Gran­des ac­to­res en una tra­ma dé­bil

Noticias - - TEATRO -

La­tra­ma re­sul­ta dé­bil, ca­si más li­via­na que el ai­re: Ame­lia (Ale­jan­dra Ra­dano) es una mu­jer so­ña­do­ra, vi­ve co­mo si deam­bu­la­ra en­tre los de­co­ra­dos de un culebrón la­ti­noa­me­ri­cano. Pu­ra pa­sión, se ex­pre­sa con ges­tua­li­dad exa­ge­ra­da y vis­te atuen­dos es­tri­den­tes. Tras la pér­di­da de su se­duc­tor es­po­so Ro­lan­do (Juan Dart­hes), hi­zo bo­rrón y cuen­ta nue­va pa­ra ter­mi­nar en las sen­sua­les re­des que le ten­dió Ro­li (Mi­chel Noher), su jo- ven y be­llo hi­jas­tro. Pe­ro, a tra­vés de un lla­ma­do, se en­te­ra que mi­la­gro­sa­men­te el ma­ri­do es­tá sano y sal­vo. En­ci­ma, tal vez re­gre­se en cual­quier mo­men­to pa­ra re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do.

A di­fe­ren­cia del es­plén­di­do “Man­zi, la vi­da en or­sai” don­de, jun­to al dramaturgo Ber­nar­do Ca­rey, re­tra­ta­ron la en­tra­ña­ble fi­gu­ra del cé­le­bre au­tor de tan­gos, la du­pla crea­ti­va de Betty Gam­bar­tes y Die­go Vi­la, vuel­ve a con­ce­bir una tea­tra­li­dad ba­sa­da en la can­ción po­pu­lar aun­que es­ta vez elu­de el rea­lis­mo y trans­for­ma la pro­pues­ta en un efí­me­ro pa­sa­tiem­po. Por suer­te, con gran­des in­tér­pre­tes.

Te­mas de di­fe­ren­tes gé­ne­ros, épo­cas y au­to­res, au­na­dos en la te­má­ti­ca del amor, co­mo “Te ex­tra­ño” de Ar­man­do Man­za­ne­ro o “¿Y có­mo es él?” de Jo­sé Luis Pe­ra­les, en­tre mu­chos otros, mag­ní­fi­ca­men­te can­ta­dos y acom­pa­ña­dos en vi­vo por un trío de ins­tru­men­tis­tas, muy bien di­ri­gi­dos por Vi­la, cons­tru­yen el an­da­mia­je mu­si­cal que es­ta­ble­ce lo más atrac­ti­vo del es­pec­tácu­lo.

No le ven­dría mal una po­da a la ex­pli­ca­da y lar­guí­si­ma in­tro­duc­ción, ade­más de eli­mi­nar esa inopor­tu­na voz en off que aco­ta, de for­ma ano­di­na, du­ran­te ca­si to­da la re­pre­sen­ta­ción, lo que el es­pec­ta­dor ya es­tá vien­do. Afor­tu­na­da­men­te, hay dos gran­des bas­to­ne­ros que, a fal­ta de un li­bre­to só­li­do y una di­rec­ción más de­li­ran­te, re­man pa­ra que el bar­co se man­ten­ga a flo­te. Y lo lo­gran con cre­ces.

Por un la­do Dart­hés, due­ño de una pre­sen­cia im­pe­ca­ble, ro­tun­do atrac­ti­vo y voz de trueno, con­quis­ta al pú­bli­co des­de el ins­tan­te en que apa­re­ce en es­ce­na. Por otro Ra­dano usa su ad­mi­ra­ble his­trio­nis­mo pa­ra arran­car car­ca­ja­das y ex­hi­be una téc­ni­ca vo­cal en­vi­dia­ble. En tan­to, el ca­ris­má­ti­co Noher crea un ser pleno de fres­cu­ra y se la­men­ta es­cu­char­lo en tan so­lo una can­ción.

PU­RA PA­SIÓN. Mi­chel Noher, Ale­jan­dra Ra­dano y Juan Dart­hés sos­tie­nen con cre­ces un li­bre­to flo­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.