Re­na­ci­mien­to de un pa­la­cio:

La co­lec­ción y la casa del es­cri­tor, di­plo­má­ti­co y co­lec­cio­nis­ta En­ri­que La­rre­ta trans­por­ta a los vi­si­tan­tes del aho­ra Mu­seo a otros tiem­pos.

Noticias - - SUMARIO -

la co­lec­ción y la casa del es­cri­tor di­plo­má­ti­co y co­lec­cio­nis­ta En­ri­que La­rre­ta trans­por­ta a los vi­si­tan­tes del aho­ra mu­seo a otros tiem­pos.

El Mu­seo de Ar­te Es­pa­ñol En­ri­que La­rre­ta lu­ce es­plén­di­do y ami­ga­ble, tras la pues­ta en va­lor de su pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co. El miér­co­les pa­sa­do alrededor de las 17 ho­ras, cuan­do su di­rec­to­ra Del­fi­na Hel­gue­ra guió a NO­TI­CIAS con el en­tu­sias­mo de al­guien que mues­tra su pro­pio ho­gar, es­ta­ba col­ma­do de vi­si­tan­tes. El Mu­seo “es­tá pen­sa­do pa­ra que el vi­si­tan­te lo re­co­rra como una casa, por eso no hay va­llas o cin­tas pa­ra se­pa­rar al pú­bli­co de las obras; y se in­clu­yó a la bi­blio­te­ca en el re­co­rri­do” apun­tó.

La se­de del Mu­seo fue la re­si­den­cia del es­cri­tor, di­plo­má­ti­co y co­lec­cio­nis­ta En­ri­que La­rre­ta (Bue­nos Aires, 1873-1961, muy re­cor­da­do por su no­ve­la his­tó­ri­ca “La glo­ria de Don Ra­mi­ro. Una vi­da en tiem­pos de Fe­li­pe II (1908)”. La men­ción de es­te li­bro -en­tre sus otras pu­bli­ca­cio­nes como la no­ve­la gua­ches­ca “Zo­goi­bi”, los poe­mas de “La ca­lle de la vi­da y de la muer­te”, su pie­za tea­tral “San­ta Ma­ría del Buen Ay­re”- no es aza­ro­sa. La his­to­ria y la at­mós­fe­ra que na­rra -he­chos y per­so­na­jes de la Es­pa­ña del Si­glo de Oro- se vin­cu­lan con el as­pec­to que

el tam­bién Doc­tor en De­re­cho y Li­cen­cia­do en Cien­cias So­cia­les le otor­gó a la ca­so­na de Ju­ra­men­to 2291 en pleno Si­glo XX.

LU­GAR DE ENCUENTRO. La ca­so­na ori­gi­nal fue eri­gi­da en 1886 por el ar­qui­tec­to Ernesto Bun­ge. En sus ini­cios po­seía un fren­te de es­ti­lo ita­lia­ni­zan­te y un pa­tio des­cu­bier­to en el in­te­rior, en lo que era una zo­na de quin­tas. Lue­go, en 1892 la pro­pie­dad fue com­pra­da por Mer­ce­des Cas­te­lla­nos de An­cho­re­na, quien pos­te­rior­men­te se la re­ga­ló a su hi­ja Jo­se­fi­na, ca­sa­da con La­rre­ta en 1900. A su re­gre­so de Eu­ro­pa, don­de cum­plió su ser­vi­cio di­plo­má­ti­co en Fran­cia, la fa­mi­lia se ins­ta­ló de for­ma per­ma­nen­te allí. Los cam­bios efec­tua­dos por La­rre­ta -im­pron­ta neo­co­lo­nial, con sen­ci­llos mu­ros blan­cos y te­jas ro­jas en el ex­te­rior, pa­tio te­cha­do- con­vir­tie­ron al in­te­rior en una re­crea­ción del es­pí­ri­tu del Si­glo de Oro es­pa­ñol.

El Mu­seo aho­ra ocu­pa ca­si una man­za­na (una es­qui­na fue ven­di­da por la fa­mi­lia), con un be­llo jar­dín que su­ma un ca­fé y un au­di­to­rio, y fue com­pra­da por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bue­nos Aires en 1962. Por suer­te, se evi­tó la pi­co­ta y que ese si­tio fue­ra po­bla­do por torres de de­par­ta­men­tos. Hoy de­pen­de de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pa­tri­mo­nio, Mu­seos y Cas­co His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Bue­nos Aires; és­ta dis­pu­so su re­va­lo­ri­za­ción que su­mó nue­vo sis­te­ma de ilu­mi­na­ción y cli­ma­ti­za­ción con tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción; la res­tau­ra­ción de los pi­sos ori­gi­na­les del hall cen­tral y la re­no­va­ción ge­ne­ral del Jar­dín an­da­luz, oa­sis de tran­qui­li­dad en pleno Bel­grano

Al in­gre­sar al Mu­seo, el es­pec­ta­dor pue­de ver par­te de su his­to­ria des­de una pro­yec- ción ce­ni­tal en el pi­so.

El es­cri­tor am­bien­tó el Pa­tio Cen­tral in­te­gran­do di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes que dan cuen­ta de la di­ver­si­dad cul­tu­ral y ar­mo­nía de cris­tia­nos, mu­sul­ma­nes y ju­díos. Des­de allí se ac­ce­de a las di­fe­ren­tes sa­las: Sa­lón Azul, Ora­to­rio, Sa­lón Ro­jo, Es­cri­to­rio, Co­me­dor, Bi­blio­te­ca y lo que an­ti­gua­men­te eran los dor­mi­to­rios, hoy des­ti­na­das a exposiciones tem­po­ra­rias.

La re­no­va­ción del guión mu­seo­ló­gi­co abor­da la fi­gu­ra de En­ri­que La­rre­ta des­de sus múl­ti­ples fa­ce­tas. Per­mi­te ex­hi­bir 230 pie­zas de las 1500 del pa­tri­mo­nio y ve­ri­fi­car que

hay pie­zas irre­pe­ti­bles como el “Re­ta­blo en Ho­nor a San­ta Ana” (1503) en el Ora­to­rio, rea­li­za­do por el maes­tro de Si­no­vas -“ma­ra­vi­llo­so ejem­plo del es­ti­lo gó­ti­co tar­dío que flo­re­ció en Es­pa­ña en la épo­ca de los Re­yes Ca­tó­li­cos”-; el al­to­rre­lie­ve de “Je­sús en el Mon­te de los Oli­vos”, del ta­ller de Alon­so de Be­rru­gue­te o los re­tra­tos de cor­te, del ta­ller de Alon­so Sán­chez Coello. El “Re­tra­to de En­ri­que La­rre­ta” (1912) pin­ta­do por Ig­na­cio Zu­loa­ga en Pa­rís, re­pre­sen­ta al es­cri­tor con el fon­do de la ciu­dad de Ávi­la, es­ce­na­rio prin­ci­pal de su no­ve­la.

Del­fi­na Hel­gue­ra des­ta­ca tam­bién el va­lor ar­tís­ti­co de obras me­die­va­les, re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cas, mu­chas de ellas úni­cas en Ar­gen­ti­na. Mu­seo del si­glo XXI que pre­ser­va la me­mo­ria de otra era, es­te tro­zo de Es­pa­ña a me­tros del bu­lli­cio de Ju­ra­men­to y Ca­bil­do, se plan­tea como “es­pa­cio abier­to a la co­mu­ni­dad, un lu­gar de encuentro y pro­duc­ción de con­te­ni­dos”.

Por VIC­TO­RIA VERLICHAK *

FO­TOS:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.