Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de:

Mien­tras par­ti­ci­pa como en­tre­vis­ta­do­ra en un ci­clo de la TV Pú­bli­ca, la ex in­te­gran­te de la CO­NA­DEP re­vi­sa su vi­da y la his­to­ria re­cien­te.

Noticias - - SUMARIO - DA­MIÁN RICHARTE @Da­mia­nRi­char­te

mien­tras par­ti­ci­pa como en­tre­vis­ta­do­ra en un ci­clo de la TV Pú­bli­ca, la ex in­te­gran­te de la Co­na­dep re­vi­sa su vi­da y la his­to­ria re­cien­te de la Ar­gen­ti­na.

En el pri­mer pi­so del edi­fi­cio, Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de se aso­ma en­tre las plan­tas del bal­cón y ha­ce des­cen­der la lla­ve del pa­lier ata­da a la pun­ta de un cor­dón de la­na lo su­fi­cien­te­men­te lar­go. Re­ci­be a NO­TI­CIAS en su de­par­ta­men­to y ofre­ce los si­llo­nes pa­ra sen­tar­se a char­lar. En la me­sa ra­to­na hay un li­bro ce­rra­do del que so­bre­sa­len len­güe­tas de pa­pel con ano­ta­cio­nes. Se lla­ma “Dic­cio­na­rio crí­ti­co de los años 70”, de Gus­ta­vo No­rie­ga. Fer­nán­dez Mei­ji­de re­vi­sa una y otra vez esa dé­ca­da de­ter­mi­nan­te en su des­tino: era pro­fe­so­ra de fran­cés en un ins­ti­tu­to cuan­do un grupo de ta­reas de la dic­ta­du­ra se me­tió en su casa y le ro­bó a su hi­jo, Pa­blo, un chi­co de 17 años que no tu­vo tiem­po de en­ten­der có­mo ni por qué, aun­que más no fue­se la sin­ra­zón. Pa­só en 1977.

Oriun­da de Ave­lla­ne­da e hin­cha de Ra­cing, Fer­nán­dez Meij­de trans­cu­rrió la dé­ca­da kirch­ne­ris­ta ale­ja­da del bu­lli­cio me­diá­ti­co pa­ra su­mer­gir­se a es­tu­diar y a re­es­cri­bir la his­to­ria en un pe­que­ño es­cri­to­rio con la no­te­book abier­ta que hay en el re­co­do de la sa­la, con la vie­ja ga­ta Vai­ni­lla yen­do de la ca­ma al li­ving. Así na­cie­ron cua­tro li­bros y otros pro­yec­tos li­ga­dos a la cul­tu­ra. El más re­cien­te la en­cuen­tra hoy en el rol de en­tre­vis­ta­do­ra en el pro­gra­ma "Ca­da no­che" de la TV Pú­bli­ca. A los 86 años, el tiem­po no apa­ga su fa­ci­li­dad de pa­la­bra ni su vi­ta­li­dad, y tra­ba­ja, ade­más, en la ac­tua­li­za­ción de “La his­to­ria ín­ti­ma de los De­re­chos Hu­ma­nos en la Ar­gen­ti­na”, obra que pu­bli­có en 2009 y que abor­da los días de la CO­NA­DEP (Co­mi­sión Na­cio­nal so­bre la Des­apa­ri­ción de Per­so­nas).

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo sur­gió es­te pro­yec­to te­le­vi­si­vo?

Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de: Es una pro­pues­ta que me lle­gó a tra­vés de Hernán Lom­bar­di y que ter­mi­na con­cre­tán­do­se en el pro­gra­ma “Ca­da no­che”, un ci­clo con per­so­na­jes des­ta­ca­dos, en­tre­vis­ta­dos por al­guno de los con­duc­to­res, que son, ade­más, Die­go Scott, Sil­vi­na Che­diek, Ge­rar­do López y Da­mián Glanz. El desafío es có­mo lle­gar a la per­so­na de­trás del per­so­na­je, y creo que lo lo­gran to­dos muy bien.

NO­TI­CIAS: ¿Por qué se re­ti­ró de la vi­da pú­bli­ca durante una dé­ca­da?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Cuan­do fue el fra­ca­so de la Alian­za, ya me ha­bía re­ti­ra­do y me ha­bía pro­pues­to no vol­ver a nin­gu­na ta­rea po­lí­ti­ca por­que el fra­ca­so de ese pro­yec­to me de­cía que quie­nes ha­bía­mos for­ma­do par­te, te­nía­mos que dar un pa­so al cos­ta­do.

