La se­ma­na en la que se ga­nó un round

Negocios - - Opinión - Ma­ri­na Dal Pog­get­to* * Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Eco Go Con­sul­to­res. Co­la­bo­ró Juan Pao­lic­chi, ana­lis­ta de Eco Go.

Des­pués de va­rios me­ses de tor­men­ta per­fec­ta, fi­na­li­zó una se­ma­na de cal­ma fi­nan­cie­ra. La baja del ries­go país, des­de el pi­co de 720 a los 600 pun­tos al cie­rre de es­ta co­lum­na, con­vi­vió en los úl­ti­mos días con un freno de la pre­sión cam­bia­ria, pe­se a la emi­sión de pe­sos por el desar­me de Le­bac.

La sus­crip­ción de Le­cap (Le­tras del Te­so­ro ca­pi­ta­li­za­bles en pe­sos) re­co­gió 107 mil mi­llo­nes de pe­sos, el 76 por cien­to de los emi­ti­dos el mar­tes pa­sa­do, de los cua­les, 20 por cien­to se sus­cri­bió con dó­la­res. Es­te no es un da­to me­nor y que po­dría es­tar in­di­can­do una nue­va vuel­ta al carry tra­de con ta­sas de in­te­rés del 50 por cien­to y un dó­lar mo­vién­do­se por de­ba­jo, aun­que los pla­zos de es­ta deu­da si­guen sien­do muy cor­tos y a ta­sas muy al­tas.

De to­dos mo­dos, a pla­zos tan cor­tos y con un Te­so­ro que man­tie­ne mu­chos pe­sos en car­te­ra, el pro­gra­ma fi­nan­cie­ro no se des­com­pri­me y au­men­ta la car­ga de in­tere­ses de la deu­da. A es­tos ni­ve­les de ries­go país, el ac­ce­so a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de cré­di­to si­gue ve­da­do.

Es cier­to que la cal­ma fi­nan­cie­ra coin­ci­dió con un mun­do en el que, al me­nos en for­ma tran­si­to­ria, los ca­pi­ta­les vuel­ven a paí­ses a emer­gen­tes, en especial a los más cas­ti­ga­dos, don­de apa­re­cen com­pras de opor­tu­ni­dad en pre­cios de ac­cio­nes y bo­nos.

Pe­ro tam­bién es cier­to, que a es­tos ni­ve­les en el ti­po de cam­bio, la fo­to de la eco­no­mía se tor­na com­pe­ti­ti­va y los ajus­tes ex­terno y fis­cal se es­tán ha­cien­do a pa­sos agi­gan­ta­dos. Ade­más, apa­re­ce la ex­pec­ta­ti­va de un nue­vo pa­que­te con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal que in­clu­ye no só­lo un ade­lan­to de los des­em­bol­sos pa­ra 2020 y 2021, sino tam­bién un po­si­ble au­men­to en el mon­to pre­vis­to.

Con es­to que­da­rían des­pe­ja­das las pre­gun­tas so­bre la ca­pa­ci­dad de re­pa­go de la deu­da has­ta fi­nes de 2019 y el Ban­co Cen­tral ten­dría más po­der de fue­go pa­ra de­fen­der al dó­lar den­tro de un pro­gra­ma mo­ne­ta­rio muy rí­gi­do y con un es­que­ma de fle­xi­bi­li­dad cam­bia­ria en­tre ban­das “mó­vi­les”.

La apues­ta es que el carry tra­de se reac­ti­ve y ayu­de a es­ta­bi­li­zar la pre­sión cam­bia­ria. El ries­go es que, en un mun­do muy vo­lá­til, fren­te al au­men­to en la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca y en un con­tex­to de li­bre mo­vi­li­dad de ca­pi­ta­les, reapa­rez­ca una to­ma de ga­nan­cias an­tes de tiem­po.

¿Tan fá­cil era co­rre­gir? La dis­yun­ti­va en­tre ajus­te gra­dual y de shock des­apa­re­ció cuan­do se cor­tó el fi­nan­cia­mien­to. El sal­to cam­bia­rio en cuo­tas des­de un dó­lar de 20 pe­sos –cuan­do arran­có la co­rri­da el 24 de abril– a 37,2 al cie­rre de es­te in­for­me, una pér­di­da de re­ser­vas que acu­mu­ló 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res en cin­co me­ses y una ta­sa de in­te­rés de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en 60 por cien­to, son los cos­tos di­rec­tos.

