“Me due­le que me di­gan mu­je­rie­go”

El con­duc­tor de “Com­ba­te” ha­bla so­bre su re­la­ción con las mu­je­res. Vi­da ín­ti­ma, las con­tras de la fa­ma y amor por la fa­mi­lia.

Noticias - - PERSONAJES - JUAN LUIS GONZÁLEZ (DES­DE PI­NA­MAR) jl­gon­za­lez@per­fil.com @jua­ne­le­gon­za­lez

La no­ta de­be­ría ha­ber co­men­za­do ha­ce, apro­xi­ma­da­men­te, un cuar­to de ho­ra. El atra­so no fue por ne­gli­gen­cia ni im­pun­tua­li­dad del en­tre­vis­ta­do ni del cro­nis­ta: es que hay una ma­sa hu­ma­na que de­tie­ne a Joa­quín “el Po­llo” Ál­va­rez ca­da dos o tres me­tros. Fo­to, sel­fie, au­tó­gra­fo, char­la al pa­sar o sa­lu­do pa­ra la hi­ja, la so­bri­na, la nie­ta o la ve­ci­na que lo ve siem­pre, sin fal­ta. El con­duc­tor de “Com­ba­te”, el pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­to de Ca­nal 9 –dos equi­pos de jó­ve­nes com­pi­ten en di­fe­ren­tes desafíos fí­si­cos y men­ta­les– es­tá bien arri­ba de la ola y tie­ne la son­ri­sa más rá­pi­da de to­do Pi­na­mar, que des­en­fun­da an­te la me­nor du­da.

Mien­tras me­dia do­ce­na de cin­cuen­to­nas lo aco­rra­lan y lo ame­tra­llan a pre­gun­tas, cual­quie­ra po­dría pen­sar que no de­be ser fá­cil vi­vir así de so­li­ci­ta­do. El Po­llo, di­ce, con un te­le­vi­si­vo ges­to de ale­gría, que pa­ra él no es así. La fa­ma, ade­más del re­co­no­ci­mien­to, le tra­jo tam­bién una se­rie de ro­man­ces con mo­de­los y ac­tri­ces que le otor­ga­ron el mo­te que más de uno desea. “Ten­go cla­rí­si­mo que me ven co­mo un mu­je­rie­go, aun­que pre­fe­ri­ría que no”. NO­TI­CIAS: ¿Por qué le mo­les­ta? Joa­quín Ál­va­rez: No me pa­re­ce que ha­ya que po­ner­le un ró­tu­lo a na­die. “Mu­je­rie­go” es una pa­la­bra que me pa­re­ce ma­chis­ta y ho­rri­ble, la de­tes­to, me due­le. Me lo di­je­ron mil ve­ces, pe­ro la ten­go que acep­tar por­que los he­chos es­tán. Igual es­ta­mos en el 2017, el hom­bre tie­ne los mis­mos de­re­chos a es­tar con la mu­jer que la mu­jer con el hom­bre. Si es­toy con chi­cas es por­que los dos la pa­sa­mos bien y no re­nie­go de eso: ha­go lo que ten­go ga­nas en el mo­men­to que ten­go ga­nas, sin las­ti­mar a na­die o in­ten­tan­do no las­ti­mar a na­die. Aho­ra me di­cen ga­lán (ri­sas) que ca­paz es un po­co más ro­mán­ti­ca. Lo úni­co que ten­go cla­ro es que soy bue­na gen­te.

NO­TI­CIAS: Más de una mu­jer no ha­brá que­ri­do em­pe­zar una re­la­ción con us­ted por es­te te­ma.

