Ma­cri, Du­jov­ney­las go­tas de agua ca­lien­te

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - Da­niel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ha­ce 15 años, la Aca­de­mia Sue­ca que de­fi­ne los pre­mios No­bel de­ci­dió que la ven­ta­na por la que el psi­có­lo­go Da­niel Kah­ne­man ha­bía en­tra­do al mun­do de la eco­no­mía se con­vir­tie­ra en la puer­ta mayor.

Bue­na parte de esa va­lo­ra­ción fue por sus apor­tes para en­ten­der el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes en es­ta­dos de in­cer­ti­dum­bre. En el li­bro Ho­mo Deus, el is­rae­lí Yu­val Noah Ha­ra­ri re­pa­sa la que qui­zá sea la ex­pe­rien­cia más “po­pu­lar” de Kah­ne­man.

El psi­có­lo­go –tam­bién na­ció en Is­rael, aun­que pa­só más tiem­po en Fran­cia y lue­go en Es­ta­dos Uni­dos– reunió a un gru­po de vo­lun­ta­rios a quie­nes les pi­dió par­ti­ci­par en una prue­ba que te­nía tres par­tes.

En la primera, la más cor­ta, los miem­bros de un gru­po in­tro­du­cían una de sus ma­nos en un re­ci­pien­te con agua que te­nía una tem­pe­ra­tu­ra de 14 gra­dos. El pe­di­do era man­te­ner­se así du­ran­te 60 se­gun­dos. Una ex­pe­rien­cia po­co agra­da­ble.

En la se­gun­da parte, más lar­ga, otro gru­po co­lo­ca­ba una de sus ma­nos en otro re­cep­tácu­lo, tam­bién con agua a una tem­pe­ra­tu­ra si­mi­lar. Pe­ro unos se­gun­dos an­tes de cum­plir el mi­nu­to, se ver­tía agua ca­lien­te, que ele­va­ba la tem­pe­ra­tu­ra ape­nas un gra­do, y de­bían con­ti­nuar la prue­ba du­ran­te 30 se­gun­dos.

Des­pués, los gru­pos cam­bia­ban. Los que hi­cie­ron la parte cor­ta ha­cían la lar­ga y vi­ce­ver­sa.

En la ter­ce­ra eta­pa, la más im­por­tan­te, se les de­cía que te­nían que re­pe­tir al­gu­na de las ex­pe­rien­cias. El 80 por cien­to pi­dió vol­ver a rea­li­zar la más lar­ga.

Eso ayu­dó a en­ten­der que ca­da uno de no­so­tros tie­ne un “yo ex­pe­ri­men­ta­dor” y un “yo na­rra­dor”. Para el pri­me­ro, la parte lar­ga de la ex­pe­rien­cia era tan­to o más irri­tan­te que la cor­ta. Pe­ro el “yo ex­pe­ri­men­ta­dor” no cuen­ta re­la­tos. No na­rra el pa­sa­do ni ha­ce pla­nes para el fu­tu­ro. Esa ta­rea co­rre por cuen­ta del “yo na­rra­dor”.

Y para es­te úl­ti­mo, im­por­ta el pro­me­dio y, aún más, la parte fi­nal, esa que ter­mi­na in­cli­nan­do la ba­lan­za para uno u otro la­do.

El efec­to de esa sen­sa­ción tér­mi­ca, aun­que ha­ya que es­pe­rar más tiem­po, es lo que pa­re­ce mo­ver la rue­da de ex­pec­ta­ti­vas en la eco­no­mía ar­gen­ti­na.

Des­pués de 22 me­ses en el po­der, el Go­bierno na­cio­nal em­pe­zó a ha­cer reali­dad aquel fa­mo­so “se­gun­do se­mes­tre”, y el ta­ble­ro de indicadores eco­nó­mi­cos que si­guen des­de la Ca­sa Ro­sa­da tie­ne mu­chos más ver­des que ro­jos.

“Na­die dis­cu­te que es­ta­mos cre­cien­do; es una re­cu­pe­ra­ción li­de­ra­da por la in­ver­sión, en la que tam­bién se ha su­ma­do el con­su­mo y en la que ca­si no que­dan sec­to­res de la pro­duc­ción que no es­tén cre­cien­do”, di­jo el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, de pa­so por Cór­do­ba.

Lo de cre­ci­mien­to que­da gran­de. En to­do ca­so, al­gu­nos sec­to­res cre­cen y la ma­yo­ría es­tá re­bo­tan­do en me­dio de una reac­ti­va­ción más ge­ne­ra­li­za­da, cu­yo pun­to de com­pa­ra­ción es el ho­rri­ble es­ce­na­rio eco­nó­mi­co de 2016, que, a tono con la ex­pe­rien­cia de Kah­ne­man, es co­mo la mano en el agua fría.

So­bre ese re­ci­pien­te, vie­nen ca­yen­do las go­tas de agua ca­lien­te que el gra­dua­lis­mo vier­te en la eco­no­mía. A es­ta al­tu­ra, se sien­te al­go de ti­bie­za y en el Go­bierno con­fían en que esa sen­sa­ción se re­fle­ja­rá en las de­ci­sio­nes que el “yo na­rra­dor” de ca­da vo­tan­te to­ma­rá den­tro de dos se­ma­nas, cuando es­té fren­te a las ur­nas. Por lo me­nos, eso es­tán an­ti­ci­pan­do las en­cues­tas.

De ser así, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y su equi­po de­be­rían te­ner bien cla­ro que el co­rri­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas tie­ne un lí­mi­te y que en al­gún mo­men­to ten­drán que mos­trar más y me­jo­res res­pues­tas de su po­lí­ti­ca fis­cal.

EL GO­BIERNO DE BE RÍA TE­NER BIEN CLA RO­QUE EL CORRI MI EN TO DE LAS EX­PEC­TA­TI­VAS TI EN E UN LÍ MI TE Y QUE SE SI­GUEN ES­PE­RAN­DO MÁS R ES PU ES­TAS FIS­CAL ES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.