La re­for­ma la­bo­ral exi­ge coope­ra­ción

Cuán­to es­tán dis­pues­tos a ce­der las em­pre­sas, los gre­mios y el Go­bierno pa­ra mejorar la com­pe­ti­ti­vi­dad del tra­ba­jo. Las pis­tas que de­jó el Coloquio de Idea en Mar del Pla­ta.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar En­via­do es­pe­cial a Mar del Pla­ta

La re­for­ma la­bo­ral que el Go­bierno im­pul­sa­rá, tras las elecciones le­gis­la­ti­vas, es­tá en pleno de­ba­te en el eco­sis­te­ma gre­mial-em­pre­sa­rial.

Mejorar la de­te­rio­ra­ra com­pe­ti­ti­vi­dad de los pro­duc­tos ar­gen­ti­nos y con­se­guir una reac­ción –tar­día, pe­ro reac­ción al fin– an­te la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca son los mo­ti­vos es­gri­mi­dos pa­ra avan­zar so­bre nor­mas y pro­ce­sos.

La re­for­ma la­bo­ral en Bra­sil es un in­vi­ta­do no desea­do a es­te cóc­tel, en el que es­tá en jue­go ni más ni me­nos que la sub­sis­ten­cia de la cla­se me­dia, el múscu­lo di­ná­mi­co de la eco­no­mía del país.

La cues­tión es de tal prio­ri­dad que al 53º Coloquio Anual de Idea, que con­clu­yó el vier­nes con un dis­cur­so del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, acu­dió me­dia do­ce­na de po­pes sin­di­ca­les que en­tra­ron en el es­pi­no­so te­rreno del diá­lo­go con re­fe­ren­tes em­pre­sa­ria­les.

Hay, eso sí, una coin­ci­den­cia pre­li­mi­nar en­tre am­bas par­tes. No ha­brá re­for­ma si an­tes no hay cam­bios im­po­si­ti­vos. Las fle­xi­bi­li­da­des en los con­ve­nios su­man cen­ta­vos fren­te a la presión fis­cal que in­ci­de en la mi­tad del pre­cio fi­nal de cual­quier pro­duc­to o ser­vi­cio “ma­de in Ar­gen­ti­na”.

Pe­ro ese es otro de­ba­te en el que, en apa­rien­cia, el Congreso de la Na­ción ten­drá un rol mucho más im­por­tan­te que el que po­dría ejer­cer en la re­for­ma la­bo­ral en la que, co­mo mucho, se­gún dis­tin­tas fuen­tes, se cir­cuns­cri­bi­rá a san­cio­nar un blan­queo.

Es una for­ma de es­ca­par­le tam­bién a una de­rro­ta si­mi­lar a la que ob­tu­vie­ron ofi­cia­lis­mos de otras épo­cas. No hay, por el mo­men­to, na­da se­gu­ro, pe­ro en es­te Coloquio dis­tin­tos ac­to­res de­ja­ron su im­pre­sión so­bre los ca­na­les por los que de­be­ría tran­si­tar la nue­va con­fi­gu­ra­ción del tra­ba­jo. Son cri­te­rios par­cia­les, pe­ro que su­man pa­ra me­dir de qué se tra­ta.

Pa­ra em­pe­zar a dis­cu­tir

Mar­cos Gal­pe­rín, el fun­da­dor y CEO de Mer­ca­do Li­bre, uno de los pri­me­ros em­pre­sa­rios en ad­ver­tir el fuer­te im­pac­to de la re­for­ma bra­si­le­ña en el mun­do la­bo­ral ar­gen­tino, en­fa­ti­zó que cual­quier ne­go­cia­ción lo pri­me­ro que de­be hacer es “ga­ran­ti­zar el po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios ac­tua­les, por­que de lo con­tra­rio se­rá im­po­si­ble em­pe­zar a de­ba­tir”.

Por su la­do, Gui­ller­mo Pereyra, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to de Pe­tró­leo y Gas Pri­va­do de Neu­quén, re­co­men­dó con én­fa­sis no to­car la Ley de Con­tra­to de Tra­ba­jo 20.744. “Es de van­guar­dia en el mun­do. Si hay algo que mo­di­fi­car, se de­be hacer en el con­ve­nio co­lec­ti­vo de ca­da sec­tor”, re­mar­có.

