Del gra­dua­lis­mo al “shock”

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - Jor­ge Vas­con­ce­los* * Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

La cri­sis cam­bia­ria que se ini­ció en abril pa­só a una nue­va fa­se cuan­do co­men­zó a con­ta­mi­nar el ries­go país. Usar las re­ser­vas del Banco Cen­tral pa­ra in­ten­tar fre­nar el dó­lar hi­zo te­mer por la dis­po­ni­bi­li­dad de di­vi­sas pa­ra ha­cer fren­te a los ven­ci­mien­tos de deu­da de cor­to pla­zo, sean en mo­ne­da du­ra (Le­tes) o en pe­sos (Le­bac).

Con un ries­go país por en­ci­ma de los 700 pun­tos, los su­pues­tos con los que se con­fec­cio­nó el acuer­do ori­gi­nal con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) que­da­ron des­bor­da­dos y se abrió pa­so a un nue­vo es­que­ma, por el cual la Ar­gen­ti­na po­drá ac­ce­der a des­em­bol­sos que cu­bran los com­pro­mi­sos de cor­to pla­zo a cam­bio de un en­du­re­ci­mien­to de las po­lí­ti­cas fis­cal y mo­ne­ta­ria.

Al es­tar en jue­go la con­fian­za, es di­fí­cil an­ti­ci­par en qué mo­men­to es­te pro­gra­ma se­rá ca­paz de es­ta­bi­li­zar las va­ria­bles, pe­ro sí es­tá cla­ro que el gra­dua­lis­mo no ha si­do un sus­ti­tu­to del

shock, sino que só­lo lo pos­ter­gó, has­ta un mo­men­to inopor­tuno en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y con efec­tos muy se­rios so­bre la in­fla­ción, la con­flic­ti­vi­dad so­cial y la po­bre­za.

A su vez, el he­cho de que el pri­mer acuer­do con el FMI no ha­ya fun­cio­na­do cues­tio­na tam­bién la ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal: el po­der de fue­go del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal lu­ce dé­bil cuan­do se com­pa­ra con la exi­to­sa in­ter­ven­ción del Banco Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) pa­ra fre­nar la cri­sis del eu­ro en 2015.

A par­tir de aquel mo­men­to, el BCE com­pró dos mi­llo­nes de eu­ros en bo­nos de los paí­ses miem­bro, un sal­va­ta­je que es­tá fue­ra del al­can­ce de los emer­gen­tes.

Des­de fin de ju­lio, la cri­sis en­tró en una nue­va fa­se, en la que se in­ter­co­nec­ta­ron el de­rra­pe del pe­so y la tasa de ries­go país.

El sín­dro­me de la fra­za­da cor­ta ha­ce que el uso de re­ser­vas pa­ra fre­nar la subida del dó­lar au­men­te la in­cer­ti­dum­bre acer­ca de si el Go­bierno ten­drá ca­pa­ci­dad de ha­cer fren­te a los ven­ci­mien­tos de deu­da de cor­to pla­zo, un ries­go que a su vez de­va­lúa más el pe­so.

El re­plan­teo del pro­gra­ma con el FMI que se ne­go­cia en es­tas ho­ras apun­ta a cor­tar es­te círcu­lo vi­cio­so per­mi­tien­do a la Ar­gen­ti­na ac­ce­der du­ran­te 2019 al grue­so de los 29,2 mil mi­llo­nes de dó­la­res que que­da­rán por des­em­bol­sar, lue­go de los 20,8 mil mi­llo­nes de 2018 (15 mil mi­llo­nes ya fue­ron trans­fe­ri­dos).

Con un acuer­do de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, se­rá más fac­ti­ble que los te­ne­do­res de Le­tes y de Le­bac, en lu­gar de re­cla­mar dó­la­res en ca­da ven­ci­mien­to, rein­vier­tan en ins­tru­men­tos de ma­yor pla­zo, un en­ro­que que ba­ja­ría el ries­go país y es­ta­bi­li­za­ría el ti­po de cam­bio.

El stock de Le­tes en dó­la­res es aho­ra de 14,1 mil mi­llo­nes de dó­la­res, y el de las Le­bac en ma­nos de par­ti­cu­la­res, no­mi­na­das en mo­ne­da lo­cal, de 470 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Son tí­tu­los de cor­tí­si­mo pla­zo que que­dan co­mo es­que­le­to del frus­tra­do in­ten­to gra­dua­lis­ta, que afec­tan ex­pec­ta­ti­vas en ca­da ven­ci­mien­to.

Pa­ra ac­ce­der al grue­so de la lí­nea cre­di­ti­cia del FMI, el Go­bierno ten­drá que apu­rar el pa­so en la re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal, lo cual a su vez achi­ca­rá el vo­lu­men de las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to del país.

