El re­gre­so del dó­lar ba­ra­to

El en­deu­da­mien­to ex­terno y la cul­tu­ra del aho­rro 'ver­de'. El con­su­mo y el em­pleo.

Noticias - - ECONOMÍA - ALE­JAN­DRO REBOSSIO are­bos­sio@per­fil.com @ale_­re­bos­sio

Las

no­ti­cias de fá­bri­cas que des­pi­den per­so­nal o di­rec­ta­men­te cie­rran se re­pi­ten en las úl­ti­mas se­ma­nas. Tam­bién las de tu­ris­tas ar­gen­ti­nos que co­pan las pla­yas de Chi­le, Uru­guay y Bra­sil, en lu­gar de las de la cos­ta atlán­ti­ca bo­nae­ren­se. Pe­ro al mis­mo tiem­po se pre­vé que es­te año el sa­la­rio re­cu­pe­re al­go del 6% pro­me­dio que, se­gún la con­sul­to­ra Eco­la­ti­na, per­dió el po­der de com­pra en 2016. Se tra­ta de fe­nó­meno atra­ve­sa­dos por otro, el de un dó­lar, que es­tá per­dien­do va­lor. ¿Es­tá ba­ra­to? ¿Se man­ten­drá así en el tiem­po?

Des­de que el Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri op­tó por sa­lir del ce­po cam­bia­rio, en di­ciem­bre de 2015, la 'le­chu­ga' subió 61% y la in­fla­ción, el 43%, se­gún las agen­cias pro­vin­cia­les de es­ta­dís­ti­ca. El Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía y Tra­ba­jo de la nue­va fun­da­ción sindical Ger­mán Ab­da­la con­si­de­ra que el dó­lar aho­ra es­tá 10% más ca­ro que en 2015. Y la pers­pec­ti­va de los ban­cos y con­sul­to­ras re­le­va­das por la fir­ma Fo­cu­sE­co­no­mics es que el 'ver­de' ter­mi­ne 2017 a 18,23 pe­sos, con una suba del 13%, por de­ba­jo de una in­fla­ción pre­vis­ta en el 21%.

En el Ban­co Cen­tral, que pre­si­de Federico Stur­ze­neg­ger, ad­mi­ten que en 2016 la moneda nor­te­ame­ri­ca­na subió me­nos que el ín­di­ce de pre­cios al con­su­mi­dor (IPC), pe­ro des­car­tan pro­nós­ti­cos so­bre 2017. “¿Quién tie­ne la bo­la de cris­tal?”, desafían. Re­sal­tan que el año pa­sa­do el ti­po de cam­bio mul­ti­la­te­ral (el que com­pa­ra el pe­so con las monedas de los paí­ses con los que co­mer­cia la Ar­gen­ti­na, co­mo Bra­sil, Chi­na y los eu­ro­peos) se man­tu­vo es­ta­ble. “Co­mo el ti­po de cam­bio es flo­tan­te, si la gen­te pen­sa­ra que el dó­lar es­tá ba­ra­to, com­pra­ría más”, con­fían los del equi­po de Stur­ze­neg­ger, cre­yen­tes de que el mer­ca­do de­fi­ne el va­lor.

“Es ver­dad que el Ban­co Cen­tral no in­ter­vie­ne en el mer­ca­do cam­bia­rio, pe­ro el en­deu­da­mien­to ex­terno al que re­cu­rre el Te­so­ro pa­ra cu­brir el dé­fi­cit fis­cal con­tri­bu­ye a la apre­cia­ción del ti­po de cam­bio”, ad­vier­te Juan Ma­nuel Te­le­chea, in­ves­ti­ga­dor de la Fun­da­ción Ab­da­la. La Na­ción, las pro­vin­cias y las em­pre­sas apues­tan a en­deu­dar­se en el ex­tran­je­ro, con lo que se ge­ne­ra un in­gre­so de di­vi­sas que más que con­tra­rres­ta la sa­li­da de ca­pi­ta­les por la re­mi­sión de uti­li­da­des al ex­te­rior par­te de com­pa­ñías no só­lo mul­ti­na­cio­na­les sino tam­bién lo­ca­les y por la con­ti­nua de­man­da de dó­la­res por par­te de los aho­rris­tas. En 2016, el ba­lan­ce cam­bia­rio del Ban­co Cen­tral arro­jó un su­pe­rá­vit de 12.176 mi­llo­nes de dó­la­res de en­deu­da­mien­to, pe­ro un dé­fi­cit de 9.951 mi­llo­nes de in­ver­so­res que cam­bia­ron sus pe­sos y otro ro­jo de 3.106 mi­llo­nes de las ga­nan­cias que las em­pre­sas en­vían afue­ra. “El Ban­co Cen­tral di­ce que no se me­te en el dó­lar, pe­ro man­te­nien­do al­ta la ta­sa de in­te­rés in­flu­ye en su va­lor”, se­ña­la Mar­tín Ra­pet­ti, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios Eco­no­mía y So­cie­dad (Ce­des).

