Luis Gon­zá­lez di­bu­jó su des­tino en la Pyme que aho­ra con­du­ce.

A ve­ces el des­tino tie­ne sus pro­pias ju­ga­das. Es el ca­so de es­te em­pre­sa­rio que lle­gó de di­bu­jan­te a una Pyme y hoy la con­du­ce ha­cia nue­vos desafíos.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Era es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio cuan­do un avi­so cla­si­fi­ca­do, en el que se pe­día per­so­nal, le cam­bió la vi­da. Luis Gon­zá­lez es la con­ti­nui­dad de la em­pre­sa fun­da­da por dos in­ge­nie­ros es­pe­cia­li­za­dos en la cli­ma­ti­za­ción in­dus­trial. Gran­des obras y es­truc­tu­ras co­no­cen los ser­vi­cios de una Pyme en pleno cre­ci­mien­to.

–¿Es di­fí­cil ven­der ingeniería?

–(Ríe) Qué bue­na pre­gun­ta. A ve­ces sí, cues­ta ven­der ingeniería, na­die la pa­ga de­ma­sia­do. Sí se pa­ga cuan­do un clien­te asi­mi­la que uno le da una so­lu­ción. Ese clien­te si­gue com­pran­do so­lu­cio­nes pa­ra lo que ne­ce­si­te, y ya ahí cam­bia el víncu­lo.

–Por­que la ingeniería es un ser­vi­cio pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién un pro­duc­to en sí mis­mo.

–Es un pro­duc­to que no es­tá muy bien pa­go en es­te país. Es­ta em­pre­sa na­ció de la mano de los in­ge­nie­ros Da­niel Fur­lang y Jor­ge Ber­ge­ro, que la pelearon mu­cho. Yo, en cam­bio, en­tré en 1999 co­mo di­bu­jan­te pro­yec­tis­ta, por­que era es­tu­dian­te de ingeniería ae­ro­náu­ti­ca.

–En­con­tró su lu­gar en el mun­do.

–Fue ca­sua­li­dad, soy de La Pam­pa, bus­ca­ba tra­ba­jo en el dia­rio por­que mis vie­jos no me po­dían man­te­ner más y vi el avi­so pi­dien­do un di­bu­jan­te. Des­pués, por la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar, de­jé de es­tu­diar. Por suer­te hoy te­ne­mos in­ge­nie­ros pa­ra asis­tir­nos.

–O sea, es­ta fue su fa­cul­tad.

–Cla­ro, aquí aden­tro hi­ce to­da la es­cue­la: era asis­ten­te de di­bu­jo, ma­ne­ja­ba la mu­li­ta, aten­día el te­lé­fono, tra­ba­ja­ba en los equi­pos, ha­cía los re­mi­tos, ¡to­do! A fi­na­les de 2000 es­tá­ba­mos ter­mi­nan­do la plan­ta de ca­jas de trans­mi­sión MQ-200A de Volks­wa­gen y yo es­ta­ba a car­go por la con­fian­za que me ha­bían da­do.

–¿Qué hi­cie­ron en esa que es una plan­ta im­por­tan­te?

–To­da la ca­lo­ven­ti­la­ción de la plan­ta, una “ca­sa de ai­re”, el sis­te­ma in­yec­ta ai­re fil­tra­do o ca­le­fac­cio­na­do. La MQ-200B, que tam­bién la hicimos no­so­tros, in­cluía to­do el ai­re acon­di­cio­na­do de la plan­ta.

–Re­cuer­do que era al­go ca­si úni­co en Cór­do­ba que una plan­ta tu­vie­ra ai­re acon­di­cio­na­do.

–Sí, a fi­nes de 2001, los fun­da­do­res ha­bían ido a Bra­sil al mon­ta­je de es­ta­cio­nes de ser­vi­cio pa­ra GNC y me pi­die­ron que me hi­cie­ra car­go, jun­to con otros dos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Ahí arran­có una nue­va eta­pa de la em­pre­sa. No te­nía­mos pla­ta ni pa­ra com­prar un tor­ni­llo, pe­ro sí tra­ba­jos de ser­vi­cios y man­te­ni­mien­to.

–¿Có­mo­cua­les?

