Los sol­da­dos del odio:

ISIS pier­de te­rreno en orien­te, pe­ro se ha­ce sen­tir en oc­ci­den­te. Y se va­le de jó­ve­nes pa­ra su gue­rra su­cia con­tra la so­cie­dad abier­ta.

Noticias - - STAFF - PRO­FE­SOR y men­tor de Cien­cia Po­lí­ti­ca, Uni­ver­si­dad Em­pre­sa­rial Si­glo 21.

ISIS pier­de te­rreno en Orien­te, pe­ro se ha­ce sen­tir en Oc­ci­den­te. Y se va­le de jó­ve­nes pa­ra su gue­rra su­cia con­tra la so­cie­dad abier­ta. Por Clau­dio Fan­ti­ni.

El te­rro­ris­mo es un de­ber; el ase­si­na­to una re­gla y to­do jo­ven mu­sul­mán de­be con­ver­tir­se en te­rro­ris­ta”, de­cía y es­cri­bía Mus­ta­fá Set­ma­rian Nas­sar, uno de los ideó­lo­gos del jiha­dis­mo glo­bal.

El au­tor de “Lla­ma­da a la Re­sis­ten­cia Is­lá­mi­ca Glo­bal” y de ma­nua­les so­bre adies­tra­mien­to te­rro­ris­ta, fue un im­pul­sor de la re­con­quis­ta del “Al An­da­lús”, aquel vas­to te­rri­to­rio ibé­ri­co que un ejér­ci­to de ára­bes y be­re­be­res arre­ba­ta­ron a los vi­si­go­dos pa­ra in­cor­po­rar al Ca­li­fa­to Ome­ya en el año 711.

Ma­sa­cran­do co­men­sa­les en un res­tau­ran­te ma­dri­le­ño, Set­ma­rian ini­ció en 1985 la “gue­rra san­ta” pa­ra re­cons­truir el es­ta­do is­lá­mi­co que tu­vo su co­ra­zón en Qur­tu­ba (Cór­do­ba). El si­rio que se na­cio­na­li­zó es­pa­ñol y fue adies­tra­dor y adoc­tri­na­dor de Al Qae­da, ins­ta­ló la idea de que Dios quie­re que los mu­sul­ma­nes ase­si­nen in­fie­les, após­ta­tas y he­re­jes. Es Alá quien lo or­de­na y el buen mu­sul­mán de­be cum­plir esa or­den. Aun­que sea de ma­ne­ra co­bar­de, ab­yec­ta y cruel, el de­sig­nio de­be ser eje­cu­ta­do.

EJÉR­CI­TO. En­tre quie­nes atra­vie­san la edad de las cri­sis de iden­ti­dad y la ne­ce­si­dad de con­vic­cio­nes ab­so­lu­tas, es­ta pré­di­ca siem­pre con­se­gui­rá adep­tos. Con pes­car un pu­ña­do en una mul­ti­tud, al­can­za pa­ra en­san­gren­tar ciu­da­des eu­ro­peas. Es­pa­ña, como Fran­cia y Bél­gi­ca, es­tá pla­ga­da de ima­nes que des­de sus púl­pi­tos pre­di­can doc­tri­nas sa­la­fis­tas y, en con­tac­to di­rec­to con ado­les­cen­tes y jó­ve­nes, adoc­tri­nan so­bre la “san­ti­dad” de ma­sa­crar ci­vi­les iner­mes, in­clui­dos ni­ños y an­cia­nos, re­cu­rrien­do a las ma­ne­ras más co­bar­des y crue­les de ac­tuar.

La pre­gun­ta que se ha­ce Eu­ro­pa, mien­tras re­co­ge ca­dá­ve­res en plazas, ba­res, es­ta­dios, pa­seos y tea­tros, es có­mo le­van­tar la guar­dia an­te la san­ti­fi­ca­ción de la co­bar­día y la ab­yec­ción como mé­to­do de lu­cha. ¿Qué ha­cer fren­te a una fuer­za que reivin­di­ca una gue­rra sin nin­gún lí­mi­te mo­ral y sin nin­gu­na con­si­de­ra­ción hu­ma­na? Una gue­rra en la que el co­ra­je y la no­ble­za no im­por­tan, por­que el com­bus­ti­ble es el odio y el des­va­río lu­ná­ti­co del fa­na­tis­mo re­li­gio­so. ¿Có­mo se en­fren­ta a gen­te con­ven­ci­da de que Dios ben­di­ce a los que, de ma­ne­ra re­pug­nan­te, cau­san do­lor y de­vas­ta­ción a otros?

