22 La rue­da de la for­tu­na

Noticias - - SUMARIO - Por JA­MES NEIL­SON* PE­RIO­DIS­TA y ana­lis­ta po­lí­ti­co, ex di­rec­tor de “The Bue­nos Aires He­rald”.

Ja­mes Neil­son ana­li­za la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de­ten­ción del ex vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou.

Si bien Cristina y sus hi­jos aún dis­fru­tan de li­ber­tad am­bu­la­to­ria mien­tras aguar­dan, con ner­vio­sis­mo cre­cien­te, la lle­ga­da a la puer­ta de su ca­sa o de­par­ta­men­to de un pe­lo­tón de uni­for­ma­dos pro­vis­tos de una or­den ju­di­cial na­da amis­to­sa, otros miem­bros des­ta­ca­dos de la fac­ción que do­mi­nó la Ar­gen­ti­na du­ran­te más de do­ce años han te­ni­do que tras­la­dar su cen­tro de ope­ra­cio­nes de El Ca­la­fa­te a las maz­mo­rras de Ezei­za. La se­ma­na pa­sa­da, le to­có al ex vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou se­guir los pa­sos de Ju­lio De Vi­do, Ro­ber­to Ba­rat­ta, Jo­sé López, Lá­za­ro Báez, Ri­car­do Jai­me y otros acu­sa­dos de par­ti­ci­par go­zo­sa­men­te del sa­queo del país. No se­rán los últimos. Aunque es tra­di­cio­nal que un cam­bio de go­bierno se vea se­gui­do por la de­ten­ción de un “em­ble­má­ti­co” o dos del an­te­rior, des­de que el país se re­en­con­tró con la de­mo­cra­cia y do­ce­nas de ge­ne­ra­les, al­mi­ran­tes y bri­ga­die­res des­fi­la­ron por tri­bu­na­les, nun­ca he­mos vis­to una pro­ce­sión equi­pa­ra­ble con la pro­ta­go­ni­za­da por los acu­sa­dos de in­te­grar una “aso­cia­ción ilí­ci­ta”, léa­se, ma­fia, que fue for­ma­da para si­fo­near el di­ne­ro del Estado ha­cia los bol­si­llos y cuen­tas ban­ca­rias de los res­pon­sa­bles de ma­ne­jar­lo. Pen­sán­do­lo bien, la cons­trui­da por Nés­tor Kirch­ner fue una obra maes­tra de la in­ge­nie­ría de­lic­ti­va, pe­ro los par­ti­da­rios del san­ta­cru­ce­ño no lo ad­mi­ra­ban por su ha­bi­li­dad en di­cho ám­bi­to sino por­que lo to­ma­ban por un pro­gre­sis­ta co­ra­ju­do ca­paz de ha­cer fren­te al FMI, los in­ver­so­res ex­tran­je­ros, los acree­do­res, el im­pe­ria­lis­mo yan­qui y otras ma­ni­fes­ta­cio­nes del mal.

Se­gún los más fie­les al re­la­to kirch­ne­ris­ta, Bou­dou, De Vi­do, Mi­la­gro Sa­la y los de­más son pre­sos po­lí­ti­cos, már­ti­res de la cau­sa na­cio­nal y po­pu­lar per­se­gui­dos por una jau­ría de neo­li­be­ra­les, pe­ro pa­re­ce­ría que son ca­da vez me­nos los que pien­san así, aca­so por­que las prue­bas en su con­tra son de­fi­ni­ti­va­men­te de­mo­le­do­ras. ¿Son más con­tun­den­tes o me­nos no­to­rias de lo que eran dos, tres, diez años atrás? Cla­ro que no, pe­ro su­ce­de que has­ta ha­ce muy po­co la ma­yo­ría no se sen­tía demasiado per­tur­ba­da por la evi­den­cia de que el país es­ta­ba en ma­nos de una ban­da de clep­tó­ma­nos. Por cier­to, di­cho de­ta­lle no le pa­re­ció mo­ti­vo su­fi­cien­te para vo­tar a fa­vor de ad­ver­sa­rios que in­sis­tían en que con­ven­dría apo­yar a per­so­nas más ho­nes­tas. En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2011, Cristina aplas­tó a sus ri­va­les con el 54 por cien­to de los su­fra­gios, mien­tras que Eli­sa Ca­rrió, que ya li­de­ra­ba la cru­za­da con­tra la co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal, tu­vo que con­for­mar­se con un es­cuá­li­do 1,82 por cien­to.

