Eli­na Vir­gi­nia Gar­cía, la je­fa de un ne­go­cio fa­mi­liar.

Los pro­duc­tos na­cie­ron en el seno fa­mi­liar pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de una de sus hi­jas. En­con­tra­ron pron­to un es­pa­cio y una fun­ción so­cial.

Negocios - - Página Delantera - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En es­ta fa­mi­lia, to­dos hi­cie­ron al­go pa­ra crear la em­pre­sa. El pro­duc­to na­ció de una ne­ce­si­dad, pe­ro a po­co de an­dar ob­ser­va­ron que en la so­cie­dad, y ya no só­lo en el mer­ca­do, ha­bía un es­pa­cio pa­ra em­pren­der.

Eli­na Vir­gi­nia Gar­cía acom­pa­ñó a su ma­ri­do en aquel ini­cio de Dimax y hoy, ro­dea­da por sus hi­jos, co­man­da una pa­ni­fi­ca­do­ra pa­ra per­so­nas que re­quie­ren pro­duc­tos sin glu­ten. “Dimax es una em­pre­sa fa­mi­liar, fun­da­da en 2008 por mi ma­ri­do, Ri­car­do Mar­can­to­ne­lli. Es­to co­men­zó cuan­do le des­cu­brie­ron ce­lia­quía a mi hi­ja ma­yor, Lau­ra. Era muy po­ca la ofer­ta, tan­to en va­rie­da­des de ali­men­tos co­mo en sa­bo­res”, co­men­ta.

–O sea, pa­sa­ron por el mis­mo pro­ble­ma de mu­chos pa­dres.

–Cla­ro, es­tá­ba­mos con las ga­nas de ha­cer un em­pren­di­mien­to y sur­gía tam­bién la po­si­bi­li­dad de ayu­dar a la gen­te. Jus­to cuan­do se da es­to, él (por Ri­car­do) ha­bía de­ja­do de tra­ba­jar, an­tes ven­día en­va­ses.

– ¿Era bueno en la co­mer­cia­li­za­ción don Ri­car­do?

–Más que un tra­ba­jo, era ca­si un hobby, lo dis­fru­ta­ba. Así que co­men­za­mos en ca­sa, pre­pa­rá­ba­mos pa­nes, al­fa­jor­ci­tos, to­do pa­ra Lau­ra. Eu­ge­nia, mi otra hi­ja, veía có­mo su her ma­na co­mía lo que po­día y di­jo: “Te voy a pre­pa­rar”. Yo tam­bién soy ce­lía­ca.

–¡O sea que el con­trol de ca­li­dad es ex­haus­ti­vo!

–Pe­ro cuan­do Ri­car­do le dio a esa ac­ti­vi­dad ho­ga­re­ña un vuel­co más in­dus­trial, se en­con­tró con que in­clu­si­ve los in­su­mos eran es­ca­sos y di­fí­ci­les de con­se­guir. Y có­mo ha­cer los pro­duc­tos tam­bién era un desafío.

–¿Con qué re­em­pla­zan la ha­ri­na de tri­go es­tos pro­duc­tos?

–Con ha­ri­na de arroz, al­mi­dón de maíz, fé­cu­la de man­dio­ca y fé­cu­la de pa­pa. Tam­bién se pue­den usar ha­ri­nas de sor­go, de so­ja, de gar­ban­zo, de ar­ve­jas, en­tre otras. De­pen­dien­do el pro­duc­to, se uti­li­zan dis­tin­tas pro­por­cio­nes de ha­ri­nas com­bi­na­das con adi­ti­vos que ayu­dan a dar­le es­truc­tu­ra y ma­lea­bi­li­dad a las ma­sas.

–Ah, cla­ro.

–Co­mo su pa­la­bra lo di­ce, el glu­ten aglu­ti­na la ma­sa. Co­mo acá no es­tá pre­sen­te, hay que en­con­trar la fór mu­la pa­ra el pro­ce­so. Sa­li­mos de gi­ra por En­tre Ríos, Mi­sio­nes, San­ta Fe, Bue­nos Ai­res. Pe­ro ade­más ne­ce­si­tá­ba­mos mo­li­nos con can­ti­dad y ca­li­dad cer­ti­fi­ca­da, li­bre de glu­ten.

–Cen­tral en el pro­ce­so.

