“Con es­tos cos­tos de ma­ne­jar efec­ti­vo, per­de­mos pla­ta”

Die­go Vi­lle­gas es ge­ren­te de Pro­duc­tos Cor­po­ra­ti­vos de Gi­re, la red no ban­ca­ria más ex­ten­sa del país. Con Ra­pi­pa­go bus­ca ba­jar la re­cau­da­ción con “cash”.

Negocios - - NEGOCIOS + FINANZAS - Laura Gon­zá­lez lgon­za­lez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“EN CÓR­DO­BA, DE LAS 400 BO­CAS DE ATEN­CIÓN QUE TE­NE­MOS, SÓ­LO 75 NO CUEN­TAN CON DÉ­BI­TO TO­DA­VÍA”.

Ha­ce más de 25 años que la em­pre­sa Ra­pi­pa­go es si­nó­ni­mo de co­bro de fac­tu­ras. Tie­ne a car­go la co­bran­za de más de 2.500 em­pre­sas, con seis mil ca­jas en to­do el país. Pe­ro los al­tos cos­tos de mo­ver el efec­ti­vo la obli­gan aho­ra a cam­biar una cul­tu­ra muy arrai­ga­da: que al Ra­pi­pa­go se va con pla­ta.

Es­tá em­pe­ña­da en con­ven­cer a sus clien­tes de que va­yan, pe­ro con la tar­je­ta de dé­bi­to. Ase­gu­ran que la mi­tad de los usua­rios la tie­ne, pe­ro no la usa. Ade­más, con la red Link, se pue­den ha­cer ex­trac­cio­nes, co­mo si se tra­ta­se de un ca­je­ro au­to­má­ti­co (en bre­ve se su­ma­rá Ba­nel­co).

Ra­pi­pa­go es pro­pie­dad de Gi­re, una em­pre­sa del Ban­co San­tan­der, con 850 em­plea­dos en el país. La­Voz con­ver­só con Die­go Vi­lle­gas, ge­ren­te de Pro­duc­tos Cor­po­ra­ti­vos y Nue­vos Ne­go­cios de Gi­re-Ra­pi­pa­go, so­bre có­mo vie­ne el ne­go­cio.

–Al fin se pue­de ir sin pla­ta al Ra­pi­pa­go. ¿Qué pa­só?

–Em­pe­za­mos a per­ci­bir que mu­cha gen­te re­ti­ra­ba efec­ti­vo del ca­je­ro au­to­má­ti­co y en la ven­ta­ni­lla de Ra­pi­pa­go pa­ga­ba en efec­ti­vo: era una in­con­sis­ten­cia. Uno pien­sa que to­dos los clien­tes de Ra­pi­pa­go son no ban­ca­ri­za­dos, pe­ro eso no es tan así: ca­si 50 por cien­to de los sie­te mi­llo­nes de clien­tes tie­nen tar­je­ta de dé­bi­to y una cuen­ta ban­ca­ria, pe­ro por una cues­tión de há­bi­to re­ti­ran el efec­ti­vo y se ma­ne­jan así.

–¿Por qué?

–Es há­bi­to, cos­tum­bre. A ve­ces tie­ne que ver con un te­ma eta­rio, so­cio­cul­tu­ral; pe­ro son há­bi­tos arrai­ga­dos: que al Ra­pi­pa­go se va con efec­ti­vo. A me­dia­dos del año pa­sa­do em­pe­za­mos a po­ner los POS. Hoy te­ne­mos ca­si cua­tro mil lo­ca­les en el país y su­man­do las ca­jas, lle­ga­mos a seis mil. Te­ne­mos el 98 por cien­to de los lo­ca­les cu­bier­tos, es­to es, más de 5.500 ca­jas con dis­po­si­ti­vos pa­ra co­brar con dé­bi­to. En Cór­do­ba, de las 400 que te­ne­mos, só­lo 75 no tie­nen dé­bi­to to­da­vía.

–¿Es­to fue po­si­ble por­que se cam­bió la nor­ma­ti­va que exi­me las ex­trac­cio­nes del im­pues­to al che­que?

–Sí, hu­bo un te­ma de nor­ma­ti­va pa­ra las ex­trac­cio­nes, pe­ro ha­bía un te­ma de in­ter­ope­ra­bi­li­dad con las re­des Ba­nel­co y Link. No­so­tros po­ne­mos el dis­po­si­ti­vo, pe­ro atrás de eso hay que co­nec­tar­se con las re­des, que son las que ha­bi­li­tan. Una vez que pu­di­mos, im­ple­men­ta­mos el ser­vi­cio.

–La in­ten­ción del pro­pio Ban­co Cen­tral es ir eli­mi­nan­do el pa­pel y ban­ca­ri­zar, ha­cien­do que to­do sea di­gi­tal. ¿Cons­pi­ra es­to con­tra el ne­go­cio?

