Is­lam pa­ra dum­mies

El 76% de los re­pu­bli­ca­nos cree que el Is­lam es in­com­pa­ti­ble con los va­lo­res es­ta­dou­ni­den­ses. Lo de Trump es so­lo una con­se­cuen­cia.

Noticias - - INTERNACIIONALES - PE­RIO­DIS­TA y do­cen­te. Ins­tru­ye a ins­ti­tu­cio­nes y uni­ver­si­da­des con “Is­lam pa­ra prin­ci­pian­tes”.

As­sa­la­mu alei­kum, se­ñor Trump. Tal vez, en al­guno de sus tan­tos via­jes de ne­go­cios por el mun­do ára­be, lo han sa­lu­da­do de es­te mo­do y no su­po có­mo res­pon­der­les. Un hom­bre de ne­go­cios no se de­tie­ne an­te es­tas for­ma­li­da­des que no aña­den ni qui­tan ce­ros a su cuen­ta. Una pe­na: el del is­lam es un sa­lu­do be­llo. Li­te­ral­men­te, sig­ni­fi­ca: “La paz sea con us­te­des”. ¿Por qué lo di­cen en plu­ral? Co­mo ve­rá, un mu­sul­mán tie­ne tan pre­sen­te a sus án­ge­les de la guar­da que no só­lo saluda a aquel a quien es­tre­cha la mano, tam­bién a ellos: el án­gel a su de­re­cha, que apun­ta los bue­nos ac­tos –y lo ha­ce rá­pi­do, sin per­der tiem­po-. Y el de la iz­quier­da, que apun­ta los ma­los y se to­ma su tiem­po, cuan­do uno se arre­pien­te.

Ni aun en la cum­bre del Eve­rest, un mu­sul­mán se sien­te so­lo. El imam Bu­ja­ri, au­tor de la com­pi­la­ción más cé­le­bre de di­chos y he­chos del Pro­fe­ta Muham­mad, te­nía tan­ta con­cien­cia de Dios que co­mía só­lo tres dá­ti­les al día por el pu­dor que le da­ba ir al ba­ño. El pu­dor en el is­lam, no es signo de mo­ji­ga­te­ría, es signo de fe.

“El is­lam nos odia”, ha di­cho us­ted pre­si­den­te. Y no hay me­jor in­yec­ción de mie­do que ad­ver­tir­le a la gen­te que otro nos odia. Es­ce­ni­fi­car una re­li­gión con los pa­rá­me­tros de una ri­va­li­dad de can­cha, sin em­bar­go es al­go apre­su­ra­do. Si el is­lam fue­ra una re­li­gión de odio, es­te mun­do es­ta­ría en se­rios pro­ble­mas. Hay 1500 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes, un cuar­to de la po­bla­ción mun­dial –hay, de he­cho, más mu­sul­ma­nes que ca­tó­li­cos-, y es la re­li­gión de más cre­ci­mien­to del pla­ne­ta: en el 2030, se pro­yec­ta que uno de ca­da cua­tro ha­bi­tan­tes se­rá mu­sul­mán. Des­de

ha­ce tiem­po, el is­lam es el ma­lo de la pe­lí­cu­la por­que ca­sual­men­te las gran­des re­ser­vas na­tu­ra­les del cru­do mun­dial, es­tán de­ba­jo de na­cio­nes mu­sul­ma­nas. Si hu­bie­ra pe­tró­leo en el Tí­bet, es­ta no­ta tra­ta­ría so­bre por qué el Da­lai La­ma no es el an­ti­cris­to.

Años atrás, Charles Kurz­man pu­bli­có un li­bro que lo di­ce to­do: “Los már­ti­res que fal­tan”, don­de se pre­gun­ta­ba no por la gran can­ti­dad de aten­ta­dos y de gru­pos te­rro­ris­tas, sino por su es­ca­sez. “Los te­rro­ris­tas se pre­gun­tan, ¿por qué no hay más mu­sul­ma­nes que se re­be­len an­te el avan­ce y la ex­plo­ta­ción de Oc­ci­den­te? ¿Cuán­tas pro­vo­ca­cio­nes más ne­ce­si­tan an­tes de to­mar las ar­mas?”, es­cri­be Kurz­man en su li­bro. Las ca­be­zas vi­si­bles del te­rro­ris­mo is­lá­mi­co han pues­to el gri­to en el cie­lo an­te la apa­ren­te pa­si­vi­dad de sus her­ma­nos. Y has­ta el pro­pio Bin La­den es­cri­bió: “Ca­da día, la ove­ja del re­ba­ño es­pe­ra que los lo­bos no la ma­ten, pe­ro sus sú­pli­cas no sir­ven de na­da”.

