El trau­má­ti­co pa­so del gra­dua­lis­mo al “shock”.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Da­niel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La Ar­gen­ti­na ocu­pa un lu­gar en el que, de se­gu­ro, nin­gún país quie­re re­em­pla­zar­la. No se ha per­di­do nin­gún ti­po de cri­sis eco­nó­mi­ca. So­mos los cam­peo­nes mun­dia­les. Pro­ble­mas de ba­lan­za de pa­gos, pre­sión cam­bia­ria e in­fla­ción son cró­ni­cos y, por en­de, re­cu­rren­tes. Y en eso es­ta­mos aho­ra.

El es­pe­jo re­tro­vi­sor mues­tra tan­tas fa­llas de la bi­blio­te­ca or­to­do­xa co­mo de la he­te­ro­do­xa, pe­ro tam­bién se ven las hue­llas de lo que ocul­tan los en­va­ses de las de­va­lua­cio­nes trau­má­ti­cas.

En esen­cia, y más allá de que ca­da cri­sis tie­ne sus pro­pias se­ñas par­ti­cu­la­res, hay una fe­cun­da re­pro­duc­ción del fra­ca­so po­lí­ti­co.

La fa­se por la que atra­vie­sa la eco­no­mía ar­gen­ti­na es una mues­tra pal­pa­ble de ese fe­nó­meno, que no es otra co­sa que la ten­den­cia a pos­ter­gar los ajustes macroeconómicos, co­mo si hu­bie­ra so­lu­cio­nes mágicas. Siem­pre es ham­bre pa­ra ma­ña­na.

Esa es­pe­cie de ha­ra­ga­ne­ría, que en­gor­da cuan­do hay vien­to de co­la y les ro­ba nu­trien­tes a los sec­to­res de de­sa­rro­llo ge­nuino, se con­vier­te ade­más en una bru­tal fra­gi­li­dad cuan­do los ca­che­ta­zos vie­nen sin pie­dad des­de afue­ra.

Son una ra­re­za los años en los que la Ar­gen­ti­na tu­vo al­ta li­qui­dez en dó­la­res; tam­bién son po­cos los pe­río­dos con su­pe­rá­vit. Y, pa­ra col­mo, en esos ci­clos nos di­mos con to­dos los gus­tos y más.

El ca­rre­teo que ha­bía ini­cia­do el gra­dua­lis­mo pro­me­tía una bi­sa­gra. Ni si­quie­ra al­can­zó a le­van­tar vue­lo cuan­do ya ha­bía ago­ta­do bue­na par­te de la cuo­ta ini­cial del com­bus­ti­ble de la con­fian­za.

El gol­pe de gra­cia em­pe­zó a ges­tar­se cuan­do los de­dos del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri te­clea­ron el nú­me­ro te­le­fó­ni­co de Ch­ris­ti­ne La­gar­de en la ofi­ci­na ma­yor del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). Lo cu­rio­so es que las con­di­cio­nes que lue­go fir­mó el Go­bierno pa­ra te­ner los dó­la­res que le pi­dió al or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal –en un vo­lu­men que el país es in­ca­paz de ge­ne­rar pa­ra cu­brir sus pi­sa­das– ya se tor­na­ron ama­ri­llen­tas.

Aho­ra se es­tán ges­tan­do nue­vas pro­me­sas pa­ra te­ner en for­ma an­ti­ci­pa­da los bi­lle­tes que, ha­ce ape­nas unas se­ma­nas, iban a lle­gar en des­em­bol­sos por eta­pas. Es la ur­gen­cia en la ur­gen­cia.

Pe­ro se ne­ce­si­ta una ho­ja de ru­ta con­cre­ta. En las pró­xi­mas ho­ras se de­ta­lla­rá un pa­que­te ofi­cial de me­di­das con las cua­les el Go­bierno es­pe­ra en­con­trar un an­cla pa­ra es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía, ne­go­ciar y ase­gu­rar la via­bi­li­dad po­lí­ti­ca, y de­di­car­se a ate­nuar los efec­tos no­ci­vos de la te­ra­pia de shock que ya se sien­ten en la pro­duc­ción, en los sa­la­rios y en el em­pleo.

De to­da cri­sis siem­pre se sa­le. La cues­tión es a qué cos­to. Se des­cuen­ta que la in­fla­ción y la re­ce­sión se­rán mu­cho más do­lo­ro­sas. Eso equi­va­le a más ho­ga­res hun­di­dos en la po­bre­za, que, en de­fi­ni­ti­va, son los ros­tros del fra­ca­so po­lí­ti­co.

POS­TER­GAR AJUSTES MACROECONÓMICOS, CO­MO SI HU­BIE­RA SO­LU­CIO­NES MÁGICAS. SIEM­PRE ES HAM­BRE PA­RA MA­ÑA­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.