–No, es­ta­mos ali­nea­dos con lo que quie­re el Cen­tral, que es re­du­cir el ma­ne­jo del efec­ti­vo y apun­tar a la ban­ca­ri­za­ción. És­ta pue­de ser ho­me­ban­kig o el uso de me­dios elec­tró­ni­cos de pa­go, co­mo la tar­je­ta de dé­bi­to. Es­tá ali­nea­do, por eso nos pu­si­mos con esa in­ver­sión.

–Pe­ro si to­dos nos fué­ra­mos al “ho­me­ban­king”, se aca­ba­rían los clien­tes de Ra­pi­pa­go, se achi­ca­ría el ne­go­cio.

–Sí, se achi­ca, pe­ro me­jo­ra en ren­ta­bi­li­dad. No­so­tros no per­de­mos, por eso nos su­ma­mos en es­ta mo­vi­da de ban­ca­ri­zar, la es­ta­mos fo­men­tan­do por­que los cos­tos de mo­vi­li­za­ción de efec­ti­vo se han he­cho muy im­por­tan­tes y per­de­mos pla­ta por ese la­do. Si un pa­go de la luz se ha­ce con dé­bi­to, me­jo­ra­mos ren­ta­bi­li­dad, por­que de­trás del pa­go es­tá el ca­mion­ci­to que re­ti­ra el efec­ti­vo, lo lle­va al ban­co y lo de­po­si­ta. To­do eso tie­ne cos­tos muy al­tos.

–¿El uso de la ca­ja co­mo ca­je­ro, pa­ra ex­traer efec­ti­vo, tam­bién ayu­da a ba­jar los cos­tos?

-Sí, po­de­mos ha­cer ex­trac­cio­nes de efec­ti­vo en las tar­je­tas Link y den­tro de un mes tam­bién con Ba­nel­co tam­bién. Es más, la com­pa­ñía fir­mó un acuer­do con Ban­cor y hu­bo cam­pa­ñas pa­ra ha­cer ex­trac­cio­nes sin cos­to adi­cio­nal.

–¿La po­si­bi­li­dad de pa­gar y de ex­traer achi­có los cos­tos?

–Sí, en reali­dad es­ta­mos evi­tan­do per­der di­ne­ro por el au­men­to de los cos­tos del mo­vi­mien­to de efec­ti­vo. Se han ido al do­ble en un año y lle­gan al uno por cien­to. Es­ta­mos tra­tan­do de com­pen­sar esa pér­di­da.

–Pe­ro si van a pér­di­da, ¿por qué ca­da vez hay más?

–Es que pa­ra los agen­tes Ra­pi­pa­go, la ecua­ción de ren­ta­bi­li­dad es dis­tin­ta: per­ci­ben un in­gre­so por ca­da tran­sac­ción que rea­li­zan.

–Al­gu­nas co­bran un plus.

–Eso no de­be­ría ser así, no es al­go ha­bi­li­ta­do por la com­pa­ñía, no es­tá au­to­ri­za­do. Lo que no des­car­ta­mos que pa­se a fu­tu­ro es que al­gu­na em­pre­sa no pue­da pa­gar el cos­to del ma­ne­jo del efec­ti­vo y se lo tras­la­de al usua­rio fi­nal. Eso to­da­vía no es­tá su­ce­dien­do ma­si­va­men­te.

–¿Es­to es por­que los ban­cos les co­bran un por­cen­ta­je por de­pó­si­to de efec­ti­vo a las em­pre­sas?

–Cla­ro, por­que la co­bran­za es de la em­pre­sa, no­so­tros so­mos un ins­tru­men­to. Si no pue­de so­por­tar el mo­vi­mien­to de efec­ti­vo, o bien lo tras­la­da al clien­te o nos pe­di­rá a no­so­tros que lo tras­la­de­mos. –¿Y la gen­te lo ha adop­ta­do?

–Se ha in­cre­men­ta­do mu­chí­si­mo: es­ta­mos arri­ba del 40 por cien­to men­sual, por­que los clien­tes van co­no­cien­do el ser­vi­cio y por­que ya te­ne­mos la red cu­bier­ta. En abril su­pe­ra­mos los 1.100 mi­llo­nes de pe­sos ope­ra­dos con dé­bi­to.

¿A quién le sa­can ese clien­te? ¿Dón­de iba an­tes?

–Era nues­tro, pe­ro pa­ga­ba en efec­ti­vo. Hi­zo el clic.

Dé­bi­to. “Ya ope­ra­mos con Link y, en bre­ve, con Ba­nel­co”, ase­gu­ra Vi­lle­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.