El gu­rú de Vidal:

Sus en­cues­tas de­ter­mi­nan obras y ac­tos en la Pro­vin­cia. Es ecua­to­riano como su men­tor.

Noticias - - SUMARIO - CAR­LOS CLAÁ @car­los­claa

Gand­hi Es­pi­no­sa es con­sul­tor y ecua­to­riano, como su amigo Du­rán Bar­ba. Los se­cre­tos del hom­bre que ma­ne­ja la cam­pa­ña en la Pro­vin­cia.

Mu­chos creen que su nom­bre es su apo­do. Gand­hi de­be acla­rar, an­te ca­da pre­sen­ta­ción, que ese es su nom­bre de pi­la: Gand­hi Jo­sé Es­pi­no­sa Ti­na­je­ro. Es ecua­to­riano, encuestador y se re­co­no­ce como dis­cí­pu­lo de su com­pa­trio­ta Jaime Du­rán Bar­ba. For­ma par­te de la me­sa chi­ca de la cam­pa­ña ofi­cia­lis­ta en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, allí don­de el PRO jue­ga su partido más im­por­tan­te: de­rro­tar a la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner.

El si­len­cio­so mi­ni Du­rán Bar­ba se ba­ja el pre­cio, pe­ro su tra­ba­jo de encuestador fue un fac­tor fun­da­men­tal en la cam­pa­ña PRO.

Pa­ra su­mar al mis­ti­cis­mo que hay alrededor del gu­rú pre­si­den­cial, el nom­bre de su dis­cí­pu­lo cie­rra per­fec­to. Gand­hi vie­ne a la Ar­gen­ti­na des­de que su maes­tro Du­rán Bar­ba co­men­zó a tra­ba­jar en el país. Pe­ro se ra­di­có de­fi­ni­ti­va­men­te a fi­nes del 2015, con Mau­ri­cio Ma­cri ya en la Pre­si­den­cia.

Si bien el encuestador adu­ce ha­cer tra­ba­jos pa­ra va­rios clien­tes, el prin­ci­pal siem­pre fue el Es­ta­do: en­tre el 2016 y el 2017, In­ver­so­ra Bo­ro­ca SA le fac­tu­ró al Go­bierno alrededor de 7 mi­llo­nes de pe­sos, se­gún con­fir­man des­de las ofi­ci­nas de la em­pre­sa.

Durante la cam­pa­ña, Es­pi­no­sa Ti­na­je­ro par­ti­ci­pa de la me­sa chi­ca de Vidal. Allí don­de el je­fe de Ga­bi­ne­te, Fe­de­ri­co Sal­vai, y el se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción, Fe­de­ri­co Suárez, to­man las de­ci­sio­nes, Gand­hi les mues­tra el ca­mino: en ba­se a en­cues­tas, fo- cus groups y en­tre­vis­tas di­rec­tas, en Cam­bie­mos pue­den de­ter­mi­nar cuá­les son las ne­ce­si­da­des de ca­da lu­gar del co­n­ur­bano y el in­te­rior pro­vin­cial. Dón­de tie­nen que re­for­zar su dis­cur­so, qué obras pú­bli­cas de­ben realizar e, in­clu­so, dón­de ne­ce­si­tan que “ba­je” Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, el as de es­pa­das del PRO.

En varias de las re­eu­nio­nes don­de Es­pi­no­sa Ti­na­je­ro ex­pli­có las con­clu­sio­nes de los es­tu­dios cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos en­car­ga­dos por Cam­bie­mos, es­tu­vo pre­sen­te la go­ber­na­do­ra bo­nae­ren­se. “Le e in­tere­sa sa­ber el fon­do do de las cues­tio­nes. Enn de­fi­ni­ti­va, son da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra dis­cu­tir las po­lí­ti­cas pú­bli­cas”, ex­pli­can en el en­torno del mi­ni Du­rán Bar­ba.

RE­CO­LE­TOS. Los gu­rúes del Go­bierno eli­gie­ron pa­ra vi­vir y tra­ba­jar un ba­rrio don­de el PRO jue­ga ab­so­lu­ta­men­te de lo­cal. Re­co­le­ta es, ade­más de la re­pre­sen­ta­ción de la aris­to­cra­cia, la co­mu­na de Ca­pi­tal don­de Cam­bie­mos sa­có la ma­yor can­ti­dad de vo­tos: el 66,66% de sus ve­ci­nos los eli­gie­ron.

