El em­pleo y la de­fen­sa de sus fron­te­ras

En el mer­ca­do la­bo­ral creen que la con­flic­ti­vi­dad cre­ce­rá por la cri­sis. La mi­ra­da del abogado Ju­lián de Die­go.

Negocios - - Negocios + Recursos Humanos - Daniela Tkach

Con un sa­la­rio mí­ni­mo que no cre­ce al rit­mo de la in­fla­ción y que con un dó­lar que ron­da los 40 pe­sos se tra­du­ce a una ci­fra que es­tá en­tre los 200 y 300 dó­la­res men­sua­les, pa­ra Ju­lián de Die­go, quien di­ser­tó en el 14° Con­gre­so Re­gio­nal de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la Uni­ver­si­dad Blas Pas­cal, “es­ta­mos vol­vien­do a pa­rá­me­tros de la con­ver­ti­bi­li­dad”.

La cri­sis y el em­pleo. El abogado la­bo­ra­lis­ta ex­pli­có que el problema más gra­ve, en me­dio de los mu­chos que de­vie­nen de es­ta es­tan­fla­ción, es que no se van a po­der man­te­ner do­ta­cio­nes y, a su vez, el des­pi­do tie­ne un cos­to que tam­bién es sig­ni­fi­ca­ti­vo.

“Pue­de lle­gar a ha­ber des­vin­cu­la­cio­nes y ba­jas en el per­so­nal y ser de to­das las ca­li­da­des; desde la per­so­na que tra­ba­ja en una em­pre­sa, y que va a re­ci­bir una in­dem­ni­za­ción por ese des­pi­do, hasta un pe­que­ño es­ta­ble­ci­mien­to que va a ce­rrar la cor­ti­na y no va a po­der pa­gar na­da”, co­men­tó.

Amén de la co­yun­tu­ra, la res- pon­sa­bi­li­dad ex­ce­de a las áreas de re­cur­sos hu­ma­nos; ya son las em­pre­sas las que tie­nen que en­ten­der que la tec­no­lo­gía es un com­mo­dity y así pro­cu­rar “que el re­cor­te se ha­ga por otro la­do y que sea el úl­ti­mo re­cur­so e inevi­ta­ble el achi­ca­mien­to”.

Man­te­ner­se a flo­te, sin se­ña­les de me­jo­ra. Su re­co­men­da­ción en mo­men­tos co­mo el ac­tual es cui­dar a las per­so­nas. “La fuen­te la­bo­ral es lo más im­por­tan­te en es­te mo­men­to de ex­pec­ta­ti­vas in­cier­tas”, re­sal­tó.

Re­co­no­ció que es cier­to que no hay nin­gún ele­men­to que di­ga ob­je­ti­va­men­te que las co­sas van a me­jo­rar, su­ma­do a una enor me pre­sión fis­cal que a ve­ces es más fuer­te que las di­fi­cul­ta­des pa­ra afron­tar el pa­go de suel­dos y que es la que a ve­ces ter­mi­na por as­fi­xiar.

En su­ma, De Die­go con­si­de­ró que es pre­fe­ri­ble su­pri­mir be­ne­fi­cios o ser­vi­cios en el afán de no pro­du­cir des­pi­dos, y afir mó, con con­tun­den­cia, que “es un error des­pe­dir”.

Ba­ta­llar la con­flic­ti­vi­dad. Pa­ra De Die­go, el he­cho de que en al­gu­nas em­pre­sas no se ha­yan sen­ti­do los pa­ros ge­ne­ra­les habla de có­mo esas or­ga­ni­za­cio­nes vie­nen pre­ser­van­do sus re­la­cio­nes la­bo­ra­les, sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo y sus sa­la­rios en una re­la­ción di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal.

Es­to no qui­ta que, en lí­neas ge­ne­ra­les, “la con­flic­ti­vi­dad sí va a ir au­men­tan­do de la mano de la ten­sión so­cial y de la pre­ca­ri­za­ción ca­da vez más fuer­te de las con­di­cio­nes de vi­da de los sec­to­res más em­po­bre­ci­dos”.

La ur­gen­cia de la re­for ma la­bo­ral. “Ven­go de Sin­gu­la­rity y de otras uni­ver­si­da­des en Es­ta­dos Uni­dos y veo el atra­so que te­ne­mos y lo po­co com­pe­ti­ti­vos que so­mos”, re­fle­xio­nó De Die­go.

El atra­so tie­ne que ver con las nue­vas for mas de tra­ba­jo que ya exis­ten en nues­tro país “sin una so­la nor ma en la le gis­la­ción que ha­ble de las nue­vas tecnologías, de ho­me of­fi­ce, de te­le­tra­ba­jo”.

Pe­ro hay otro as­pec­to al que tam­bién apun­tó De Die­go: “La pre­sión fis­cal y pre­vi­sio­nal dis­pa­ra­ta­da que te­ne­mos por las ne­ce­si­da­des que tie­ne el Go­bierno de re­cau­dar”, se­ña­ló.

Ha­cien­do én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de ba­jar esos cos­tos, el es­pe­cia­lis­ta se pre­gun­tó: “¿Por qué po­dría ele­gir un in­ver­sor el país más caro de la zo­na?”.

Eli­mi­nar fan­tas­mas y re­for­zar desde la re­for­ma. “Una re­for­ma la­bo­ral que mu­ti­le los de­re­chos de un tra­ba­ja­dor es un ab­sur­do que es­tá en la ca­be­za de al­gu­nos y que por su­pues­to no com­par­to pa­ra na­da”, di­ce en for­ma ta­jan­te y ex­pli­ca que el re­cha­zo de la re­for­ma la­bo­ral, así plan­tea­do, es “ab­so­lu­ta­men­te ar­bi­tra­rio” y lo que ha­ce es per­ju­di­car a la gen­te.

To­man­do el ejem­plo de las pa­san­tías, uno de los pun­tos con­tro­ver­ti­dos, De Die­go las de­fen­dió co­mo un ele­men­to pa­ra fa­ci­li­tar la con­tra­ta­ción, aun­que ad­vir­tió, que “el Go­bier no se equi­vo­ca si vuel­ve a pa­san­tías de un año un año y me­dio tan­to co­mo se equi­vo­ca la CGT en re­cha­zar­las”.

LA CON­FLIC­TI­VI­DAD VA A IR AU­MEN­TAN­DO DE LA MANO DE LA TEN­SIÓN SO­CIAL Y DE LA PRE­CA­RI­ZA­CIÓN.

Ju­lián de Die­go, abogado la­bo­ra­lis­ta

(AP)

Fá­bri­cas. El sec­tor in­dus­trial que no pro­du­ce bie­nes tran­sa­bles, en­tre los más com­pli­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.