Vuel­ve el ajus­te por in­fla­ción

Des­pués de 15 años, las em­pre­sas de­be­rán apli­car­lo en los ba­lan­ces. Có­mo im­pac­ta en las com­pa­ñías.

Negocios - - Página Delantera - Pau­la Mar­tí­nez pmar­ti­nez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Una pre­mi­sa bá­si­ca de la con­ta­bi­li­dad es brin­dar in­for­ma­ción con­fia­ble que re­fle­je la reali­dad eco­nó­mi­ca de una em­pre­sa o en­ti­dad pa­ra per­mi­tir la to­ma de de­ci­sio­nes a pro­pios y a ter­ce­ros.

Ese su­pues­to no se res­pe­tó en los úl­ti­mos 15 años, por­que los ba­lan­ces no plas­ma­ron el efec­to dis­tor­si­vo de la in­fla­ción, pe­ro la si­tua­ción cam­bió des­de me­dia­dos de es­te año y es­tá ge­ne­ran­do un mo­vi­mien­to in­ten­so en las em­pre­sas pa­ra adap­tar­se y eva­luar có­mo las afec­ta­rá.

Por in­tui­ción cual­quie­ra se da cuen­ta que un pe­so de enero no va­le lo mis­mo que el mis­mo pe­so en di­ciem­bre, que el di­ne­ro en efec­ti­vo o las cuen­tas por co­brar sin ajus­tar se des­va­lo­ri­zan, que una deu­da con cuo­tas fi­jas en pe­sos se li­cúa, y que los bie­nes (in­mue­bles, in­su­mos, mer­ca­de­ría, ma­qui­na­ria, vehícu­los) au­men­tan cuan­do hay in­fla­ción.

Sin em­bar­go, los es­ta­dos con­ta­bles de las em­pre­sas mos­tra­ban esos nú­me­ros en va­lo­res his­tó­ri­cos (así se de­no­mi­na a la mo­ne­da que no in­cor­po­ra el efec­to in­fla­cio­na­rio) y eso no de­be­ría per mi­tir su­mar ni com­pa­rar esos da­tos, aun­que en la prác­ti­ca se lo ha­cía, con re­sul­ta­dos dis­tor­sio­na­dos.

Nue­vo con­tex­to

¿Qué cam­bió aho­ra? Los te­mas que in­flu­yen son va­rios.

Cau­sas ex­ter­nas. La de­ci­sión de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de de­cla­rar a la Ar­gen­ti­na co­mo país hi­per­in­fla­cio­na­rio (só­lo hay otros cua­tro en el mun­do, en­tre ellos, Ve­ne­zue­la).

“La In­ter na­tio­nal Prac­ti­ces Task For­ce (reúne a re­gu­la­do­res y gran­des fir mas de au­di­to­ría) di­jo que no se po­día con­so­li­dar la in­for­ma­ción que pro­ve­nía del país si no es­ta­ba ajus­ta­da por in­fla­ción des­de el 1 de ju­lio de es­te año. A ni­vel na­cio­nal, la pro­fe­sión hi­zo lo mis­mo pa­ra no ge­ne­rar di­ver­gen­cias y pro­ble­mas a las em­pre­sas ”, ex­pli- ca Jo­sé Luis Ar­no­let­to, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Con­se­jos Pro­fe­sio­na­les de Cien­cias Eco­nó­mi­cas (FACPCE).

Es­te or­ga­nis­mo re­sol­vió que to­das las com­pa­ñías tie­nen que ac­tua­li­zar sus es­ta­dos con­ta­bles y emi­tió la nor­ma téc­ni­ca con al­gu­nas acla­ra­cio­nes.

Cau­sas in­ter­nas. Las mo­di­fi­ca­cio­nes en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (In­dec) per­mi­tie­ron ge­ne­rar ín­di­ces de pre­cios acor­des a la reali­dad y mos­trar una in­fla­ción acu­mu­la­da su­pe­rior al 100 por cien­to en tres años, el pa­rá­me­tro que se to­ma a ni­vel in­ter­na­cio­nal pa­ra em­pe­zar a ajus­tar.

Tam­bién in­flu­ye la de­ci­sión del Go­bierno de avanzar en una nor­ma­li­za­ción de es­te te­ma.

Si bien fal­ta la apro­ba­ción del Con­gre­so, pe­ro el Eje­cu­ti­vo en­vió un pro­yec­to de ley en el cual se de­ro­ga el de­cre­to de 2003 que prohí­be a los or­ga­nis­mos es­ta­ta­les re­ci­bir ba­lan­ces ac­tua­li­za­dos por in­fla­ción.

Es­te te­ma no es me­nor, ya que se re­fie­re a en­tes que re­gu­lan a al­gu­nas em­pre­sas (Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res (CNV), Ban­co Cen­tral, Su­pe­rin­ten­den­cia de Se­gu­ros, Ins­pec­ción de Per­so­nas Ju­rí­di­cas) y tam­bién al fis­co na­cio­nal. La in­ten­ción es que el ajus­te por in­fla­ción im­po­si­ti­vo (al ba­lan­ce que de­ter­mi­na el pa­go de Ga­nan­cias) no se apli­que en 2018.

Vol­ver a apren­der

El re­tor no del ajus­te por in­fla­ción es­tá mo­vi­li­zan­do dis­tin­tas áreas de las em­pre­sas. La úl­ti­ma vez que se apli­có fue de sep­tiem­bre de 2002 has­ta fe­bre­ro o sep­tiem­bre de 2003 (se­gún la com­pa­ñía).

