Ar­ti­ma­ñas po­lí­ti­cas, el peor enemi­go del bol­si­llo

Negocios - - Negocios + Opinión - Jor­ge Vas­con­ce­los* * Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

Pa­ra evi­tar que pro­duc­to­ras y dis­tri­bui­do­ras de gas hi­cie­ran jui­cio al Es­ta­do por in­cum­pli­mien­to de con­tra­to, el Go­bierno re­ne­go­ció el tras­pa­so a ta­ri­fas de la suba del dó­lar, amor­ti­guan­do su im­pac­to, aun­que pa­ra los con­su­mi­do­res que­dó un sal­do a pa­gar de 90 pe­sos por mes en 24 cuo­tas, una me­di­da re­tro­ac­ti­va que po­día ser cues­tio­na­da en la Jus­ti­cia.

Sin es­pe­rar el ve­re­dic­to, lla­mó la aten­ción el co­ro de po­lí­ti­cos que apun­tó a tra­bar­la a tra­vés del Con­gre­so. No es­ca­pa a na­die lo de­li­ca­do de la si­tua­ción, la ne­ce­si­dad que tie­ne el país de cu­brir los ven­ci­mien­tos de deu­da a tra­vés del cré­di­to del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter na­cio­nal (FMI) y el re­qui­si­to de lle­var a ce­ro el dé­fi­cit pri­ma­rio del sec­tor pú­bli­co na­cio­nal en el ejer­ci­cio 2019, un ob­je­ti­vo que se com­pli­ca con el en­gor­de de los sub­si­dios a la ener­gía. El rui­do po­lí­ti­co y la po­si­bi­li­dad de des­víos fis­ca­les no es gra­tui­to pa­ra la eco­no­mía, y se ex­pre­sa en ries­go país y en de­va­lua­ción.

Si es­te ti­po de epi­so­dios se hi­cie­ra re­cu­rren­te, de ca­ra al Pre­su­pues­to 2019, ha­bría que te­ner en cuen­ta que ca­da 10 por cien­to de suba del pre­cio del dó­lar, hay un sal­to de cua­tro por cien­to de la in­fla­ción, por lo que la ca­nas­ta de una fa­mi­lia de, por ca­so, 25 mil pe­sos por mes, se en­ca­re­ce en mil pe­sos en ca­da uno de esos mo­vi­mien­tos, más de 10 ve­ces lo que es­tu­vo en dis­cu­sión con las ta­ri­fas de gas.

El cos­to de pro­duc­ción del gas lo­cal es de al­re­de­dor de un ter­cio de lo que cues­ta im­por­tar­lo por bar­cos (GNL) y la mi­tad de lo que sa­le traer­lo des­de Bo­li­via.

Es evi­den­te que to­do po­lí­ti­co que pien­se en el fu­tu­ro del país de­be­ría es­tar apun­tan­do a re­cu­pe­rar el au­to­abas­te­ci­mien­to y bus­can­do fór­mu­las pa­ra que la tran­si­ción re­sul­te lo me­nos trau­má­ti­ca po­si­ble pa­ra los con­su­mi­do­res.

Pe­ro tam­bién evi­tar re­tro­traer la si­tua­ción a la eta­pa en la que ca­si no ha­bía in­ver­sio­nes en el sec­tor y las im­por­ta­cio­nes ener­gé­ti­cas lle­ga­ron a tre­par a 11,5 mil mi­llo­nes de dó­la­res por año (2014).

Di­fí­cil de en­ten­der

El obs­truc­cio­nis­mo de esa fran­ja de la opo­si­ción es di­fí­cil de en­ten­der. Pri­me­ro, por­que elu­de cual­quier au­to­crí­ti­ca de la pér­di­da del au­to­abas­te­ci­mien­to y de la épo­ca de los cor­tes fre­cuen­tes de ener­gía. Se­gun­do, por­que si as­pi­ra a ser go­bierno des­de fin de 2019, ten­dría que re­pa­rar en el he­cho que la “ta­rea im­po­pu­lar” la es­tá ha­cien­do la ac­tual ges­tión, lo que fa­ci­li­ta­rá el ma­ne­jo de la eco­no­mía en el fu­tu­ro, en par­ti­cu­lar si el pre­cio del pe­tró­leo tre­pa­ra a 100 dó­la­res el ba­rril, un es­ce­na­rio que no se des­car­ta.

Más bien, esos arre­ba­tos pa­re­cen dic­ta­dos por el “pe­rro del hor­te­lano”, pro­pios de quie­nes tie­nen el há­bi­to de no ha­cer fren­te a los pro­ble­mas, aun cuan­do és­tos aten­ten con­tra la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción.

Son di­ri­gen­tes que ven a las cues­tio­nes irre­suel­tas co­mo la opor­tu­ni­dad pa­ra des­gas­tar al go­bierno de turno. Sin em­bar­go, ahí es­tán los Bol­so­na­ro y los Trump pa­ra mos­trar­les que no ne­ce­sa­ria­men­te se­rán los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les los que ca­pi­ta­li­cen las cri­sis.

