La eco­no­mía. En­tre las ar­ti­ma­ñas po­lí­ti­cas y el hu­mor so­cial.

Negocios - - Página Delantera - Da­niel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La con­sul­to­ra Iso­no­mía uti­li­za un mé­to­do pa­ra ra­dio­gra­fiar a la opi­nión pú­bli­ca: lo lla­ma el pri­mer me­tro cua­dra­do, que alu­de al es­pa­cio in­di­vi­dual en el que se mue­ven la eco­no­mía y las ex­pec­ta­ti­vas de ca­da ar­gen­tino.

Con ese ter­mó­me­tro, los en­cues­ta­do­res in­ten­tan es­ta­ble­cer, en de­ter­mi­na­do tiem­po y lu­gar, lo que re­sul­ta de la re­la­ción di­ná­mi­ca en­tre la ma­cro y la mi­cro­eco­no­mía.

Sa­la­rio, aho­rro, em­pleo y con­su­mo son las va­ria­bles. Más allá de los de­ta­lles, lo que se per­ci­be en ese me­tro cua­dra­do es, en esen­cia, una cre­cien­te preo­cu­pa­ción que de­vie­ne en desáni­mo, ma­les­tar, in­cer­ti­dum­bre y sen­sa­ción de des­am­pa­ro.

El plan de un co­bro adi­cio­nal re­tro­ac­ti­vo en las bo­le­tas de gas, por el des­fa­se de pre­cios que es­tán do­la­ri­za­dos, lle­vó a me­dir el hu­mor so­cial en me­tros cú­bi­cos. “En pro­me­dio, la preo­cu­pa­ción no se ha tra­du­ci­do en enojo o has­tío. No es­tá cer­ca de esa fron­te­ra, pe­ro se mue­ve a mu­cha ve­lo­ci­dad”, ad­vier­te el di­rec­tor de Iso­no­mía, Pa­blo Kno­poff.

La me­di­da ya fue des­ac­ti­va­da, pe­ro de­jó al des­nu­do la tra­ma de esa es­pe­cie de ries­go país au­tóc­tono que, en el fon­do, tam­bién ex­pli­ca por qué las ta­sas de in­te­rés si­guen arri­ba del 70 por cien­to.

Gus­te o no, la nor­ma en la que se co­bi­ja­ba el se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, re­co­no­ce a las pe­tro­le­ras el de­re­cho de per­ci­bir la di­fe­ren­cia cam­bia­ria, con un pre­cio que que­da abier­to seis me­ses. En ese pla­ti­llo tam­bién pe­sa el pa­pel de esas em­pre­sas en Va­ca Muer­ta.

Pe­ro, cla­ro, el ta­ma­ño de la de­va­lua­ción y el con­tex­to in­fla­cio­na­rio y re­ce­si­vo son con­di­cio­nan­tes de­ma­sia­do gran­des. El res­to que­da en el tem­blo­ro­so pul­so del sen­ti­do co­mún, siem­pre ame­na­za­do por la vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca y los erro­res no for­za­dos del pro­pio Go­bierno.

En lo dis­cur­si­vo, el sal­do de lo que pasó es gro­tes­co, en un mo­men­to en el que Cam­bie­mos in­ten­ta te­jer una em­pa­tía con el es­ta­do de áni­mo ge­ne­ra­li­za­do.

Ha­ce va­rias se­ma­nas que aban­do­nó la ges­tión de ex­pec­ta­ti­vas –a tra­vés de la cual siem­pre ha­bló de un fu­tu­ro me­jor que nun­ca lle­gó– pa­ra arri­mar­se a la desa­zón de los bol­si­llos.

Pe­ro eso tam­bién con­lle­va el ries­go de sen­tar­se a llo­rar por ho­ras con la viu­da. El con­sue­lo no pue­de ser eterno. De allí que la se­ma­na que pasó ha­ya ce­rra­do con me­di­das pa­ra el Pro­crear, la cons­truc­ción y el al­qui­ler de vi­vien­das, y pa­ra po­ner un to­pe a las cuo­tas de los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios UVA.

Una for­ma de mos­trar­se ac­ti­vo en­tre tan­ta pa­rá­li­sis, y una cla­ra prue­ba de que, agotados los verbos en tiem­po fu­tu­ro, el Go­bierno es­tá obli­ga­do a mos­trar ac­cio­nes en un pre­sen­te esquivo.

AGOTADOS LOS VERBOS EN TIEM­PO FU­TU­RO, EL GO­BIERNO ES­TÁ OBLI­GA­DO A MOS­TRAR AC­CIO­NES EN UN PRE­SEN­TE ESQUIVO.

(MERCOPRESS.COM)

En fo­co. El se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, y el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.