Los ima­nes sa­la­fis­tas man­tie­nen vi­gen­te al in­mi­se­ri­cor­de dios del An­ti­guo Tes­ta­men­to. Aquel que or­de­nó a Abraham sa­cri­fi­car a su hi­jo Isaac en el mon­te Mo­riáh. Los ima­nes y los

ideó­lo­gos jiha­dis­tas lo­gran que mu­chos jó­ve­nes ac­túen con la te­rri­ble obe­dien­cia con que Abraham se en­ca­mi­nó hacia el lu­gar in­di­ca­do por Jeho­vá, pa­ra ase­si­nar a su úni­co y ama­do hi­jo. Los ju­díos de la an­ti­güe­dad y los cris­tia­nos me­die­va­les co­me­tie­ron bru­ta­li­da­des im­pia­do­sas en nom­bre de aquel dios que ator­men­ta­ba a su crea­tu­ra.

Los cru­za­dos, la in­qui­si­ción y las gue­rras en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes, mues­tran al dios cruel gra­vi­tan­do en la cris­tian­dad. Tam­bién Maho­ma, que acu­sa­ba a ju­díos y cris­tia­nos de ale­jar­se de la fe de Abraham, re­cla­mó a sus dis­cí­pu­los la acep­ta­ción in­con­di­cio­nal y to­tal de los de­sig­nios de la dei­dad de los se­mi­tas. Is­lam sig­ni­fi­ca, pre­ci­sa­men­te, su­mi­sión. Pe­ro el avan­ce de la ra­zón so­bre la creen­cia fue ale­jan­do a los pue­blos mo­no­teís­tas de aquel dios in­mi­se­ri­cor­de, só­lo pre­ser­va­do en las ver­tien­tes co­rá­ni­cas más re­tró­gra­das.

IDEÓ­LO­GOS. El egip­cio Say­yid Qutb, el sau­di­ta Osa­ma bin La­den y el si­rio-es­pa­ñol Set­ma­rian Nas­sar, hi­cie­ron de esas co­rrien­tes teo­ló­gi­cas la ideo­lo­gía que im­pul­sa la gue­rra glo­bal con­tra los in­fie­les, con­tra la se­cu­la­ri­dad y con­tra las ra­mas del Is­lam que con­si­de­ran he­ré­ti­cas.

No golpean só­lo en Eu­ro­pa. Ba­ma­co y Ua­ga­du­gú, las ca­pi­ta­les de Ma­li y Bur­ki­na Fa­so, son dos de las tan­tas ciu­da­des africanas gol­pea­das por el jiha­dis­mo, igual que las ur­bes pa­quis­ta­níes, ira­níes y de otros paí­ses cen­troa­siá­ti­cos y de Orien­te. Pe­ro en Eu­ro­pa, lo que quie­re de­mo­ler el jiha­dis­mo son sus ras­gos más va­lio­sos: la so­cie­dad abier­ta y el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo.

Ca­da gol­pe eje­cu­ta­do con la sa­ña de­men­cial que ca­rac­te­ri­za al fa­na­tis­mo, va sem­bran­do la du­da so­bre la aper­tu­ra y la di­ver­si­dad que la de­mo­cra­cia li­be­ral ges­tó en Eu­ro­pa.

Las iz­quier­das an­ti­li­be­ra­les y las ul­tra­de­re­chas nau­fra­gan de dis­tin­to mo­do fren­te al desafío que plan­tea el jiha­dis­mo glo­bal. Las iz­quier­das lle­van me­dio si­glo mos­tran­do co­bar­día an­te el fas­cis­mo re­li­gio­so. Hi­cie­ron del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo una jus­ti­fi­ca­ción a su fal­ta de co­ra­je pa­ra de­fen­der el lai- cis­mo y la so­cie­dad abier­ta.