Ál­va­rez: ¡To­das! Lo pri­me­ro que me di­cen es “no, ¿vos no es­tu­vis­te con mu­chas chi­cas?”. Yo no le pre­gun­to a na­die con quién es­tu­vo, vi­vo el pre­sen­te. Si la mu­jer es­tu­vo con un mon­tón de hom­bres no pa­sa na­da, no me cam­bia na­da. Mi pri­me­ra re­la­ción, que fue con una maes­tra jar­di­ne­ra, divina y bue­na per­so­na, se ter­mi­nó por­que a ella no le gus­ta­ba es­te me­dio. Hay que en­ten­der­lo: es di­fí­cil, un día es­tás, al otro te vas por un viaje de tra­ba­jo, es­tás con el te­lé­fono las 24 ho­ras, to­do el día con el mi­nu­to a mi­nu­to, siem­pre ro­dea­do de mu­je­res bo­ni­tas.

NO­TI­CIAS: ¿En­ton­ces la fa­ma le jue-

ga en con­tra?

Ál­va­rez: Ob­vio, a la ho­ra de un pri­mer víncu­lo me jue­ga en con­tra. Al es­tar ex­pues­to, hay un mon­tón de gen­te que in­clu­so sa­be los nom­bres de las mu­je­res con las que es­tu­vis­te, sa­ben tu his­to­rial. En­tien­do que pa­ra mu­chas mu­je­res eso no sea tan di­ver­ti­do, e in­clu­so pue­de ser feo. Pe­ro son las re­glas del juego. Igual más allá de es­tar o no es­tar soy muy ami­go de las mu­je­res, ten­go la mis­ma can­ti­dad de ami­gos hom­bres y mu­je­res, me en­can­ta el víncu­lo. Las per­so­nas más im­por­tan­tes de mi vi­da, mi ma­má, mis her­ma­nas y mis dos so­bri­nas son mu­je­res.

NO­TI­CIAS: ¿Qué per­dió por cul­pa de la fa­ma? Ál­va­rez: Per­dí un mon­tón de co­sas. La in­ti­mi­dad la per­dí: si quie­ro co­no­cer a al­guien es ca­si im­po­si­ble, don­de vas te sa­can una fo­to y eso des­pués termina co­mo un “romance”. ¡Y yo pa­ra po­ner­me de no­vio ca­paz es­toy un año! En el 2016 me pa­só dos ve­ces: me aga­rra­ron en la pri­me­ra sa­li­da, el pri­mer día que las co­no­cí, y ya apa­re­cía co­mo “es­tán de no­vio tal y tal”. Eso te es­tro­pea la re­la­ción, no te da tiem­po de cons­truir na­da. Des­pués de que te aga­rran no po­dés ha­cer mu­cho, te­ne­mos que ir a la ca­sa de ella o la mía, no nos po­de­mos ver en nin­gún otro lu­gar. La vi­da ín­ti­ma es­ta­ría bueno te­ner­la, pe­ro ya es­toy mar adentro.

Tam­bién per­dí po­der es­tar de mal hu­mor. Aun­que no soy de es­tar así, a ve­ces te aga­rra un mal día y si vie­ne al­guien (exa­ge­ra la voz) “hey, ¿Qué ha­ces Po­lli­to?”, yo le ten­go que de­vol­ver con la mis­ma on­da. Igual es­toy agra­de­ci­do, son las re­glas del juego. Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar pe­día por fa­vor que al­guien se me acer­que pa­ra una fo­to, y aho­ra si me pi­den una y me que­jo se­ría un gil, un na­bo. No es­toy de acuer­do con los que di­cen que no a una fo­to o a un sa­lu­do: así co­mo quie­ro que me mi­ren y quie­ro me­dir pun­tos en la te­le­vi­sión pa­ra po­der se­guir con el tra­ba­jo, me de­bo a esas co­sas, aun­que en­tien­do a los que quie­ren te­ner su pri­va­ci­dad. Ten­go un la­bu­ro que amo y que qui­se to­da la vi­da, y me cos­tó mu­chí­si­mo lle­gar a don­de es­toy. Me gus­ta la ex­po­si­ción, sal­vo cuan­do es­toy con mis so­bri­nas, que son chi­cas y no lo en­tien­den, y ade­más se po­nen ce­lo­sas. Ob­via­men­te pre­fe­ri­ría que a ellas no les mo­les­te, pe­ro bueno… me mues­tro tal cual soy, sim­pá­ti­co, y so­mos co­mo ami­gos con la gen­te. Per­dés un mon­tón de co­sas, pe­ro ga­nas más de lo que per­dés. NO­TI­CIAS: ¿Pue­de se­guir to­da la vi­da así?