El gre­mia­lis­ta habló a la luz del acuer­do que lle­gó con el pre­si­den­te de YPF, Mi­guel Gu­tié­rrez, pa­ra ex­plo­tar Va­ca Muer­ta, ex­pe­rien­cia que le per­mi­tió a la pe­tro­le­ra pa­sar de 40 a 70 frac­tu­ras men­sua­les, con un ho­ri­zon­te de 100 a 120. Es de­cir, pro­duc­ti­vi­dad pu­ra.

Aun­que An­to­nio Ca­ló, el ti­tu­lar de la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo (CGT) y de la Unión Obre- ra Me­ta­lúr­gi­ca (UOM), con­si­de­ró que en ese con­ve­nio pe­tro­le­ro las co­sas fue­ron más fá­ci­les por tra­tar­se de una ac­ti­vi­dad nue­va, lo que en reali­dad hi­cie­ron las par­tes fue agre­gar­le aden­das al con­ve­nio co­lec­ti­vo ne­go­cia­do en 2012.

Se­gún Gu­tié­rrez, pri­me­ro hay que en­ten­der “los lí­mi­tes de las par­tes en la ne­go­cia­ción”.

“La ver­da­de­ra re­for­ma la­bo­ral es­tá en los de­ta­lles de las ac­ti­vi­da­des. El pri­mer bo­rra­dor que se en­vió nos lo ti­ra­ron por la ca­be­za”, re­cor­dó. Su­gi­rió, en­ton­ces, que las ne­go­cia­cio­nes de­ben ha­cer­se “pun­to por pun­to”, en un “ida y vuel­ta” en­tre las par­tes.

Con esa es­tra­te­gia, YPF con­si­guió el 70 por cien­to de sus plan­teos al gre­mio. “Un 30 por cien­to que­dó afue­ra; es un mar­gen pro­pio de una ne­go­cia­ción”, di­jo.

To­yo­ta y el Sin­di­ca­to de Me­cá­ni­cos y Afi­nes (Sma­ta) cons­ti­tu­yen otro ca­so. Las re­for­mas se ne­go­cia­ron en 2010, pa­ra dar com­pe­ti­ti­vi­dad a la plan­ta de Zá­ra­te fren­te al po­lo in­dus­trial del gru­po en Tai­lan­dia, a fin de com­pe­tir en mer­ca­dos ex­ter­nos.

Da­niel He­rre­ro, pre­si­den­te de la au­to­mo­triz, di­jo que, cuan­do la dis­cu­sión co­men­zó, “la re­la­ción con el sin­di­ca­to era pé­si­ma”. Las tra­ta­ti­vas fue­ron di­rec­tas con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sma­ta, Ri­car­do Pig­na­ne­lli.

“Nos jun­tá­ba­mos to­das las se­ma­nas a dis­cu­tir, pe­ro en un es­cri­to­rio, no den­tro de la em­pre­sa, por­que cual­quier desave­nen­cia po­dría re­per­cu­tir en la ac­ti­vi­dad de la plan­ta”, co­men­tó.

Uno de los ejes fue el au­sen­tis­mo del 10 por cien­to, jus­ti­fi­ca­do con cer­ti­fi­ca­dos de los ope­ra­rios. “Acor­da­mos que la úl­ti­ma pa­la­bra la ten­dría siem­pre el mé­di­co de To­yo­ta y, an­te una du­da, una jun- ta mé­di­ca, que en reali­dad nun­ca tu­vi­mos que hacer”. El in­di­ca­dor ca­yó a tres pun­tos.

Se­gún He­rre­ro, la me­jo­ra en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les es cla­ve pa­ra su­bir la pro­duc­ti­vi­dad. La er­go­no­mía –la re­la­ción en­tre el tra­ba­ja­dor y las má­qui­nas– la ma­ne­ja el sin­di­ca­to. “Aca­ba­mos de ins­ta­lar ai­re acon­di­cio­na­do en to­da la plan­ta”, pun­tua­li­zó.

El cau­ce por el cual de­ben tran­si­tar los even­tua­les con­flic­tos es otro as­pec­to que los em­pre­sa­rios quie­ren dis­cu­tir. Paolo Roc­ca, el pre­si­den­te del Gru­po Te­chint, re­ve­ló que tan­to él co­mo Ca­ló “su­frie­ron” cuan­do 10 per­so­nas con un fo­gón pa­ra­li­za­ron la plan­ta de Si­der­ca Te­na­ris.

De­ba­te. Uno de los ejes de dis­cu­sión en Idea fue có­mo en­ca­rar la re­for­ma la­bo­ral pa­ra mejorar la com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.