–Nos pasó ver mo­li­nos que ha­cían la mo­lien­da de tri­go y des­pués me­tían maíz. A la vez, tra­ba­ja­ban con mu­cha me­nos con­cien­cia que en la ac­tua­li­dad. Las aso­cia­cio­nes de ce­lia­quía con­tri­bu­ye­ron mu­cho pa­ra au­men­tar las exi­gen­cias y ga­ran­ti­zar es­tos as­pec­tos. En Cór­do­ba ca­si no ha­bía ofer­ta de ma­te­rias pri­mas.

ES UN MER­CA­DO MUY PE­QUE­ÑO. EL UNO POR CIEN­TO DE LAS PER­SO­NAS ES CE­LÍA­CA, PE­RO APE­NAS EL 0,20 POR CIEN­TO LO SA­BE Y CONSUME SIN GLU­TEN.

NUN­CA DUDAMOS EN QUE LA EM­PRE­SA DE­BÍA CON­TI­NUAR. MI MA­RI­DO NOS DE­CÍA QUE LA EM­PRE­SA ERA DE LA FA­MI­LIA Y DIMAX YA TE­NÍA VI­DA PRO­PIA.

–¡Qué pro­ble­ma!

–Con la ma­qui­na­ria pa­ra la pro­duc­ción su­ce­de lo mis­mo: ca­si no hay equi­pos pa­ra ela­bo­rar pro­duc­tos pa­ra ce­lía­cos a es­ca­la in­dus­trial. ¿Si quie­re pro­bar es­tas pe­pas con mem­bri­llo…?

–Las he com­pra­do. Son muy ri­cas. Pe­ro las prue­bo de nue­vo.

–Una per­so­na que nos ca­pa­ci­tó nos en­se­ñó a ha­cer las pas­ta fro­la lo más pa­re­ci­da po­si­ble a la tra­di­cio­nal, en mem­bri­llo, ba­ta­ta, aho­ra tam­bién dul­ce de le­che con co­co, y es­tas pe­pas. Eu­ge­nia se in­vo­lu­cró a pleno con la pro­duc­ción y mi ma­ri­do con la co­mer­cia­li­za­ción, die­té­ti­ca por die­té­ti­ca.

–¿Có­mo fue el pro­ce­so de cre­ci­mien­to?

–Pau­la­tino. An­tes de ar mar es­ta plan­ta de Los Bou­le­va­res, es­tu­vi­mos en otras tres. Al po­co tiem­po que nos ins­ta­lá­ba­mos ya nos que­da­ban chi­cas.

–Ten­go en­ten­di­do que con la plan­ta y los in­su­mos hay que ser es­tric­tos.

–Pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción del pro­duc­to y eso a ve­ces se com­pren­de po­co a la ho­ra de la ven­ta. Por ejem­plo, pue­de ha­ber dul­ces que el fa­bri­can­te le po­ne ha­ri­na pa­ra es­pe­sar. O en­va­ses de cartón pe­ga­dos con pro­duc­tos a ba­se de glu­ten. El desa­rro­llo de pro­vee­do­res fue ta­rea fuer­te en el ini­cio.

–Prue­bo es­te al­fa­jor de dul­ce de le­che ba­ña­do con cho­co­la­te.

–Ya hay va­rias mar­cas cer­ti­fi­ca­das de dul­ce de le­che sin glu­ten. In­clu­so subió la ofer­ta. En es­te ne­go­cio, el te­ma del vo­lu­men es fun­da­men­tal, por­que es un ni­cho muy chi­qui­to de con­su­mo. Es un te­ma gran­de en el cos­to.

El mer­ca­do y los pre­cios –¡El uno por cien­to, se­gún me con­ta­ron!

–La es­ta­dís­ti­ca di­ce el uno por cien­to. Pe­ro pa­sa que no to­dos sa­ben que son ce­lía­cos, por en­de, a ni­vel de mer­ca­do no son con­su­mi­do­res. El mer­ca­do real en lí­neas grue­sas es 0,20 por cien­to.

–¿Cuál es el di­fe­ren­cial pro­me­dio de pre­cios?

–De­pen­de mu­cho del pro­duc­to. Por ejem­plo, en pa­nes es­ta­mos me­nos de un 10 por cien­to arri­ba de pri­me­ras mar­cas con glu­ten, pe­ro en pre­mez­cla ver­sus ha­ri­na de tri­go el di­fe­ren­cial es ma­yor. En pro­me­dio po­de­mos ha­blar de un 30 por cien­to. A me­di­da que va­mos pu­dien­do va­mos acer­can­do ca­da vez más los va­lo­res. Des­de nues­tros co­mien­zos tu­vi­mos un com­pro­mi­so con el con­su­mi­dor en el cui­da­do de los pre­cios, de he­cho las in­ver­sio­nes prin­ci­pa­les han te­ni­do fo­co en me­jo­rar la ca­li­dad de los ali­men­tos y en la op­ti­mi­za­ción de cos­tos pa­ra po­der ofre­cer pro­duc­tos com­pe­ti­ti­vos.

