Las se­ma­nas más K del PRO

El ofi­cia­lis­mo ha­ce lo que an­tes cri­ti­ca­ba. Ins­ti­tu­cio­na­li­dad tru­cha y po­der real.

Noticias - - POLÍTICA NACIONAL - Por EDI ZU­NINO *

AMau­ri­cio se le es­tá pi­ran­do un ojo, ti­po Nés­tor. Tran­qui­los, ob­vio que no se tra­ta de un diag­nós­ti­co mé­di­co. Es pu­ra per­cep­ción pe­rio­dís­ti­ca, en ba­se a las úl­ti­mas se­ña­les po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que ha emi­ti­do el Go­bierno.

Bas­ta con de­te­ner­se unos se­gun­dos en los seis ca­sos des­ta­ca­dos en la pá­gi­na que si­gue pa­ra lle­gar a la con­clu­sión de que "Cam­bie­mos" ha si­do, al me­nos en las no­ti­cias más im­por­tan­tes de las úl­ti­mas se­ma­nas (y en va­rias otras del úl­ti­mo año), una ex­pre­sión de de­seos de los vo­tan­tes más que un com­pro­mi­so de los vo­ta­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el ba­llot­ta­ge del 2015.

Lla­ma la aten­ción que el ma­cris­mo se obs­ti­ne tan­to en pa­re­cer­se a lo que cri­ti­có con du­re­za du­ran­te una dé­ca­da. Hay cua­tro ra­zo­nes po­si­bles. Ju­gue­mos a la ras­pa­di­ta: 1) ¿Clau­di­có por im­pe­ri­cia? 2) ¿Co­pia por en­vi­dia? 3) ¿Son lo mis­mo por por­ta­ción de grie­ta, pe­ro a la in­ver­sa?

4) ¿Las co­sas del po­der se ha­cen así y no ha­ble­mos más?

Si ele­gis­te la op­ción 1: es­ta­mos en el horno, nin­gún pi­lo­to con­fia­ble co­me­te tan­tos erro­res en tan po­co tiem­po. Van a cho­car.

Si ele­gis­te la op­ción 2: el pro­ble­ma, en es­te ca­so, se­ría que la am­bi­ción de po­der co­mo mo­tor bá­si­co de la po­lí­ti­ca ya se de­mos­tró co­mo un lí­mi­te pa­ra las so­lu­cio­nes que re­quie­re la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Pue­den du­rar, pe­ro no ser úti­les al país por mu­cho tiem­po.

Si ele­gis­te la op­ción 3: el ver­da­de­ro su­je­to del po­der se­ría el sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca en sí, que es­tá en re­com­po­si­ción y re­sul­ta im­pre­de­ci­ble da­da su pro­pia vo­la­ti­li­dad. Fu­tu­ro in­de­fi­ni­do.

Si ele­gis­te la op­ción 4: dis­cu­ta­mos las co­sas y no las per­so­nas, esa es la cues­tión. Fu­tu­ro tam­bién in­de­fi­ni­do, pe­ro al me­nos ten­dien­do a un ma­yor pro­ta­go­nis­mo ciu­da­dano.

El es­ta­do de cam­pa­ña elec­to­ral per­ma­nen­te su­bli­ma el mar­ke­ting, que po­si­ble­men­te dé vo­tos pa­ra el vo­ta­do, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te pa­nes pa­ra el vo­tan­te. La crea­ti­vi­dad se re­du­ce a pe­gar­la con el es­lo­gan o, en el me­jor de los ca­sos, a de­fi­nir bien la mi­sión, pe­ro no al di­se­ño de las so­lu­cio­nes ur­gen­tes.

Des­de que lle­gó a la Ca­sa Ro­sa­da ha­ce 14 me­ses, al Pre­si­den­te se lo ha vis­to muy preo­cu­pa­do por de­mos­trar

que tie­ne au­to­ri­dad y sa­be ejer­cer­la sin mi­ra­mien­tos. Don­de an­tes preo­cu­pa­ban los ex­ce­sos de au­to­ri­dad, aho­ra preo­cu­pa ser fuer­tes pa­ra re­sis­tir los em­ba­tes de quie­nes pre­ten­den des­es­ta­bi­li­zar.