NO­TI­CIAS: ¿Qué re­cuer­dos con­ser­va de aque­llos días de re­vuel­ta so­cial?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: No es­ta­ba en Bue­nos Aires, me ha­bía ido a la casa de una ami­ga en Uru­guay. In­me­dia­ta­men­te me vol­ví, aun­que mis hi­jos me de­cían “no te vuel­vas que es­tán in­sul­tan­do a los po­lí­ti­cos”. Vol­ví igual por­que no po­día no es­tar en un mo­men­to de enor­me tris­te­za e im­po­ten­cia. Des­pués me de­pri­mí mu­cho.

A par­tir del se­cues­tro y la des­apa­ri­ción de su hi­jo Pa­blo, su vi­da ex­pe­ri­men­tó un gi­ro de 180 gra­dos y en­con­tró sen­ti­do en la bús­que­da de jus­ti­cia. Esa lu­cha la lle­vó a in­te­grar la Asam­blea Per­ma­nen­te por los De­re­chos Hu­ma­nos (APDH), y des­pués, a par­tir de 1983, la CO­NA­DEP. Con el re­torno de la De­mo­cra­cia fue una de las di­ri­gen­tes del “Fren­te País So­li­da­rio” (Fre­pa­so) y for­mó par­te del ga­bi­ne­te de Fernando de la Rúa, aun­que re­nun­ció al po­co tiem­po, de­sen­can­ta­da con el rum­bo.

NO­TI­CIAS: An­tes de las elec­cio­nes de 2015 di­jo que nin­guno de los tres can­di­da­tos prin­ci­pa­les es­ta­ba in­vo­lu­cra­do con te­mas de los ´70, y que eso era me­jor. ¿Cree que las cuen­tas de aque­llos años que­da­ron sal­da­das?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Des­gra­cia­da­men­te no fui­mos ca­pa­ces de sal­dar con la Jus­ti­cia, en tiem­po y for­ma, el bru­tal en­fren­ta­mien­to de los ´70. La prue­ba la tu­vi­mos el 24 de mar­zo (Día Na­cio­nal de la Me­mo­ria por la Ver­dad y la Jus­ti­cia), ac­to al que an­tes iba to­do el mun­do por­que no ne­ce­si­ta­bas ban­de­ra y al que aho­ra van so­lo los que que­da­ron cons­tre-

La ver­dad his­tó­ri­ca es que el gue­rri­lle­ro ma­ta­ba. Tam­bién es cier­to que no eran ins­ti­tu­cio­na­les. Re­co­no­cien­do es­to, en los 70, el va­lor de la vi­da era na­da pa­ra al­gu­na gen­te.

ñi­dos a de­fen­der una par­te de ese pa­sa­do. Ma­rio Var­gas Llo­sa se pre­gun­ta “có­mo fue que se jo­dió el Pe­rú”. Bueno, acá se­ría “có­mo fue que se jo­die­ron los De­re­chos Hu­ma­nos”, y los De­re­chos Hu­ma­nos se jo­die­ron con el go­bierno de los Kirch­ner.

NO­TI­CIAS: ¿Cuál fue la grie­ta? ¿qué la se­pa­ra de Ma­dres y Abue­las?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: La peor di­fe­ren­cia es que no ha­yan sa­bi­do re­co­no­cer la ver­dad his­tó­ri­ca.

NO­TI­CIAS: ¿Cuál se­ría la ver­dad his­tó­ri­ca?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: La ver­dad his­tó­ri­ca es que acá hu­bo gue­rri­lla y que el gue­rri­lle­ro ma­ta­ba. Ja­más voy a com­pa­rar la res­pon­sa­bi­li­dad: las gue­rri­llas no eran ins­ti­tu­cio­na­les, eran or­ga­ni­za­cio­nes ar­ma­das, pe­ro cuan­do los mi­li­ta­res to­ma­ron el po­der eran el Go­bierno y te­nían to­dos los ins­tru­men­tos, in­clu­so pa­ra ga­nar­se la im­pu­ni­dad, co­sa que no po­día ha­cer la gue­rri­lla. Re­co­no­cien­do es­tas di­fe­ren­cias, en los 70, el va­lor de la vi­da era na­da pa­ra al­gu­na gen­te y a la De­mo­cra­cia se la con­si­de­ra­ba una pe­que­ña bur­gue­sa.

