Suben la va­ra a las “star­tups”

El eco­sis­te­ma em­pren­de­dor y los in­ver­so­res van por pro­yec­tos glo­ba­les y dis­rup­ti­vos. Cuá­les son las exi­gen­cias.

Negocios - - Página Delantera - Die­go Dá­vi­la dda­vi­la@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Desde el año pa­sa­do, es­tá vi­gen­te un fon­do del Go­bier no pro­vin­cial pa­ra fi­nan­ciar a em­pren­de­do­res en actividad y con­ver­tir­los en em­pre­sas con­so­li­da­das.

Se tra­ta del pro­gra­ma Cór­do­ba Ace­le­ra, que por ca­da pe­so que po­ne un in­ver­sor pri­va­do en una star­tup (em­pren­de­dor de ba­se tec­no­ló­gi­ca), la Agen­cia Cór­do­ba In­no­var y Em­pren­der apor­ta por igual.

Con 50 mi­llo­nes de pe­sos, sa­lió a bus­car pro­yec­tos. Pe­ro tras 14 me­ses ac­ti­vo, só­lo hi­zo gi­ros a tres em­pren­di­mien­tos y an­tes de fin de año ape­nas se su­ma­rán otros tres.

¿Fa­lla el pro­gra­ma? No en es­te ca­so. ¿No hay in­ver­so­res pri­va­dos dis­pues­tos a apos­tar por nue­vas ini­cia­ti­vas? Tam­po­co; de he­cho, par­ti­ci­pan cin­co ace­le­ra­do­ras, ca­da una con ca­pi­ta­les de la re­gión dis­pues­tos in­ver­tir.

¿Qué su­ce­de en­ton­ces? Lo que na­die es­pe­ra­ba: no hay su­fi­cien- tes em­pren­de­do­res a la al­tu­ra de las exi­gen­cias.

Una nue­va eta­pa

La mo­vi­da del em­pren­de­do­ris­mo to­mó fuer­za con es­te si­glo. La cri­sis de 2002 achi­có el apa­ra­to pro­duc­ti­vo, de­jan­do al­tos ni­ve­les de des­em­pleo. Flo­re­cie­ron mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a in­cen­ti­var a las per­so­nas a ge­ne­rar su pro­pio ne­go­cio.

El Eco­sis­te­ma Em­pren­de­dor Cór­do­ba lle­gó a con­ta­bi­li­zar más de 60 or­ga­ni­za­cio­nes que en al­gún mo­men­to die­ron apo­yo a cual­quier ti­po de ini­cia­ti­va.

En los úl­ti­mos cin­co años, con la apa­ri­ción de las ace­le­ra­do­ras, or­ga­ni­za­cio­nes que bus­can in­ver­so­res pri­va­dos pa­ra ha­cer cre­cer a em­pren­di­mien­tos en actividad, la mo­vi­da em­pe­zó a ele­var la va­ra, apun­tan­do a pro­yec­tos ca­pa­ces de ge­ne­rar re­sul­ta­dos con­cre­tos.

Uno de es­tos ca­sos es In­cu­tex, que arran­có en 2012. Su pri­mer fon­do apos­tó a 15 star­tups, de las cua­les tu­vie­ron que sa­lir de dos con pér­di­das, pe­ro re­co­gien­do va­rias en­se­ñan­zas.

“To­das las ace­le­ra­do­ras es­ta­mos en un pe­río­do de cre­ci­mien­to y pro­fe­sio­na­li­za­ción. La más vie­ja tie­ne só­lo cin­co años. Aho­ra se po­ne más cui­da­do al op­tar por un em­pren­de­dor; se ha­ce un aná­li­sis más ex­haus­ti­vo y se apli­can más de 40 va­ria­bles. Y es­to se no­ta en los re­sul­ta­dos: el año pa­sa­do, la su­ma de las fac­tu­ra­cio­nes de las star­tups in­ver­ti­das era de 2,2 mi­llo­nes de dó­la­res y es­te año es de 3,4 mi­llo­nes”, ex­pli­ca Wal­ter Abri­go, di­rec­tor ge­ne­ral de In­cu­tex.