–¿Có­mo de­fi­nen ag re­gar un pro­duc­to a la lí­nea?

–Pri­me­ro hi­ci­mos pa­nes, mai­ce­nas, al­fa­jo­res, pe­pas, fro­las. Pe­ro in­clui­mos a me­di­da que nos van su­gi­rien­do los clien­tes.

–Yo a es­tos al­fa­jo­res los me­to en una ex­po gour met sin du­dar.

–(Ri­sas) Los pro­duc­tos evo­lu­cio­na­ron mu­cho, tan­to los nues- tros co­mo los de otros com­pe­ti­do­res. La idea es que el ce­lía­co no se sien­ta so­lo con los pro­duc­tos di­fe­ren­cia­les, sino que el res­to de la f ami­lia tam­bién los con­su­ma. Es­ta­mos tra­ba­jan­do mu­cho en la par­te nu­tri­cio­nal, en la re­duc­ción de azú­ca­res, de so­dio o eli­mi­na­ción de gra­sas trans.

–Acá aden­tro es­tá to­da la f ami­lia. ¿Có­mo di­vi­den los ro­les?

–Mis tres hi­jas son li­cen­cia­das en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y mi hi­jo Fe­de­ri­co, in­ge­nie­ro in­dus­trial.

–O sea, se han pre­pa­ra­do pa­ra es­to.

–Fe­de­ri­co se ocu­pa de ope­rar la plan­ta. Eu­ge­nia es­tá en pro­duc­ción y desa­rro­llo, Florencia en lo co­mer­cial y Lau­ra, en com­pras y ad­mi­nis­tra­ción.

–¿Su ma­ri­do tu­vo tiem­po de pre­ver el re­cam­bio?

–No, pa­ra na­da. No hu­bo tiem­po. Pe­ro nun­ca dudamos que la em­pre­sa de­bía con­ti­nuar. Ni si­quie­ra lo con­ver­sa­mos en­tre no­so­tros. Él nos de­cía que la em­pre­sa era pa­ra la f ami­lia. Y Dimax ya te­nía vi­da pro­pia.

–¿Us­ted ali­nea la tro­pa cuan­do hay al­gún te­mi­ta es­pi­no­so?

–(Son­ríe). Y sí, a ve­ces hay que po­ner­se al me­dio. Pe­ro lo­gra­mos de a po­co en­ten­der­nos. En el fu­tu­ro ha­brá un pro­to­co­lo. Son pro­ce­sos que que­dan por apli­car.

–¿Có­mo es­tá la de­man­da?

–Es un ru­bro muy par­ti­cu­lar. Se sien­te que el con­su­mi­dor eli­ge qué lle­var. Com­pra lo jus­to y ne­ce­sa­rio. Reem­pla­za pro­duc­tos. Ve­nía­mos con un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y aho­ra se ame­se­tó. En los úl­ti­mos au­men­tos de cos­tos, aguan­ta­mos una par­te. La ca­de­na de pa­gos no mues­tra g ran­des cam­bios.

–¿Qué pro­yec­tos es­tán en car­pe­ta?

–Mi hi­jo aca­ba de ve­nir de Ale­ma­nia e Ita­lia pa­ra ver tec­no­lo­gía que nos re­plan­tea­ría la pro­duc­ción. Hoy no po­de­mos pen­sar en eso por los cos­tos a raíz de la suba del dó­lar y del eu­ro. Pe­ro la idea es po­der ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad del pro­ce­so y apun­tar­le a la ex­por­ta­ción. Ya te­ne­mos un mer­ca­do a la vis­ta. Ve­re­mos.

(FO­TOS PE­DRO CAS­TI­LLO)

A to­dos. Eli­na Gar­cía en la plan­ta de Los Bou­le­va­res. “Los pro­duc­tos de­ben gus­tar­les a to­dos”.

Ro­les de­fi­ni­dos. Con Florencia, Fe­de­ri­co y Eu­ge­nia Mar­can­to­ne­lli. Tam­bién otra hi­ja, Lau­ra, par­ti­ci­pa en la fá­bri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.