En­tre­vis­ta.

Ale­jan­dro Ruiz Las­cano, en la piel del hos­pi­tal Pri­va­do.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Pa­ra Ale­jan­dro Ruiz Las­cano, el co­ra­zón del di­le­ma pa­sa por la aten­ción del pa­cien­te con ca­li­dad mé­di­ca y en con­di­cio­nes de sus­ten­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra pa­ra los pres­ta­do­res. En esa lí­nea, el pre­si­den­te del hos­pi­tal Pri­va­do Uni­ver­si­ta­rio de Cór­do­ba con­cen­tra el es­fuer­zo en man­te­ner vi­gen­te las ban­de­ras de los 91 pro­fe­sio­na­les que fun­da­ron esa ins­ti­tu­ción seis dé­ca­das atrás, pe­se a la com­ple­ji­dad que plan­tean la in­fla­ción y un sis­te­ma cru­za­do de in­tere­ses.

– ¿Có­mo es pa­ra un der­ma­tó­lo­go pre­si­dir una na­ve de es­te ta­ma­ño?

–Es una na­ve que por ahí na­ve­ga en tor­men­tas, ¿no? Ya sa­be­mos có­mo son los vai­ve­nes del país. Pe­ro le cuen­to có­mo lle­gué aquí. –Cuen­te.

–Mi pa­dre, mé­di­co y lue­go ra­dió­lo­go, fue uno de los 91 que en 1948 fir­mó el ac­ta de la asam­blea cons­ti­tu­ti­va que pre­si­dió el doc­tor Se­ve­ro Amu­chás­te­gui. Na­cí bio­ló­gi­ca­men­te aquí aden­tro, en 1958. A par­tir de ahí fue mi se­gun­da ca­sa. –Eso le acen­túa los com­pro­mi­sos en lu­gar de ate­nuar­los.

– To­tal­men­te. Ren­dí Me­di­ci­na In­ter­na con Agus­tín y En­ri­que Caei­ro. Lue­go me in­tere­só la In­mu­no­lo­gía y con mi mu­jer via­ja­mos a Fran­cia a la es­pe­cia­li­za­ción. Ahí co­men­zó a atraer­me tam­bién la Der­ma­to­lo­gía. –Am­bas son de la mis­ma fa­mi­lia de es­pe­cia­li­da­des. –Sí. Vol­ví, pe­ro a Bue­nos Ai­res, pa­ra ha­cer la re­si­den­cia en Der- ma­to­lo­gía. Es­ta­ba en eso cuan­do me lla­mó To­más Caei­ro. Él co­no­cía que yo era in­ter­nis­ta y ha­cía piel. En un fin de se­ma­na em­ba­la­mos las co­sas y vol­vi­mos (ríe). Nos fui­mos a vi­vir a Car­los Paz.

–Es­tá bien, ¿pe­ro de ahí a es­te ti­món?

–En 1996 me con­vo­ca­ron a una lis­ta pa­ra el di­rec­to­rio. No­so­tros te­ne­mos un es­ta­tu­to que de­ter­mi­na ca­da tres años la elec­ción de au­to­ri­da­des. Así lle­gué a es­te lu­gar. En es­tos 21 años me edu­qué mu­cho en es­ta con­duc­ción de la na­ve, co­mo us­ted di­ce, con To­más Caei­ro y con Emilio Pa­laz­zo.

–¿Cuál es el con­cep­to que se­pa­ra al hos­pi­tal de la em­pre­sa que inevi­ta­ble­men­te es?

–So­mos una so­cie­dad anó­ni­ma de 147 per­so­nas que tra­ba­ja­mos aquí, don­de no hay gran­des ac­cio- nis­tas, es­tá to­do muy ato­mi­za­do, yo ten­go 1,2 por cien­to. Así que mu­chas co­sas se de­ci­den por con­sen­so. No hay gru­pos que im­pon­gan cri­te­rios sin ha­blar­los. Des­de 2008 es­toy en es­te lu­gar. Un po­co de in­cons­cien­te no­más (ríe).

–Di­cen que el co­ra­je es in­cons­cien­te.

