Ape­lli­do ilus­tre

Una mo­to le­gen­da­ria que re­gre­só con la mis­ma im­pron­ta pe­ro car­ga­da de tec­no­lo­gía.

Noticias - - COSTUMBRES - AU­GUS­TO BRUGO MAR­CÓ EDI­TOR DE RE­VIS­TA PA­RA­BRI­SAS

En

el uni­ver­so de las mo­tos siem­pre exis­ten modelos que de­jan una hue­lla mar­ca­da en la his­to­ria y se trans­for­man en le­yen­das de las dos rue­das. Sin du­da una de ellas es la Hon­da Afri­ca Twin que a me­dia­dos de la dé­ca­da del ochen­ta ga­nó cua­tro edi­cio­nes con­se­cu­ti­vas de la ca­rre­ra más du­ra del mun­do, la Pa­rís-Da­kar. Ha­ce un tiem­po re­gre­só con la mis­ma im­pron­ta de aque­lla em­ble­má­ti­ca ma­qui­na pe­ro car­ga­da de to­da la tec­no­lo­gía ac­tual y un di­se­ño que lle­va el mis­mo ADN.

Uno de las no­ve­da­des que trae es la ca­ja au­to­má­ti­ca de do­ble em­bra­gue de­no­mi­na­da DCT que ayu­da a cir­cu­lar con ma­yor co­mo­di­dad en ciu­dad aun­que a la vez per­mi­te in­ter­ve­nir me­dian­te bo­to­nes en el cam­bio de las mar­chas. En la prác­ti­ca la mo­to arranca en pun­to muer­to (N) y ac­cio­nan­do un bo­tón en el ma­ni­llar de­re­cho se en­gra­na el cam­bio a la vez que ofre­ce di­fe­ren­tes mo­dos de con­duc­ción, más con­for­ta­ble o deportivo. So­bre el ma­ni­llar iz­quier­do se en­cuen­tran las te­clas pa­ra su­bir y ba­ja los cam­bios. En la prác­ti­ca, la res­pues­ta es in­me­dia­ta pa­ra cual­quie­ra de las seis mar­chas y re­sul­ta una de­li­cia rea­li­zar reaba­jes y sen­tir las con­tra-ex­plo­sio­nes del mo­tor. Y los fre­nos? es­tán am­bos del la­do de­re­cho, el tra­di­cio­nal de pie y el de pu­ño. So­bre el la­do iz­quier­do hay una pa­lan­ca que ac­ti­va el freno de mano y que se en­cuen­tra más ale­ja­da de lo ha­bi­tual pa­ra no ac­cio­nar­la por ac­ci­den­te. Dos as­pec­tos se ex­tra­ñan: uno es el crui­se control pa­ra via­jar más des­can­sa­do en ru­ta y otro son los pu­ños ca­le­fac­cio­na­dos, al­go que un buen pa­ra de guan­tes pue­de so­lu­cio­nar. El mo­tor de dos ci­lin­dros y un li­tro ero­ga unos 95 ca­ba­llos y em­pu­ja de ma­ne­ra con­tun­den­te. Rá­pi­da­men­te se al­can­zan los 200 km/h mien­tras que el aplo­mo de las sus­pen­sio­nes brin­da una ele­va­da cuo­ta de con­fort y se­gu­ri­dad. Es­ta sen­sa­ción se man­tie­ne tam­bién en te­rre­nos ac­ci­den­ta­dos don­de las sus­pen­sio­nes brin­dan una ex­ce­len­te res­pues­ta. Cuan­do de­ci­di­mos ace­le­rar al­go más de la cuen­ta en al­gún te­rreno irre­gu­lar, co­mo por ejem­plo un em­pe­dra­do, el control de trac­ción se ac­ti­va pre­ma­tu­ra­men­te, al­go que en­se­ña a do­si­fi­car la po­ten­cia. El pre­cio de po­co más de 30.000 do­la­res es al­to pe­ro es­tá acor­de a lo que sig­ni­fi­ca es­ta em­ble­má­ti­ca mo­to ja­po­ne­sa.

SE­GU­RI­DAD. Los fre­nos con sis­te­ma ABS res­pon­den a la per­fec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.