Eri­ka Hal­vor­sern:

A la au­to­ra del li­bro la dis­gus­tó el film. Aho­ra lan­zó "Desea­rás", que en el ci­ne pro­ta­go­ni­za­rá Pam­pi­ta. Su amis­tad con Dal­ma Ma­ra­do­na.

Noticias - - SUMARIO - MARIANO CA­SAS DI NARDO

a la au­to­ra del li­bro “El hi­lo ro­jo” le dis­gus­tó el film. Aho­ra lan­zó “Desea­rás”, que en el ci­ne pro­ta­go­ni­za­rá Pam­pi­ta. Su amis­tad con Dal­ma Ma­ra­do­na.

Pa­ra­fra­sean­do un re­co­no­ci­do di­cho po­pu­lar, “de­trás de to­do gran di­rec­tor, exis­te un me­jor guio­nis­ta”. Es que el ru­bro de es­cri­tor de his­to­rias, tan­to en te­le­vi­sión, tea­tro y ci­ne, no es muy re­co­no­ci­do. Sin em­bar­go, Eri­ka Hal­vor­sen, lo­gró re­per­cu­sión de­bi­do a su tra­ba­jo con Dal­ma Ma­ra­do­na en “Hi­ja de Dios” y por ser la au­to­ra in­te­lec­tual de “El hi­lo ro­jo”, la pe­lí­cu­la que ge­ne­ró po­lé­mi­ca por sus pro­ta­go­nis­tas Ben­ja­mín Vi­cu­ña y Eu­ge­nia “la Chi­na” Suárez y el fa­mo­so “Pal­ta­ga­te”. Ade­más, es­tu­vo de­trás de “Amar des­pués de amar” y aho­ra lle­gó con “Desea­rás”, li­bro en el que se ba­sa la pe­lí­cu­la que en oc­tu­bre Pam­pi­ta Ar­dohain lle­va al ci­ne con el tán­dem Guill­her­me Win­ter y Mó­ni­ca An­to­nó­pu­los, ba­jo el tí­tu­lo de “Desea­rás al hom­bre de tu her­ma­na”.

NO­TI­CIAS: Su nom­bre se hi­zo co­no­ci­do con “El hi­lo ro­jo”, pe­ro hay to­da una vi­da de­trás de ese li­bro de­ve­ni­do en pe­lí­cu­la.

Eri­ka Hal­vor­sen: Es­tá to­da mi vi­da. Yo vi­ne des­de San­ta Cruz a los 17 años, por­que allá cuan­do ter­mi­nás el se­cun­da­rio, si te gus­ta el ar­te y los me­dios, no te que­da otra que ir­te. Y vi­ne a es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción a Bue­nos Aires, ca­rre­ra que es­tu­dié so­lo un año, has­ta que me pa­sé al IUNA a es­tu­diar tea­tro.

NO­TI­CIAS: San­ta Cruz lo re­mon­ta a uno a Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner.

Hal­vor­sen: Mi ma­má lle­gó al sur con sus hi­jos más gran­des y co­no­ció a mi pa­dre que era ad­mi­nis­tra­dor de es­tan­cias. No hay víncu­lo fa­mi­liar con Cris­ti­na ni Nés­tor. Mis bi­sa­bue­los fue­ron po­bla­do­res de la zo­na que hoy es El Chal­tén, y si bien se de­di­ca­ron al cam­po, fue al cam­po del la­bu­ro, no del cam­po del pi­que­te de la abun­dan­cia.

NO­TI­CIAS: ¿Lle­gó con al­gún con­tac­to a Bue­nos Aires?

Hal­vor­sen: No co­no­cía a na­die. El pri­mer mes vi­ví en el de­par­ta­men­to de

Dal­ma se la pa­sa­ba ha­blan­do de las anéc­do­tas de su pa­pá y yo le de­cía que te­nía que ha­cer un uni­per­so­nal. Ella no le fes­te­ja to­do, al con­tra­rio, crí­ti­cas.” nos reía­mos de sus cri­ti­cas.

mis abue­los en pleno cen­tro, pe­ro al to­que me tu­ve que ir a vi­vir con una ami­ga por­que no po­día ban­car­lo. Si bien des­de los 17 me man­ten­go so­la, hu­bo mo­men­tos en los que no te­nía un pe­so. Ven­dí ce­lu­la­res “Mo­vi­com”, aten­dí el 110 de “Te­le­com” y des­pués tra­ba­jé pa­ra un se­na­dor san­ta­cru­ce­ño. Yo le es­cri­bía los pro­yec­tos de ley de co­mu­ni­ca­ción.

NO­TI­CIAS: ¿Quién era ese se­na­dor?

Hal­vor­sen: No im­por­ta. Pre­fie­ro no dar nom­bres. Fue ha­ce mu­cho. No ha­ce a la cues­tión.