No se equi­vo­can por com­ple­to, pues, los ma­lan­dras que se su­po­nen víc­ti­mas de “la po­lí­ti­ca” en el sen­ti­do la­to de la pa­la­bra. Fue mer­ced a “la po­lí­ti­ca” o, si se pre­fie­re, a la vo­lun­tad po­pu­lar de en­tre­gar­les pa­ten­tes de cor­so, que Bou­dou y com­pa­ñía, ade­más de sus pa­rien­tes, ami­gos, ami­gas y de­pen­dien­tes, se cre­ye­ron im­pu­nes de por vi­da. Y tam­bién ha­brá si­do con­se­cuen­cia de “la po­lí­ti­ca” el des­tino tris­te que, siem­pre y cuan­do no ocu­rra na­da im­pre­vis­to en los me­ses y años pró­xi­mos, se­rá su­yo.

Des­gra­cia­da­men­te para quie­nes es­tán en la pi­co­ta, las mo­das cam­bian. A ve­ces lo ha­cen con ra­pi­dez des­con­cer­tan­te. Lue­go de una fa­se pro­lon­ga­da de per­mi­si­vis­mo en­fer­mi­zo en que el grue­so del elec­to­ra­do mi­ra­ba con in­di­fe­ren­cia las fechorías per­pe­tra­das por los Kirch­ner y sus ad­lá­te­res, el país en­tró en una en que los pu­ri­ta­nos lle­va­rían la voz cantante.

¿Se tra­ta de la re­vo­lu­ción éti­ca que, se­gún los ten­ta­dos por la idea agra­da­ble de que la de­ca­den­cia es impu­table a las de­fi­cien­cias mo­ra­les de la eli­te go­ber­nan­te, no de la irres­pon­sa­bi­li­dad de los mu­chos que se sen­tían re­pre­sen­ta­dos por ella, el país ten­dría que ex­pe­ri­men­tar para de­jar atrás ca­si un si­glo de fra­ca­sos? Se­ría de es­pe­rar que sí, pe­ro pue­de que só­lo sea cues­tión de al­go más ru­di­men­ta­rio, de la reac­ción ven­ga­ti­va de una fran­ja so­cial que, sin asu­mir­lo ple­na­men­te, se sien­te aver­gon­za­da por su pro­pia cre­du­li­dad lue­go de su­frir cua­tro años de es­tan­ca­mien­to. De ser así, se­rá cues­tión de un cam­bio pa­re­ci­do a aquel que se pro­du­jo des­pués de la gue­rra de las Mal­vi­nas, cuan­do de la noche a la ma­ña­na bue­na par­te de la po­bla­ción se dio cuen­ta de que siem­pre se ha­bía sen­ti­do com­pro­me­ti­da con la de­mo­cra­cia y el res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos.

La de­ten­ción de Bou­dou fue ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Los en­car­ga­dos de cus­to­diar­lo se las arre­gla­ron para que en­se­gui­da se di­fun­die­ra un vi­deo en que el ex vi­ce­pre­si­den­te –para más se­ñas el del­fín de Cristina que lo eli­gió más por su as­pec­to fí­si­co que por su ca­pa­ci­dad–, apa­re­ció se­mi­dor­mi­do y se­mi­ves­ti­do, sin en­ten­der muy bien lo que su­ce­día. Co­mo ca­za­do­res or­gu­llo­sos de sus proezas en la sel­va, los cap­to­res lo ex­hi­bían co­mo si fue­ra un tro­feo. Fue su for­ma de de­cir­nos que la Jus­ti­cia sí se ha pues­to de pie, que el juez fe­de­ral Ariel Li­jo, un hom­bre que has­ta aquel mo­men­to no se ha­bía he­cho no­tar por su vo­lun­tad de que­mar eta­pas in­ves­ti­gan­do a po­lí­ti­cos ve­na­les, sí es­tá re­suel­to a desem­pe­ñar un pa­pel he­roi­co en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

