Un nue­vo co­mien­zo pa­ra la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca

Negocios - - Negocios + Opinión - Jor­ge Vas­con­ce­los*

Por la mag­ni­tud del cré­di­to ini­cial­men­te dis­po­ni­ble, que des­pe­ja in­cer­ti­dum­bres vin­cu­la­das con la deu­da pú­bli­ca; por las me­di­das que des­ma­le­zan el víncu­lo en­tre la po­lí­ti­ca fis­cal y la mo­ne­ta­ria; y por la pre­ser­va­ción de par­ti­das de con­ten­ción so­cial, pue­de de­cir­se que el acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) mar­ca un nue­vo co­mien­zo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

El mer­ca­do cam­bia­rio pue­de ser al­go más errá­ti­co en el con­tex­to de flo­ta­ción, pe­ro los 25 pe­sos por dó­lar es­tán cer­ca de un ni­vel de equi­li­brio. La ta­sa de in­te­rés, en 40 por cien­to anual, ha que­da­do de­ma­sia­do al­ta, pe­ro el cam­bio de la me­ta de in­fla­ción, a 22 por cien­to a 12 me­ses, y a 17 por cien­to a fin de 2019, de­be­ría per­mi­tir un aflo­ja­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en un par de me­ses.

Un an­ti­ci­po de ese mo­vi­mien­to ha si­do el cam­bio de la pau­ta sa­la­rial pa­ra es­te año, del 15 al 20 por cien­to pa­ra el sec­tor pri­va­do. Ha­brá un re­cor­te im­por­tan­te en obra pú­bli­ca na­cio­nal y en trans­fe­ren­cias a pro­vin­cias por fue­ra de la co­par­ti­ci­pa­ción.

En la me­di­da en que el ries­go país des­cien­da, la in­ver­sión pri­va­da pue­de com­pen­sar en for­ma par­cial ese fal­tan­te. Hay cos­tos, pe­ro la de­ci­sión de re­cu­rrir al FMI lu­ce opor­tu­na si se tie­ne en cuen­ta que, des­de el ini­cio al cie­rre de las ne­go­cia­cio­nes, el real bra­si­le­ño se de­va­luó 10 por cien­to, re­fle­jan­do lo di­fí­cil del con­tex­to pa­ra los emer­gen­tes.

Las es­pe­cu­la­cio­nes pre­vias fluc­tua­ban en­tre dos es­ce­na­rios igual­men­te in­hós­pi­tos pa­ra la Ar­gen­ti­na: que el cré­di­to fue­ra de una ci­fra sig­ni­fi­ca­ti­va, pe­ro con con­di­cio­nes in­cum­pli­bles, o que las me­tas no fue­ran de­ma­sia­do exi­gen­tes, pe­ro el prés­ta­mo de mag­ni­tud mo­des­ta.

De he­cho, por la cuo­ta del país en el Fon­do, mul­ti­pli­ca­da por 4,35 ve­ces, téc­ni­ca­men­te hu­bie­ran co­rres­pon­di­do 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

La di­fe­ren­cia has­ta 50 mil mi­llo­nes se ex­pli­ca por va­rias ra­zo­nes: el plan que ve­nía eje­cu­tan­do el Go­bierno no ne­ce­si­ta­ba tan­tas mo­di­fi­ca­cio­nes; el mo­men­to ne­ga­ti­vo de los emer­gen­tes de­man­da me­di­das que fre­nen ries­gos de contagio; an­te la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca de paí­ses co­mo Mé­xi­co, Bra­sil e Ita­lia, los paí­ses desa­rro­lla­dos que do­mi­nan el di­rec­to­rio del FMI bus­ca­ron dar una se­ñal de apo­yo a go­bier­nos que in­ten­tan ale­jar­se del po­pu­lis­mo.

La iné­di­ta cláu­su­la de fle­xi­bi­li­dad pa­ra gas­tos so­cia­les (30 mil mi­llo­nes de pe­sos pa­ra el ca­so ar­gen­tino), que no re­quie­re dis­pen­sa pre­via, es un men­sa­je en esa di­rec­ción. Ade­más, el acuer­do se es­tá fir­man­do por 36 me­ses, lo que im­pli­ca que la con­ti­nui­dad o no del cré­di­to for­ma­rá par­te de la cam­pa­ña elec­to­ral de 2019.

Gi­ro con­cre­to

Se­gún lo anun­cia­do, des­pués del 20 de ju­nio el Fon­do gi­ra­rá 15 mil mi­llo­nes de dó­la­res a la Ar­gen­ti­na (30 por cien­to del to­tal), el tra­mo del cré­di­to que tie­ne el me­nor cos­to en tér­mi­nos de ta­sa de in­te­rés, que ten­drá des­ti­nos múl­ti­ples, des­de cu­brir ba­ches fis­ca­les a ca­pi­ta­li­zar al Ban­co Cen­tral.