Pe­ro en la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria con­fían en su es­tra­te­gia. “Las eco­no­mías ri­cas que me­jo­ran la com­pe­ti­ti­vi­dad tie­nen un ti­po de cam­bio que se apre­cia”, di­cen, aun­que ad­mi­ten la evi­den­cia de que los paí­ses asiá­ti­cos que en el si­glo XX lle­ga­ron al de­sa­rro­llo lo hi­cie­ron con una moneda de­pre­cia­da. “Pe­ro los que ha­cen bie­nes tie­nen aho­ra un cré­di­to más ba­ra­to que nun­ca… Su ecua­ción eco­nó­mi­ca es cos­to laboral y cos­to fi­nan­cie­ro. Ade­más con es­te ti­po de cam­bio las ex­por­ta­cio­nes es­tán cre­cien­do”, se de­fien­den en el Cen­tral. Nie­gan que la de­man­da mi­no­ris­ta de dó­la­res, que se man­tu­vo siem­pre vi­gen­te, in­clu­so en tiem­pos de la con­ver­ti­bi­li­dad, cons­ti­tu­ya una “fu­ga de ca­pi­ta­les”: “Hay más gen­te que trae di­ne­ro pa­ra in­ver­tir en tí­tu­los ar­gen­ti­nos”.

Un ex pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral y ac­tual mi­li­tan­te del Fren­te Re­no­va­dor, Mar­tín Re­dra­do, ob­ser­va que la so­bre­ofer­ta de dó­la­res tam­bién res­pon­de a un ex­ce­so de li­qui­dez en el mun­do, que no se ha in­te­rrum­pi­do por los efec­tos Bre­xit y Trump. "El Ban­co Cen­tral no tie­ne ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber las di­vi­sas que en­tran por en­deu­da­mien­to, en un con­tex­to de una eco­no­mía que cre­ce po­co y, por tan­to, las im­por­ta­cio­nes crecen po­co. Al mis­mo tiem­po no po­dés ba­jar la in­fla­ción", se­ña­la Re­dra­do, que cal­cu­la un al­za del 23% en el IPC de 2017, por en­ci­ma del 17% de me­ta de Stur­ze­neg­ger.

