Un fa­mo­so en mi te­lé­fono

Me­dian­te una app se pue­de ha­blar con las ce­le­bri­ties. Fac­tu­ra­ción y las más co­ti­za­das. .

Noticias - - INFORMACIÓN GENERAL - RO­XA­NA MARIANI @roxs­ma­ria­ni

El tiem­po va­le oro y los fa­mo­sos lo sa­ben. Pe­ro no só­lo o co­no­cen es­ta ex­pre­sión de uso so po­pu­lar co­mo una me­tá­fo­ra, sino que ade­más en­tien­den có­mo apli­car­la a la reali­dad pa­ra po­derr ob­te­ner el ma­yor ré­di­to po­si­ble. Es que a las tí­pi­cas pre­sen­cias en lu­ga­res con­cu­rri­dos o ex­po­si­cio­nes nes me­diá­ti­cas que sue­len ha­cer a cam­bio de un buen ca­chet, aho­ra se e su­ma una no­ve­do­sa, fá­cil y so­bre to­do có­mo­da ma­ne­ra de fac­tu­rar. La pa­la­bra má­gi­ca es “Charly”. Así se lla­ma la re­cien­te apli­ca­ción -úni­caa en el mun­do- que co­men­zó a cir­cur­cu­lar des­de prin­ci­pios de año en la Ar­gen­ti­na y que pe­rer­mi­tió que fi­gu­ras pú­bli­cas cas o ex­per­tos en al­gu­na área rea pue­dan co­ti­zar sus chats, ats, men­sa­jes de voz o vi­deo­lla­ma­das gra­cias a que al­gún n fa­ná­ti­co, se­gui­dor o cu­rio­so es­tá dis­pues­to a des­em­bol­sar un par de bi­lle­tes pa­ra co­mu­ni­car­se con ellos.

“La pla­ta­for­ma es súper r nue­va y es un mer­ca­do, no es una red ed so­cial. Tie­ne una par­te que es ofer­ta y otra de­man­da. En la par­te e de ofer­ta es­tán los “part­ners” queue son los ex­per­tos o in­fluen­cia­do­ress y son de paí­ses co­mo EEUU, Ca­na­dá, adá, Mé­xi­co, Co­lom­bia, Bra­sil, Chi­le, hi­le, Aus­tra­lia, Ru­sia y Ar­gen­ti­na.a. En la de--

man­da es­tán los usua­rios que pue­den ser de cual­quier par­te del mun­do”, ex­pli­ca en diá­lo­go con NO­TI­CIAS el ca­na­dien­se Charles Mes­sow, fun­da­dor y CEO de la app.

CHARLY LO­CAL. “Ha­ble­mos de al­go di­ver­ti­do aho­ra. Có­mo ga­nar pla­ta en tu tiem­po li­bre co­nec­tán­do­te con tus se­gui­do­res”, di­ce un vi­deo ex­pli­ca­ti­vo que la em­pre­sa com­par­te pa­ra ten­tar a los fa­mo­sos a par­ti­ci­par. A su vez, es en esa mis­ma gra­ba­ción don­de apa­re­ce un in­tere­san­te por­cen­ta­je de ga­nan­cia que, se­gún el na­rra­dor, pue­de ob­te­ner­se “con só­lo in­ver­tir quin­ce mi­nu­tos de tu día, to­do mien­tras se­gu­ra­men­te es­ta­bas ti­ra­do en tu si­llón, dis­fru­tan­do de una co­pa de vino”. Ese ejem­plo mues­tra có­mo un in­fluen­cia­dor con una ta­ri­fa de vi­deo­lla­ma­da fi­ja­da en 4 dó­la­res por mi­nu­to pue­de ha­blar du­ran­te 15 mi­nu­tos con un usua­rio y al fi­na­li­zar la co­mu­ni­ca­ción ga­nar 60 dó­la­res. Pe­ro co­mo “Charly” se que­da con una co­mi­sión por ha­ber fa­ci­li­ta­do el me­dio, el fa­mo­so em­bol­sa fi­nal­men­te 40 dó­la­res.

Tal vez sea por esa ra­zón que, con ape­nas un mes de apa­re­ci­do en el país, ya son va­rias las ce­le­bri­ties que se abrie­ron una cuen­ta, la mis­ma en don­de de­fi­nen tan­to sus in­tere­ses a con­ver­sar, co­mo el pre­cio del tiem­po que ofre­cen y la for­ma de co­brar.

En ese sen­ti­do, un re­co­rri­do por la lis­ta de ca­chet, mues­tra que Zai­ra Na­ra es una de las “in­fluen­cers” lo­ca­les más ca­ras de Charly. El mon­to de una vi­deo­lla­ma­da con la mo­de­lo cues­ta 10 dó­la­res, mien­tras que el men­sa­je de tex­to ron­da los 3,30 dó­la­res y el de voz 2 dó­la­res. Y, aun­que has­ta aho­ra, di­ce ha­ber re­ci­bi­do só­lo unas po­cas lla­ma­das, su ta­ri­fa sin du­da le ha de­ja­do un buen nú­me­ro en su cuen­ta.

Se­gún Zai­ra cuen­ta a NO­TI­CIAS, “to­do lo re­cau­da­do se­gu­ra­men­te se­rá do­na­do a al­gún lu­gar re­la­cio­na­do con los ni­ños”. De to­dos mo­dos, Zai­ra con­fe­só que no tie­ne tiem­po de es­tar on­li­ne se­gui­do –re­qui­si­to fun­da­men­tal pa­ra ha­bi­li­tar el con­tac­to con el otro- pe­ro que aun así re­ci­bió un par de lla­ma­das, en­tre ellas la del ex te­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se Andy Rod­dick, un fiel usua­rio de es­ta tec­no­lo­gía que al pa­re­cer pa­gó pa­ra ha­blar con ella.

