El úl­ti­mo po­pe del po­pu­lis­mo

Mien­tras Co­rrea de­ja el po­der, el bo­li­viano reavi­va sus as­pi­ra­cio­nes a un cuar­to pe­río­do.

Noticias - - INTERNACIONALES - MA­XI­MI­LI­ANO SARDI msar­di@per­fil.com @ma­xi_­sar­di

Hay

un so­lo Fi­del, un so­lo Gand­hi, un so­lo Man­de­la y un so­lo Evo”, lo en­sal­zan sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos. En la pa­les­tra un cha­vis­ta, pe­ro en la prác­ti­ca co­mo lu­lis­ta. O con el co­ra­zón a la iz­quier­da y el bol­si­llo a la de­re­cha, co­mo lo de­fi­nen los ana­lis­tas a Evo Morales, el pre­si­den­te del Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal de Bo­li­via.

En 2015 re­no­vó pa­ra un ter­cer man­da­to (2015-2020), y to­do in­di­ca que com­ple­ta­rá sin pro­ble­mas los 15 años de go­bierno (2006-2020), el pe­río­do más lar­go pa­ra un Je­fe de Es­ta­do bo­li­viano en la his­to­ria de país.

En fe­bre­ro del año pa­sa­do per­dió el re­fe­rén­dum na­cio­nal pa­ra mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción y así permitirse un cuar­to man­da­to (has­ta el 2025), sin em­bar­go sus par­ti­da­rios no se dan por ven­ci­dos y con­fían en que ha­brá una nue­va chan­ce de re­for­ma ha­cia fi­nes de 2017.

NÚMEROS. La gran di­fe­ren­cia con otros po­pu­lis­tas de la re­gión es que a Evo no se lo co­mió el re­la­to. Con el bol­si­llo a la de­re­cha, a lo Lu­la, su prin­ci­pal for­ta­le­za es jus­ta­men­te ha­ber de­vuel­to la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca a Bo­li­via (lo so­cial y po­lí­ti­co van de la mano), que re­gis­tra un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do anual de al­re­de­dor de 5% des­de que asu­mió la pre­si­den­cia en enero de 2006.

Las cla­ves: ge­ne­ra­ción de gran­des in­gre­sos fis­ca­les y el con­trol del gas­to pú­bli­co. Des­de ma­yo de 2006, cuan­do el go­bierno na­cio­na­li­zó la in­dus­tria de hi­dro­car­bu­ros, que sig­ni­fi­có un au­men­to en los in­gre­sos de 673 a 5.800 mi­llo­nes de dó­la­res (ata­do a la cre­cien­te de­man­da de gas na­tu­ral de Bra­sil y Ar­gen­ti­na), la eco­no­mía bo­li­via­na nun­ca más su­frió.

Esos in­gre­sos se orien­ta­ron a in­fra­es­truc­tu­ra y de­sa­rro­llo so­cial, pa­ra be­ne­fi­ciar a los de me­no­res in­gre­sos con sub­si­dios y pla­nes so­cia­les. El re­sul­ta­do: la po­bre­za ex­tre­ma ba­jó del 38% al 18 % (ci­fras que has­ta el Ban­co Mun­dial aplau­de). Evo ha es­ta­ble­ci­do pro­gra­mas de pen­sio­nes pa­ra los adul­tos ma­yo­res; in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos pa­ra evi­tar la de­ser­ción es­co­lar; y pla­nes pa­ra re­du­cir la mor­ta­li­dad ma­terno-in­fan­til.

To­do lo an­te­rior, en Ve­ne­zue­la y en me­nor gra­do en Ar­gen­ti­na, im­pli­ca­ron aden­trar­se en una cri­sis eco­nó­mi­ca que con­su­mió re­ser­vas y po­ten­ció la emi­sión dis­pa­ran­do pro­ce­sos in­fla­cio­na­rios.

Pe­ro en Bo­li­via los pre­su­pues­tos es­tán equi­li­bra­dos: hay su­pe­rá­vit fis­cal y re­ser­vas (des­de 2013 es­tán en US$15.400 mi­llo­nes, el ni­vel al­to his­tó­ri­co de la eco­no­mía bo­li­via­na). La in­fla­ción, la deu­da ex­ter­na y los gas­tos pú­bli­cos es­tán ba­jo con­trol. Y tan­to Evo co­mo sus prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios dan mues­tras de aus­te­ri­dad al re­ba­jar­se sus sa­la­rios, y trans­pa­ren­tar los gas­tos de su ges­tión. Los re­cur­so mi­ne­ros y ener­gé­ti­cos jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en la eco­no­mía bo­li­via­na. Ha­ce po­cos días, Morales anun­ció la crea­ción de una Se­cre­ta­ría de Ener­gía, que ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de im­pul­sar la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad a par­tir de fuen­tes con­ven­cio­na­les y al­ter­na­ti­vas. “El gas pue­de aca­bar­se, las plan­tas hi­dro­eléc­tri­cas, la ener­gía so­lar, la ener­gía eó­li­ca, la geo­tér­mi­ca, nun­ca se van a ter­mi­nar”, ex­pli­có Morales en un ac­to pú­bli­co ce­le­bra­do en La Paz.