NO­TI­CIAS: ¿Y no tu­vo la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar en po­lí­ti­ca?

Hal­vor­sen: Sí, pe­ro no me in­tere­só. Apren­dí mu­cho pe­ro me ale­jé. De­jé en el 2001 cuan­do ter­mi­nó el man­da­to del se­na­dor. Me di­jo de re­co­men­dar­me pa­ra se­guir, pe­ro pre­fe­rí ir­me del país. Sen­tí que po­día ser una tram­pa con­ti­nuar en po­lí­ti­ca. Por­que era una se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca im­por­tan­te que no que­ría. De­sar­mé mi casa en pleno abis­mo de di­ciem­bre, re­ga­lé to­dos mis li­bros, dis­cos, ro­pa y me fui a Ve­ne­zue­la a ha­cer un ta­ller de tea­tro an­tro­po­ló­gi­co en la mon­ta­ña. NO­TI­CIAS: Sue­na a fic­ción.

Hal­vor­sen: Pe­ro fue la ver­dad. Me fui con un grupo de ami­gos con la idea de ar­mar lo que sea en otro país que no fue­ra Ar­gen­ti­na. Pe­ro como siem­pre pa­sa, allá de­ci­dí vol­ver y co­men­cé a tra­ba­jar en “Tea­tro por la Iden­ti­dad”, don­de co­no­cí a Ar­tu­ro Bo­nín y Su­sa­na Cart, con los que tra­ba­jé como asis­ten­te de di­rec­ción.

NO­TI­CIAS: ¿Le al­can­za­ba su pa­sión pa­ra po­der vi­vir en una ciu­dad como Bue­nos Aires?

Hal­vor­sen: Te­nía ami­gos que me pres­ta­ban pla­ta, so­bre to­do pa­ra pa­gar el al­qui­ler. Cuan­do sos free­lan­ce no siem­pre es­tás bien pa­go. Durante mis pri­me­ros diez años en Bue­nos Aires, siem­pre es­tu­vo la po­si­bi­li­dad de vol­ver­me por­que no po­día man­te­ner­me. Pe­ro siem­pre creí en mí. Hoy la que pres­ta pla­ta, soy yo (son­ríe).

NO­TI­CIAS: De Ar­tu­ro Bo­nín a Dal­ma Ma­ra­do­na, fal­tan algunos es­la­bo­nes.

Hal­vor­sen: A Dal­ma la co­no­cí por­que con sus ami­gos que­rían ha­cer una obra de tea­tro. Y una ami­ga mía que tra­ba­ja­ba con Clau­dia Vi­lla­fa­ñe, le su­gi­rió mi nom­bre. Char­lé con ellos, les pro­pu­se un guión, les gus­tó y me pi­die­ron que los di­ri­ja. Tu­vi­mos un en­tre­na­mien­to pa­ra ver si nos lle­vá­ba­mos bien y pe­ga­mos muy bue­na on­da. Yo no te­nía pre­jui­cios por ella, pe­ro sí los sen­tí en el IUNA cuan­do co­men­za­mos a tra­ba­jar jun­tas.

NO­TI­CIAS: ¿Pe­ro aún así, me di­ce que hu­bo una prue­ba?

Hal­vor­sen: Sí, pe­ro por­que yo el tea­tro lo ha­go con ami­gos. Y a ellos no los co­no­cía. En­sa­yá­ba­mos a las on­ce de la no­che. Ver el sa­cri­fi­cio que ha­cían esos chi­cos me con­mo­vió. Se pa­gó to­do con una fies­ta que hi­ci­mos. Na­die pu­so pla­ta de su bol­si­llo. Y así me hi­ce muy ami­ga de Dal­ma. Y en esas fies­tas y asa­dos que ha­cía­mos con el grupo, se la pa­sa­ba ha­blan­do de las anéc­do­tas de su pa­pá y yo le de­cía que con eso te­nía que ha­cer un uni­per­so­nal. Era muy gra­cio­so lo que con­ta­ba. Ade­más ella no es Ma­ra­do­nea­na, no le fes­te­ja to­do; al con­tra­rio, nos reía­mos de sus crí­ti­cas. Y la obra fue ba­sa­da en nues­tro con­tra­pun­to, por­que yo sí soy Ma­ra­do­nea­na. El nom­bre “Hi­ja de Dios” se lo di­je yo. Y una no­che acep­tó mi in­sis­ten­cia y me pu­se a es­cri­bir­la. Un mes tar­dé. Creo que fue un re­cord. Era lo que más que­ría ha­cer en el mun­do. Fue como su ca­tar­sis, pe­ro des­de un la­do muy res­pon­sa­ble.

NO­TI­CIAS: Esas du­plas im­pen­sa­das que sa­len bien.