–Tra­ba­ja­mos pa­ra Aguas Cor­do­be­sas, hos­pi­tal Pri­va­do, Geor­ga­los, Ar­cor, só­lo man­te­ni­mien­to. En sep­tiem­bre de 2002 nos lla­ma­ron pa­ra la pri­me­ra obra de es­ta nue­va fir­ma que ar­ma­mos en Ar­cor

de Re­creo (Ca­ta­mar­ca). Uno de los an­ti­guos so­cios nos pres­tó di­ne­ro a cam­bio de una co­mi­sión, y ahí arran­ca­mos.

–¿Ese tra­ba­jo fue un pun­ta­pié?

–En esa plan­ta se fa­bri­can to­dos los ca­ra­me­los go­mi­ta y no­so­tros de­bía­mos fa­bri­car los se­ca­de­ros de ese pro­duc­to.

–¡Cuán­tas apli­ca­cio­nes tie­ne es­to!, ¿no?

–In­fi­ni­dad. Se di­ce que Wi­llis Ca­rrier in­ven­tó el ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra que se pu­die­ra se­car la tin­ta en una em­pre­sa edi­to­rial de Es­ta­dos Uni­dos. Des­pués de esa pri­me­ra obra, si­guie­ron apa­re­cien­do opor­tu­ni­da­des, a los dos años les ha­bía­mos com­pra­do la mi­tad de la em­pre­sa a los an­ti­guos due­ños.

–En­gra­nó el ne­go­cio. ¿Qué otras obras hi­cie­ron?

–En Ar­cor, pa­ra ha­cer los tu­rro­nes, ha­ce fal­ta frío. Pa­ra que no se pe­guen los ca­ra­me­los en el pa­pel, tam­bién. Pa­ra la pro­duc­ción de Bon o Bon, des­de la hu­mec­ta­ción de la ma­sa, su se­ca­do, los ba­ños de chocolate, to­do lle­va frío. Los he co­mi­do con ba­ño, sin ba­ño, con la cre­ma so­la, de to­das las for­mas po­si­bles (ríe), ha­cien­do prue­bas.

–O sea que es una ac­ti­vi­dad siem­pre desafian­te.

–Ufff, mi­re es­to: pa­ra man­te­ner los es­pá­rra­gos en con­di­cio­nes hay que man­te­ner­los a dos gra­dos con 96 por cien­to de hu­me­dad por­que si no se des­hi­dra­tan y en­ve­je­cen. O ca­bi­nas de pin­tu­ras pa­ra la Co­nae, par­tes de sa­té­li­tes ba­jo de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes am­bien­ta­les. Es­to sin con­tar cen­tros co­mer­cia­les o se­des cor­po­ra­ti­vas co­mo la de Tar­je­ta Na­ran­ja. Des­de agos­to de 2015 que­dé con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de la fir­ma.

–Se me rom­pe la ca­be­za con es­to: de­be ha­ber mu­chos im­pre­vis­tos en obras de es­ta na­tu­ra­le­za.

–Pla­ni­fi­ca­mos ca­si to­do, el cien­to por cien­to es di­fí­cil. Pe­ro lo que más nos hi­zo re­ne­gar es que dos años atrás no se con­se­guía na­da, nos fal­ta­ban par­tes pa­ra ar­mar los pro­yec­tos. Por el cie­rre de las im­por­ta­cio­nes, de­bi­mos ape­lar mu­cho al in­ge­nio pa­ra ha­cer­nos de cier­tos in­su­mos. Y lue­go los pro­ble­mas que mu­chas in­dus­trias se­ña­lan, con la es­ca­sez de téc­ni­cos.

–¿Exis­te la chan­ce de que, ade­más de mon­tar un sis­te­ma, pue­dan fa­bri­car un pro­duc­to se­ria­do?

–Sí, quie­ro con­cen­trar­me en un pro­duc­to vo­lu­mi­no­so, de po­cas uni­da­des, pe­ro im­por­tan­te. Son los in­ter­cam­bia­do­res de ca­lor pa­ra el gas na­tu­ral. Ya he­mos he­cho va­rios pa­ra Eco­gas, pe­ro es un pro­duc­to es­pe­cial pa­ra la in­dus­tria pe­tro­le­ra aho­ra que es­tá tan en au­ge. Ne­ce­si­to certificar nor­mas y en eso es­ta­mos.

