­to pla­zo afec­tó a cier­tos sec­to­res con un ti­po de cam­bio real que los de­jó re­za­ga­dos.

Hoy la Ar­gen­ti­na de­be de­fi­nir una po­lí­ti­ca es­truc­tu­ral que es­ta­blez­ca las ba­ses del cre­ci­mien­to in­dus­trial com­pa­ti­ble con las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les y el cam­bio tec­no­ló­gi­co. La ac­tua­li­za­ción del stock de ca­pi­tal es una ne­ce­si­dad en una eco­no­mía que in­cor­po­ró es­ca­so equi­po durable a lo lar­go de su his­to­ria.

No hay una úni­ca es­tra­te­gia. La di­fe­ren­cia­ción de pro­duc­tos y pro­ce­sos, la es­pe­cia­li­za­ción y una mayor com­ple­ji­dad son al­gu­nas vías po­si­bles pa­ra sos­te­ner un plan de lar­go pla­zo exi­to­so. El sec­tor de soft­wa­re es un ejem­plo de em­pre­sas na­ci­das ba­jo la con­cep­ción de que, pa­ra com­pe­tir a ni­vel mun­dial, es ne­ce­sa­rio ser su­pe­rior a lo exis­ten­te.

Po­lí­ti­cas horizontales y verticales de­ben com­bi­nar­se de ma­ne­ra efi­cien­te, co­mo fue, por ejem­plo, la for­ma­ción de in­ge­nie­ros y gra­dua­dos en ca­rre­ras tec­no­ló­gi­cas.

Esas po­lí­ti­cas sec­to­ria­les for­man par­te de una ba­te­ría in­dis­pen­sa­ble de re­for­mas es­truc­tu­ra­les que el Go­bierno tie­ne en agen­da, co­mo la ley de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, la re­for­ma tri­bu­ta­ria, el blan­queo la­bo­ral y la re­for­ma pre­vi­sio­nal. La san­ción de es­tas ini­cia­ti­vas per­mi­ti­rá re­du­cir cos­tos y dar­le una me­jor per­for­man­ce a la pro­duc­ción lo­cal.

Y pa­ra que no vol­va­mos a fra­ca­sar, es in­dis­pen­sa­ble que la di­ri­gen­cia lo­gre con­sen­suar una es­tra­te­gia de desa­rro­llo que pon­ga én­fa­sis en la pro­duc­ti­vi­dad, la com­pe­ti­ti­vi­dad y la dis­tri­bu­ción del in­gre­so, el desa­rro­llo del te­ji­do in­dus­trial, el rol del Es­ta­do y la in­ser­ción in­ter­na­cio­nal.

* Di­rec­tor de Abe­ceb, ex­se­cre­ta­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Mi­ne­ría de la Na­ción.

LA AC­TUA­LI­ZA­CIÓN DEL “STOCK” DE CA­PI­TAL ES UNA NE­CE­SI­DAD EN UNA ECO­NO­MÍA QUE IN­COR­PO­RÓ ES­CA­SO EQUI­PO DURABLE A LO LAR­GO DE SU HIS­TO­RIA.

(ILUSTRACIÓN DE ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.