"NO QUIE­RO APA­RE­CER SUICIDADO"

El co­mi­sa­rio que de­nun­ció al je­fe de la Bo­nae­ren­se por su­pues­tos víncu­los con el nar­co­trá­fi­co tie­ne mie­do. In­ter­na su­cia y fe­roz.

Noticias - - CLASES MAGISTRALES - MAR­COS TEI­JEI­RO @tei­jei­ro­mar­cos

Yo no quie­ro apa­re­cer suicidado en un ca­la­bo­zo”. El co­mi­sa­rio ma­yor de la Po­li­cía Bo­nae­ren­se, Mar­ce­lo Di Pas­qua (47), lo di­ce des­pués de ha­ber de­nun­cia­do an­te la Jus­ti­cia al je­fe de la fuer­za, Pa­blo Bressi, de te­ner víncu­los con el nar­co­trá­fi­co. Y agre­ga un da­to te­me­ra­rio te­nien­do en cuen­ta que pro­vie­ne de al­guien del ri­ñón de la Bo­nae­ren­se: “Es­ta ma­fia es ca­paz de cual­quier co­sa”. Se­gún la pre­sen­ta­ción en se­de ju­di­cial, que fue des­es­ti­ma­da en ape­nas 24 ho­ras, el man­da­más de la Bo­nae­ren­se “en- cu­brió y en­tor­pe­ció in­ves­ti­ga­cio­nes que es­ta­ban re­la­cio­na­das con el nar­co­trá­fi­co en be­ne­fi­cio de una ban­da que ope­ra­ba en Lo­mas de Za­mo­ra” en el 2013.

La acu­sa­ción, sin em­bar­go, ade­más de pro­ve­nir de un po­li­cía con al­to car­go, no fue ais­la­da. Se su­mó a otras que ya se­ña­la­ban a Bressi co­mo ne­xo po­li­cial con el trá­fi­co de dro­gas. La pri­me­ra en apun­tar sus ca­ño­nes con­tra él fue Eli­sa Ca­rrió quien ase­gu­ró: “La­men­ta­ble­men­te en la pro­vin­cia tie­nen a uno de los cóm-

pli­ces del nar­co­trá­fi­co”. Los di­chos de Li­li­ta ge­ne­ra­ron una cri­sis in­ter­na en Cam­bie­mos, sin em­bar­go la dipu­tada no mo­di­fi­có su postura e in­clu­so le pre­sen­tó prue­bas a Vidal.

El 13 de agos­to del 2016, NO­TI­CIAS in­ves­ti­gó al je­fe de la Bo­nae­ren­se y en aque­lla opor­tu­ni­dad fue­ron cin­co los po­li­cías que vin­cu­la­ron a Bressi con el mun­do de las dro­gas. “El pri­mer lu­nes de ca­da mes, mi je­fe iba a La Pla­ta y lle­va­ba la re­cau­da­ción al en­ton­ces je­fe de nar­co­trá­fi­co, Pa­blo Bressi”, ase­gu­ró el ex ofi­cial prin­ci­pal Ga­briel Ca­bral. Un co­mi­sa­rio re­ti­ra­do que no qui­so dar su nom­bre se mos­tró en la mis­ma lí­nea y di­jo: “Bressi sa­be y co­no­ce el ne­go­cio su­cio. Él fue el re­cau­da­dor de Matz­kin y por su efec­ti­vi­dad en la re­cau­da­ción es que lo pre­mió, con­si­guién­do­le el as­cen­so a je­fe de la Bo­nae­ren­se”.

El go­bierno pro­vin­cial siem­pre op­tó por ra­ti­fi­car en el car­go a Bressi y ata­ca a Di Pas­qua ale­gan­do que es un po­li­cía que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y que es­tá des­pe­cha­do por­que fue se­pa­ra­do de la fuer­za, de­ci­sión que lue­go re­vir­tió la Jus­ti­cia. Cuan­do fue­ron in­te­rro­ga­dos en sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, tan­to la go­ber­na­do­ra co­mo el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad, Cris­tian Ri­ton­do, se mos­tra­ron con­for­mes con el tra­ba­jo del je­fe po­li­cial. Sin em­bar­go, fue­ra de las cá­ma­ras y en off, fun­cio­na­rios de la pro­vin­cia re­co­no­cen que la pre­sen­cia de Bressi se de­be en gran me­di­da “a que no ha­bía otro” pa­ra co­man­dar a la in­dó­mi­ta bo­nae­ren­se. Una fuer­za com­pues­ta por más de 90.000 efec­ti­vos y que se­gún ase­gu­ran sus pro­pios in­te­gran­tes “es un des­con­trol”. Si has­ta el pro­pio Di Pas­qua ase­gu­ra que él “no mea agua ben­di­ta”. Un efec­ti­vo de la fuer­za lo re­co­no­ce de ma­ne­ra muy cru­da: “To­dos es­ta­mos su­cios, por ac­ción u omi­sión”, gra­fi­ca.