“El mon­to lo po­ne ca­da fa­mo­so, en mi ca­so es 1 dó­lar el men­sa­je y 5 dó­la­res el mi­nu­to de la vi­deo­lla­ma­da”, cuen­ta el ac­tor Ch­ris­tian San­cho, quien ase­gu­ra que des­de que em­pe­zó a usar la apli­ca­ción se con­tac­tó con 200 per­so­nas de dis­tin­tas par­tes del mun­do y que, en­tre sus te­má­ti­cas pre­fe­ri­das, es­tá to­do lo re­la­cio­na­do a la ac­tua­ción. Y agre­ga: “Pa­ra mí, cuan­ta más gen­te se co­mu­ni­que me­jor por­que va a ir to­da la pla­ta a la fun­da­ción Da­le Vi­da”, se­ña­ló.

RE­CAU­DAR GA­NAN­CIAS. En­tre­tan­to, cuan­do lo re­cau­da­do por los fa­mo­sos su­pera los 25 dó­la­res, es­tos pue­den re­cla­mar el di­ne­ro re­co­lec­ta­do, días des­pués de que el usua­rio con quien con­ver­só ha­ya abo­na­do el ser­vi­cio con su tar­je­ta de cré­di­to. Si bien el mé­to­do de pa­go de­pen­de del país de

re­si­den­cia, en la Ar­gen­ti­na el de­pó­si­to ban­ca­rio o el re­ti­ro en efec­ti­vo es el me­dio más uti­li­za­do.

Pa­ra el pa­ne­lis­ta de “In­tra­ta­bles”, Die­go Bran­ca­te­lli, es­ta ori­gi­nal pla­ta­for­ma se con­vier­te en una nue­va en­tra­da de di­ne­ro. “No so­lo es pa­ra ha­blar con la gen­te, sino pa­ra ga­nar pla­ta con eso, es otra fuen­te de in­gre­so. Por las cuen­tas que ellos sa­can, don­de 10 mi­nu­tos son 20 dó­la­res, no me pa­re­ce des­ca­be­lla­do”, co­men­tó el pe­rio­dis­ta, quien igual­men­te man­tie­ne pre­cios bas­tan­te mó­di­cos: 3 dó­la­res la vi­deo­lla­ma­da y 1 dó­lar pa­ra men­sa­jes gra­ba­dos o tex­tua­les. Y aña­de: “Yo me ba­jé la apli­ca­ción, pe­ro to­da­vía no la usé. Es­tá bue­na pe­ro no sé si ser­vi­rá pa­ra es­te país, no sé si al­guien que­rrá pa­gar pa­ra ha­blar con otro”.

Uno de los re­qui­si­tos pa­ra en­trar a Charly co­mo “part­ners” es te­ner un mí­ni­mo de 2.500 se­gui­do­res en twit­ter y 1.000 en Instagram, aun­que se los eva­lúa per­ma­nen­te­men­te.

COACHEAR Y ASESORAR. Vit­to Sa­ra­via ase­gu­ra que le dio tan­tos con­se­jos a las chi­cas, que a ve­ces termina co­lo­cán­do­se en el rol de una ana­lis­ta: “Yo lo que ha­go es dar con­se­jos de tips de mo­da, be­lle­za, y has­ta a ve­ces te ha­go de psi­có­lo­ga de pa­re­jas. Es co­mo un ase­so­ra­mien­to. A mí me en­can­ta. Me cuen­tan his­to­rias de al­go que les pa­só con el no­vio y te pre­gun­tan qué ha­rías vos”, afir­ma.

Por otro la­do, otros par­ti­ci­pan­tes de Charly, co­mo Gas­tón Gaudio tam­bién re­ve­la­ron que usual­men­te la gen­te los con­tac­ta pa­ra co­no­cer sus opi­nio­nes so­bre de­ter­mi­na­dos te­mas. “Con lo del Aus­tra­lia Open, me pre­gun­ta­ban quién pen­sa­ba qué iba a ga­nar el tor­neo. Qué opi­na­ba de Na­dal o Fe­de­rer. Ge­ne­ral­men­te me con­sul­tan de te­nis. De Ar­gen­ti­na muy po­cos me ha­bla­ron, só­lo al­gu­nos pa­ra man­dar un sa­lu­do pa­ra un cum­plea­ños”, na­rra el te­nis­ta, cu­yas ta­ri­fas fi­ja­das son 8 dó­la­res pa­ra las vi­deo­lla­ma­das y al­re­de­dor de 3 dó­la­res los men­sa­jes de tex­to y voz.

Ci­fras si­mi­la­res com­par­te su par, el ex te­nis­ta Ma­riano Za­ba­le­ta, con la úni­ca di­fe­ren­cia que en­tre sus tó­pi­cos pre­fe­ri­dos pa­ra ha­blar se en­cuen­tran la “co­ci­na”, la “co­mi­da” y los “via­jes lo­ca­les. Tam­bién le pre­gun­tan so­bre te­nis.

De es­ta ma­ne­ra, ga­nar di­ne­ro con un só­lo click, pa­re­ce ser el sue­ño que Charly pue­de ha­cer reali­dad.

FO­TOS: JUAN FE­RRA­RI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.