El prin­ci­pio ge­ne­ral es po­ner fo­co en los me­jo­res em­pren­di­mien­tos.

La mis­ma ex­pe­rien­cia tu­vo Ala­ya, otra ace­le­ra­do­ra in­te­gra­da por ca­pi­ta­les lo­ca­les. Mario Ba­rra, pre­si­den­te de la tec­no­ló­gi­ca Va­tes y uno de sus in­ver­so­res, ase­gu­ra: “Al mar­gen de colaborar pa­ra que el em­pren­de­dor ge­ne­re em­pleo, ha­ce fal­ta de­mos­trar que in­ver­tir en un em­pren­de­dor es un ne­go­cio ren­ta­ble; el pro­yec­to de­be ge­ne­rar una ren­ta­bi­li­dad, de lo con­tra­rio no se va a po­der ge­ne­rar el círcu­lo vir­tuo­so que to­dos bus­can”.

Ese círcu­lo es po­ner di­ne­ro en un pro­yec­to, a cambio de una par­ti­ci­pa­ción, y sa­lir al ca­bo de un tiem­po, lo que se de­no­mi­na exit (sa­li­da), con una ga­nan­cia im­por­tan­te que in­cen­ti­ve lue­go a in­ver­tir en otro em­pren­de­dor.

Es­te es­que­ma fue, en­tre otros fac­to­res, el que hi­zo fa­mo­so al Si­li­con Va­lley, el par­que tec­no­ló­gi­co de San Fran­cis­co (Es­ta­dos Uni­dos).

Se­gún Ba­rra, el pri­mer fon­do de 1,6 mi­llo­nes de dó­la­res lo­gró dos exit que te­nían un gran po­ten­cial, pe­ro “el res­to de las star­tups de­mo­ró en lo­grar re­sul­ta­dos mu­cho más de lo que se es­pe­ra­ba, en­tre ellas dos con las que es po­si­ble que el fon­do sal­ga he­cho o con un po­co de pér­di­da”.

Aho­ra, con un fon­do de 20 mi­llo­nes de dó­la­res, apues­tan a em­pren- de­do­res con pro­pues­tas glo­ba­les y, por lo tan­to, po­ten­cia­li­dad de es­ca­lar.

Un hi­to

Pa­ra José Ro­drí­guez Ponce, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Agen­cia Cór­do­ba In­no­var y Em­pren­der, es­to mar­ca un nue­vo pun­to de ma­du­ra­ción.

“An­tes se ha­bla­ba mu­cho de em­pren­der, pe­ro a la hora de los bi­fes no ha­bían pro­yec­tos im­por­tan­tes. Aho­ra se habla de in­ver­so­res, lo cual es un hi­to de ca­ra a lo que se vie­ne”, re­sal­ta.

Más allá que las mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes que in­cen­ti­van a nue­vos pro­yec­tos, la mo­vi­da pa­sa aho­ra por una do­ce­na de in­cu­ba­do­ras que im­pul­san más de cien em­pren­di­mien­tos.

Tam­bién hay ace­le­ra­do­ras, la ins­tan­cia de apo­yo pos­te­rior, que in­vier­ten en 39 em­pren­di­mien­tos cor­do­be­ses.

A es­to se su­mó el pro­gra­ma Más Em­pre­sa, que fi­nan­cia a em­pren­de­do­res avan­za­dos que lle­gan con un in­ver­sor “án­gel”, que tie­ne seis star­tups.

“El gran in­te­rro­gan­te es en­con­trar pro­yec­tos de va­lor. Es un ca­mino de lar­go pla­zo y hay que ser pa­cien­tes; el deal flow (flu­jo de pro­yec­tos) es ba­jo; ha­ce fal­ta ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra que Cór­do­ba sea un te­rreno más fér­til y en eso hay que apos­tar a la edu­ca­ción y a las opor­tu­ni­da­des de in­no­va­ción”, ex­pli­ca Ro­drí­guez Ponce.

(ILUS­TRA­CIÓN DE OS­CAR ROL­DÁN)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.