En es­te con­tex­to, la de­nun­cia en­tre efec­ti­vos de la pro­pia fuer­za no ha­ce más que de­te­rio­rar aún más a la ins­ti­tu­ción. Un pro­ble­ma que se agi­gan­ta cuan­do el pro­pio Di Pas­qua di­ce que las ma­fias en­quis­ta­das en la Po­li­cía in­clu­yen tam­bién a po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios ju­di­cia­les.

EX­PRÉS. La de­nun­cia ra­di­ca­da por Di Pas­qua fue rá­pi­da­men­te des­es­ti­ma­da por el ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Nú­me­ro 6 de La Pla­ta. En só­lo 24 ho­ras, Mar­ce­lo Ro­me­ro de­ci­dió desechar la

Un po­li­cía de Mar del Pla­ta que es­tu­vo a car­go de la se­gu­ri­dad de la ciu­dad, Mar­ce­lo Di Pas­qua, es­tá vin­cu­la­do con el nar­co­trá­fi­co.

acu­sa­ción. Sin em­bar­go, Di Pas­qua ase­gu­ra que la de­ci­sión ju­di­cial es “una jo­da” y que lo úni­co que hi­zo el fis­cal fue tra­tar de des­ca­li­fi­car­lo. Por es­te motivo, ade­lan­tó que bus­ca­rá que es­ta sen­ten­cia sea re­vo­ca­da en ins­tan­cias su­pe­rio­res.

NO­TI­CIAS: ¿En qué con­sis­te su de­nun­cia?

Mar­ce­lo Di Pas­qua: Lo de­nun­cié por la per­se­cu­ción de la que ven­go sien­do víc­ti­ma tras ha­ber pre­sen­ta­do una de­nun­cia en el 2013 en la que es­tán im­pli­ca­dos él y par­te de su per­so­nal. Bressi es­ta­ba a car­go de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes de Es­te­ban Eche­ve­rría, y brin­da­ba pro­tec­ción a una ban­da nar­co de Vi­lla El Pan­tano. En una de las es­cu­chas, uno de los nar­cos di­ce: “Nos va­mos a ver con el je­fe de la co­lo­ra­da”, que es co­mo se co­no­ce a esa DDI.

NO­TI­CIAS: Es de­cir que su re­cien­te de­nun­cia es por un de­li­to vie­jo.

Di Pas­qua: No. Las vin­cu­la­cio­nes con el nar­co­trá­fi­co es­tán en la pre­sen­ta­ción que hi­ce an­te el Juz­ga­do Fe­de­ral de Lo­mas de Za­mo­ra. Aho­ra pi­do que se reac­ti­ve esa cau­sa que es­tá mis­te­rio­sa­men­te pa­ra­da y por la cual Bressi me la tie­ne ju­ra­da. Él apa­re­cía in­vo­lu­cra­do y que­ría que yo le fue­ra a avi­sar. Des­de que lo ex­pu­se y lo de­nun­cié, me per­si­gue. NO­TI­CIAS: ¿En qué sen­ti­do?

Di Pas­qua: Cuan­do ocu­rrió es­te alla­na­mien­to am­bos éra­mos co­mi­sa­rios ma­yo­res. Pe­ro a los cua­tro me­ses a él lo as­cen­die­ron a co­mi­sa­rio ge­ne­ral y lo pu­sie­ron co­mo je­fe con­tra el nar­co­trá­fi­co en la pro­vin­cia. Un mes des­pués, de­ci­dió pa­sar­me a dis­po­si­ción. En el 2015 me re­in­cor­po­ré y as­cen­dí a co­mi­sa­rio ge­ne­ral. Ya en 2016, con Bressi je­fe, me man­da­ron otra vez a dis­po­si­ción y me ju­bi­la­ron. Y des­pués las cau­sas que me ar­ma­ron...

NO­TI­CIAS: Us­ted tie­ne dos cau­sas en su con­tra, una por nar­co­trá­fi­co y otra por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to...

Di Pas­qua: La de mis víncu­los nar­cos es un ma­ma­rra­cho. Mon­ta­ron una ope­ra­ción di­cien­do que en la ca­sa de mi her­mano vi­vía “Curly”, un nar­co. Alla­na­ron, rom­pie­ron to­do y no en-

con­tra­ron na­da.

NO­TI­CIAS: Vidal di­jo que ha­bía una acu­sa­ción de pe­so con­tra us­ted.

Di Pas­qua: Es­tá mal ase­so­ra­da. Mi her­mano no fi­gu­ra en la cau­sa. Fue un ru­lo (sic) que hi­cie­ron pa­ra pe­gar­me con al­go. Fui tres ve­ces a pe­dir el ac­ta de alla­na­mien­to a la fis­ca­lía y no me la dan. Ellos sa­ben por dón­de vie­ne la co­sa. Ri­ton­do di­jo que ha­bían en­con­tra­do un nar­co en la ca­sa y só­lo es­ta­ba mi her­mano con una chi­ca. Por eso no quie­ren que vea el ac­ta. Pa­ra se­guir en­su­cián­do­me.