–¿Qué ha­ce ese equi­po?

–El gas se tras­la­da por el ga­so­duc­to a 70 ki­los de pre­sión, cuan­do le ba­jan la pre­sión pa­ra en­trar la red a un pue­blo, el gas se con­ge­la, en­ton­ces con un equi­po nues­tro lo ca­len­ta­mos. Es co­mo un gran ter­mo­tan­que en el que, en lu­gar de cir­cu­lar agua, cir­cu­la gas que se ca­lien­ta con gas. Lo tra­ba­ja­mos mu­cho con el in­ge­nie­ro Fur­lán.

–Us­ted ven­de ingeniería, fa­bri­ca y trae equi­pos o par­tes. ¿Cuál es su opi­nión so­bre la im­por­ta­ción?

–En el país te­ne­mos mu­cha ca­pa­ci­dad pa­ra fa­bri­car equi­pos pe­sa­dos, pe­ro hay ele­men­tos don­de es­ta­mos a una lar­ga dis­tan­cia de lo que exis­te en el mun­do, co­mo PLC, con­tro­les, va­ria­do­res de fre­cuen­cia. Nos lle­van años de desa­rro­llo, no tie­ne sen­ti­do apos­tar a eso. De­be­mos bus­car qué ven­der­le al mun­do con va­lor agre­ga­do en lu­gar de fre­nar la tec­no­lo­gía.

–¿Cuál es el ta­ma­ño de su em­pre­sa pa­ra el mer­ca­do?

–El año pa­sa­do se co­mer­cia­li­za­ron en la Ar­gen­ti­na 98 mil to­ne­la­das de re­fri­ge­ra­ción. Ca­rrier de­be ha­ber ven­di­do ca­si 40 mil y no­so­tros cer­ca de ocho mil. A par­tir de las 10 to­ne­la­das pa­ra arri­ba de re­fri­ge­ra­ción, to­do es in­dus­trial. Aho­ra va­mos a pro­fun­di­zar nues­tra lle­ga­da con pro­duc­tos split pa­ra ho­ga­res y ofi­ci­nas. Es otro mer­ca­do, pe­ro po­de­mos ha­cer­lo.

–¿Tie­ne buen mar­gen es­ta ac­ti­vi­dad?

–An­tes de Ga­nan­cias, ocho por cien­to de la fac­tu­ra­ción. Cuan­do lle­ga al 10 ce­le­bra­mos.

–¿El au­men­to ta­ri­fa­rio des­mo­ti­vó la in­ver­sión en equi­pos de re­fri­ge­ra­ción?

–No, el mer­ca­do bus­ca equi­pos más efi­cien­tes. La in­dus­tria res- pon­de a la ne­ce­si­dad. Tra­ta de aho­rrar por el la­do de equi­pos que gas­ten me­nos, 0,52 ki­lo­va­tios por to­ne­la­da en lu­gar de 0,6. Esa pe­que­ña di­fe­ren­cia es mu­cho di­ne­ro en la fac­tu­ra.

–¿Hay pla­nes de cre­ci­mien­to?

–Aca­ba­mos de abrir la nue­va plan­ta y aho­ra hay que pa­gar­la. Pe­ro mi­re, a mi pre­sen­te se lo de­bo a mis vie­jos y a los dos fun­da­do­res de la em­pre­sa. Por su­pues­to que pu­se ga­nas, pe­ro tu­ve mu­cha suer­te, ima­gí­ne­se que lle­gué aquí por un avi­si­to en el dia­rio.

–¿Su­pon­go que ese dia­rio era La­Voz?

–Sí (ri­sas).

ACA­BA­MOS DE ABRIR LA NUE­VA PLAN­TA Y AHO­RA HAY QUE PA­GAR­LA. PE­RO MI­RE, ES­TE PRE­SEN­TE SE LO DE­BO A MIS VIE­JOS Y A LOS DOS FUN­DA­DO­RES DE LA EM­PRE­SA.

(JA­VIER FERREYRA)

Mu­dan­za. “Cues­ta ven­der ingeniería, na­die la pa­ga de­ma­sia­do”, re­co­no­ce Gon­zá­lez, en ple­na mu­dan­za a la nue­va plan­ta de la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.