Para jus­ti­fi­car el zar­pa­zo ju­di­cial que por lo ines­pe­ra­do de­jó bo­quia­bier­to a me­dio mun­do, el ma­gis­tra­do dio a en­ten­der que en li­ber­tad, Bou­dou, que aún no ha­bía si­do in­da­ga­do, po­dría obs­ta­cu­li­zar el pro­ce­so ocul­tan­do prue­bas con la ayu­da de las “re­la­cio­nes re­si­dua­les” que pre­sun­ta­men­te man­te­nía con gen­te bien ubi­ca­da o que in­clu­so po­dría pro­cu­rar fu­gar­se, to­do lo cual pa­re­ce un tan­to exa­ge­ra­do; el po­der que aún con­ser­va el per­so­na­je es es­ca­so, no ha­bría in­ten­ta­do “en­tor­pe­cer” la cau­sa y no ha da­do in­di­cios de es­tar alis­tán­do­se para po­ner pies en pol­vo­ro­sa. Asi­mis­mo, co­mo al­gu­nos ju­ris­tas nos ase­gu­ra­ron, de acep­tar­se que es le­gí­ti­mo or­de­nar el arres­to de acu­sa­dos que es­tán en con­di­cio­nes de des­truir prue­bas, cual­quier fun­cio­na­rio del go­bierno ac­tual que se vie­ra sos­pe­cha­do de al­go co­rre­ría el ries­go de des­per­tar una ma­ña­na ro­dea­do de hom­bres ar­ma­dos de­ci­di­dos a de­po­si­tar­lo en un ca­la­bo­zo.

Mal que les pe­se a los de­seo­sos de “nor­ma­li­zar” la Ar­gen­ti­na, por lo que quie­ren de­cir que se­ría bueno que se ase­me­ja­ra más a los paí­ses es­can­di­na­vos que a cier­tos miem­bros de la fa­mi­lia bo­li­va­ria­na, no se­rá po­si­ble ha­cer­lo de gol­pe. Ten­dría que trans­cu­rrir por lo me­nos una ge­ne­ra­ción an­tes de que se ha­ya re­em­pla­za­do una cul­tu­ra en que se da por des­con­ta­do que to­do de­be­ría su­bor­di­nar­se a la leal­tad per­so­nal y es ha­bi­tual que los po­de­ro­sos apro­ve­chen las opor­tu­ni­da­des para en­ri­que­cer­se so pre­tex­to de que, si pu­die­ran, to­dos lo ha­rían,

por otra en que na­die se ani­ma­ría a con­si­de­rar­se por en­ci­ma de la ley. Mau­ri­cio Ma­cri y quie­nes lo acom­pa­ñan pa­re­cen con­ven­ci­dos de que el país ya ha co­men­za­do la tran­si­ción des­de un or­den so­cial que se ri­ge se­gún cos­tum­bres pre­mo­der­nas arrai­ga­das ha­cia uno ba­sa­do en le­yes es­cri­tas, pe­ro ten­drán que pro­ce­der con mu­cha cau­te­la. En otras par­tes del mun­do, el in­di­vi­dua­lis­mo ex­ce­si­vo ce­dió cuan­do la po­bla­ción apren­dió a con­fiar más en las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro aquí muy po­cos creen que la Jus­ti­cia pue­de ser equi­ta­ti­va. Si la cam­pa­ña fe­bril a la que se ha pres­ta­do Co­mo­do­ro Py des­pués de lar­gos años de le­tar­go pa­re­ce ex­ce­si­va­men­te po­li­ti­za­da, o, lo que se­ría igual­men­te ma­lo, brin­da la im­pre­sión de ha­ber­se ins­pi­ra­do en na­da más ele­va­do que las am­bi­cio­nes de fis­ca­les y jue­ces de­ter­mi­na­dos, só­lo ser­vi­rá para que la ma­yo­ría lle­gue a la con­clu­sión de que es me­jor pri­vi­le­giar las re­la­cio­nes per­so­na­les por­que la Jus­ti­cia no es más que un ar­ma que sue­len uti­li­zar su­je­tos po­de­ro­sos para cas­ti­gar a los co­yun­tu­ral­men­te dé­bi­les.