Los ca­sos An­ge­li­ci-Pa­rri­lli, High­ton-Fayt, Cen­tu­rión-D'Elía, Juliana-Ka­ri­na, $Evi­ta-$Yaguareté y Fran­co-Cris­tó­bal que se des­ta­can aquí al la­do, ha­blan de un país que vi­ve dis­cu­tien­do "quién lo ha­ce" y no "qué ha­ce­mos". La ló­gi­ca de la rup­tu­ra en dos su­pues­tos blo­ques en­cu­bre las ra­zo­nes del fra­ca­so, em­bru­te­ce y ha­ce per­der tiem­po. Y es un ti­ro en el pie pa­ra sus pro­pios re­pro­duc­to­res: cuan­do uno ha­ce lo mis­mo que cri­ti­ca­ba, que­da en evi­den­cia. Mues­tra la hi­la­cha de la men­ti­ra, de la im­pro­vi­sa­ción y del des­pués ve­mos.

Dos de los ca­sos se­ña­la­dos son ver­da­de­ra­men­te se­rios, por­que ha­cen más al fun­cio­na­mien­to de las co­sas que a los prin­ci­pios, siem­pre dis­cu­ti­bles y per­fec­ti­bles.

El de Da­niel An­ge­li­ci pa­só ca­si sin pe­na ni glo­ria, co­mo si se tra­ta­ra de un asun­to me­nor de par­ti­di­tos de fútbol que, de úl­ti­ma, to­do el mun­do sa­be que se arre­glan. No. An­ge­li­ci tie­ne in­fluen­cia en áreas cla­ve del Es­ta­do, co­mo la Jus­ti­cia y los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos de con­trol e in­te­li­gen­cia. Fue de­nun­cia­do co­mo un ope­ra­dor os­cu­ro por Li­li­ta Ca­rrió, que opo­si­to­ra no es. ¿Por qué pen­sar que tra­ta a los jue­ces "de ve­ras" con mo­da­les e in­ten­cio­nes dis­tin­tos de los que usa con los del Tri­bu­nal de Dis­ci­pli­na? ¿Por­que son más ins­trui­dos? ¿Se­ría ca­paz de ha­cer cual­quier co­sa pa­ra de­fen­der a su ami­go Ma­cri co­mo a su que­ri­do Bo­ca y vol­ve­ría a ha­cer­la sin arre­pen­tir­se, tal cual él mis­mo di­jo, aún sa­bien­do que hi­zo mal? ¿Có­mo en­tra el con­cep­to "Cam­bie­mos" en el Uni­ver­so An­ge­li­ci? Es­ta­mos ha­blan­do de "có­mo fun­cio­nan las ins­ti­tu­cio­nes", ca­ba­lli­to de ba­ta­lla de la an­te­rior cam­pa­ña elec­to­ral.

La emi­sión mo­ne­ta­ria es otro te­ma de in­te­rés ge­ne­ral con­cre­to. Se sa­be que la eco­no­mía no arran­ca, que el "se­gun­do se­mes­tre" ya na­die sa­be cuán­do em­pie­za, que la "llu­via de dó­la­res" ni llo­viz­na fue y que el ajus­te aprie­ta más que An­ge­li­ci. Las ac­tua­les au­to­ri­da­des nie­gan el pro­ble­ma, con lo cual no ha­cen más que pa­re­cer­se a las an­te­rio­res. Ca­da vez son más los ana­lis­tas que ven pe­li­grar la me­ta in­fla­cio­na­ria del 17% pa­ra es­te año.

Me di­rán que el ca­so Fran­co-Cris­tó­bal no es mo­co'e pa­vo. Pe­ro qui­sie­ra eva­luar­lo con más in­for­ma­ción.

PUN­TO DE VIS­TA. Los ojos de Nés­tor Kirch­ner en el ros­tro de Mau­ri­cio Ma­cri. Ver pa­ra ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.