Una mi­ra­da bra­si­le­ña

El po­pu­lis­mo cam­bia­rio y la aus­te­ri­dad fis­cal es el des­tino de las po­lí­ti­cas li­be­ra­les en los paí­ses con 'en­fer­me­dad ho­lan­de­sa'.

Noticias - - OPIINIIÓN - Por LUIZ BRESSER-PE­REI­RA* * Ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da y Re­for­ma del Es­ta­do de Bra­sil

El pe­di­do de re­nun­cia que Ma­cri le hi­zo a Al­fon­so Pra­tG­ray fue una reac­ción a la po­lí­ti­ca li­be­ral que él mis­mo adop­tó y que agra­vó la si­tua­ción de la eco­no­mía ar­gen­ti­na: la in­fla­ción subió al 42% por la fuer­te de­pre­cia­ción cam­bia­ria al mo­men­to del cam­bio de go­bierno. Sin em­bar­go, el pe­so ya es­tá vol­vien­don­do a re­cu­pe­rar­se, el país vol­vió a caer en dé­fi­cit en cuen­ta nta co­rrien­te (ba­lan­za co­mer­cial, de ser­vi­cios, ren­tas de la in­ver­sión y trans­fe­ren­cias co­rrien­tes), tes), las em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras per­die­ron eron com­pe­ti­ti­vi­dad y la pro­duc­ción in­dus­dus­trial ca­yó 5%. La eco­no­mía, que cre­cíae­cía pau­la­ti­na­men­te, en­tró en re­ce­sión y el ín­di­ce de po­bre­za al­can­zó al 32%.

Los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos eran pre­vi­re­vi­si­bles. Del mis­mo mo­do que su­ce­dee en Bra­sil y el res­to de los paí­ses que su­fren la 'en­fer­me­dad ho­lan­de­sa' (efec­tos ctos per­ju­di­cia­les del in­gre­so sig­ni­fi­ca­ti­vo ti­vo de di­vi­sas por ex­por­ta­ción de re­cur­sosr­sos na­tu­ra­les), el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­coo no es com­pa­ti­ble con el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. So­lo se­rá si cree­mos quee es­tos paí­ses pue­den desin­dus­tria­li­zar­se se y cre­cer más rá­pi­do que los paí­ses ri­cos. cos. Aus­tra­lia es una ex­cep­ción, pe­ro allí so­lo fue po­si­ble por­que el país ya ha­bía con­se­gui­do in­dus­tria­li­zar­se conn el apo­yo del Es­ta­do y por­que los sa­la­rios rios en la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra de hie­rro son tan­to o más al­tos que los de la in­dus­dus­tria. Cuan­do es­to su­ce­de, la 'en­fer­me­me­dad ho­lan­de­sa' de­ja de ser un pro­ble­ma ema por­que la trans­fe­ren­cia de la mano o de obra de la in­dus­tria ha­cia la ex­plo­ta­ción ción mi­ne­ra no im­pli­ca una re­duc­ción en n la ren­ta per cá­pi­ta mar­gi­nal.

An­ti­ci­pé el fra­ca­so del li­be­ra­lis­mos­mo eco­nó­mi­co en la Ar­gen­ti­na en 2010,010, cuan­do la en­ton­ces pre­si­den­te Cristina ti­na Kirch­ner bus­ca­ba ce­rrar un acuer­do er­do con los fon­dos acree­do­res pa­ra vol­verl­ver a en­deu­dar­se en moneda ex­tran­je­ra. era. Los po­lí­ti­cos con en­fo­que desa­rro­llis­ta is­ta clá­si­co, co­mo Kirch­ner, y aque­llos con una pers­pec­ti­va li­be­ral, co­mo Ma­cri, acri, creen en la po­lí­ti­ca de cre­ci­mien­to con en­deu­da­mien­to ex­terno, pe­ro es una po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta y de­pen­dien­te: po­pu­lis­ta por­que una ma­yor apre­cia­ción de la moneda na­cio­nal se tra­du­ce en ren­ta­bi­li­dad (sa­la­rios, in­tere­ses, di­vi­den­dos, al­qui­le­res) más al­ta pa­ra to­dos y un ma­yor con­su­mo, pe­ro no im­pli­ca más in­ver­sio­nes, in­clu­so si el di­ne­ro ex­tran­je­ro en­tra al país co­mo in­ver­sión di­rec­ta; de­pen­dien­te, por­que el dé­fi­cit en cuen­ta co­rrien­te le­gi­ti­ma las in­ver­sio­nes de las mul­ti­na­cio­na­les.