To­do se­ría más sen­ci­llo si exis­tie­ran mo­ti­vos para su­po­ner que los kirch­ne­ris­tas ya en­car­ce­la­dos, y aque­llos que pron­to es­ta­rán en una cel­da de Ezei­za –si aún las hay dis­po­ni­bles–, no hi­cie­ron na­da ile­gal, pe­ro a juz­gar por lo que des­de ha­ce años es de do­mi­nio pú­bli­co, su cul­pa­bi­li­dad no ad­mi­te du­das. Si bien la ca­rre­ra de Bou­dou re­sul­tó ser más ro­cam­bo­les­ca que las de sus com­pa­ñe­ros, fue por su es­ti­lo de vi­da par­ti­cu­lar, no por­que era más ra­paz que De Vi­do, Jai­me, Báez o, huel­ga de­cir­lo, Nés­tor y Cristina. Lla­ma la aten­ción por su des­par­pa­jo, pe­ro en el fon­do com­par­te la mis­ma es­ca­la de va­lo­res que los de­más, lo que plan­tea al­gu­nos in­te­rro­gan­tes. ¿Los la­dro­nes po­li­ti­za­dos na­cen o se ha­cen? Pue­de que al­gu­nos kirch­ne­ris­tas, entre ellos el fun­da­dor de la di­nas­tía trun­ca­da por las elec­cio­nes de 2015, na­cie­ron así, pe­ro otros –¿Cristina?– se ha­brán vuel­to co­rrup­tos des­pués de al­can­zar el po­der. Los po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les a me­nu­do atri­bu­yen su vo­lun­tad de mi­li­tar en un par­ti­do o mo­vi­mien­to a su idea­lis­mo ju­ve­nil, a la as­pi­ra­ción de ha­cer del mun­do un lu­gar me­jor. Aunque al­gu­nos ha­yan si­do hi­pó­cri­tas na­tos más in­tere­sa­dos en su pro­pio bie­nes­tar que en aquel de los de­más, otros real­men­te se ha­brán creí­do con­vo­ca­dos para ser­vir a la co­mu­ni­dad. Así y to­do, an­dan­do el tiem­po ca­si to­dos re­sul­ta­rían ser co­rrup­tos o, cuan­do me­nos, cóm­pli­ces de co­rrup­tos por­que de­nun­ciar a un com­pa­ñe­ro o co­rre­li­gio­na­rio po­dría obli­gar­los a bus­car otro ofi­cio. Por cier­to, es ra­zo­na­ble su­po­ner que en dis­tin­tas oca­sio­nes ca­si to­dos los dipu­tados y se­na­do­res, tan­to na­cio­na­les co­mo pro­vin­cia­les, han op­ta­do por en­cu­brir a in­di­vi­duos que sa­bían que eran su­ma­men­te co­rrup­tos. Pue­de en­ten­der­se, pues, el es­cep­ti­cis­mo que sien­ten tan­tos ciu­da­da­nos an­te la cam­pa­ña mo­ra­li­za­do­ra que es­tá en mar­cha des­de que el po­der del kirch­ne­ris­mo em­pe­zó a mer­mar.

ADEN­TRO. Bou­dou, el pre­so K de la se­ma­na. La Jus­ti­cia ace­le­ra sus tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.