REREREELECCIÓN. En­tre 2007 y 2008, no fue­ron po­cos los ana­lis­tas que di­je­ron que él y su plan de “re­fun­dar” Bo­li­via es­ta­ban con­de­na­dos. En­ton-

ces Evo no da­ba tre­gua y acu­sa­ba a sus opo­si­to­res de “se­pa­ra­tis­tas”, “te­rro­ris­tas”, “de­re­chis­tas” y “neo li­be­ra­les”. Pe­ro el re­la­to só­lo es ne­ce­sa­rio cuan­do los números no cie­rran. Hoy, con la eco­no­mía a su fa­vor, el pre­si­den­te bo­li­viano se co­rre al cen­tro.

Evo tie­ne 58% de ima­gen po­si­ti­va, y aun­que 63% re­cha­za que se pos­tu­le por cuar­ta vez a la pre­si­den­cia, con­fía en re­ver­tir la opi­nión a me­di­da que se avan­ce la se­gun­da mi­tad de su man­da­to y no apa­rez­ca otro su­ce­sor digno.

Su par­ti­do (MAS) es­tu­dia me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra ha­bi­li­tar su nue­va can­di­da­tu­ra. Mien­tras tan­to, la opo­si­ción se mues­tra dé­bil y po­co aglu­ti­na­da pa­ra re­pre­sen­tar una fuer­za al­ter­na­ti­va.

Evo “con­duc­ción” arran­có el 2017 con una re­for­ma mi­nis­te­rial: nom­bró a diez nue­vos co­la­bo­ra­do­res y ra­ti­fi­có otros diez con la pers­pec­ti­va de ha­bi­li­tar su can­di­da­tu­ra de ca­ra a las elec­cio­nes 2019: el con­se­jo de mi­nis­tros que lo acom­pa­ña es­ta­rá con­for­ma­do por 20 au­to­ri­da­des (só­lo cua­tro son mu­je­res). Hay que se­guir tra­ba­jan­do y pla­ni­fi­can­do”, re­mar­có en su úl­ti­mo dis­cur­so Morales. El go­ber­nan­te ase­gu­ró que el nue­vo “ga­bi­ne­te po­lí­ti­co” es­tá en­fo­ca­do en la de­no­mi­na­da “Agen­da 2025”, con- si­de­ra­da la ma­yor es­tra­te­gia es­ta­tal del país an­dino. Quie­ro que se­pan, y lo di­go pú­bli­ca­men­te: no que­re­mos ser­vi­do­res pú­bli­cos que es­tén chu­pán­do­me las te­ti­llas”, di­jo a su grupo de mi­nis­tros.

SOLTAR LA CO­RREA. Es­ta se­ma­na se ce­le­bra­rán ade­más las elec­cio­nes ecua­to­ria­nas (el 19) y ha­brá nue­vo lí­der. Ra­fael Co­rrea no qui­so lan­zar­se a bus­car un ter­cer pe­rio­do te­nien­do en cuen­ta, co­mo re­co­no­ce en pri­va­do se­gún los dia­rios ecua­to­ria­nos, “las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas de Ar­gen­ti­na y Bo­li­via”. “So­bre to­do, el ca­so de Evo Morales, quien a pe­sar de con­tar con una al­ta apro­ba­ción en su ges­tión, per­dió un re­fe­ren­do que le hu­bie­se au­to­ri­za­do a lan­zar­se pa­ra un nue­vo pe­rio­do pre­si­den­cial. Co­rrea, no qui­so arries­gar y pre­fi­rió apli­car la ju­ga­da ru­sa: ser el po­der de­trás del trono”, ex­pli­can. Así, el pre­di­den­te apo­yó la fór­mu­la de sus ex vi­ces, pe­ro se­gui­rá sien­do el gran re­fe­ren­te po­lí­ti­co.

Sin em­bar­go, to­do in­di­ca que el go­bierno de Lenin Mo­reno ten­drá otra im­pron­ta. Lenin Mo­reno tra­ba­ja me­jor en equi­po, sa­be es­cu­char, acep­ta las di­ver­gen­cias y bus­ca acuer­dos”, di­cen miem­bros del ac­tual ga­bi­ne­te. La crí­ti­ca por ele­va­ción al ac­tual man­da­ta­rio se ate­núa cuan­do las mis­mas fuen­tes coin­ci­den en que “sin Co­rrea no hu­bie­se si­do po­si­ble la re­vo­lu­ción ciu­da­da­na”.

“Ra­fael Co­rrea no qui­so lan­zar­se te­nien­do en cuen­ta las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas de sus ve­ci­nos de Ar­gen­ti­na y Bo­li­via”.

CAU­DI­LLO. Re­ele­gi­do en 2015, Evo com­ple­ta­rá en 2020 los 15 años de go­bierno, el pe­río­do más lar­go pa­ra un Je­fe de Es­ta­do bo­li­viano en la his­to­ria de país.

COMPINCHES. Ra­fael Co­rrea se pre­pa­ra pa­ra de­jar el po­der en ma­nos de su vi­ce Lenin Mo­reno. Evo, en cam­bio, sue­ña con com­ple­tar las dos dé­ca­das co­mo pre­si­den­te, re­for­ma me­dian­te.

DE CUAR­TA. Evo, que tie­ne 58% de ima­gen po­si­ti­va, con­fía en sus chan­ces de con­se­guir un cuar­to pe­río­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.