La contracara del ajus­te es una caí­da en el sa­la­rio real, que acu­mu­la a agos­to 10 por cien­to des­de prin­ci­pios de años, una caí­da en el ni­vel de ac­ti­vi­dad de cua­tro por cien­to en el se­gun­do tri­mes­tre, y un au­men­to de 250 mil per­so­nas en el nú­me­ro de de­socu­pa­dos.

Si bien es cier­to que la vi­sua­li­za­ción de la cri­sis ha­ce más fá­cil to­le­rar el ajus­te, tam­bién es cier­to que los be­ne­fi­cios, en tér­mi­nos de una ma­cro­eco­no­mía sa­nea­da, en ge­ne­ral no los re­ci­be el Go­bierno que ajus­tó, y el de­te­rio­ro en las en­cues­tas se da en si­mul­tá­neo a un va­cío de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad que to­da­vía no es evi­den­te quien lo va a ca­na­li­zar.

La res­tric­ción mo­ne­ta­ria, las re­ten­cio­nes y la re­ne­go­cia­ción de con­tra­tos ener­gé­ti­cos ope­ra a fa­vor de un ba­jo tras­la­do a pre­cios de la de­va­lua­ción, pe­ro no al­can­za pa­ra evi­tar que la in­fla­ción de sep­tiem­bre re­fle­je los re­gis­tros más al­tos des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990 (se pro­yec­ta un pi­so de seis por cien­to). En cam­bio, pro­vo­ca un des­plo­me en la ac­ti­vi­dad y rui­dos en la ca­de­na de pa­gos.

De mo­men­to, el an­cla es la sa­la­rial: son las pa­ri­ta­rias las que ayu­dan a mo­de­rar el tras­la­do a pre­cios, ex­ten­der la com­pe­ti­ti­vi­dad a cos­ta de un de­te­rio­ro en la po­bre­za y un au­men­to en la con­flic­ti­vi­dad so­cial.

¿Se sos­tie­ne? ¿Qué mar­gen hay pa­ra re­ver­tir en for­ma par­cial es­te de­te­rio­ro, de ca­ra al año elec­to­ral?

La po­si­bi­li­dad de ha­cer pi­so y es­ta­bi­li­zar ha­cia 2019 vie­ne aso­cia­da a la co­se­cha, a los de­más sec­to­res ex­por­ta­do­res que re­ci­bie­ron una enor­me se­ñal de pre­cio (in­clu­yen­do al tu­ris­mo re­cep­ti­vo), y a los ru­bros ener­gé­ti­cos, en los que el desagio de con­tra­tos in­ten­ta man­te­ner las se­ña­les a la in­ver­sión.

Sin em­bar­go, con el sec­tor pú­bli­co ju­gan­do en for­ma muy con­trac­ti­va, con au­men­tos ta­ri­fa­rios que se pa­sa­ron pa­ra el pró­xi­mo año, la ca­pa­ci­dad pa­ra re­cu­pe­rar el po­der de com­pra de los sa­la­rios va a de­pen­der de lo que su­ce­da con el ti­po de cam­bio.

Con un es­que­ma de fle­xi­bi­li­dad cam­bia­ria, en el que el va­lor del dó­lar de­pen­de del in­gre­so de ca­pi­ta­les, no es tan evi­den­te y se­ría pe­li­gro­so que una even­tual to­ma de ga­nan­cias fren­te a la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca o un cam­bio en el hu­mor de los mer­ca­dos res­pec­to a los paí­ses emer­gen­tes, in­ten­te ser fi­nan­cia­do con re­ser­vas otra vez.

La ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra se co­ló a la eco­no­mía, la cri­sis eco­nó­mi­ca se em­pie­za a co­lar a la po­lí­ti­ca, y si bien pa­re­cie­ra que vol­vió a sa­lir el sol, po­dría ocu­rrir que la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca o un cam­bio en el hu­mor de los mer­ca­dos vuel­va en al­gún mo­men­to a com­pli­car lo fi­nan­cie­ro. Po­dría o no. Por lo pron­to, es­ta se­ma­na se ga­nó un round.

LA CONTRACARA DEL AJUS­TE ES UNA CAÍ­DA EN EL SA­LA­RIO REAL, QUE ACU­MU­LA EN AGOS­TO 10 POR CIEN­TO DES­DE PRIN­CI­PIOS DE AÑO.

(ILUS­TRA­CIÓN DE ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.