Hay cier­tas co­sas, se­ñor pre­si­den­te, que no de­ben ce­ñir­se a lec­tu­ras li­via­nas. Se­ría co­mo sos­te­ner que la fra­se “To­do es re­la­ti­vo” re­su­me la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad, que Pi­cas­so ha­cía ca­ri­ca­tu­ras o que Mi­guel An­gel tra­ba­ja­ba de te­chis­ta de igle­sias.

La his­to­ria del Is­lam en Oc­ci­den­te es la his­to­ria de un gran ma­len­ten­di­do. El pro­fe­ta del Is­lam, por ejem­plo, no se lla­ma­ba Maho­ma. Se lla­ma­ba Muham­mad. Maho­ma es una de­for­ma­ción. Se­ría co­mo si en lu­gar de Je­sús, uno lo lla­ma­ra Jessy. ¿Con­fia­ría en un ana­lis­ta o en un dia­rio que in­sis­ta en re­ve­lar­le “La ver­dad so­bre Jessy”?

Y es­tá el te­ma que se­gu­ra­men­te lo es­pan­te, se­ñor Trump: la yihad. El Co­rán ad­vier­te que ma­tar a al­guien es co­mo ma­tar a la hu­ma­ni­dad en­te­ra. Y la yihad más

im­por­tan­te es la gue­rra con­tra nues­tras ma­las ca­rac­te­rís­ti­cas. El yiha­dis­ta no es aquel que cor­ta ca­be­zas y se de­to­na en es­pa­cios pú­bli­cos. Es aquel que cor­ta sus ma­los ras­gos, y de­to­na to­do aque­llo que os­cu­re­ce su co­ra­zón.

Muham­mad de­jó, al igual que Je­sús, una se­rie de ejem­plos de có­mo li­diar con el odio y la ri­va­li­dad. El día que re­cu­pe­ró Me­ca, su ciu­dad na­tal, lue­go de que tor­tu­ra­ran y ase­si­na­ran a sus se­gui­do­res, lue­go de que aten­ta­ran con­tra su vi­da, no hu­bo re­van­cha ni odio. A ve­ces, era tan di­plo­má­ti­co que has­ta su pro­pia gen­te juz­ga­ba, por mo­men­tos, que sus tra­tos con el enemi­go eran de­ma­sia­do fle­xi­bles.

Un son­deo con­clu­yó que el 76% de los re­pu­bli­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos cree que el Is­lam es in­com­pa­ti­ble con los va­lo­res de su país, y us­ted con as­tu­cia, em­pleó ese slo­gan pa­ra su cam­pa­ña, lo cual es muy cu­rio­so. Que al­go no se adap­te al mo­do de vi­da nor­te­ame­ri­cano, eso, en­tre us­ted y yo, más que crí­ti­ca sue­na a elo­gio. Los

2,75 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, son cons­cien­tes de lo que se pier­de un país que no acep­ta otros mo­dos de abor­dar la vi­da. Un mu­sul­mán es al­guien que no be­be. No se dro­ga. No va de pu­tas. Si quie­re acos­tar­se con al­guien, de­be, pri­me­ro, es­tar ca­sa­do. Un mu­sul­mán es al­guien que cree que la vi­da es una prue­ba, y lo que es­tá en juego es su pro­pia al­ma.

En el is­lam no hay opre­sión ni ex­plo­ta­ción ban­ca­ria –la usu­ra es­tá fue­ra, al­go que Je­sús qui­so im­po­ner, sin suer­te-. Te­ner pa­cien­cia an­te la ad­ver­si­dad, más que ser un men­te­ca­to, en el Is­lam es un ac­to de fe: en un mun­do don­de to­do es pal­pa­ble, con­cre­to y va­lua­ble, el mu­sul­mán ha­ce cin­co ve­ces al día un pa­rén­te­sis pa­ra re­zar.