– He­mos apli­ca­do un cam­bio en nues­tra ma­ne­ra de per­ci­bir el hos­pi­tal. Des­de aquel 1957, cuan­do real­men­te na­ce el Pri­va­do, la for­ma de ejer­cer la me­di­ci­na y de sos­te­ner­la se mo­di­fi­có drás­ti­ca­men­te. Del mé­di­co me­ti­do en su con­sul­to­rio pa­sa­mos a las obras so­cia­les, a la ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­mien­to. Hay que te­ner con­cien­cia del cam­bio pa­ra po­der di­ri­gir­lo.

–Ya voy se­pa­ran­do esa fra­se: di­ri­gir el cam­bio.

–La fun­ción del di­rec­to­rio es po­lí­ti­ca, a la eje­cu­ti­va la lle­va nues­tro CEO, Ge­rar­do Amu­chás­te­gui. Uno de­be te­ner cla­ro cuál es la esen­cia del hos­pi­tal, la vi­da cam­bia, pe­ro no de­be­mos per­der la esen­cia, sa­ber pa­ra dón­de ir y tra­tar de ge­ne­rar las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo: con­cep­to, ac­ción y re­sul­ta­dos.

–Y fi­nan­cia­mien­to, el com­bus­ti­ble de la na­ve.

–El pro­ble­ma bá­si­co es que los pres­ta­do­res nos ma­ne­ja­mos con un pre­cio re­gu­la­do, en una eco­no­mía in­fla­cio­na­ria pa­ra co­brar a los seis me­ses. En ese es­que­ma, siem­pre que ha­ya in­fla­ción, los pres­ta­do­res pier­den. Oja­lá la in­fla­ción ba­je, por­que le trae­ría más ra­zo­na­bi­li­dad al sis­te­ma. Sin con­tar los ho­no­ra­rios de los mé­di­cos, el hos­pi­tal mue­ve más

LA VI­DA CAM­BIA, PE­RO ACÁ NO DE­BE­MOS PER­DER LA ESEN­CIA, SA­BER PA­RA DÓN­DE IR Y TRA­TAR DE GE­NE­RAR HE­RRA­MIEN­TAS PA­RA HA­CER­LO.

de dos mil mi­llo­nes de pe­sos por ejer­ci­cio. Nos equi­vo­ca­mos en dos por cien­to y se va un mon­tón de pla­ta.

–Ca­si to­do el mun­do de la sa­lud se queja por las de­mo­ras de las obras so­cia­les en pa­gar. ¿Ha­ce fal­ta más de­ci­sión del Go­bierno pa­ra mo­di­fi­car eso?

–Es com­ple­jo, por­que en el me­dio es­tá la re­la­ción del Go­bierno con los sin­di­ca­tos. Las fuen­tes de fi­nan­cia­ción de la sa­lud son di­ver­sas. El 40 por cien­to de la po­bla­ción ca­re­ce de co­ber­tu­ra mé­di­ca y va a hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Otra can­ti­dad im­por­tan­te de­pen­de de obras so­cia­les sin­di­ca­les, con to­do lo que im­pli­ca el sindicalismo. Hay gen­te que tra­ba­ja muy bien y tam­bién hay de los otros. –El te­ma es­tá en ple­na ebu­lli­ción, pa­re­cie­ra.

–Lue­go es­tá la fi­nan­cia­ción de las obras so­cia­les pro­vin­cia­les. Apross, por ejem­plo, cuen­ta con 620 mil afi­lia­dos. No­so­tros te­ne­mos una re­la­ción muy lar­ga con Apross y con la obra so­cial de los pe­tro­le­ros, Os­pe. Y lue­go es­tán las pre­pa­gas.

–Con Os­pe hu­bo un con­flic­to sig­ni­fi­ca­ti­vo. ¿Sien­te que lo afec­tó al hos­pi­tal?

–Cam­bia­ron el plan de los pa­cien­tes “des­re­gu­la­dos”. Pe­ro los afi­lia­dos no son nues­tros, son de Os­pe. Por los cos­tos que su­po­ne nues­tra me­di­ci­na, la obra so­cial de­ci­dió apli­car un cam­bio de pres­ta­do­res. Hu­bo unas 4.500 per­so­nas que de­ci­die­ron con­ti­nuar aten­dién­do­se con el hos­pi­tal y acep­ta­ron pa­sar a otro plan de sa­lud. Es­tas son si­tua­cio­nes siem­pre pro­ble­má­ti­cas, tan­to pa­ra el pa­cien­te co­mo pa­ra el mé­di­co.

– ¿ Financiar la me­di­ci­na, má­xi­me cuan­do se apun­ta a cier­to es­tán­dar, es el pun­to?

