¿Hay un efec­to con­ta­gio?

Ex­per­tos opi­nan si el re­cla­mo #NiU­naMe­nos tie­ne con­se­cuen­cias no desea­das.

Noticias - - INFORMACIÓN GENERAL - PA­BLO BE­RIS­SO pbe­ris­so@per­fil.com @to­to­be­ris­so

El

3 de ju­nio del 2015, cien­tos de mi­les de per­so­nas en to­do el país sa­lie­ron a ma­ni­fes­tar­se con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Las pro­me­sas po­lí­ti­cas de cam­bio sur­gie­ron de in­me­dia­to, aun­que na­da cam­bió. Y, a po­co de cum­plir­se dos años de la pri­me­ra mar­cha de #NiU­naMe­nos, la can­ti­dad de víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro no dis­mi­nu­yó y los ca­sos son ca­da vez más cruen­tos.

En oc­tu­bre del año pa­sa­do, el ka­ra­te­ca Da­niel Za­la­zar (30) ma­tó a su ex pa­re­ja, a la tía y a la abue­la de ella. Un mes más tar­de, Juan Pa­blo Le­dez­ma (29) ase­si­nó a cu­chi­lla­zos a sus dos hi­jas de 5 y 7 años, a su ex mu­jer y a la nue­va pa­re­ja de es­ta en En­tre Ríos. El mar­tes 31 de enero, Be­lén Torres salvó mi­la­gro­sa­men­te su vi­da lue­go de ser sal­va­je­men­te gol­pa­da por el anes­te­sis­ta Ge­rar­do Bi­lli­ris (40) en un de­par­ta­men­to de Pa­ler­mo. El 6 de fe­bre­ro, Die­go Los­cal­zo (38) ma­sa­cró a su mu­jer y cin­co in­te­gran­tes más de la fa­mi­lia en lo que se co­no­ció co­mo la ma­sa­cre de Hur­ling­ham. 24 ho­ras más tar­de, una mu­jer y su hi­ja eran en­con­tra­das en­te­rra­das en una ca­sa en Pun­ta La­ra, el su­pues­to ase­sino per­ma­ne­ce pró­fu­go.

Una pre­gun­ta po­lé­mi­ca: ¿pue­de el re­cla­mo es­tar sien­do con­tra­pro­du­cen­te? Los psi­quia­tras fo­ren­ses, En­ri­que de Ro­sa, y Hu­go Ma­rie­tán, y la psi­có­lo­ga Fran­ca Borgonovo con­sul­ta­dos por NO­TI­CIAS ase­gu­ran que las mar­chas, in­cons­cien­te­men­te, se con­vir­tie­ron en una de las cau­sas del in­cre­men­to en la cruel­dad de los ase­si­na­tos por vio­len­cia de gé­ne­ro. Y la psi­quia­tra fo­ren­se de la Jus­ti­cia por­te­ña, Blan­ca Hug­gel­man, agre­ga que el pro­ble­ma prin­ci­pal re­si­de en la fal­ta de res­pues­ta del Es­ta­do. To- dos coin­ci­den en que #NiU­naMe­nos ex­pu­so me­diá­ti­ca­men­te los crí­me­nes y eso, sin que­rer­lo, termina cau­san­do un efec­to con­ta­gio en los fu­tu­ros vic­ti­ma­rios.

IMI­TAN­DO A OTRO ASE­SINO. “El re­cla­mo pu­so en dis­cu­sión la pro­ble­má­ti­ca y ha­ce me­diá­ti­cos los ca­sos. Eso pue­de cau­sar un efec­to imi­ta­ción del vic­ti-

La me­dia­ti­za­ción de los he­chos pre­dis­po­ne a fu­tu­ros vic­ti­ma­rios a pre­me­di­tar o co­piar el ac­cio­nar de otro ca­so". FRAN­CA BORGONOVO Psi­có­lo­ga El re­cla­mo pu­so en dis­cu­sión la pro­ble­má­ti­ca y ha­ce me­diá­ti­cos los ca­sos. Eso pue­de cau­sar un efec­to imi­ta­ción del vic­ti­ma­rio". EN­RI­QUE DE RO­SA Psi­qui­tra Fo­ren­se

ma­rio. Cuan­do su­ce­dió lo de Wan­da Tad­dei (la jo­ven que mu­rió lue­go de ser pren­di­da fue­go por su en­ton­ces pa­re­ja), yo tra­ba­ja­ba en la ase­so­ría pe­ri­cial de la Cor­te Su­pre­ma de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Has­ta en­ton­ces nun­ca ha­bía­mos te­ni­do ca­sos de mu­je­res que­ma­das, pe­ro la se­ma­na pos­te­rior a la me­dia­ti­za­ción del ca­so tu­vi­mos seis he­chos si­mi­la­res”, ase­gu­ró De Ro­sa.

Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con otro ca­so que ocu­pó es­pa­cio en los me­dios, el de Fer­nan­do Fa­rré (52), quien acu­chi­lló a su mu­jer Clau­dia Schae­fer (44) en un country de Pilar. Se­gún De Ro­sa, los días pos­te­rio­res a ese ca­so se die­ron por lo me­nos sie­te he­chos con mu­je­res ata­ca­das igual por sus pa­re­jas. “Es­tos fe­nó­me­nos se dan por­que se cum­ple el ‘efec­to do­mi­nó’. El re­cla­mo de las víc­ti­mas es muy va­lio­so, pe­ro el pro­ble­ma es

que es­te ac­cio­nar cau­sa que los vic­ti­ma­rios tien­dan a su­pri­mir más aún sus ten­den­cias afec­ti­vas in­di­vi­dua­les. Y la me­dia­ti­za­ción de los he­chos pre­dis­po­ne a fu­tu­ros vic­ti­ma­rios a pre­me­di­tar o co­piar el ac­cio­nar de otro ca­so”, ase­gu­ró la psi­có­lo­ga Fran­ca Borgonovo.

Otro ejem­plo de imi­ta­ción es el de la ma­sa­cre de Men­do­za. Cuan­do sur­gió la no­ti­cia de que el ka­ra­te­ca Za­la­zar ha­bía ase­si­na­do a su ex pa­re­ja y a la tía y a la abue­la de ella, el pue­blo se con­mo­cio­nó. Has­ta ese mo­men­to, Za­la­zar era una per­so­na que no ha­bía da­do se­ña­les de que po­día co­me­ter un cri­men tan abe­rran­te. Pe­ro con el co­rrer de la in­ves­ti­ga­ción se des­cu­brió, por au­dios su­yos en un chat de un grupo de What­sApp, que sen­tía re­cha­zo por las mu­je­res y que su cri­men era una co­pia del ase­si­na­to de Ro­mi­na Ba­rria, la jo­ven san­ta­cru­ce­ña ase­si­na­da a cu­chi­lla­das y que­ma­da lue­go de que el ase­sino hi­cie­ra ex­plo­tar la ca­sa con ella adentro. Za­la­zar tam­bién in­ten­tó vo­lar la ca­sa de­jan­do el gas abier­to y una ve­la en­cen­di­da. Pe­ro su plan fa­lló por­que el ne­ne de ocho años lo­gró apa­gar la ve­la lue­go de sa­lir del baúl del au­to en el que se ha­bía es­con­di­do.

El efec­to con­ta­gio no es el úni­co que se da por la me­dia­ti­za­ción de los ca­sos. El otro gran pro­ble­ma que hay que en­fren­tar es la sen­sa­ción de fal­sa pro­tec­ción de las víc­ti­mas, que no se sos­tie­ne des­de el Es­ta­do.

CAM­BIO DE POSTURA. “Lo que con­vier­te en con­tra­pro­du­cen­te al re­cla­mo de #NiU­naMe­nos es la postura fe­mi­nis­ta en un me­dio que aún no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ese ti­po de cam­bio. El pos­tu­la­do ul­tra­rra­di­cal es an­ti­mas­cu­lino y eso ha­ce que las mu­je­res se ha­gan más re­bel­des”, afir­mó el psi­quia­tra fo­ren­se Hu­go Ma­rie­tán.

De Ro­sa sos­tie­ne, ade­más, que el pro­ble­ma es­tá en la fal­ta de res­pues­tas del Es­ta­do: “Las mar­chas ha­cen que las víc­ti­mas se sien­tan pro­te­gi­das, ba­jan la guar­dia y en­fren­tan al vic­ti­ma­rio. Eso es­ta­ría bien si tu­vie­ran la con­ten­ción del Es­ta­do”.

Día a día el gri­to de “vi­vas nos que­re­mos” to­ma más fuer­za, aun­que los re­sul­ta­dos no pa­re­cen acom­pa­ñar ese re­cla­mo. Y no es cul­pa del mo­vi­mien­to, por­que, co­mo ase­gu­ra Hug­gel­man, “el pe­di­do es­tá per­fec­to, es un gri­to de ayu­da que cam­bió lo que pa­sa­ba an­tes, que era ca­llar­se. El pro­ble­ma es la fal­ta de res­pues­ta po­lí­ti­ca pa­ra lo­grar la re­for­ma del có­di­go pe­nal que real­men­te con­de­ne al vio­len­to”.

FO­TOS:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.