"En lu­gar de ha­blar de atra­so cam­bia­rio, yo ha­blo de des­a­li­nea­mien­to

cam­bia­rio por­que la de­va­lua­ción y el IPC de­be­ría con­ver­ger", ad­vier­te Re­dra­do, di­rec­tor de la Fun­da­ción Ca­pi­tal, que es­pe­ra un dó­lar a 18,30 pe­sos a fin de año. "Así es co­mo los sec­to­res ex­pues­tos a la com­pe­ten­cia ex­ter­na (ex­por­ta­do­res y los que sus­ti­tu­yen im­por­ta­cio­nes, tan­to de bie­nes co­mo de ser­vi­cios, co­mo el tu­ris­mo) se ven per­ju­di­ca­dos por­que se en­ca­re­cen sus cos­tos en dó­la­res. Pe­ro los in­ge­nie­ros y ana­lis­tas de sis­te­mas aún son com­pe­ti­ti­vos. Es­ta­mos an­te un re­bo­te se­lec­ti­vo de la eco­no­mía, con cre­ci­mien­to en sec­to­res no ex­pues­tos a la com­pe­ten­cia ex­ter­na, co­mo te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ener­gía, fi­nan­zas y cons­truc­ción, y en los que se be­ne­fi­cia­ron con re­ba­jas im­po­si­ti­vas, co­mo el cam­po. Con el atra­so cam­bia­rio, la gen­te sien­te que tie­ne más po­der ad­qui­si­ti­vo, pe­ro es co­mo una dro­ga o anes­te­sia. La re­com­po­si­ción sa­la­rial se­rá gra­dual y no se re­cu­pe­ra­rá es­te año lo que se per­dió en 2016", ana­li­za el 2017 elec­to­ral. "La gen­te se­gui­rá ate­so­ran­do dó­la­res por­que no hay ins­tru­men­tos de aho­rro en pe­sos pa­ra el lar­go pla­zo, y no los ha­brá si no ba­ja la in­fla­ción y los ban­cos no se es­fuer­zan por in­no­var."

MI­RA­DA BRI­TÁ­NI­CA. En Lon­dres, Ed­ward Gos­sop, ana­lis­ta de mer­ca­dos emer­gen­tes de la con­sul­to­ra Ca­pi­tal Eco­no­mics, con­si­de­ra que el pe­so es­tá so­bre­va­lua­do y que, aun­que "en el cor­to pla­zo pue­de te­ner be­ne­fi­cios pa­ra el con­su­mo, fa­vo­re­ce­rá el in­gre­so de bie­nes im­por­ta­dos y a lar­go pla­zo no es bueno". Ra­pet­ti, del Ce­des, com­ple­men­ta: "Con la apre­cia­ción cam­bia­ria sube más ra­pi­do el po­der de com­pra, mien­tras que los sec­to­res tran­sa­bles (los ex­pues­tos a la com­pe­ten­cia ex­ter­na) tar­dan más tiem­po en echar em­plea­dos, que en par­te son ab­sor­bi­dos por los no tran­sa­bles".

Gos­sop y Ra­pet­ti coin­ci­den tam­bién a la dis­tan­cia so­bre el per­sis­ten­te ate­so­ra­mien­to de dó­la­res. "Al igual que en otros paí­ses emer­gen­tes, la gen­te se­gui­rá aho­rran­do en dó­la­res has­ta que vea que los fun­da­men­tos de la eco­no­mía se re­com­po­nen y eso no se da de un día pa­ra el otro", opi­na el ana­lis­ta de Ca­pi­tal Eco­no­mics. Ra­pet­ti ob­ser­va: "¿En qué ac­ti­vos vas a con­ser­var la ri­que­za? En la his­to­ria de in­fla­ción que tu­vo la Ar­gen­ti­na, el dó­lar te pro­te­gió más que los ac­ti­vos en pe­sos. In­clu­so en paí­ses que es­ta­bi­li­za­ron su in­fla­ción co­mo Pe­rú el dó­lar si­gue muy de­man­da­do".

"No hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar que el dó­lar ba­ra­to lle­gó pa­ra que­dar­se por cin­co años", con­ti­núa el in­ves­ti­ga­dor del Ce­des. "Aho­ra te­nés ac­ce­so al cré­di­to, tu­vis­te re­for­mas en 2016 y éxi­to del blan­queo, pe­ro en el lar­go pla­zo no veo fun­da­men­tos pa­ra que

si­ga a es­te pre­cio. Hoy no me pa­re­ce que es­te­mos obs­ce­na­men­te ca­ros, pe­ro es­ta­mos ca­ros des­de un pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vis­ta. Has­ta la ex­por­ta­ción de soft­wa­re es­tá un po­co li­mi­ta­da", con­tra­di­ce Ra­pet­ti a Re­dra­do. "La eco­no­mía pue­de vi­vir con es­te ti­po de cam­bio, pe­ro en el lar­go pla­zo si se­gui­mos así van a des­apa­re­cer ra­mas... y la pro­duc­ti­vi­dad no se mejora de un día pa­ra el otro", agre­ga el eco­no­mis­ta del Ce­des.

