Gran­des y chi­cos en el jue­go de la in­no­va­ción

Las cor­po­ra­cio­nes se apo­yan en las “star­tups” para cre­cer con nue­vos desa­rro­llos. Ca­sos con pro­ta­go­nis­tas cor­do­be­ses.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Die­go Dávila dda­vi­la@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En los úl­ti­mos dos años em­pe­zó a con­ver­tir­se en ten­den­cia en Cór­do­ba al­go que, tal vez, ocu­rría an­tes en for­ma es­po­rá­di­ca: cor­po­ra­cio­nes y me­dia­nas em­pre­sas apo­yan­do a pe­que­ños em­pren­de­do­res y star­tups.

Es­tán las que lo ha­cen por­que in­gre­san en al­gún pro­gra­ma ofi­cial que las be­ne­fi­cia; otras lo tie­nen co­mo po­lí­ti­ca de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y em­pre­sa­ria; pe­ro hay com­pa­ñías que en­cuen­tran en el em­pren­de­dor a un alia­do in­te­re­san­te, por­que su di­na­mis­mo y agi­li­dad lo ha­ce ca­paz de ge­ne­rar in­no­va­cio­nes que lue­go se con­vier­ten en nue­vos negocios y opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to y ex­pan­sión.

Los pro­yec­tos del Em­pren­de Inn­dus­tria, un pro­gra­ma del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria de la Pro­vin­cia; las in­no­va­cio­nes de Apex con sus star­tups aso­cia­das (ver apar­te) y las tendencias so­bre in­no­va­ción abier­ta en la que en­tró In­cu­tex (ver pá­gi­na 3), son só­lo al­gu­nos ejem­plos de es­ta mo­vi­da en la que las gran­des em­pre­sas bus­can a las chi­cas para cre­cer.

Em­pre­sas ma­dri­nas

Em­pren­de Inn­dus­tria es un pro­gra­ma por el cual una star­tup re­ci­be 240 mil y 120 mil pe­sos en el primer y se­gun­do año, res­pec­ti­va­men­te, que apor­ta una em­pre­sa ma­dri­na –en ge­ne­ral gran­des y me­dia­nas com­pa­ñías–, las cua­les des­car­gan esa in­ver­sión a tra­vés del pa­go del Im­pues­to a los In­gre­sos Bru­tos.

El pro­gra­ma ter­mi­na­rá el año con un cen­te­nar de em­pren­de­do­res desa­rro­llan­do nue­vos pro­duc­tos y ser­vi­cios.

En­tre ellos es­tá Au­li­ca, que tie­ne 100 es­cue­las de 17 pro­vin­cias tra­ba­jan­do con su soft­wa­re de ges­tión, el cual con­tro­la el co­bro de cuo­tas, emi­sión de li­bre­tas, cálcu­lo de mo­ro­si­dad, ad­mi­nis­tra­ción, bi­blio­te­ca, y co­mu­ni­ca­ción con las fa­mi­lias.

El desa­rro­llo arrancó ha­ce 15 años; pe­ro de la mano de Frei­berg ge­ne­ró un mer­ca­do que atien­de con un equi­po de 17 per­so­nas.

“Ig­na­cio Frei­berg se in­vo­lu­cró di­rec­ta­men­te para dar­nos su ex­pe­rien­cia. Nos jun­tá­ba­mos ca­da 15 o 20 días, lo que in­cluía una men­to­ría téc­ni­ca en ven­tas, co­mo tam­bién en cues­tio­nes de es­tra­te­gia y de ges­tión. Él abrió mu­chas puer­tas en co­le­gios y en­tre las em­pre­sas”, cuen­ta Juan As­sen­za, di­rec­tor ge­ne­ral de Au­li­ca.

De Cór­do­ba al mun­do

Otro ca­so es el de Afen­sis, que jun­to con Fiat Chrys­ler Au­to­mo­bi­le (FCA) Ar­gen­ti­na desa­rro­lló un sis­te­ma para de­tec­tar fa­llas en au­to­par­tes (re­so­nan­cia acús­ti­ca).

El desa­rro­llo, que in­clu­ye hard­wa­re y soft­wa­re de me­di­ción, tie­ne un “mar­ti­llo” elec­tró­ni­co que le da un gol­pe con­tro­la­do a la pie­za para que vi­bre; com­pa­ra las vi­bra­cio­nes de la pie­za de pro­duc­ción con una pie­za bue­na y, si apa­re­ce un de­fec­to, el cam­bio de vi­bra­ción de­la­ta la fa­lla.

En la ac­tua­li­dad tie­ne un equi­po de cin­co per­so­nas. Ger­mán Mi­ret­ti, uno de los so­cios de Afen­sis, des­ta­ca que el apor­te de FCA fue más allá de lo eco­nó­mi­co. “Ayu­dó su de­par­ta­men­to de ca­li­dad para pro­bar la tec­no­lo­gía; ade­más nos con­tac­tó con pro­vee­do­res, lo que nos per­mi­te ex­por­tar a Mé­ji­co”, se­ña­la.

Tam­bién es­tá Ki­li­mo, que de la mano de Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za (AGD) lan­zó ha­ce tres años un sis­te­ma de rie­go que usa in­for­ma- ción sa­te­li­tal y es­ta­cio­nes me­te­reo­ló­gi­cas, pro­ce­sa da­tos a tra­vés de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ela­bo­ra un plan de rie­go para dar­le al sue­lo la hu­me­dad jus­ta.

Con ocho per­so­nas, ade­más de ven­de­do­res y re­pre­sen­tan­tes, tra­ba­ja en sie­te pro­vin­cias y es­te año lle­ga­ron a Ar­kan­sas y Ten­nes­se, en Es­ta­dos Uni­dos. Tie­ne 25 clien­tes, pe­ro a fin de año es­ta­rá aten­dien­do a cer­ca de 60, se­gún co­men­ta uno de sus so­cios, Juan Car­los Ab­da­la.

Tam­bién es­tá Gi Fl­yBi­ke, que creó una bi­ci­cle­ta eléc­tri­ca ple­ga­ble ha­ce cuatro años. El pro­yec­to ini­cia­do por Lu­cas To­le­do, Agus­tín Agus­ti­noy y Eric Se­vi­lla con­tó con el ma­dri­naz­go de Alu­mi­nios Me­di­te­rrá­neos (Alu­cor).

En es­tos días ter­mi­na la pro­duc­ción de sus primera 500 uni­da­des en una plan­ta en Dong­guan, a 100 ki­ló­me­tros de Hong Kong, y arran­ca la dis­tri­bu­ción.

Se­gún Ema­nuel Ra­ve­ra, ge­ren­te tec­no­ló­gi­co de Gi Fl­yBi­ke, 350 fue­ron pre­ten­di­das y ac­tual­men­te el pro­duc­to se co­mer­cia­li­za on li­ne a un pre­cio pro­mo­cio­nal de 2.300 dó­la­res, con cos­tos de en­vío e im­po­si­ti­vos a car­go del com­pra­dor. El 85 por cien­to de los com­pra­do­res son de Es­ta­dos Uni­dos y de Eu­ro­pa.

FREI­BERG SE IN­VO­LU­CRÓ EN FOR­MA DI­REC­TA EN EL CRE­CI­MIEN­TO DE AU­LI­CA, QUE HOY ES­TÁ EN 100 ES­CUE­LAS DE 17 PRO­VIN­CIAS.

(Pren­sa Ki­li­mo)

(GI FL­YBI­KE)

Ini­cio. Gi Fl­yBi­ke em­pe­zó a dis­tri­buir 350 bi­ci­cle­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.