NO­TI­CIAS: ¿Y la dis­cu­sión con res­pec­to al nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Ese nú­me­ro tiene que ver con una cues­tión ló­gi­ca en los ini­cios, con gen­te que en el ‘77 es­ta­ba exi­lia­da y no con­se­guía con­mo­ver a las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. La fi­gu­ra de des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas no exis­tía, lle­gó mu­cho des­pués. En­ton­ces di­cen, “cuál es la fi­gu­ra, el ge­no­ci­dio”, pe­ro pa­ra el ge­no­ci­dio te­nés que te­ner mu­chos mi­les de muer­tos, ade­más de otras cues­tio­nes. Así se ha­bla­ba de los 30 mil, por la can­ti­dad, y que­dó el nú­me­ro como una cues­tión sim­bó­li­ca. Hay, con nom­bre y ape­lli­do, en la Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos, en la CO­NA­DEP y en to­dos la­dos, alrededor 8.900 de­nun­cia­dos. ¿Y con los otros 21.000 qué pa­só? ¿Us­te­des se ima­gi­nan una Ar­gen­ti­na don­de no se denuncian las des­apa­ri­cio­nes de 21.000 per­so­nas?

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo en­mar­ca la re­cien­te des­apa­ri­ción de Santiago Mal­do­na­do, de­te­ni­do por Gen­dar­me­ría durante una pro­tes­ta ma­pu­che?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: No acu­sa­ría ni des­car­ta­ría a na­die. Hay que ago­tar to­das las pis­tas. No se tra­ta de un go­bierno que dio la or­den, como tam­po­co lo fue con Ju­lio López. Des­de que re­cu­pe­ra­mos la De­mo­cra­cia, si al­go fue cons­tan­te en to­dos los go­bier­nos es que nun­ca hu­bo crí­me­nes or­ga­ni­za­dos des­de el Es­ta­do por per­se­cu­ción po­lí­ti­ca.

NO­TI­CIAS: Vi­si­tó al Pa­pa ha­ce po­co y lo co­no­ce de an­tes. ¿Cree que él in­ci­de en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Tiene una for­ma­ción po­lí­ti­ca an­te­rior a su sa­cer­do­cio que mantiene y que en­tien­de que cier­to po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta es co­rrec­to. Yo ca­da día es­toy más li­be­ral. Es­toy ca­da vez me­nos de iz­quier­da y más li­be­ral en lo po­lí­ti­co.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo hu­bie­ra vo­ta­do en el Con­gre­so con res­pec­to a la ex­pul­sión y re­mo­ción de fue­ros del ex Mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Ju­lio de Vi­do?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: De la mis­ma ma­ne­ra que vo­té cuan­do fue lo de (Eduar­do) An­ge­loz. Cuan­do hay sos­pe­chas, creo que los fue­ros no le per­te­ne­cen al dipu­tado ni al se­na­dor. Los fue­ros son pa­ra las per­so­nas que los vo­tan.

NO­TI­CIAS: ¿Cree que hu­bo co­rrup­ción sis­te­ma­ti­za­da o epi­so­dios ais­la­dos en de­ter­mi­na­das áreas?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Se lle­vó el te­ma de la co­rrup­ción a ni­ve­les que no ha­bía co­no­ci­do an­tes. Acá se ter­mi­nó de per­fec­cio­nar una sis­te­ma­ti­za­ción de crear un em­pre­sa­ria­do a me­di­da del Go­bierno, y con gen­te ami­ga, pa­ra ase­gu­rar­se enor­mes re­tor­nos de di­ne­ro. A mí no me ca­be du­da de que el pre­mio gran­de iba a pa­rar a la ca­ja a la que se abra­za­ba el je­fe ma­yor.