Ál­va­rez: Sí, mi idea es cre­cer, quie­ro lle­gar muy le­jos y con­si­de­ro que lo voy a ha­cer. Es­to no es la par­te más lin­da, pe­ro lo ten­dré que so­por­tar, es así. Gra­cias a es­te tra­ba­jo vi­vo co­sas muy lin­das tam­bién. Ha­ce po­co me lle­gó por Twit­ter el da­to de que tres fa­mi­lias dis­tin­tas le pu­sie­ron a su hi­jo de apo­do “Po­llo” por mí. Eso es muy lo­co, es im­po­si­ble que no te lla­me la aten­ción. An­tes, por ejem­plo, me to­ma­ba tres co­lec­ti­vos pa­ra ir a ver a Independiente, des­pués me pu­de com­prar un au­to pa­ra ir a ver al Ro­jo, des­pués me em­pe­za­ron a sa­car fo­tos en la can­cha y des­pués me in­vi­ta­ron a ju­gar ahí adentro. Me da pla­cer que mi pa­pá, que me hi­zo hin­cha, pue­da ve­nir con­mi­go y co­no­cer el es­ta­dio, co­no­cer a los ju­ga­do­res, ha­cer un asa­do con Bo­chi­ni.

Joa­quín di­ce que des­con­fía de las per­so­nas que no se lle­van bien con los de su mis­ma san­gre. Pa­ra él, pa-

No es­toy de acuer­do con los que di­cen que no a una fo­to o a un sa­lu­do: así co­mo quie­ro que me mi­ren en la te­le­vi­sión pa­ra po­der se­guir con el tra­ba­jo, me de­bo a esas co­sas.

re­ce, es una cues­tión muy se­ria. “El Po­llo” se crió en­tre las ca­sas ro­dan­tes que al­qui­la­ba su pa­dre y con las que so­lían va­ca­cio­nar, y de sus pro­ge­ni­to­res, ase­gu­ra, he­re­dó to­do lo que hoy lo ha­ce ser quien es. In­clu­so se lle­vó a sus cin­co her­ma­nos, sus pa­dres y sus dos so­bri­nas a su hom­bro iz­quier­do. “Fa­mi­lia” di­ce en im­pren­ta y tin­ta ne­gra el pe­que­ño gra­ba­do. “Me que­ría po­ner el nom­bre de to­dos, pe­ro el ta­tua­dor me di­jo que de­je de hin­char las bo­las, que eran de­ma­sia­dos pa­ra me­ter a to­dos los Ál­va­rez (ri­sas)”.

NO­TI­CIAS: ¿No pen­só en te­ner hi­jos?

Ál­va­rez: Es mi ma­yor sue­ño. Quie­ro ser pa­dre, y no di­go hoy, di­go ayer. Si hu­bie­ra si­do por mí ya se­ría, ya ten­dría hi­jos. Pe­ro tam­po­co in­cons­cien­te­men­te: quie­ro enamo­rar­me de una mu­jer y que se dé cuan­do se ten­ga que dar.

NO­TI­CIAS: ¿Es cons­cien­te que es­ta idea no con­ge­nia con el es­te­reo­ti­po del mu­je­rie­go?

Ál­va­rez: Lo ten­go cla­rí­si­mo. Con­si­de­ro que la mu­jer que es­té al la­do mío va a ser lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te pa­ra po­der dis­cer­nir en­tre lo que pue­do vi­vir cuan­do es­toy de no­vio y enamo­ra­do y cuan­do no. Pue­do es­tar con un mon­tón de mu­je­res, con mil no­vias, pe­ro si me enamo­ro soy un ti­po se­rio y ella ten­drá que con­fiar en mí. Si no lo ha­ce no po­drá ser la mu­jer de mi vi­da.

