Ta­sas más al­tas y nue­va me­ta fis­cal pa­ra cal­mar a los mer­ca­dos.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar Da­niel Alonso

A127 días de la ya cé­le­bre re­ca­li­bra­ción de las me­tas de in­fla­ción, y en me­dio de una pa­vo­ro­sa fal­ta de tim­ming y de coor­di­na­ción, el Go­bierno na­cio­nal pre­sen­tó en so­cie­dad la re-re­ca­li­bra­ción.

No es aho­ra el sin­ce­ra­mien­to de lo que no se po­día cum­plir, sino una ace­le­ra­ción en el rit­mo, pa­ra ba­jar el dé­fi­cit fis­cal.

El vier­nes pa­sa­do to­do el mun­do se le­van­tó tem­pra­ni­to. Ha­bía que dar una se­ñal fuer­te y con­cre­ta an­tes de la aper­tu­ra del mer­ca­do.

El con­tras­te en la pues­ta en es­ce­na no fue me­nor. De aque­lla foto del 28 de di­ciem­bre del equi­po eco­nó­mi­co, fo­go­nea­da por la du­pla Mar­cos Pe­ña-Ma­rio Quin­ta­na (je­fe y vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te, res­pec­ti­va­men­te), se pa­só a un co­mu­ni­ca­do del Ban­co Cen­tral y a una con­fe­ren­cia de los mi­nis­tros Ni­co­lás Du­jov­ne (Ha­cien­da) y Luis Capu­to (Fi­nan­zas).

Ade­más de Pe­ña, el gran au­sen­te fue Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, el je­fe del Cen­tral, cu­ya cre­di­bi­li­dad ha­bía que­da­do se­ria­men­te da­ña­da en el cie­rre de 2017 y a quien el mer­ca­do le tor­ció el bra­zo sin anes­te­sia en una pul­sea­da en la que el múscu­lo po­lí­ti­co lle­gó, otra vez, de­ma­sia­do tar­de.

Cuan­do lo hi­zo, el Cen­tral ya ha­bía sa­cri­fi­ca­do po­co más de 5.200 mi­llo­nes de dó­la­res de sus re­ser­vas, es de­cir, al­re­de­dor de 120 mil mi­llo­nes de pe­sos al ti­po de cam­bio de esos días, lo que equi­va­le a ca­si 80 por cien­to del gas­to en sub­si­dios ener­gé­ti­cos y de trans­por­te pre­su­pues­ta­do pa­ra es­te año.

Por eso tu­vie­ron que po­ner la ca­ra Du­jov­ne y Capu­to, pa­ra dar ga­ran­tías des­de la po­lí­ti­ca fis­cal. Si eso hu­bie­ra ocu­rri­do con ma­yor én­fa­sis en di­ciem­bre, la vo­la­ti­li­dad ex­ter­na por la suba de ta­sas en los bo­nos del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se (su­ma­da al im­pues­to a la ren­ta fi­nan­cie­ra pa­ra ex­tran­je­ros) hu­bie­se te­ni­do un efec­to más aco­ta­do.

Y por eso Stur­ze­neg­ger ni apa­re­ció, aun­que el to­que­teo con­ti­nuo de la ta­sa de in­te­rés tam­po­co es ino­cuo. Cam­biar el in­di­ca­dor de re­fe­ren­cia tres ve­ces en ape­nas sie­te días se pa­re­ce más a un ges­to de de­ses­pe­ra­ción que a una es­tra­te­gia. Una co­sa es te­ner au­to­ri­dad y otra bien dis­tin­ta es la cre­di­bi­li­dad.

Ade­más, un ni­vel de ta­sas del 40 por cien­to de­be­ría te­ner una vi­da bien cor­ta. ¿Aca­so al­guien ima­gi­na una eco­no­mía fun­cio­nan­do con se­me­jan­te cos­to?

Lo cual, ade­más, lle­va a una pre­mo­ni­ción: en al­gún mo­men­to el Cen­tral vol­ve­rá a to­car la ta­sa, es­pe­re­mos que es­ta vez sea pa­ra ba­jar­la, y que ese rum­bo se con­so­li­de.

Aho­ra bien, ¿el mer­ca­do se cal­mó por la se­duc­ción de una exor­bi­tan­te ta­sa o por la nue­va me­ta fis­cal? En lo in­me­dia­to, la fuer­za vino del sa­bla­zo del Stur­ze­neg­ger.

Pe­ro en lo me­dia­to, el nue­vo dé­fi­cit pri­ma­rio (2,7 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to) de­be­ría ayu­dar co­mo an­cla. ¿Có­mo se lle­ga­rá a ese escalón de ajus­te?

Con los nú­me­ros del pri­mer cua­tri­mes­tre del año, el eco­no­mis­ta Na­din Ar­ga­ña­raz pro­yec­tó un so­bre­cum­pli­mien­to de la me­ta fis­cal sin efec­to re­ca­li­bra­ción.

Se men­cio­na aho­ra un aho­rro de 3.200 mi­llo­nes de dó­la­res y la úni­ca pis­ta es una re­duc­ción en el gas­to de ca­pi­tal, que alimenta a los tra­ba­jos pú­bli­cos, uno de los po­cos sec­to­res que ayu­da a que el ni­vel de ac­ti­vi­dad se sos­ten­ga.

Eso sig­ni­fi­ca que el sa­cri­fi­cio só­lo se ofre­ce­rá en el al­tar de la obra pú­bli­ca, que es, co­mo siem­pre, el úni­co gas­to fle­xi­ble, por lo que el nú­cleo du­ro del que se alimenta el “ro­jo” fis­cal no cam­bia­rá de­ma­sia­do.

El 4M y el 28D. Arri­ba, los mi­nis­tros Du­jov­ne y Capu­to, en el anun­cio del pa­sa­do vier­nes 4. Aba­jo, jun­to con Stur­ze­neg­ger y Pe­ña, el 28 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.