NO­TI­CIAS: La fa­mi­lia Ma­cri fue, durante lar­go tiem­po, con­tra­tis­ta de Es­ta­do. ¿Cree que no son de im­por­tan­cia los con­flic­tos de in­te­rés den­tro del ga­bi­ne­te de Mau­ri­cio Ma­cri?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Es­te Go­bierno tiene más em­pre­sa­rios como agen­tes po­lí­ti­cos que nin­gún otro, de en­tra­da se sa­bía, y la gen­te lo vo­tó sa­bien­do eso. Es más, el ori­gen de es­te Go­bierno fue el “Grupo de los 25”, que se ar­mó con em­pre­sa­rios, con CEO´s que es­tán apren­dien­do de po­lí­ti­ca aho­ra. Y yo no sé si eso es­tá bien o es­tá mal. No soy ma­cris­ta, pe­ro hay un Pre­si­den­te que so­me­te su di­ne­ro a un fi­dei­co­mi­so cie­go, que es lo que ha­cen los pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

NO­TI­CIAS: Aun así es in­ves­ti­ga­do por pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en la ven­ta de las ac­cio­nes de Au­to­pis­tas del Sol S.A., de la fa­mi­lia Ma­cri, a otra em­pre­sa, des­pués de ha­ber in­cre­men­ta­do la ta­ri­fa en ca­si un 400 por cien­to durante su Go­bierno.

Fer­nán­dez Mei­ji­de: A mí no me im­por­ta que sea Ma­cri o que sea quien sea. Te­ne­mos que ser muy se­ve­ros en eso por­que, so­bre to­do, la de­cla­ra­ción más ex­pues­ta fue “vi­ni­mos a aca­bar con es­to”. En ese ca­so, yo creo que si fue­ra así de­be­ría so­me­ter­se a la Jus­ti­cia al igual que cual­quie­ra.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo se lle­va ese es­pí­ri­tu re­pu­bli­cano con las pre­sio­nes del ofi­cia­lis­mo pa­ra re­mo­ver a la pro­cu­ra­do­ra Alejandra Gils Car­bó?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Es di­fí­cil ha­cer­le creer a la gen­te que uno ad­hie­re a los va­lo­res de la re­pú­bli­ca si no se cum­plen las di­vi­sio­nes del po­der re­pu­bli­cano. Y me pa­re­ce que es muy útil en ese sen­ti­do "Li­li­ta" (Eli­sa Ca­rrió), pe­gan­do el gri­to de guarda cuan­do la co­sa se des­vía. Al mis­mo tiem­po, hay que de­cir que es una bar­ba­ri­dad de­jar a una pro­cu­ra­do­ra con la or­den de in­ter­fe­rir en las cau­sas que tie­nen que ver con el Go­bierno an­te­rior. Es una ca­la­mi­dad que se po­li­ti­ce la jus­ti­cia y se ju­di­cia­li­ce la po­lí­ti­ca.

NO­TI­CIAS: A 40 años de la des­apa­ri­ción de Pa­blo, ¿ha lo­gra­do so­bre­po­ner­se a un do­lor tan pro­fun­do y es­tar a la al­tu­ra de la lu­cha que se pro­pu­so?

Fer­nán­dez Mei­ji­de: Al prin­ci­pio fue to­do un ho­rror. Me pa­re­cía men­ti­ra, pen­sa­ba que al otro día Pa­blo iba a apa­re­cer, que to­do era una equi­vo­ca­ción. Po­co a po­co fui en­ten­dien­do lo que pa­sa­ba y des­pués los odié pro­fun­da­men­te, con to­da mi al­ma, y los que­ría ma­tar. Cuan­do vi que nin­gu­na de esas co­sas iba a pa­sar y acep­té que a Pa­blo lo ha­bían ma­ta­do, me pro­me­tí a mí mis­ma que iba a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que los res­pon­sa­bles fue­ran pre­sos. Cuan­do yo me pro­me­tía eso, na­da es­ta­ba más le­jos de esa po­si­bi­li­dad. Con el jui­cio a las Jun­tas sen­tí que es­ta­ba pa­san­do lo que te­nía que pa­sar.

Es­te Go­bierno tiene más em­pre­sa­rio­si como agen­tes po­lí­ti­cos­lí que nin­gún otro. No soy ma­cris­ta, pe­ro hay un Pre­si­den­te que so­me­te su di­ne­ro a un fi­dei­co­mi­so cie­go.

SUE­ÑO FRUS­TRA­DO. Gra­cie­la Fer­nan­déz Mei­ji­de jun­to a Fernando De La Rúa, Cha­cho Ál­va­rez y Mel­chor Pos­se cuan­do ga­nó la "Alian­za" en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1999.

FO­TOS: EDUAR­DO LERKE.

FO­TOS: EDUAR­DO LERKE.

ÍN­TI­MA. En el ca­lor de su casa con su ga­ta Vai­ni­lla. Al­go cam­bia­da, se re­co­no­ce mu­cho me­nos de iz­quier­da y más li­be­ral en lo po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.