Gand­hi no só­lo vi­ve allí, sino que tam­bién tiene su oficina en el sex­to pi­so de la em­ble­má­ti­ca es­qui­na de Ca­llao y Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor. Y otra par­ti­cu­la­ri­dad: su do­mi­ci­lio fis­cal aún fi­gu­ra en Al­vear al 1500, en el de­par­ta­men­to de Jaime Du­rán

"De chi­co no me hi­cie­ron bull­ying por mi nom­bre, sino por mi ba­ja es­ta­tu­ra. Pe­ro des­pués se ol­vi­da­ron y lis­to", con­tó a sus ami­gos.

Bar­ba. Es­pi­no­sa Ti­na­je­ro le pi­dió per­mi­so a su maes­tro pa­ra po­ner­lo en el DNI ape­nas lle­gó al país y vi­vía en un de­par­ta­men­to tem­po­ra­rio, pe­ro nun­ca lo cam­bió.

El mi­ni Du­rán Bar­ba tiene 39 años, 30 me­nos que Jaime. Es el pre­si­den­te de In­ver­so­ra Bo­ro­ca SA des­de abril del 2016. An­tes es­ta­ba en esa fun­ción su amigo Gui­ller­mo Ga­rat, quien, se­gún ase­gu­ran en el en­torno del encuestador ecua­to­riano, le hi­zo el fa­vor de asu­mir la pre­si­den­cia de la so­cie­dad pa­ra cum­plir con la le­gis­la­ción ar­gen­ti­na. A tra­vés de es­ta em­pre­sa tra­ba­jan con el Go­bierno, pe­ro como ape­nas tie­nen cin­co em- plea­dos re­gis­tra­dos, ne­ce­si­ta con­tra­tar call cen­ters pa­ra lo­grar sus re­co­no­ci­das en­cues­tas.

Ade­más de su tra­ba­jo de encuestador ofi­cial, Gand­hi da clases en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, en la cá­te­dra de In­ves­ti­ga­ción y Opi­nión Pú­bli­ca. Se di­fe­ren­cia de su maes­tro en que no ha­ce con­sul­to­ría. “No me da el tiem­po”, les di­ce a sus ami­gos. Se de­di­ca a in­ves­ti­gar y en­cues­tar.

El rit­mo de tra­ba­jo es abru­man­te: em­pie­za a las 7 y sus em­plea­dos pue­den re­ci­bir mails has­ta las 2 de la ma­ña­na. “Has­ta un ho­ra­rio pru­den­te en­vío mensajes de tex­to. Des­pués ya man­do mails pa­ra no ser in­va­si­vo”, les ex­pli­có a sus em­plea­dos so­bre la me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo.

Co­no­ció a su men­tor en Qui­to, cuan­do es­tu­dia­ba la ca­rre­ra de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca (ya se ha­bía re­ci­bi­do de abo­ga­do). Du­rán Bar­ba fue su pro­fe­sor y lue­go lo in­vi­tó a tra­ba­jar con él en Ecua­dor. Como encuestador, Gand­hi re­co­rrió mu­chos paí­ses de Oc­ci­den­te, no le mo­les­ta el de­sa­rrai­go y aho­ra dis­fru­ta de la Ar­gen­ti­na, aun­que no tiene in­ten­cio­nes de que­dar­se pa­ra siem­pre en el país.

Jun­to a Du­rán Bar­ba con­si­de­ran que en ba­se a in­ves­ti­ga­cio­nes pue­den lle­gar a co­no­cer co­sas más pro­fun­das: “No nos im­por­ta en­ten­der el vo­to. Es más que eso”, ex­pli­ca Gand­hi a sus in­ter­lo­cu­to­res de turno, sean alum­nos o clien­tes. “Po­de­mos re­sol­ver otras co­sas: por ejem­plo que la gen­te hoy va­lo­ra la in­for­ma­li­dad”, agre­ga, y el re­fle­jo lle­va a re­cor­dar que el pre­si­den­te Ma­cri no usa cor­ba­ta a pe­sar de su in­ves­ti­du­ra. To­do es­tá me­di­do.

Gand­hi ha­ce cul­to de su nom­bre. Quie­nes lo co­no­cen lo des­cri­ben como un hom­bre si­len­cio­so y muy tran­qui­lo, pe­ro cons­cien­te de su po­der. En ca­da char­la sa­be que hay un par de pre­gun­tas de ri­gor: “¿Gand­hi es tu nom­bre o tu apo­do?”. Y lue­go: “¿De chi­co no te ha­cían bull­ying por te­ner un nom­bre tan po­co co­mún?”. Res­pues­ta au­to­má­ti­ca: “Nun­ca. El úni­co bull­ying que re­cuer­do me lo hi­cie­ron por mi ba­ja es­ta­tu­ra. Pe­ro des­pués se ol­vi­da­ron y lis­to”.

EL DIS­CÍ­PU­LO. Gand­hi tiene 30 años me­nos que Du­rán Bar­ba, de quien fue al alumno en Qui­to en la ca­rre­ra de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.