Los vo­ce­ros mal­di­tos

Se can­só de los pro­ble­mas por sus "men­sa­je­ros". El fac­tor Ve­ra y su su­pues­ta ex­pul­sión de San­ta Marta.

Noticias - - POLÍTICA NACIONAL - JUAN LUIS GONZÁLEZ jl­gon­za­lez@per­fil.com @jua­ne­le­gon­za­lez

En la Ca­si­na Pio IV rei­na el si­len­cio. Son las seis de la tar­de del 9 de di­ciem­bre del 2016, y por las ven­ta­nas en­tra al­go del sol que por un ra­to más ilu­mi­na­rá el Va­ti­cano. A pe­sar de que hay ca­si un cen­te­nar de per­so­nas, en­tre ellos 80 al­cal­des de ciudades cla­ve de Eu­ro­pa, na­die se ani­ma a ha­blar. To­dos mi­ran al ar­zo­bis­po Mar­ce­lo Sán­chez So­ron­do, el can­ci­ller de la Pon­ti­fi­cia Aca­de­mia de Cien­cias, la ins­ti­tu­ción que pa­tro­ci­na el en­cuen­tro. El ar­gen­tino se acer­ca al mi­cró­fono y anun­cia lo que to­dos te­mían: “Co­mo ha­bréis no­ta­do, el Pa­pa no ha ve­ni­do. No doy nin­gu­na ex­pli­ca­ción, só­lo re­co­noz­co los he­chos”. El des­plan­te es no­to­rio y la desa­zón cir­cu­la en­tre los po­lí­ti­cos que ha­bían via­ja­do con la pro­me­sa de una char­la y una fo­to con Fran­cis­co. Un ra­to des­pués el le­gis­la­dor Gus­ta­vo Ve­ra, quien sue­le or­ga­ni­zar es­tos en­cuen­tros con el res­pal­do del ar­zo­bis­po, lee una de­cla­ra­ción fi­nal don­de se pro­me­te ayu­dar a los re­fu­gia­dos del Vie­jo Con­ti­nen­te. El cie­rre no es el es­pe­ra­do.

A pe­sar de que la no­ti­cia im­pac­tó en Eu­ro­pa –“Plan­tón del Pa­pa”, ti­tu­ló el dia­rio es­pa­ñol El Mun­do–, no fue só­lo la ines­pe­ra­da ba­ja del fa­mo­so ar­gen­tino lo más re­le­van­te que de­jó ese en­cuen­tro. La es­ce­na más des­ta­ca­da, con­fir­ma­da a NO­TI­CIAS por dos im­por­tan­tes fuen­tes, es la si­guien­te. Sán­chez So­ron­do, cons­cien­te de que el re­loj pa­sa­ba y el Pon­tí­fi­ce no apa­re­cía a la ho­ra pac­ta­da, ha­bría ju­ga­do una car­ta de­ses­pe­ra­da: le ha­bría su­ge­ri­do a Ve­ra ir a bus­car a Ber­go­glio a su re­si­den­cia, San­ta Marta. Se­gún le con­ta­ron a es­te me­dio, el ti­tu­lar de La Ala­me­da no só­lo no fue aten­di­do por su vie­ja amis­tad, sino que un Guar­dia Sui­zo lo in­vi­tó a re­ti­rar­se. “Tie­ne tres ho­ras pa­ra de­jar el Va­ti­cano”, ha­bría si­do la or­den que re­ci­bió el le­gis­la­dor. La es­ce­na es des­men­ti­da con fir­me­za por el círcu­lo de Ve­ra, quien al mo­men­to de ce­rrar es­ta edi­ción se alo­ja­ba en el mis­mo lu­gar del que ha­bría si­do echa­do dos me­ses atrás. ¿Fue só­lo un cor­to­cir­cui­to? “Fran­cis­co no de­ja de re­ci­bir a per­so­nas con las que tu­vo al­gún la­zo especial, aún cuan­do pue­dan fa­llar­le en al­go”, fue la ex­pli­ca­ción de uno de los cu­ras ar­gen­ti­nos en quien más con­fía el Pa­pa. Más allá de las di­fe­ren­tes ver­sio­nes, hay al­go cla­ro: en es­te año elec­to­ral es­ta­lló la gue­rra por la pro­pie­dad de la voz ofi­cial del que se sien­ta en el si­llón de San Pe­dro.