Los ven­ci­mien­tos de deu­da del Go­bierno na­cio­nal, in­clui­das las Le­tes (tí­tu­los lo­ca­les en dó­la­res) su­man 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res de aquí a fin de 2019. De mo­do que ca­be es­pe­rar que el Go­bierno vuel­va a bus­car fi­nan­cia­mien­to en los mer­ca­dos, aun­que po­dría ape­lar a tra­mos adi­cio­na­les de la ope­ra­ción con el FMI.

Pa­ra man­te­ner abier­ta esa po­si­bi­li­dad, el cum­pli­mien­to de las me­tas com­pro­me­ti­das, en es­pe­cial las fis­ca­les, es indefectible. La ta­rea del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, no se­rá fá­cil.

Ale­jar es­ce­na­rios de de­fault de­pen­de del con­trol del gas­to pú­bli­co. Aun­que re­sul­te an­ti­pá­ti­co, es la úni­ca for­ma de cum­plir con la pro­yec­ción de una deu­da pú­bli­ca es­ta­bi­li­za­da en torno a 35 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB).

En lo que ha­ce a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y la lu­cha con­tra la in­fla­ción, el pri­mer ges­to de rea­lis­mo fue fa­ci­li­tar la re­ne­go­cia­ción de la pau­ta sa­la­rial del sec­tor pri­va­do. Así, se ter­mi­na de “in­flar” la ba­se de com­pa­ra­ción de me­dia­dos de es­te año, pa­ra ha­cer más fac­ti­ble la pro­yec­ción de una in­fla­ción anual de 22 por cien­to ha­cia julio de 2019.

Tam­bién lu­ce prag­má­ti­co ha­ber pa­sa­do de 10 a 17 por cien­to pa­ra fin del año pró­xi­mo. Es­to sig­ni­fi­ca que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no ten­drá que ser tan du­ra por in­ten­tar me­tas in­cum­pli­bles, aun­que hoy re­sul­te pa­ra­dó­ji­co por la sub­sis­ten­cia de la ta­sa de in­te­rés en el 40 por cien­to anual.

Es po­si­ble que es­ta per­cep­ción pue­da co­men­zar a cam­biar en un par de me­ses, en la me­di­da en que apa­rez­can in­di­cios de des­in­fla­ción.

A par­tir de los acuer­dos, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pue­de re­sul­tar más efec­ti­va (sin ne­ce­si­dad de su­per­ta­sas) y arri­mar­se más a las me­tas, por ha­ber­se li­bra­do de múl­ti­ples in­ter­fe­ren­cias.

Se es­ta­ble­ció un me­ca­nis­mo pa­ra achi­car gra­dual­men­te el stock de Le­bacs y se cor­tó la emi­sión es­pu­ria de pe­sos pa­ra fi­nan­ciar al Te­so­ro.

Ade­más, la flo­ta­ción cam­bia­ria se­rá más lim­pia, por lo que el Ban­co Cen­tral emi­ti­rá mu­cho me­nos pa­ra com­prar­le dó­la­res al Te­so­ro, co­mo sí lo hi­zo en 2016/2017.

Es­to es cla­ve pa­ra que la vo­la­ti­li­dad que ten­ga el ti­po de cam­bio no es­ca­pe de los fun­da­men­tos de la eco­no­mía. La pa­ri­dad en torno a 25 pe­sos, en la me­di­da en que no vuel­va a atra­sar­se, ser­vi­rá pa­ra achi­car el ro­jo de 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res de la cuen­ta co­rrien­te del ba­lan­ce de pa­gos.

Sin em­bar­go, hay un dre­na­je pa­ra­le­lo de dó­la­res, que al­can­zó a 28,5 mil mi­llo­nes en los úl­ti­mos 12 me­ses, que es la de­man­da de di­vi­sas pa­ra ate­so­ra­mien­to de los pro­pios ar­gen­ti­nos.

En par­te, es­to fue fru­to del ex­ce­so de pe­sos (que aho­ra se es­tá re­vir­tien­do), pe­ro tam­bién de la pér­di­da de con­fian­za. En un país bi­mo­ne­ta­rio co­mo es la Ar­gen­ti­na, es­ta fuen­te de ines­ta­bi­li­dad de­be ser mo­ni­to­rea­da en for­ma per­ma­nen­te. El plan anun­cia­do de­be su­pe­rar ese test.

*Vi­ce­pre­si­den­te del Ieral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea.

EL CUM­PLI­MIEN­TO DE LAS ME­TAS, ENESPECIAL LAS FIS­CA­LES, ES INDEFECTIBLE. LA TA­REA DE DU­JOV­NE NO SE­RÁ FÁ­CIL.

(ILUSTRACIÓNDEERICZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.