La eco­no­mía cre­ce más, pe­ro la in­fla­ción no da res­pi­ro

Negocios - - NEGOCIOS - Jor­ge Vas­con­ce­los* La eco­no­mía

La es­ca­le­ra del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) pa­re­ce di­se­ña­da por el ofi­cia­lis­mo para en­con­trar su te­cho en el mo­men­to de las le­gis­la­ti­vas del 22 de oc­tu­bre.

El ma­gro cre­ci­mien­to de 0,4 por cien­to in­ter­anual del primer tri­mes­tre fue se­gui­do de un 2,7 por cien­to en el se­gun­do y to­do in­di­ca que en el ter­cer tri­mes­tre ese gua­ris­mo se ha­brá ubi­ca­do en torno al cin­co por cien­to.

Más rá­pi­da que el PIB es la evo­lu­ción de la de­man­da agre­ga­da, que subió cuatro por cien­to in­ter­anual en el se­gun­do tri­mes­tre y po­dría ano­tar un 6,5 por cien­to en el ter­ce­ro.

La con­tra­ca­ra: por un la­do, el cre­cien­te dé­fi­cit del sec­tor ex­terno y, por el otro, no só­lo la di­fi­cul­tad para per­fo­rar el pi­so de 1,5 por cien­to men­sual, sino el ries­go de un re­bro­te de la in­fla­ción.

Es­tos efec­tos co­la­te­ra­les son, por el mo­men­to, una se­ñal de ad­ver­ten­cia que no lle­ga a da­ñar la mar­cha de la eco­no­mía, pe­ro de­ben ser con­si­de­ra­dos en fun­ción de las pro­yec­cio­nes para 2018.

Un ries­go (me­nos pro­ba­ble) es que se com­pli­quen las con­di­cio­nes ex­ter­nas para el fi­nan­cia­mien­to del dé­fi­cit fis­cal; el otro (más pro­ba­ble) es que el Ban­co Cen­tral en­du­rez­ca an­tes de fin de año la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria bus­can­do lo­grar que se re­duz­ca la bre­cha en­tre ex­pec­ta­ti­vas y me­ta de in­fla­ción.

Es­to re­per­cu­ti­ría so­bre el mer­ca­do de bie­nes du­ra­bles y pue­de ha­cer más rís­pi­das las pa­ri­ta­rias que arran­can en mar­zo, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de­be­ría afec­tar el cli­ma de in­ver­sión.

Con la re­cu­pe­ra­ción ya enraizada en la fran­ja del con­su­mo, el ni­vel de ac­ti­vi­dad pa­re­ce en­trar en un círcu­lo vir­tuo­so por el que los buenos nú­me­ros de 2017 co­mien­zan a ex­tra­po­lar­se para 2018.

Dos años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to es al­go que no se veía des­de 2010, fe­nó­meno que es re­for­za­do por la per­cep­ción po­si­ti­va en tér­mi­nos de go­ber­na­bi­li­dad para la eta­pa que ha­brá de inau­gu­rar­se des­pués del 22 de oc­tu­bre.

Aun­que pa­rez­ca tau­to­ló­gi­co, si las ex­pec­ta­ti­vas se in­cli­nan ha­cia más ac­ti­vi­dad, es­te es­ce­na­rio es más fá­cil de al­can­zar. Los ín­di­ces de con­fian­za en el Go­bierno y los vin­cu­la­dos al con­su­mo es­tán cer­ca de sus má­xi­mos en mu­cho tiem­po, pe­ro es­to dis­ta de ser un fe­nó­meno sub­je­ti­vo.

Ter­mó­me­tro

La re­cau­da­ción de im­pues­tos aso­cia­dos al mer­ca­do in­terno, que en el se­gun­do tri­mes­tre ha­bía subido en tér­mi­nos reales un 3,5 por cien­to in­ter­anual, pa­só a una va­ria­ción de 5,4 por cien­to en el ter­ce­ro, mien­tras que un in­su­mo cla­ve en los bie­nes de con­su­mo (pa­pel y car­tón), cu­ya pro­duc­ción en abril-ju­nio to­da­vía es­ta­ba ca­yen­do 3,4 por cien­to in­ter­anual, pa­só a te­rreno po­si­ti­vo (3,9 por cien­to) en­tre ju­lio y agos­to.

Más aún, los des­pa­chos de ce­men­to del ter­cer tri­mes­tre ya se ubi­can por en­ci­ma de igual pe­río­do de 2015 (pre­vio a la re­ce­sión), mien­tras que el pa­ten­ta­mien­to de au­to­mó­vi­les ce­ro ki­ló­me­tros su­pera en 30,8 por cien­to la mar­ca de ju­lio-sep­tiem­bre de aquel año.