Hal­vor­sen: Sí, por­que ade­más yo me sen­tía iden­ti­fi­ca­da con mi pa­pá en la re­la­ción de Dal­ma con Die­go. Y como sa­bía­mos que era un ries­go, lo hi­ci­mos de la for­ma más independiente po­si­ble. Se acer­ca­ron mu­chos pro­duc­to­res cuan­do se en­te­ra­ron pe­ro los re­cha­za­mos a to­dos. No era Dal­ma lu­cran­do con su ape­lli­do, sino al­go ho­nes­to.

NO­TI­CIAS: ¿Esa iden­ti­fi­ca­ción por qué?

Hal­vor­sen: Por có­mo eran ellos en su vi­da pri­va­da. Lo lo­co fue que en el 2007 las dos te­nía­mos a nues­tros pa­dres in­ter­na­dos, y el día que mue­re mi pa­pá, Crónica pu­so la pla­ca que ha­bía muer­to Ma­ra­do­na. Un 25 de abril que nun­ca voy a ol­vi­dar. Hay al­go nues­tro de ser hi­jas que es muy pro­fun­do y nos to­ca por igual, sal­van­do las dis­tan­cias, cla­ro.

NO­TI­CIAS: Qué lio ar­mó con “El hi­lo ro­jo”…

Hal­vor­sen: “El hi­lo ro­jo” sur­gió por un pro­duc­tor que es­ta­ba bus­can­do una guio­nis­ta mu­jer pa­ra que cuen­te la his­to­ria, ti­po dis­pa­ra­dor, de un pa­sa­je­ro y una aza­fa­ta que te­nían un fle­cha­zo y años des­pués se vol­vían a ver pa­ra con­cre­tar su amor. Yo te­nía la li­ber­tad de es­cri­bir los per­so­na­jes, siem­pre par­tien­do de esa con­sig­na. Co­men­cé a es­cri­bir­lo pe­ro se tra­bó to­do y me di cuen­ta que ya te­nía ca­si un li­bro en mis ma­nos. Lla­mé a mi edi­to­ra y ter­mi­né dán­do­le for­ma­to, sa­bien­do que de un buen li­bro pue­de sur­gir una pe­lí­cu­la. En­ton­ces el guión que­dó ahí y yo es­cri­bí otra

his­to­ria.

NO­TI­CIAS: To­dos pien­san que us­ted es la au­to­ra de esa pe­lí­cu­la.

Hal­vor­sen: Ni tí­tu­lo te­nía cuan­do me pu­se con ese guión. Re­cién en el me­dio del pro­ce­so, la pro­duc­ción me mues­tra la le­yen­da de “El hi­lo ro­jo” y la in­clui­mos, pe­ro que­dó to­do en el fre­zeer durante cua­tro años. Has­ta que los pro­duc­to­res de “Ab­zur­dah”, que ha­bían fil­ma­do con la Chi­na Suárez, bus­ca­ban un guión y me com­pra­ron el mío pa­ra adap­tar­lo. To­ma­ban so­lo el dis­pa­ra­dor y te­nían la po­tes­tad de ha­cer lo que qui­sie­ran. Pa­ra mí fue lo me­jor, por­que yo po­día edi­tar mi li­bro sin te­ner na­da que ver con ellos.

NO­TI­CIAS: Es­tá rom­pien­do el mi­to de que la Chi­na Suárez y Ben­ja­mín Vi­cu­ña se co­no­cie­ron por us­ted y aho­ra fil­ma con Pam­pi­ta.

Hal­vor­sen: Yo no tu­ve na­da que ver con esa pe­lí­cu­la (son­ríe). Nun­ca vi a los ac­to­res ni co­no­cí a la di­rec­to­ra. Cuan­do co­men­za­mos la idea de nues­tra pe­lí­cu­la, los ac­to­res eran otros.

NO­TI­CIAS: ¿Le gus­tó, al me­nos?

Hal­vor­sen: No me gus­tó. La pe­lí­cu­la no tiene na­da que ver con­mi­go. En los cré­di­tos di­ce que fue a par­tir de un guion ori­gi­nal de mi per­so­na, pe­ro na­da más. La pre­mi­sa que me in­tere­sa­ba en “El hi­lo ro­jo” era que la pa­sión no se cor­te. Que con­ti­nua­ran vién­do­se, aun­que con otras pa­re­jas. Me­ter­me en la in­fi­de­li­dad, que no se re­pri­mie­ran na­da. A mí la pe­lí­cu­la no me in­ter­pe­ló ni me iden­ti­fi­có.

NO­TI­CIAS: ¿Se sin­tió de­cep­cio­na­da?