A es­ta al­tu­ra, es evi­den­te que los is­la­mis­tas se va­len del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, la so­cie­dad abier­ta y el Es­ta­do de de­re­cho, pre­ci­sa­men­te pa­ra des­truir esos tres ras­gos esen­cias de la de­mo­cra­cia li­be­ral.

Las ul­tra­de­re­chas tam­bién des­pre­cian el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y pro­po­nen ho­mo­ge­nei­zar a Eu­ro­pa ra­cial y cul­tu­ral­men­te. La Eu­ro­pa blan­ca y cris­tia­na que pro­pug­nan es con­tra­ria a la esen­cia li­be­ral que la dis­tin­gue como ba­luar­te de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Por­que el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, la so­cie­dad abier- ta y el Es­ta­do de de­re­cho son la me­jor con­se­cuen­cia de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal.

De tal mo­do, por ge­nu­fle­xión an­te las cul­tu­ras au­to­ri­ta­rias, hay iz­quier­das que tien­den a de­jar­se ava­sa­llar por el fas­cis­mo is­la­mis­ta; mien­tras que las ul­tra­de­re­chas son fun­cio­na­les al ul­tra­is­la­mis­mo, por­que tam­bién son enemi­gas del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y de la cul­tu­ra li­be­ral.

Esos dos flan­cos que ofre­ce Eu­ro­pa, alien­tan al jiha­dis­mo en su gue­rra con­tra la se­cu­la­ri­dad abier­ta y di­ver­sa que pro­du­ce la cul­tu­ra li­be­ral. ¿Cuán­tas ma­sa­cres más pue­de so­por­tar la so­cie­dad mol­dea­da por Loc­ke, Vol­tai­re, Spi­no­za y Mon­tes­quieu, sin ale­jar­se de su es­pí­ri­tu li­be­ral?

El jiha­dis­mo in­ten­ta aho­gar en san­gre los va­lo­res de­fen­di­dos por Isaiah Ber­lin y Karl Pop­per. ¿Cuán­to más pue­den re­sis­tir sin que la iz­quier­da an­ti­li­be­ral los en­tre­gue al fas­cis­mo is­la­mis­ta y sin que la ul­tra­de­re­cha, me­dian­te de­por­ta­cio­nes en ma­sa, los re­em­pla­ce por la me­die­val he­ge­mo­nía blan­ca y cris­tia­na?

La sal­va­ción del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo de­pen­de de tres gran­des desafíos: ais­lar a los emi­ra­tos del Gol­fo que fi­nan­cian con pe­tro­dó­la­res la lu­cha por im­po­ner lo que Oria­na Fa­lla­ci lla­ma­ba “Eu­ra­bia”; im­pe­dir que ha­ya ima­nes pre­di­can­do odio a la cul­tu­ra oc­ci­den­tal y con­vir­tien­do las mez­qui­tas en cen­tros de adoc­tri­na­mien­to y de re­clu­ta­mien­to de jó­ve­nes. Y fi­nal­men­te, que las co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas li­bren en su in­te­rior la ba­ta­lla cul­tu­ral que las lim­pie de la con­ta­mi­na­ción ul­tris­la­mis­ta.

Si se atre­ve a exor­ci­zar­se la la­cra os­cu­ran­tis­ta que la ex­po­ne a la sos­pe­cha y la mar­gi­na­ción, po­drá asi­mi­lar­se con el mis­mo éxi­to con que lo hi­cie­ron las co­rrien­tes mi­gra­to­rias mu­sul­ma­nas que lle­ga­ron a Oc­ci­den­te an­tes de la se­gun­da mitad del si­glo XX.

DOS CA­RAS. Los cua­tro so­bre­vi­vien­tes de la cé­lu­la yihadista fue­ron impu­tados por el ata­que que de­jó 15 muer­tos. Mar­chas ára­bes di­fe­ren­cián­do­se.

Por CLAU­DIO FAN­TI­NI *

IMAGENES. Los he­ri­dos en­san­gren­ta­dos, te­rror vi­ral.

HO­ME­NA­JE. Cien­tos de per­so­nas col­ma­ron la ram­bla de Barcelona con ofren­das flo­ra­les y ve­las pa­ra des­pe­dir si­len­cio­sa­men­te a las víc­ti­mas del atentado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.