Es­ta­ba pre­vis­to que la me­ta acor­da­da en ju­nio, de un ro­jo pri­ma­rio de 1,3 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) pa­ra 2019, se lo­gra­ría con una con­tri­bu­ción al ajus­te de 200 mil y 100 mil mi­llo­nes de pe­sos, a car­go de Na­ción y pro­vin­cias, res­pec­ti­va­men­te.

Sin em­bar­go, en el nue­vo es­ce­na­rio pa­re­ce di­fí­cil que se pue­da lo­grar un apor­te adi­cio­nal de los go­ber­na­do­res pa­ra lle­var el dé­fi­cit a al­go cer­cano a ce­ro, por lo que la Na­ción de­be­ría ha­cer un es­fuer­zo adi­cio­nal por el la­do del gas­to (¿con­ge­la­mien­to tem­po­ral de suel­dos es­ta­ta­les al­tos?), aun­que eso tam­po­co al­can­za­ría.

De allí que pue­da con­je­tu­rar­se con un im­pues­to ge­ne­ra­li­za­do a las ex­por­ta­cio­nes, una op­ción del fis­co pa­ra cap­tu­rar una par­te de la de­va­lua­ción. Las re­ten­cio­nes son un mal im­pues­to, y una me­di­da así de­be­ría ser tem­po­ral, pe­ro hoy la prio­ri­dad es dar­le un gol­pe a la des­con­fian­za.

De im­plan­tar­se de mo­do ge­ne­ra­li­za­do, el gra­va­men a las ex­por­ta­cio­nes es­ta­ble­ce­ría una cu­ña de tres a cua­tro pe­sos en­tre el “dó­lar fi­nan­cie­ro y tu­rís­ti­co” y el “co­mer­cial”.

De fun­cio­nar, ser­vi­ría tam­bién co­mo un an­tí­do­to fren­te a los ru­mo­res de con­trol de ca­pi­ta­les, y amor­ti­gua­ría al mis­mo tiem­po el tras­pa­so a pre­cios de la de­va­lua­ción, en una co­yun­tu­ra en la que hay que es­pe­rar un sal­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la tasa de in­fla­ción de sep­tiem­bre y de oc­tu­bre.

Y qui­zá per­mi­ta que las pro­vin­cias no des­an­den el ca­mino ya ini­cia­do en la re­ba­ja de In­gre­sos Bru­tos, a la que se su­ma la del Im­pues­to a los Se­llos, que de­be­ría em­pe­zar a des­in­flar­se el año que vie­ne.

En cues­tión de ho­ras, es­tas con­je­tu­ras ce­de­rán fren­te a los anun­cios ofi­cia­les. De to­dos mo­dos, hay que con­sig­nar que el fra­ca­so de la pri­me­ra ver­sión del acuer­do en­tre la Ar­gen­ti­na y el FMI de­ja bas­tan­te te­la pa­ra cor­tar.

Cuan­do se com­pa­ra con el po­der de fue­go del Banco Cen­tral Eu­ro­peo, que, com­pran­do bo­nos es­pa­ño­les, ita­lia­nos y de­más, lo­gró ale­jar la cri­sis de la Eu­ro­zo­na, se to­ma con­cien­cia de la de­bi­li­dad de los ins­tru­men­tos en ma­nos de Ch­ris­ti­ne La­gar­de, la ti­tu­lar del FMI.

Es­to es fru­to de la ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra que emer­gió des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do en Bret­ton Woods se im­pu­so el en­fo­que más res­tric­ti­vo de Harry Whi­te (Es­ta­dos Uni­dos) por so­bre el de John Key­nes.

En el ac­tual es­que­ma, paí­ses que es­tán fue­ra del pa­ra­guas de la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se y de los otros gran­des ban­cos cen­tra­les pue­den su­frir cri­sis con ra­tios de deu­da ex­ter­na/PIB no su­pe­rio­res a 35 por cien­to, tal el ca­so de la Ar­gen­ti­na.

En es­te es­ce­na­rio, una fran­ja sig­ni­fi­ca­ti­va de la eco­no­mía mun­dial po­dría es­tar con­de­na­da a cre­cer de­ba­jo de su po­ten­cial, sea por fal­ta de cré­di­to o por la au­to­rres­tric­ción de sus po­lí­ti­cas, pa­ra no arries­gar­se a que­dar a la in­tem­pe­rie en ca­so de una cri­sis de li­qui­dez.

PA­RE­CE DI­FÍ­CIL QUE SE PUE­DA LO­GRAR UN A POR­TE ADI­CIO­NAL DE LOS GO­BER­NA­DO­RES PA­RA LLE­VAR EL DÉFICITA CA­SI CE­RO.

(ILUSTRACIÓNDEERICZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.