Hal­vor­sen: No, por­que es­toy acos­tum­bra­da a sol­tar las co­sas que es­cri­bo y ver cuál es la vuel­ta que le dan los di­rec­to­res. Siem­pre me gus­tan, por­que me vincu­lo con el di­rec­tor y es­toy en los en­sa­yos. Pe­ro con “El hi­lo ro­jo” no tu­ve na­da que ver. En cam­bio, con “Desea­rás al hom­bre de tu her­ma­na”, la pe­lí­cu­la de Die­go Ka­plan, es­tu­ve des­de la gé­ne­sis.

NO­TI­CIAS: “Desea­rás” tiene una tra­ma muy se­xual, pe­ro no es de es­ta épo­ca.

Hal­vor­sen: No que­ría que sea ac- tual, pa­ra evi­tar los te­mas de las re­des so­cia­les y los ce­lu­la­res. En­ton­ces es­tas her­ma­nas se­rían como nues­tras ma­dres, y su ma­dre, como nues­tras abue­las. De he­cho, esa ma­dre es­tá ins­pi­ra­da en la mía. Que la ple­ni­tud de esas her­ma­nas fue­ra en los 70 tiene que ver con la épo­ca don­de sur­gió la pas­ti­lla an­ti­con­cep­ti­va.

NO­TI­CIAS: Su pe­lí­cu­la nos mues­tra a Pam­pi­ta como Ofe­lia, la her­ma­na ma­la.

Hal­vor­sen: Nin­gu­na es ma­la. Ni Ofe­lia, que es Carolina Ar­dohain, ni Lu­cía que es Mó­ni­ca An­to­nó­pu­los. Que en reali­dad la idea era que fue­se al re­vés, pe­ro Mó­ni­ca no acep­tó por­que no que­ría te­ner un rol tan fem­me fa­tal. Y cuan­do en­ten­di­mos los per­so­na­jes, vi­mos que era ideal pa­ra Carolina, que es mo­de­lo, bailarina, es­tá muy vin­cu­la­da con su cuer­po y tiene una be­lle­za muy sal­va­je. No po­día ha­ber otra Ofe­lia me­jor. La pe­lí­cu­la es muy fuer­te.

NO­TI­CIAS: ¿Es­tá en su eta­pa más eró­ti­ca?

Hal­vor­sen: No creo. Só­lo que­ría ha­blar del de­seo y de la se­xua­li­dad. Con el li­bro “El Hi­lo ro­jo” me di­je­ron que te­nía un len­gua­je muy fuer­te. Y me lla­mó la aten­ción, por­que no ha­bía or­gías, sa­do­ma­so­quis­mo ni na­da; pe­ro al na­rrar los de­ta­lles, se ve que cho­có. Aho­ra sí re­do­blo la apues­ta, pe­ro des­de los de­ta­lles. NO­TI­CIAS: ¿Qué de­ta­lles?

Hal­vor­sen: Es anec­dó­ti­co el trián­gu­lo amo­ro­so de una mu­jer con el ma­ri­do de su her­ma­na. A mí me in­tere­só pro­fun­di­zar en la se­xua­li­dad de es­tas dos her­ma­nas. Des­de el pri­mer or­gas­mo sien­do chi­cas, has­ta el uso de las pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas. Al no­ven­ta por cien­to de las mujeres les pa­sa que a tem­pra­na edad se ca­lien­tan y tie­nen un or­gas­mo. Siem­pre se ha­bló de la erec­ción de un chi­co, pe­ro nun­ca del des­per­tar se­xual de una chi­ca. Ve­re­mos qué pa­sa.

NO­TI­CIAS: ¿Su pa­re­ja qué di­ce del li­bro?

Hal­vor­sen: No lo le­yó aún. Ima­gino que se va a di­ver­tir. Me co­no­ce.

Al no­ven­ta por cien­to de las mujeres les pa­sa que a tem­pra­na edad tie­nen un or­gas­mo. Siem­pre se ha­bló de la erec­ción, pe­ro nun­ca del des­per­tar se­xual de una chi­ca.

FO­TOS:

FO­TOS: MAR­CE­LO ESCAYOLA Y GENTILEZA LU­CIA­NA VA­RAS.

¿CA­SUA­LI­DAD?. Lue­go de su li­bro "El hi­lo ro­jo", lle­va­do al ci­ne e in­ter­pre­ta­do por la "Chi­na" Suárez y Vi­cu­ña, Hal­vor­sen lan­zó "Desea­rás", que en la pan­ta­lla gran­de ten­drá a Pam­pi­ta.

FO­TOS: MAR­CE­LO ESCAYOLA.

PA­SA­DO PO­LÍ­TI­CO. Hal­vor­sen le es­cri­bió los pro­yec­tos de ley de co­mu­ni­ca­ción a un se­na­dor de San­ta Cruz has­ta el 2001, cuan­do de­ci­dió ir­se a Ve­ne­zue­la a ha­cer un ta­ller de tea­tro an­tro­po­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.