NO­TI­CIAS: Us­ted tie­ne un pa­tri­mo­nio ma­yor que el po­li­cía pro­me­dio.

Di Pas­qua: Ca­da cual se las re­bus­ca co­mo pue­de. Al­gu­nos ha­cen ho­ras adi­cio­na­les, otros ma­ne­jan un ta­xi. A mí por suer­te el bo­cho me dio un po­co más. Mi vie­jo te­nía un ca­mión y des­pués que mu­rió, con­ti­nua­mos con eso, con mi her­mano y mi so­brino.

NO­TI­CIAS: Se­gún el go­bierno pro­vin­cial, su em­pre­sa (Val San SA) tie­ne un pa­tri­mo­nio de 9 mi­llo­nes de pe­sos y 8 ca­mio­nes. Di Pas­qua: Te­ne­mos dos ca­mio­nes, tres se­mi­rre­mol­ques y una ca­mio­ne­ta y lo del di­ne­ro no sé de dón­de lo sa­ca­ron. In­clu­so la de­nun­cia se ra­di­có el 14 de oc­tu­bre, dos días des­pués de que Ri­ton­do fir­ma­ra mi re­ti­ro. Era pa­ra te­ner al­go que les cu­brie­rae­ra las es­pal­das.

LA GRIE­TA. “La his­to­ria de es­tos dos es de ce­los y des­pe­cho. Y te pue­do ase­gu­rar que nin­guno de los dos es­tá lim­pio”, ase­gu­ra un efec­ti­vo que ju­ra co­no­cer y lle­var­se mal con am­bos. Se­gún es­te po­li­cía, “Di Pas­qua acu­sa a Bressi de sus víncu­los po­lí­ti­cos pe­ro él siem­pre usó el mis­mo me­ca­nis­mo” y agre­ga: “Aho­ra es­tán en una dispu­ta de po­der pa­ra ver quién la tie­ne más lar­ga”. Se­gún co­men­tan en al­gu­nos sec­to­res po­li­cia­les, la ene­mis­tad en­tre Bressi y Di Pas­qua no se de­be a la de­nun­cia, sino que hay un de­jo de en­vi­dia. “Cuan­do a Bressi lo nom­bran su­pe­rin­ten­den­te de Dro­gas Ilí­ci­tas, Di Pas­qua se que­dó con la san­gre en el ojo por­que que­ría ese car­go, así que de ese la­do vie­ne el odio de él”, ex­pli­can.

Pa­ra el de­nun­cian­te, en cam­bio, la sim­pa­tía que de­mues­tran los efec­ti­vos con Bressi res­pon­de a un ré­gi­men ma­fio­so. “Si ves lo que me ha­cen a mí te das cuen­ta que la or­den es cla­ra. Quie­ren mos­trar que al pri­me­ro que di­ga al­go, le cor­tan la ca­be­za”, sos­tie­ne Di Pas­qua, quien aña­de: “Yo lo di­go por­que co­noz­co el sis­te­ma des­de adentro”.

NO­TI­CIAS: ¿Di­ce que la ins­ti­tu­ción de la que for­ma par­te es co­rrup­ta?

Di Pas­qua: Lo re­pi­to: Yo no orino agua ben­di­ta.

Las internas de la po­li­cía pro­vin­cial vol­vie­ron a que­dar así en evi­den­cia y nue­va­men­te se­rias acu­sa­cio­nes apun­tan de lleno con­tra su je­fe má­xi­mo, Pa­blo Bressi, quien a pe­sar de los ru­mo­res si­gue en su car­go. Las de­nun­cias en su con­tra se mul­ti­pli­can, y la pro­pia fuer­za pier­de ca­da vez más cré­di­to. Pe­ro na­da pa­re­ce al­te­rar a la Bo­nae­ren­se, cam­bian las ca­ras pe­ro si­gue fun­cio­nan­do el mis­mo sis­te­ma. Has­ta los pro­pios in­te­gran­tes de la fuer­za lo re­co­no­cen.

Se­gún Di Pas­qua, Bressi en­cu­brió a una or­ga­ni­za­ción de­lic­ti­va. JUE­VES 9. Con la de­nun­cia en la mano, el co­mi­sa­rio ma­yor Di Pas­qua ase­gu­ra que lle­ga­rá has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. ACU­SA­CIÓN DE NAR­CO­TRÁ­FI­CO

El fis­cal Mar­ce­lo Ro­me­ro de­ci­dió desechar la de­nun­cia en ape­nas 24 ho­ras. RE­CHA­ZO EX­PRÉS

Ma­ría Eu­ge­nia Vidal

EN LA MI­RA. Bressi fue de­nun­cia­do por un je­fe de la fuer­za, pe­ro el Go­bierno bo­nae­ren­se lo de­fien­de.

DAR LA CA­RA En diá­lo­go con NO­TI­CIAS, Di Pas­qua re­fren­dó to­do lo que di­jo en se­de ju­di­cial y mos­tró el es­cue­to anó­ni­mo por el cual se le ini­ció una cau­sa por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to (izq).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.