CO­RREC­CIÓN. En la ban­ca, el eco­no­mis­ta Juan Car­los Bar­bo­sa, del Itaú, cuen­ta que a prin­ci­pios de 2017 es­ta en­ti­dad bra­si­le­ña pre­veía que el efec­to Trump iba a de­va­luar a los emer­gen­tes y lle­var el dó­lar a fi­nes de año a 19,20 pe­sos, pe­ro por aho­ra no ha si­do así y pró­xi­ma­men­te co­rre­gi­rá su pro­nós­ti­co a 18,50. "La apre­cia­ción del pe­so te va a ba­jar la in­fla­ción y a au­men­tar el po­der de com­pra de bie­nes, pe­ro tam­bién de los im­por­ta­dos, lo cual no es es­ti­mu­lan­te de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. El em­pleo va a cre­cer más len­to que con un dó­lar ba­ra­to, pe­ro va a cre­cer, por el agro, la cons­truc­ción y la in­dus­tria auo­mo­triz, que se fa­vo­re­ce­rá por el re­pun­te de Bra­sil. La de­man­da mi­no­ris­ta de dó­la­res se­gui­rá sien­do im­por­tan­te mien­tras la gen­te no crea que la ta­sa de in­te­rés que ofre­cen los ban­cos es atrac­ti­va, pe­ro es­to cam­bia­rá si ba­ja la in­fla­ción", ana­li­za Bar­bo­sa.

La eco­no­mis­ta je­fa pa­ra la Ar­gen­ti­na del ban­co es­pa­ñol BBVA, Glo­ria So­ren­sen, es de la teo­ría de que "en los pró­xi­mos años el ti­po de cam­bio se man­ten­drá re­la­ti­va­men­te apre­cia­do en tér­mi­nos reales (ajus­ta­do por in­fla­ción) ya que la Ar­gen­ti­na re­ci­bi­rá abun­dan­tes flu­jos de ca­pi­ta­les por in­ver­sión di­rec­ta (com­pra de em­pre­sas y ra­di­ca­ción de plan­tas) y de car­te­ra (ca­pi­ta­les es­pe­cu­la­ti­vos)". Ade­más, "en la me­di­da en que el dé­fi­cit ener­gé­ti­co no des­apa­re­ce­rá en el cor­to pla­zo y que la re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal se­rá gra­dual, se re­que requerirá fi­nan­cia­mien­to ex­terno y es­tas en­tra­das de ca­pi­tal pre­sio­na­rán a la ba­ja el ti­po de cam­bio. La Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta­rá ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad por otros me­dios ta­les co­mo me­jo­rar su in­fra­es­truc­tu­ra, au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad laboral o re­du­cir la car­ga tri­bu­ta­ria", opi­na So­ren­sen.

En la Fun­da­ción Ab­da­la, Te­le­chea, ex ana­lis­ta del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía en tiem­pos kirch­ne­ris­tas, coin­ci­de en que el ti­po de cam­bio no es el úni­co fac­tor que ha­ce a la com­pe­ti­ti­vi­dad y des­cree que ex­pli­que las subas y bajas del co­mer­cio de bie­nes, pe­ro ad­vier­te: "Un ti­po de cam­bio apre­cia­do con pro­tec­ción a la in­dus­tria no te ge­ne­ra pro­ble­mas, pe­ro sin pro­tec­ción te da­ña el em­pleo. Hay que ver si se pue­de ge­ne­rar em­pleo en otros sec­to­res". No por na­da los clien­tes de las con­sul­to­ras con­cen­tran sus pre­gun­tas en el dó­lar y el sa­la­rio.

VER­DE. Las pla­yas de Bra­sil es­tán lle­nas de ar­gen­ti­nos es­te ve­rano, pe­ro Stur­ze­neg­ger re­cha­za que el ti­po de cam­bio mul­ti­la­te­ral se en­cuen­tre apre­cia­do.

LE­CHU­GA. El dó­lar ba­ja, pe­ro la ver­du­ra pue­de su­bir. Los pro­duc­to­res hor­tí­co­las del Gran Bue­nos Ai­res y La Pla­ta su­frie­ron el tem­po­ral del 5 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.