Los desafíos

Es cier­to tam­bién que las idas y ve­ni­das en torno a las ta­ri­fas del gas son el sub­pro­duc­to del fra­ca­so del pri­mer pro­gra­ma acor­da­do con el FMI tan só­lo tres me­ses atrás, una res­pon­sa­bi­li­dad del pro­pio Eje­cu­ti­vo, con la con­si­guien­te dis­pa­ra­da del dó­lar y de la in­fla­ción de ju­lio en ade­lan­te.

Co­mo ya se ana­li­zó, el pro­gra­ma que arran­ca es más rús­ti­co, pe­ro con me­jo­res ci­mien­tos que el an­te­rior, aun­que aho­ra se en­fren­tan ma­yo­res ur­gen­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les, en un mar­co de es­ca­sa cre­di­bi­li­dad.

En los úl­ti­mos días, el pre­cio del dó­lar se ha des­li­za­do a la ba­ja, tan­to por las ta­sas de in­te­rés co­mo por el he­cho de que, a es­ta pa­ri­dad, es más cos­to­so apos­tar en con­tra, más cuan­do el real bra­si­le­ño se apre­cia.

Es­to po­dría con­so­li­dar­se de la mano de la ven­ta de unos 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res, de aquí a fin de año, por par­te del Te­so­ro pa­ra cum­plir sus com­pro­mi­sos fis­ca­les. Sin em­bar­go, to­da­vía exis­ten se­ña­les di­ver­gen­tes, co­mo la suba del ries­go país has­ta los 700 pun­tos.

Hay desafíos que de­fi­ni­rán la ten­den­cia. En lo in­terno, el ven­ci­mien­to de Le­bac de es­ta se­ma­na por 220 mil mi­llo­nes de pe­sos en ma­nos de par­ti­cu­la­res; si hay o no dic­ta­men en el Con­gre­so por el Pre­su­pues­to 2019; y lo que ocu­rra con la in­fla­ción, tras el pi­co de se­tiem­bre, en­tre otros.

En lo ex­terno, la pro­fun­di­dad que al­can­ce la corrección bur­sá­til de los paí­ses desarrollados, con el mar de fon­do del con­flic­to co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, y el ries­go de una ex­ten­sión a lo cam­bia­rio y fi­nan­cie­ro.

Bra­sil, por el mo­men­to, ayu­da a es­ta­bi­li­zar las va­ria­bles fi­nan­cie­ras lo­ca­les, pe­ro res­ta con­fir­mar la ca­pa­ci­dad del nue­vo go­bierno pa­ra en­ca­rar re­for­mas es­truc­tu­ra­les im­pres­cin­di­bles. El com­pro­mi­so de “ex­pan­sión ce­ro” de la ba­se mo­ne­ta­ria se cum­ple con cre­ces en el pri­mer ter­cio de oc­tu­bre, por lo que el Ban­co Cen­tral tie­ne mar­gen pa­ra emi­tir sin ne­ce­si­dad de su­bir la ta­sa de Le­liq pa­ra es­te­ri­li­zar.

Es­to es re­le­van­te por el ven­ci­mien­to de Le­bac de es­ta se­ma­na, aun­que qui­zá con­ven­ga que el res­ca­te de es­tos tí­tu­los se pro­rro­gue has­ta fin de año, cuan­do sube la de­man­da de pe­sos. En cuan­to al ni­vel de ac­ti­vi­dad, se es­tá pro­fun­di­zan­do la re­ce­sión, por lo que es cla­ve que la in­fla­ción se fre­ne de mo­do in­cues­tio­na­ble des­de no­viem­bre.

De esa ma­ne­ra, po­dría ac­ti­var­se el me­ca­nis­mo que ha­ce me­nos con­trac­ti­vo al plan, cuan­do el pre­cio del dó­lar va al pi­so de la zo­na de in­ter­ven­ción y el Ban­co Cen­tral pa­sa a emi­tir pe­sos a cam­bio de más re­ser­vas.

Así, po­drían con­vi­vir una in­fla­ción del or­den del dos por cien­to men­sual y un ni­vel de ac­ti­vi­dad que co­mien­za a re­cu­pe­rar­se. Hay ries­gos, pe­ro es un es­ce­na­rio que po­dría dar­se en­tre el pri­me­ro y el se­gun­do tri­mes­tre de 2019.

ES CLA­VE QUE LA IN­FLA­CIÓN SE FRE­NE DE MO­DO IN­CUES­TIO­NA­BLE DES­DE NO­VIEM­BRE. ASÍ SI EL DÓ­LAR VA AL PI­SO, EL BCRA PUE­DE EMI­TIR CAM­BIO DE RE­SER­VAS.

(ILUS­TRA­CIÓN DE ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.