Su­be la espuma en la pro­duc­ción y de­man­da de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les

En me­dio de la Ok­to­ber­fest, hubo un congreso de pro­duc­to­res en Vi­lla Ge­ne­ral Bel­grano que ana­li­zó el fuer­te cre­ci­mien­to de la ofer­ta y de la de­man­da.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Ca­ri­na Mon­gi Co­rres­pon­sa­lía

VI­LLA GE­NE­RAL BEL­GRANO. De gol­pe, la cer­ve­za ar­te­sa­nal ga­nó vo­lu­men en Cór­do­ba y en el país. La be­bi­da pre­pa­ra­da en for­ma ca­se­ra de­jó de ser só­lo un

hobby de ga­ra­je y co­men­zó a ga­nar mer­ca­do co­mo pro­duc­to gour

met en ba­res y res­tau­ran­tes. De pa­sa­tiem­po so­cial gi­ró a fe­nó­meno co­mer­cial, po­si­bi­li­tan­do el cre­ci­mien­to de un ni­cho pa­ra gen­te de­seo­sa de pro­bar sa­bo­res di­fe­ren­tes, en me­dio de un mer­ca­do con pro­duc­tos in­dus­tria­li­za­dos y pa­re­ci­dos en­tre sí.

Ese es el camino que re­co­rrie­ron, en­tre otros pro­duc­to­res, Leo­nar­do Fe­rra­ri y su es­po­sa Ma­ria­na, de An­ta­res, una mar­ca ya con­so­li­da­da a ni­vel na­cio­nal.

Co­men­za­ron en 1994 con una olla de 20 li­tros y hoy pro­du­cen cin­co mi­llo­nes de li­tros al año. Cua­tro años des­pués de ese ini­cio de afi­cio­na­dos en su ca­sa de Mar del Pla­ta, mon­ta­ron una pe­que­ña fá­bri­ca en un bar.

Re­cién en 2005 de­ja­ron las ocu­pa­cio­nes que “les da­ban de co­mer”, co­mo in­ge­nie­ro quí­mi­co y di­se­ña­do­ra in­dus­trial, pa­ra vi­vir de la cer­ve­za que hoy dis­tri­bu­yen en todo el país.

En ese cre­ci­mien­to de­bie­ron apren­der a ser em­pre­sa­rios y ma­ne­jar el ne­go­cio. Fe­rra­ri destacó que se pro­du­jo un cam­bio en el gus­to de la gen­te: “Se re­fi­na­ron los pa­la­da­res, en vi­nos, ca­fés y mu­chas ca­te­go­rías, y la cer­ve­za no fue la ex­cep­ción”, di­jo.

Fe­rra­ri fue una de las 120 per­so­nas, en su ma­yo­ría pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res, que asis­tie­ron al pri­mer “Bier Kon­gress” (Congreso Cer­ve­ce­ro, en ale­mán), que se reali­zó aquí, en pa­ra­le­lo a la Fies­ta Na­cio­nal de la Cer­ve­za que cul­mi­na­rá ma­ña­na.

Du­ran­te el congreso, es­pe­cia­lis­tas y pro­duc­to­res brin­da­ron char­las so­bre dis­tin­tos as­pec­tos, des­de bue­nas prác­ti­cas, uso de in­su­mos y con­se­jos em­pre­sa­ria­les.

Has­ta unos 15 años atrás, la in­for­ma­ción y los pro­vee­do­res eran es­ca­sos. Hoy esa reali­dad cam­bió y los co­no­ci­mien­tos y equi­pos es­tán al al­can­ce de quien desee ini­ciar­se, in­clu­so en ca­sa.

“An­tes ha­bía mucho de prue­ba y error”, ad­mi­tió Mar­ce­lo Ovie­do, otro mi­ni­pro­duc­tor. El camino aho­ra es­tá mucho más alla­na­do pa­ra los nue­vos em­pren­de­do­res cer­ve­ce­ros. “No es pá­del” “En Cór­do­ba la ac­ti­vi­dad ha ex­plo­ta­do, es­tán abrien­do uno o dos ba­res por se­ma­na o los que ya exis­ten se re­con­vier­ten y agre­gan canillas de cer­ve­za ar­te­sa­nal. La de­man­da ex­ce­de lo que las fá­bri­cas po­de­mos ela­bo­rar”, apun­tó Die­go Pas­to­rino, de cer­ve­ce­ría El Búho, con ba­se en La Cum­bre.

Die­go es otro de los que con­vir­tió un “pa­sa­tiem­po” en un em­pren­di­mien­to sus­ten­ta­ble. “Es­to no es una mo­da pa­sa­je­ra, sino una ten­den­cia. No es pá­del”, ase­gu­ró.

En su ca­so, de­ci­dió apos­tar pa- ra un cam­bio de vi­da y de­jar Bue­nos Ai­res y su pues­to de ge­ren­te de sis­te­mas en una em­pre­sa pa­ra ra­di­car­se en Cór­do­ba a pro­du­cir cer­ve­za.

El Búho es­tá por cum­plir 15 años, con una pro­duc­ción de 20 mil li­tros por mes, al to­pe de la po­ten­cia­li­dad de la em­pre­sa, que se con­su­men en el bar-res­tau­ran­te que po­see en La Cum­bre y en otros lo­ca­les. Pas­to­rino ase­gu­ra que fue el mer­ca­do el que los im­pul­só a cre­cer y no a la in­ver­sa.

Mar­ce­lo Ovie­do es el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res Cer­ve­ce­ros de Vi­lla Ge­ne­ral Bel­grano, que su­ma 15 fa­bri­can­tes ar­te­sa­na­les. Tam­bién bus­can­do un cam­bio de vi­da, una dé­ca­da atrás de­jó su tra­ba­jo de pa­ra­mé­di­co en la ciu­dad de Cór­do­ba pa­ra crear en Ca­la­mu­chi­ta la mar­ca In­ter­la­ken.

Ovie­do ase­gu­ra que la ma­yor de­man­da de cer­ve­za ar­te­sa­nal es una ten­den­cia mun­dial. “Aho­ra le to­ca a La­ti­noa­mé­ri­ca”, agre­ga. El pri­mer año pro­du­jo tres mil li­tros. Lue­go, cre­ció en can­ti­dad y ca­li­dad y hoy y fue ga­nan­do mer­ca­dos.

Mar­ce­lo Rog­gio, de Pe­ñón del Águi­la, apun­ta: “No nos que­dó otra op­ción que hacer cer­ve­za”, El par­que te­má­ti­co de ese nom­bre, em­pla­za­do en La Cum­bre­ci­ta, los mo­ti­vó a su­mar una cer­ve­za pro­pia pa­ra su res­tau­ran­te. Arran­ca­ron con me­nos de mil li­tros, pa­sa­ron a 10 mil y hoy fa­bri­can unos 120 mil, con una plan­ta nue­va y ba­res pro­pios.

Es ade­más la pri­me­ra cer­ve­za ar­te­sa­nal en la­ta de Ar­gen­ti­na. “Pa­sa co­mo con el vino: la gen­te to­ma­ba vino de me­sa y lue­go co­men­zó a des­cu­brir otro mun­do, y con la cer­ve­za des­cu­brió cien­tos de op­cio­nes y gus­tos”, aña­de Rog­gio.

Ba­res. Jun­to con la mo­vi­da ar­te­sa­nal, va­rias mar­cas lo­ca­les tra­ba­ja­ron la in­te­gra­ción ver­ti­cal con sus pro­pios ba­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.