NON SANCTO. “La re­la­ción se en­frió. A Ve­ra lo si­gue que­rien­do, no es un te­ma per­so­nal, pe­ro se sin­tió usa­do”, di­ce uno de los co­la­bo­ra­do­res de Ber­go­glio. Lo que es­con­de la pe­lea en­tre los dis­tin­tos vo­ce­ros es la es­tra­te­gia a lar­go pla­zo de Fran­cis­co: con­se­guir la paz so­cial en el país. Los cer­ca­nos a él cuen­tan que vi­vió co­mo una vic­to­ria pro­pia el he­cho de que el fin de año úl­ti­mo trans­cu­rrió sin des­ta­ca­dos con­flic­tos, e in­clu­so su­gie­ren que pa­ra él, por un te­ma de go­ber­na­bi­li­dad, se­ría lo me­jor que el ofi­cia­lis­mo ven­cie­ra en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, aun­que de am­bos ban­dos acla­ran que el Pa­pa es­tá le­jos de in­mis­cuir­se en la po­lí­ti­ca lo­cal.

El pro­ble­ma con los que cuen­tan en pú­bli­co que Fran­cis­co les di­jo tal o cual co­sa es que mu­chas ve­ces ter- mi­nan pi­san­do las in­ten­cio­nes del pro­pio Pon­tí­fi­ce. El ca­so más no­to­rio es Ve­ra, que es­te año de­be re­no­var su ban­ca en la Le­gis­la­tu­ra, cu­ya ima­gen cre­ció des­de que el cu­ra se pu­so la so­ta­na blan­ca en el 2013: un ejem­plo fue el úl­ti­mo viaje de Ma­cri al Va­ti­cano, en oc­tu­bre, cuan­do días an­tes de que se con­cre­te, el le­gis­la­dor dio una en­tre­vis­ta don­de de­cía que Ar­gen­ti­na “es­ta­lla­ría” si no fue­ra por la “ayu­da” de Ber­go­glio. El ma­les­tar que ge­ne­ró, jus­to en el mo­men­to en que el Pa­pa in­ten­ta­ba des­con­ge­lar la re­la­ción con el Go­bierno, fue tal que el pro­pio Pre­si­den­te de­cla­ró que los “su­pues­tos vo­ce­ros atur­den” con sus di­chos.

En el Va­ti­cano el rui­do au­men­tó a fin de año. Lue­go de fal­tar a la reunión de los al­cal­des, Fran­cis­co tam­po­co con­cu­rrió a un en­cuen­tro rea­li­za­do es­ta se­ma­na, en la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge Sán­chez So­ron­do y con la pre­sen­cia de Ve­ra, so­bre el trá­fi­co de ór­ga­nos. Los días an­te­rio­res al fo­ro ha­bía cir­cu­la­do un flyer en el que se anun­cia­ba una au­dien­cia con el Pa­pa, pe­ro esa pro­me­sa des­apa­re­ció de la ver­sión fi­nal. Aun­que el Su­mo Pon­tí­fi­ce no asis­te a to­dos los con­gre­sos que se desa­rro­llan en su Es­ta­do, sí so­lía con­cu­rrir a los que par­ti­ci­pa­ba –y co­or­ga­ni­za­ba– su ami­go. “Has­ta ha­ce tres me­ses iba a to­dos los co­lo­quios que ar­ma­ba Ve­ra, ¿y aho­ra no va a dos se­gui­dos? Se en­ten­dió co­mo que to­mó dis­tan­cia”, cuen­ta un pe­rio­dis­ta que tra­ba­ja allá.

