El fue­go cru­za­do bo­nae­ren­se

Noticias - - A NUESTTROS LLECTTORES -

Dos ata­jos tie­ne la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal pa­ra es­qui­var las es­quir­las del fue­go cru­za­do en el seno de la po­li­cía bo­nae­ren­se: su to­da­vía vir­tuo­sa ima­gen pú­bli­ca y las al­ti­so­nan­tes de­cla­ra­cio­nes con las que si­gue anun­cian­do una (ca­da vez más di­fu­sa) gue­rra fron­tal a la co­rrup­ción.

Es­ta se­ma­na, el je­fe de la bo­nae­ren­se, Pa­blo Bressi vol­vió a ser se­ña­la­do por en­cu­bri­mien­to a ban­das nar­cos en una de­nun­cia pe­nal pro­mo­vi­da por un ex je­fe po­li­cial, que la jus­ti­cia des­es­ti­mó en pla­zo ex­prés. El blin­da­je a Bressi no tie­ne fi­su­ras: ade­más de los testimonios de sus ex mu­je­res acu­sán­do­lo de vio­len­cia de gé­ne­ro que re­co­gió NO­TI­CIAS el año pa­sa­do y de múl­ti­ples de­nun­cias de vin­cu­la­cio­nes con el nar­co­trá­fi­co, el go­bierno pro­vin­cial lo sos­tie­ne in­clu­so ha­cien­do oí­dos sor­dos a su alia­da es­tra­té­gi­ca Eli­sa Ca­rrió, quien afir­mó pú­bli­ca­men­te que el je­fe de la bo­nae­ren­se “es cóm­pli­ce de los nar­cos”, des­pués de que Vidal des­oye­ra sus ad­ver­ten­cias en pri­va­do.

El em­ba­te ini­cial de la go­ber­na­do­ra con­tra las vie­jas prác­ti­cas, las ca­jas his­tó­ri­cas de la mal­di­ta po­li­cía y el des­pla­za­mien­to de vie­jos ca­ci­ques, la de­ja­ron con una por­ción de la bo­nae­ren­se que al­gu­na vez de­fi­nió con re­sig­na­ción co­mo “lo que hay”. Ver­da­de­ras por com­ple­to, a me­dias o fa­la­ces, las nue­vas de­nun­cias pro­ve­nien­tes del seno de la fuer­za, re­ve­lan un caos ins­ti­tu­cio­nal del que no se sa­le con dis­cur­sos de co­rrec­ción po­lí­ti­ca.

RES­PAL­DO. Vidal y su mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad, Ri­ton­do, si­guen sos­te­nien­do al je­fe po­li­cial Bressi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.