An­tes, se ha­bía sus­pen­di­do con la con­ver­ti­bi­li­dad, des­de 1992, por lo que hay mu­chos pro­fe­sio­na­les que nun­ca lo apli­ca­ron y ni si­quie­ra se for­ma­ron en las uni­ver­si­da­des en es­ta cues­tión.

Ade­más, la nor­ma in­ter­na­cio­nal de ajus­te es la pri­me­ra vez que se uti­li­za en la Ar­gen­ti­na, por­que nun­ca el país ha­bía si­do con­si­de­ra­do hi­per­in­fla­cio­na­rio ba­jo esos pa­rá­me­tros.

La ca­pa­ci­ta­ción de contadores y de auditores es­tá en ple­na efer­ves­cen­cia por es­tos días, al igual que el desa­rro­llo o la ade­cua­ción de los sis­te­mas in­for­má­ti­cos.

“Es fun­da­men­tal el in­vo­lu­cra-

HAY CA­PA­CI­TA­CIÓN DE CONTADORES Y DE AUDITORES. TAM­BIÉN ADE­CUA­CIÓN DE SIS­TE­MAS IN­FOR­MÁ­TI­COS.

mien­to de los di­rec­to­rios y la al­ta ge­ren­cia, por­que es­to va a te­ner un im­pac­to de ges­tión y se de­be eva­luar có­mo se va a co­mu­ni­car a sus ac­cio­nis­tas o due­ños, y a los in­ver­so­res. En el ca­so de com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les, de­ben in­for­mar a las em­pre­sas con­tro­lan­tes”, se­ña­la Ja­vier Pe­rey­ra, ge­ren­te de Au­di­to­ría de De­loit­te Cór­do­ba.

“Es­ta­mos re­ci­bien­do con­sul­tas de mu­chos paí­ses, por­que les cues­te en­ten­der, no hay mu­cha ex­pe­rien­cia mun­dial y es un gran desafío ex­pli­car­lo”, agre­ga.

Por su par­te, Luis Ál­va­rez Chia­bo, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba (UCC) y so­cio de Luis Fad­da & Aso­cia­dos, ad­vier­te que la ma­yor par­te de los in­di­ca­do­res de aná­li­sis de los es­ta­dos fi­nan­cie­ros van a cam­biar: ni­vel de en­deu­da­mien­to, de in­mo­vi­li­za­ción, ín­di­ces de ren­ta­bi­li­dad, Ebit­da (be­ne­fi­cios an­tes de in­tere­ses, im­pues­tos, de­pre­cia­ción y amor­ti­za­ción).

“Es­to im­pac­ta en los usua­rios de la in­for­ma­ción, so­bre to­do en dos que son cla­ves: in­ver­so­res y ac­cio­nis­tas, y otor­gan­tes de cré­di­to. Los ban­cos ten­drán que reade­cuar su eva­lua­ción o cam­biar pa­rá­me­tros pa­ra ca­li­fi­car clien­tes”, sub­ra­ya.

Im­pac­to eco­nó­mi­co

El ajus­te por in­fla­ción ten­drá un do­ble im­pac­to. Por un la­do, en los nú­me­ros del pe­río­do en el cual se apli­ca, y por otro, afec­ta­rá de lleno en la si­tua­ción de arran­que. Es­ta vez, el pa­tri­mo­nio del ini­cio del ejer­ci­cio ten­drá que mos­trar la re­va­lua­ción de las par­ti­das des­de la úl­ti­ma apli­ca­ción del ajus­te (15 años).

Es­te te­ma pue­de traer si­tua­cio­nes muy com­ple­jas que im­pli­ca­rán un do­lor de ca­be­za pa­ra las em­pre­sas. “Los pa­tri­mo­nios de las com­pa­ñías van a cam­biar y tam­bién su com­po­si­ción. Los ac­cio­nis­tas de­be­rán to­mar de­ci­sio­nes que no es­ta­ban pre­vis­tas”, aler­ta Pe­rey­ra.

Ál­va­rez Chia­bo ejem­pli­fi­ca que las ga­nan­cias se po­drían trans­for­mar en pér­di­das acu­mu­la­das tan gran­des que obli­ga­rían a la em­pre­sa a re­com­prar ac­cio­nes o ca­pi­ta­li­zar la com­pa­ñía con apor­tes de los so­cios.

Ar­no­let­to ade­lan­tó que la Fe­de­ra­ción es­tá tra­ba­jan­do con la CNV y otros or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res pa­ra fle­xi­bi­li­zar al­gu­nas exi­gen­cias. Los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que el im­pac­to no de­pen­de del sec­tor de ac­ti­vi­dad, sino de la es­tra­te­gia de co­ber­tu­ra fren­te a la in­fla­ción que im­ple­men­tó ca­da em­pre­sa.

Por ca­so, si sus ga­nan­cias se in­vir­tie­ron en ins­tru­men­tos ren­ta­bles o en ac­ti­vos lí­qui­dos, si tie­nen más deu­das o más cuen­tas por co­brar a va­lor no­mi­nal, el ma­ne­jo de los stock y las ven­tas.

Pa­ra Ar­no­let­to, las más afec­ta­das se­rán las Pyme, con me­nos he­rra­mien­tas pa­ra cu­brir­se. Pe­ro más allá del efec­to par­ti­cu­lar, es in­du­da­ble que el te­ma im­pac­ta­rá en to­das las em­pre­sas y en la for­ma de ana­li­zar pa­tri­mo­nios y re­sul­ta­dos.

(FOTOILUSTRACIÓN DE OS­CAR ROL­DÁN)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.