No fue un he­cho ais­la­do. El pe­núl­ti­mo día del 2016 se co­men­zó a im­pri­mir en la Ar­gen­ti­na L'Os­ser­va­to­re Ro­mano, el dia­rio ofi­cial del Va­ti­cano. Es la pri­me­ra vez en 155 años que se im­pri­me una ver­sión lo­cal fue­ra del es­ta­do eu­ro­peo, y se le agre­gan va­rias pá­gi­nas de con­te­ni­do ar­gen­tino. En el pri­mer nú­me­ro, el ar­zo­bis­po Víc­tor Fer­nán­dez, rec­tor de la UCA, es­cri­be un su­ges­ti­vo tex­to ti­tu­la­do “Di­rec­to

entero y sin vo­ce­ros”, don­de des­ta­ca la im­por­tan­cia del me­dio por so­bre las dis­tin­tas vo­ces que di­cen in­ter­pre­tar­lo. “Es me­jor leer­lo de ma­ne­ra di­rec­ta, sin vo­ce­ros que lo ha­gan pa­sar por su pro­pia ideo­lo­gía. Fran­cis­co ha­bla a tra­vés de ges­tos, pe­ro es­tos a ve­ces pue­den ser ma­ni­pu­la­dos”, di­ce el ar­tícu­lo. Fer­nán­dez es la per­so­na de má­xi­ma con­fian­za de Fran­cis­co den­tro de la Igle­sia lo­cal, y quien ade­más fue el “ghost wri­ter” de la en­cí­cli­ca pa­pal “Lau­da­to Sí”, el tex­to más im­por­tan­te que hi­zo Fran­cis­co. “La no­ta fue un pa­lo pa­ra Ve­ra”, ase­gu­ran va­rias fuen­tes. “El te­ma de los 'vo­ce­ros' era una de los pro­ble­mas más se­rios en Ar­gen­ti­na. La idea de L'Os­ser­va­to­re es qui­tar la pa­la­bra del Pa­pa del ba­rro de la po­lí­ti­ca lo­cal”, di­jo San­tia­go Pont Le­zi­ca, uno de los di­rec­to­res de la ver­sión lo­cal. Jor­ge Mi­lia, ex alumno de Ber­go­glio, al que vi­si­tó va­rias ve­ces ya en el Va­ti­cano, y au­tor de dos li­bros so­bre el cu­ra, fue más di­rec­to: el 9 de fe­bre­ro pu­bli­có un tex­to en el dia­rio La Na­ción, don­de ata­ca con nom­bre y ape­lli­do. “Ve­ra es ca­paz de uti­li­zar a quien se le cua­dre, crean­do ris­pi­de­ces de las que só­lo él co­no­ce el ob­je­ti­vo. Si el Pa­pa nie­ga el re­la­to, mul­ti­pli­ca su tras­cen­den­cia. Si lo ig­no­ra, que­da co­mo que es ver­dad”. El pro­pio Ber­go­glio ha­bló del te­ma. “Hay mu­cha con­fu­sión so­bre mis vo­ce­ros en la Ar­gen­ti­na. No hay más vo­ce­ros que los ofi­cia­les”, di­jo Fran­cis­co a mi­tad del año pa­sa­do, cuan­do Joa­quín Morales So­lá le pre­gun­tó si Ve­ra era su por­ta­voz.