Cuan­do uno ve gen­te que se di­ce mu­sul­ma­na, atri­buir­se aten­ta­dos, ha­cer co­men­ta­rios que avi­van el odio mu­tuo, cuan­do ve que el nom­bre del Is­lam re­ci­be más tra­to en la sec­ción po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de los me­dios que en va­lo­res re­li­gio­sos, le re­cuer­da a gen­te co­mo us­ted, se­ñor Trump, una his­to­ria de Muham­mad, en Me­di­na, el lu­gar don­de de­bió emi­grar pa­ra que no lo ma­ten. Te­nía un ve­cino que lo de­tes­ta­ba tan­to que pa­ra mos­trar­le lo po­co que lo que­ría –el odio, por al­gu­na ra­zón, siem­pre tu­vo re­pre­sen­tan­tes más vi­si­bles que el amor- le arro­ja­ba to­das las ma­ña­nas en la puer­ta de la ca­sa su ba­su­ra. No ha­bía bol­sa de con­sor­cios pa­ra aque­lla épo­ca, co­mo se ima­gi­na­rá. Así que el Pro­fe­ta de­bía lim­piar sus des­per­di­cios to­dos los días. Pe­ro una vez, el hom­bre no arro­jó na­da. Y al día si­guien­te tam­po­co. El Pro­fe­ta pre­gun­tó por aquel hom­bre a un ve­cino y le di­jo que es­ta­ba en­fer­mo. En lu­gar de ce­le­brar­lo, lo fue a vi­si­tar, re­zó por él y ro­gó por su pron­ta me­jo­ría.

Se­ñor pre­si­den­te, el cri­men es cri­men y no tie­ne eti­que­tas. A ve­ces, los pe­rio­dis­tas co­me­te­mos el error de eti­que­tar y cae­mos en esa tram­pa sim­plis­ta. Si ver­da­de­ra­men­te al­guien fue­ra ex­tre­mis­ta y apli­ca­ra el is­lam al mí­ni­mo de­ta­lle, no se­ría te­rro­ris­ta. Se­ría un nue­vo Je­sús o una en­car­na­ción de la Ma­dre Te­re­sa. Un san­to.

Muham­mad Alí, el gran cam­peón del bo­xeo, ese sí que era un mu­sul­mán ex­tre­mo, y fue tan pa­ci­fis­ta que se ne­gó in­clu­so a pe­lear en Viet­nam –por eso le qui­ta­ron sus tí­tu­los, y tar­dó años en re­con­quis­tar­los-. Una de sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas an­tes de mo­rir, se­ñor pre­si­den­te, fue pa­ra pe­dir­le que ten­ga cui­da­do con aso­ciar el odio al Is­lam. Y, por lo vis­to, fue al di­vino bo­tón.

Cuan­do uno co­no­ce a fon­do las re­li­gio­nes des­cu­bre que, en ver­dad, las di­fe­ren­cias en­tre mu­sul­ma­nes, ju­díos y cris­tia­nos se cuen­tan con los de­dos de una mano. El Is­lam cree en Je­sús. Cree en la Vir­gen Ma­ría y la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción. Cree en el cie­lo y en el in­fierno. Y cree que no hay me­jor res­pues­ta al agre­sor que el per­dón. Cree en la li­mos­na –de he­cho, dar el 2,5% de los aho­rros al año es un pilar de la fe-. Y cree, co­mo creía Je­sús, que el ayuno es uno de los re­me­dios pa­ra po­ner­le rien­das al león que to­dos lle­va­mos den­tro. El Pa­pa Fran­cis­co, ca­da vez que pue­de, de­fien­de al is­lam co­mo si es­tu­vie­ra de­fen­dien­do a la mis­ma San­ta Igle­sia. “Si hay crí­me­nes is­lá­mi­cos”, di­jo el Pa­pa. “Tam­bién hay crí­me­nes cris­tia­nos”.

Cuan­do le pre­gun­ta­ban qué era lo que más gen­te arras­tra­ría al in­fierno, el pro­fe­ta Muham­mad se lle­va­ba una mano a los la­bios. “Es­to”, de­cía. “La len­gua”. Des­de en­ton­ces, mu­chos de sus se­gui­do­res se co­lo­ca­ban pie­dras en la bo­ca pa­ra no de­cir na­da de lo que pu­die­ran arre­pen­tir­se. Es­pe­re­mos, se­ñor pre­si­den­te, que en­cuen­tre a tiem­po al­gu­na de su ta­ma­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.