NO­TI­CIAS: ¿Hu­bo al­gu­na mu­jer con la que pen­só que iba a for­mar una fa­mi­lia? Ál­va­rez: En to­dos los no­viaz­gos que tu­ve, que tam­po­co fue­ron mu- chos, só­lo 4, lo pen­sé. Pe­ro no pros­pe­ró, sea por la con­vi­ven­cia o por­que nos sa­tu­ra­mos. Lo bueno es que siem­pre ter­mi­né bien to­das mis re­la­cio­nes. Con mi úl­ti­ma pa­re­ja, Iva­na Na­dal, nos ama­mos, y nos lle­va­mos me­jor aho­ra que an­tes. Con ella es­ta­ba el pro­yec­to de for­mar una fa­mi­lia, pe­ro si no pros­pe­ra no pros­pe­ra: no me ha­go ma­la san­gre por eso.

Ade­más de la idea de una fa­mi­lia pro­pia, a Ál­va­rez lo ob­se­sio­na su ca­rre­ra. Quie­re ser co­mo Mar­ce­lo Ti­ne­lli. “Soy un fa­ná­ti­co de mi tra­ba­jo, tra­ba­jo con mu­cha pa­sión. No só­lo me gus­ta con­du­cir, me gus­ta pro­du­cir, ver los números. Quie­ro es­tar en to­do”. Tie­ne un rit­mo fre­né­ti­co: en Pi­na­mar con­du­jo un pro­gra­ma du­ran­te to­das las tar­des de enero –y com­pró esa se­ñal de la ra­dio, la FM 90.9–, pre­sen­ta even­tos, dos o tre­ces ve­ces por se­ma­na, pa­ra im­por­tan­tes marcas en la cos­ta y los fi­nes de se­ma­na via­ja pa­ra vol­ver al pro­gra­ma que lo ca­ta­pul­tó a la fa­ma. El año pa­sa­do tu­vo un trau­má­ti­co adiós de TyC, la se­ñal de­por­ti­va en la que es­tu­vo du­ran­te una dé­ca­da. “Te­nía la ca­mi­se­ta pues­ta y el amor por ese lu­gar, can­ce­lé mu­chas ofer­tas pa­ra que­dar­me ahí, pe­ro al fi­nal no me sen­tí co­rres­pon­di­do y un día me que­de sin na­da”, di­ce, y se adi­vi­na to­da­vía al­go de do­lor.

NO­TI­CIAS: ¿Ya te sen­tís con­sa­gra­do?

Ál­va­rez: Sí, pe­ro quie­ro más to­do el tiem­po. Hay una fra­se de Joa­quín Sa­bi­na que me en­can­ta que es “me enamo­ro de to­do, me con­for­mo con na­da”. Así soy yo.

Gra­cias a es­te tra­ba­jo vi­vo co­sas muy lin­das tam­bién. Ha­ce po­co me lle­gó por Twit­ter el da­to de que tres fa­mi­lias dis­tin­tas le pu­sie­ron a su hi­jo de apo­do “Po­llo” por mí.

FO­TO: EDUAR­DO LERKE ( DES­DE PI­NA­MAR).

FO­TO: EDUAR­DO LERKE ( DES­DE PI­NA­MAR).

EN LA PLA­YA. El “Po­llo” Ál­va­rez ha­bló con NO­TI­CIAS des­de Pi­na­mar, don­de du­ran­te enero con­du­jo el pro­gra­ma “Sin ru­ti­na” jun­to a Flo­ren­cia Ven­tu­ra por la FM 90.9, se­ñal que com­pró.

FO­TO: EDUAR­DO LERKE ( DES­DE PI­NA­MAR).

FAMILIERO. El "Po­llo" se crió en­tre las ca­sas ro­dan­tes que al­qui­la­ba su pa­dre y con­fie­sa que des­con­fía de la gen­te que no se lle­va bien con su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.