LA OTRA ME­JI­LLA. “Hay ce­los en­tre los ami­gos del Pa­pa, so­bre to­do con­tra los lai­cos. Les gus­ta­ría que el Pon­tí­fi­ce no ha­ble más con Ve­ra ni con las vo­ces mo­les­tas: les jo­de que es­ta gen­te ha­ga lo que ha­ce y lu­che con­tra las ma­fias. Es una ope­ra­ción”, di­ce Eduar­do Val­dés, ex em­ba­ja­dor del Va­ti­cano du­ran­te el go­bierno de CFK y hom­bre cla­ve en­tre el acer­ca­mien­to de la ex pre­si­den­ta y Fran­cis­co. “No te­ne­mos ban­do”, fue la res­pues­ta de los vo­ce­ros de Ve­ra an­te la con­sul­ta de es­te me­dio, aun­que no qui­sie­ron acla­rar más. Los que lo de­fien­den ha­cen hin­ca­pié en que si hu­bie­ra una dis­tan­cia, el le­gis­la­dor no ha­bría pa­ra­do en San­ta Marta en su úl­ti­mo viaje. “Es ló­gi­co que ha­ya enojo en­tre las dis­tin­tas par­tes, no to­dos los ami­gos del Pa­pa pien­san pa­re­ci­do. Mu­chos de los que vie­nen de Ar­gen­ti­na lle­van y traen lo que les con­vie­ne”, ase­gu­ra un pe­rio­dis­ta que tra­ba­ja pa­ra un im­por­tan­te me­dio eu­ro­peo que cu­bre el Va­ti­cano.

Mu­chos afir­man que Ve­ra, y otros, ex­pre­san lo que Fran­cis­co no pue­de de­cir de ma­ne­ra for­mal. Que es útil. Al­gu­nos, por el con­tra­rio, ase­gu­ran que ha­ce ra­to de­be­ría ha­ber­se sa­ca­do de en­ci­ma las dis­tin­tas vo­ces que lo em­pan­ta­nan. Lo que pla­nea el Pa­pa es un mis­te­rio, pe­ro no es nue­vo: se sa­be que Dios ac­túa de ma­ne­ras mis­te­rio­sas.

CRU­ZA­DAS. No es el úni­co fren­te que com­pli­ca al Pa­pa. A prin­ci­pios de fe­bre­ro, Ro­ma ama­ne­ció em­pa­pe­la­da con va­rios afi­ches (ver fo­to). “Has re­mo­vi­do sa­cer­do­tes, de­ca­pi­ta­do la Or­den de Mal­ta, ig­no­ra­do car­de­na­les ¿dón­de es­tá tu mi­se­ri­cor­dia?”, de­cía el tex­to, atri­bui­do a sec­to­res con­ser­va­do­res. Hay sos­pe­chas más pro­fun­das: Es­te­ban Ca­se­lli, enemi­go his­tó­ri­co de Ber­go­glio, ex em­ba­ja­dor del me­ne­mis­mo, y em­ba­ja­dor de la Or­den de Mal­ta, que días an­tes de es­te he­cho ha­bía su­fri­do la di­mi­sión de su Gran Maes­tre por or­den del Pa­pa. No es to­do: lle­ga­ron has­ta NO­TI­CIAS ru­mo­res que es­par­ció Ca­se­lli du­ran­te sus va­ca­cio­nes en Pun­ta del Es­te, don­de les pro­me­tió a sus ami­gos que vol­ve­rían al po­der en el Va­ti­cano. “Me lo di­jo Juan Pa­blo II, des­de la tum­ba”, ha­bría di­cho Ca­se­lli. Ni los muer­tos de­jan en paz al Pa­pa.

MEN­SA­JE­ROS. Ve­ra y Val­dés con “Los Lau­di­ta­nos”, agru­pa­ción pro pa­pal. Al la­do, Sán­chez So­ron­do jun­to a Ve­ra en el Va­ti­cano.

PA­LA­BRA SAN­TA. Fran­cis­co no quie­re más pro­ble­mas por cul­pa de sus “vo­ce­ros”. Quie­re un 2017 me­nos con­flic­ti­vo.

CA­RA Y CECA. Con Fer­nán­dez y con Ve­ra, cuan­do era Ber­go­glio. Uno quie­re diá­lo­go “sin vo­ce­ros”, y el otro di­ce ha­blar por el Pa­pa.

NO­VE­DA­DES. Ro­ma ama­ne­ció con afi­ches an­ti Pa­pa. a. L'Os­ser­va­to­re Ro­mano, el dia­rio ofi­cial del Va­ti­cano, co­men­zó a sa­lir en Ar­gen­ti­na. Se im­pri­me en PER­FIL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.