Es­te con­jun­to de no­ve­da­des po­si­ti­vas no de­be ha­cer ol­vi­dar que la de Ar­gen­ti­na es to­da­vía una eco­no­mía con pro­fun­dos des­equi­li­brios, que tie­nen que ver con un dé­fi­cit fis­cal (in­clui­do in­tere­ses) equi­va­len­te a seis pun­tos del PIB (con­si­de­ran­do só­lo el sec­tor pú­bli­co na­cio­nal)

Tam­bién, con una al­ta de­pen­den­cia del fi­nan­cia­mien­to ex­terno (dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te de la ba­lan­za de pa­gos en cuatro pun­tos del PIB) y con un pro­ble­ma in­fla­cio­na­rio que no lo­gra ser en­ca­rri­la­do, en un con­tex­to en el que res­tan ajus­tes de pre­cios re­la­ti­vos (ta­ri­fas).

Es más, los da­tos que se co­no­cen de sep­tiem­bre mues­tran un re­pun­te de los ín­di­ces, tan­to en tér­mi­nos men­sua­les co­mo en el acu­mu­la­do de 12 me­ses.

Al­gu­nas en­cues­tas pri­va­das ubi­can es­tos da­tos cer­ca de dos y de 25 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, cuando has­ta ju­lio/agos­to esos an­da­ri­ve­les se co­rres­pon­dían más con 1,5 y 23 por cien­to.

Si bien el Ban­co Cen­tral pa­re­ce re­sig­na­do a acep­tar co­mo un he­cho el in­cum­pli­mien­to de la me­ta de in­fla­ción de es­te año (el to­pe ha­bía si­do fi­ja­do en 17 por cien­to), no ha­bría que su­po­ner que si­mi- lar ac­ti­tud asu­mi­rá con los ob­je­ti­vos de 2018. Un en­du­re­ci­mien­to adi­cio­nal de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en lo que res­ta del año pa­re­ce ca­da vez más pro­ba­ble, y es­to re­per­cu­ti­ría en la di­ná­mi­ca del cré­di­to, así co­mo en el ma­ne­jo del ca­pi­tal de tra­ba­jo de las em­pre­sas.

Es­ce­na­rio

¿Sig­ni­fi­ca es­to que pue­de abor­tar­se el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía? No con­vie­ne apre­su­rar con­clu­sio­nes. Pri­me­ro, hay que ver de qué mag­ni­tud y ex­ten­sión es el alu­di­do re­bro­te in­fla­cio­na­rio. Se­gun­do, el im­pac­to de las ta­sas de in­te­rés se da so­bre las de­ci­sio­nes de cor­to pla­zo, por lo que no de­be­ría in­fluir so­bre pro­yec­tos de in­ver­sión que se re­cu­pe­ran en años.

Ter­ce­ro, la obra pú­bli­ca no es­tá ame­na­za­da en es­te es­ce­na­rio.

Cuar­to, el flu­jo de ca­pi­ta­les al país no ten­dría que ver­se in­te­rrum­pi­do por ese mo­ti­vo.

Quin­to, otros vec­to­res que em­pu­jan el cre­ci­mien­to pue­den re­cu­pe­rar pro­ta­go­nis­mo: Bra­sil, por ejem­plo, que aca­ba de sa­lir de la re­ce­sión, po­dría lle­gar a cre­cer en­tre 2,5 y tres por cien­to en 2018, en la me­di­da en que el ries­go po­lí­ti­co se man­ten­ga es­ta­bi­li­za­do, de­bi­do a que la in­fla­ción per­fo­ran­do el pi­so de tres por cien­to anual es­tá per­mi­tien­do una agre­si­va ba­ja de las ta­sas de in­te­rés.

Aun con esos con­tra­pe­sos, no de­ja de preo­cu­par que, co­mo re­sul­ta­do no desea­do, los pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra se agra­ven en el ho­ri­zon­te cer­cano.

Con el ti­po de cam­bio dis­ci­pli­na­do por la ta­sa de in­te­rés y el fi­nan­cia­mien­to ex­terno del dé­fi­cit fis­cal, la re­bel­día de la in­fla­ción com­pli­ca la ecua­ción de cos­tos de un mo­do no pa­sa­je­ro.

Qui­zá el Go­bierno pe­có de op­ti­mis­mo cuando a fi­nes de 2015 se pro­pu­so lle­gar a una in­fla­ción de un dí­gi­to ba­jo en 2019, pe­se al abul­ta­do dé­fi­cit fis­cal, la iner­cia que im­po­ne nues­tra his­to­ria y los cue­llos de bo­te­lla que se pro­du­cen por el la­do de la ofer­ta ape­nas la eco­no­mía co­mien­za a po­ner­se en mar­cha.

* Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea.

CON LA RE­CU­PE­RA­CIÓN YA ENRAIZADA EN LA FRAN­JA DEL CON­SU­MO, EL NI­VEL DE AC­TI­VI­DAD PA­RE­CE EN­TRAR EN UN CÍRCU­LO VIR­TUO­SO QUE PO­DRÍA IR HA­CIA 2018.

(ilus­tra­ción de eric zam­pie­ri)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.