–En los úl­ti­mos 20 años subió sos­te­ni­da­men­te la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de las per­so­nas, las en­fer­me­da­des cró­ni­cas se han he­cho lar­gas y los tra­ta­mien­tos más mo­der­nos son su­ma­men­te ca­ros. Es­te es un pro­ble­ma mundial. ¿Quién va a pa­gar la sa­lud que se vie­ne? Eso lle­va a la ne­ce­si­dad de co­me­ter la me­nor can­ti­dad de erro­res. –Más allá de lo hu­mano, tam­bién im­pli­ca un cos­to.

–Eso nos lle­va a apun­tar a la Joint Com­mis­sion In­ter­na­tio­nal (JCI), un desafío eco­nó­mi­co, pe­ro so­bre to­do un desafío cul­tu­ral. En ma­yo vino gen­te a ver to­do, pe­ro to­do. Pa­san el de­do arri­ba de un escritorio y di­cen: “Acá hay tie­rra…”. Nos die­ron cier­tas su­ge­ren­cias y es­ta­mos tra­ba­jan­do fuer­te­men­te pa­ra el pró­xi­mo pa­so, que se­ría en oc­tu­bre de 2018. Que uno acep­te ser eva­lua­do es una ac­ti­tud de sin­ce­ri­dad y de cier­ta va­len­tía.

–Van a po­ner en mar­cha 45 ca­mas crí­ti­cas, se­mi­crí­ti­cas y de cor­ta estancia. Me lla­mó la aten­ción que se ne­ce­si­te un mi­llón de pe­sos por cama.

–No, no. Esa es la in­ver­sión to­tal, por­que te­ne­mos que com­prar una pro­pie­dad pa­ra eva­cuar par­te del hos­pi­tal, a fin de que en ese lu­gar va­yan las ca­mas, si no el cos­to se­ría mu­cho más ba­jo. De to­das for­mas, ca­da cama lle­va mu­cho equi­pa­mien­to.

–Us­te­des tam­bién tie­nen vin­cu­la­ción con la sa­lud pú­bli­ca. ¿No es un cho­que de pla­ne­tas?

– No, pa­ra na­da. Tres me­ses atrás pre­sen­ta­mos una ini­cia­ti­va pri­va­da pa­ra ayu­dar a la ges­tión de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, so- bre la ba­se de la ex­pe­rien­cia que re­co­gi­mos en el hos­pi­tal Raúl Fe­rrey­ra. Si el Go­bierno lo cris­ta­li­za, par­ti­ci­pa­re­mos co­mo un com­pe­ti­dor más de la li­ci­ta­ción. Te­ne­mos know how en ges­tión y so­por­tes in­for­má­ti­cos pa­ra efi­cien­ti­zar la aten­ción.

–¿Es­tán fal­tan­do cen­tros mé­di­cos y pro­fe­sio­na­les en Cór­do­ba? ¿Hay es­pe­cia­li­da­des don­de los tur­nos se dan a un mes?

– Un pun­to es con qué ex­pec­ta­ti­va lle­ga el pa­cien­te, lo cual no siem­pre se pue­de cum­plir. En Es­pa­ña o en In­gla­te­rra, un turno con un der­ma­tó­lo­go lle­va cua­tro me­ses de es­pe­ra. Aho­ra, no es que le cie­rran la puer­ta al pa­cien­te. Hay mu­chas for­mas de en­trar al hos­pi­tal, no es una so­la. Si es ur­gen­te, es­tá la guar­dia. Pa­ra al­go que se ne­ce­si­ta re­sol­ver en uno o dos días, es­tá la me­di­ci­na am­bu­la­to­ria, sin turno con un clí­ni­co. Si el clí­ni­co con­si­de­ra que ne­ce­si­ta con ur­gen­cia un neu­ró­lo­go, ha­ce una no­ta y al otro día atien­den al pa­cien­te. Y tam­bién su­ce­de que hay mé­di­cos más de­man­da­dos que otros y no to­da la vi­da del mé­di­co es el con­sul­to­rio. A ve­ces es di­fí­cil com­pren­der eso co­mo pa­cien­te.

(RAI­MUN­DO VIÑUELAS)

Ad­mi­nis­trar el cam­bio. Pa­ra Ale­jan­dro Ruiz Las­cano, es­te es uno de los prin­ci­pa­les desafíos en la con­duc­ción del Pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.