La ver­da­de­ra le­gi­ti­mi­dad de las mul­ti­na­cio­na­les se en­cuen­tra en la tec­no­lo­gía que traen o en la aper­tu­ra de los mer­ca­dos de otros paí­ses, pe­ro sa­be­mos cuán eco- nó­mi­cas son en es­tos dos pun­tos. La en­tra­da ne­ta de ca­pi­ta­les so­lo se jus­ti­fi­ca en los es­ca­sos mo­men­tos que el país cre­ce ace­le­ra­da­men­te. Es­ta ex­pli­ca­ción se ba­sa en la ma­cro­eco­no­mía con en­fo­que neo­de­sa­rro­llis­ta que eco­no­mis­tas bra­si­le­ños y ar­gen­ti­nos han desa­rro­lla­do en los úl­ti­mos años. El e en­fo­que desa­rro­llis­ta clá­si­co de­fi­nió el de­sa­rro­llo eco­nó­mi eco­nó­mi­co co­mo un cam­bio es­truc­tu­ral, o sea sea, la in­dus­tria­li­za­ción. Pe­ro los desar sa­rro­llis­tas clá­si­cos no co­no­cían la 'enf 'en­fer­me­dad ho­lan­de­sa' ni te­nían una teo teo­ría for­ma­da so­bre la de­ter­mi­na­ción del ti­po de cam­bio. Ellos sa­bían que, una vez que se ter­mi­na­ra el de­sa­rro­llo a tra­véstr de la ex­por­ta­ción de com­mo­di­ti di­ties, desa­rro­llar un país sig­ni­fi­ca­ba ind in­dus­tria­li­zar­lo, y to­ma­ban to­das las me me­di­das que pa­re­cían dar re­sul­ta­dos: ara aran­ce­les ele­va­dos de im­por­ta­ción, con con­tro­les cuan­ti­ta­ti­vos de im­por­ta­ción, sub sub­si­dios de va­rios ti­pos, múl­ti­ples ti­pos de cam­bio, po­lí­ti­ca de mi­ni­de­va­lua lua­cio­nes. Al ha­cer es­to pen­sa­ban que util uti­li­za­ban el ar­gu­men­to de la “in­dus­tria in­fa in­fan­te”, de Ale­xan­der Ha­mil­ton y Frie­dric drich List, pe­ro és­ta era so­lo una par­te de la ver­dad. Esas po­lí­ti­cas tam­bién fun fun­cio­na­ban por­que neu­tra­li­za­ban la 'enf 'en­fer­me­dad ho­lan­de­sa' y lo­gra­ban que la in­dus­triai fue­ra com­pe­ti­ti­va. E En cam­bia­ronc nc­su ré­gi­men de po­lí­ti­ca n los 90 los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos eco­nó­mi­cae­co de de­sa­rro­llo por el li­be­ra­lis­mo.mo Los me­ca­nis­mos prag­má­ti­cos que neu­tra­li­za­ban­neu la 'en­fer­me­dad ho­lan­de­sa', in­clui­dos en el sis­te­ma co­mer­cial y fi­nan­cie­ro,fi­na se des­ar­ma­ron sin que las aut au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles lo no­ta­ran, y la las em­pre­sas in­dus­tria­les co­men­za­ron a te­ner una gran des­ven­ta­ja com­pet pe­ti­ti­va, siem­pre que no fue­ran me­ras ma ma­qui­las. La desin­dus­tria­li­za­ción se des des­en­ca­de­nó y fue des­fa­vo­ra­ble pa­ra los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Ac­tual­men­teA ve­mos al pre­si­den­te arg ar­gen­tino frus­tra­do: pa­gó ca­ro a los fon fon­dos bui­tres pa­ra re­cu­pe­rar el cré­di­to ex­terno y ve­mos otra vez po­pu­lis­mo cam­bia­rio com­bi­na­do con aus­te­ri­dad fis­cal. Es­te es el des­tino de los go­bier­nos li­be­ra­les. Los go­bier­nos con en­fo­que desa­rro­llis­ta tie­nen una ven­ta­ja: no creen que el mer­ca­do sea tan efi­cien­te co­mo su­po­nen los li­be­ra­les, pe­ro tam­bién su­fren la ten­ta­ción del po­pu­lis­mo cam­bia­rio y fis­cal. No sor­pren­de que la Ar­gen­ti­na, co­mo los de­más paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, se que­de atrás de los paí­ses del es­te de Asia que po­cas ve­ces caen en dé­fi­cits en cuen­ta co­rrien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.