Gra­cias Tos­cano

Noticias - - TELEVISIÓN -

To­másy Ve­ró­ni­ca se aman des­de la ado­les­cen­cia. Fle­cha­zo con­tun­den­te. Sin em­bar­go, en lu­gar de arro­jar­se el uno so­bre el otro, po­ner­se de no­vios, ca­sar­se, te­ner hi­jos, et­cé­te­ra, com­ple­ta­ron el ál­bum con los res­pec­ti­vos ami­gos de ca­da uno: él con Na­ta­lia, ín­ti­ma de Ve­ró­ni­ca; y ella con Al­fred, com­pin­che de To­más. No fue en la Edad Me­dia sino acá no­más, re­cien­ci­to. En­tre asa­dos y tiem­pos com­par­ti­dos, los años pa­sa­ron y aho­ra, en sus cua­ren­ti­pi­co, de­ci­den que el mo­men­to lle­gó. Me­jor di­cho, no de­ci­den na­da sino que son em­pu­ja­dos por un da­to de la reali­dad: el mé­di­co de Ve­ró­ni­ca le di­ce que le que­dan po­cos me- ses de vi­da. A en­fies­tar­se en­ton­ces. Epa, no, era un error, la ru­ti­na con­ti­núa y ha­brá que es­pe­rar. Eso sí, to­dos ami­gos com­par­tien­do el día a día me­dia­ne­ra de por me­dio.

“Quie­ro vi­vir a tu la­do” po­dría ser un dra­món de frus­tra­dos a mi­tad de la vi­da. Pe­ro es una co­me­dia y co­mo tal abor­da los pro­ble­mas hu­ma­nos con un len­te dis­tan­cia­do y dis­tor­sio­na­dor pa­ra reír­nos de no­so­tros mis­mos. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio que man­ten­ga un la­zo de ve­ro­si­mi­li­tud pa­ra esa iden­ti­fi­ca­ción, un so­por­te don­de apo­yar el de­li­rio. Y que en el ca­so de es­tas dos fa­mi­lias re­sul­ta un tan­to res­ba­la­di­zo. Ejem­plos: Al- fred (Aja­ka), un bueno pa­ra na­da, y Ve­ró­ni­ca (Krum), la que nun­ca hi­zo lo que qui­so, tie­nen un ni­vel de vi­da in­com­pren­si­ble pa­ra su su­pues­ta­men­te com­pli­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca; las mu­ca­mas, una en ca­da fa­mi­lia, son dos chi­cas pa­ra­gua­yas siem­pre ma­qui­lla­das, bas­tan­te dís­co­las y a la bús­que­da de se­ño­res; en fin, la hi­po­cre­sía de 20 años de con­vi­ven­cia light, la ten­sión se­xual en­tre To­más (Ami­go­re­na) y Ve­ró­ni­ca, no tie­nen asi­de­ro en el con­tex­to ac­tual y en lu­gar de gra­cio­so re­sul­ta ño­ño. De to­das ma­ne­ras, es creí­ble la atrac­ción en­tre Krum y Ami­go­re­na (bien uti­li­za­do el re­cur­so de mi­rar a cá­ma­ra y ha­blar al es­pec­ta­dor), rap­port que no se pro­du­ce nun­ca en­tre Ami­go­re­na y Pe­ña (Na­ta­lia), agua y acei­te en la pan­ta­lla; mien­tras que, por su par­te, Aja­ka cum­ple con su eterno ado­les­cen­te tor­pe.

Por suer­te pa­ra es­ta ti­ra, hay más. Y de lo bueno. Por­que lo de Ga­brie­la Tos­cano co­mo Susan, una ex mo­de­lo que­bra­da y pa­sa­da de ros­ca, que­da­rá pa­ra la an­to­lo­gía de la te­vé. Ca­da vez que apa­re­ce, ex­plo­ta y su­ma: con el siem­pre per­fec­to Car­los Be­llo­so, con Lizy Ta­glia­ni (en su de­but en una fic­ción), con Pe­ña, que se po­ten­cia mu­chí­si­mo en ese re­gis­tro dis­pa­ra­ta­do que im­po­ne la gran ac­triz que es Tos­cano. El otro ha­llaz­go es el grupo de com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo de Ve­ró­ni­ca: la du­pla Mau­ri­cio Da­yub y Da­río Ba­ras­si, un co­me­dian­te pa­ra apro­ve­char, jun­to a Ji­me­na Ba­rón. Es­tos “se­cun­da­rios” (tam­bién Iri­de Moc­kert co­mo Jelly) le­van­tan cual­quier pe­so muer­to en el pan­tano del abu­rri­mien­to. A par­tir de un ras­go re­co­no­ci­ble, se em­ba­rran has­ta el fon­do. Es por ellos, y no por los pro­ta­gó­ni­cos, que “Quie­ro vi­vir a tu la­do” es una co­me­dia pa­ra te­ner en cuen­ta.

DI­VER­TI­DA CO­ME­DIA DE ENREDOS. Al­ber­to Aja­ka, Paola Krum, Flo­ren­cia Pe­ña y Mi­ke Ami­go­re­na pro­ta­go­ni­zan la ti­ra del El Tre­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.