El pri­mer edi­tor de Eco:

Achi­lle Mau­ri es li­bre­ro y es­cri­tor, pe­ro ade­más ami­go de gran­des in­te­lec­tua­les. En su pri­me­ra no­ve­la, “Sor­pre­sa”, los re­cuer­da a to­dos.

Noticias - - SUMARIO - GON­ZA­LO LEÓN @go­za­leon

Achi­lle Mau­ri es li­bre­ro y es­cri­tor, pe­ro ade­más ami­go de gran­des in­te­lec­tua­les. En su pri­me­ra no­ve­la “Sor­pre­sa”, los re­cuer­da.

Achi­lle

Mau­ri más que un es­cri­tor ita­liano es un in­te­lec­tual y más que un in­te­lec­tual es el pre­si­den­te de un hol­ding edi­to­rial y al­guien que se ha co­dea­do con es­cri­to­res, pen­sa­do­res, mú­si­cos de la al­ta cul­tu­ra, pe­ro tam­bién con per­so­na­jes del mun­do del pop. Y es que pa­ra él la cul­tu­ra es una so­la.

Da­do que su mu­jer es ar­gen­ti­na, vie­ne al país ha­ce mu­chos años. De pa­so por Bue­nos Ai­res pre­sen­tó su no­ve­la au­to­bio­grá­fi­ca “Sor­pre­sa” (Adria­na Hi­dal­go), en la que cuen­ta su vi­da ima­gi­nan­do qué pa­sa­ría y qué re­cor­da­ría des­pués de muer­to. De es­te mo­do, por es­tas pá­gi­nas pa­san sus ami­gos Pier Pao­lo Pa­so­li­ni, su her­mano Fa­bio Mau­ri y Um­ber­to Eco, y per­so­na­jes del mun­do pop, co­mo Woody Allen, Frank Zap­pa, Grace Jo­nes y Ma­don­na. Ca­da re­cuer­do es muy per­so­nal, no se tra­ta de la vi­sión tra­di­cio­nal que tie­ne de Ma­don­na o Eco, sino más bien de quié­nes fue­ron pa­ra él.

De Eco re­cuer­da que él fue su pri­mer edi­tor y se sor­pren­de de que ha­ya muer­to ines­pe­ra­da­men­te. Eco, en efec­to, mu­rió en 2016, y aquí le rin­de ho­me­na­je cuan­do re­cuer­da la re­vis­ta “Ver­sus”, don­de ade­más es­cri­bían Noam Chomsky, Ro­man Ja­kob­son y Fé­lix Guat­ta­ri. Pa­ra él, Eco era “¡ma­ra­vi­lla de las ma­ra­vi­llas! Lo he se­gui­do to­da la vi­da jun­to a mi her­mano Fa­bio”. Lue­go de­ta­lla un en­cuen­tro con él, en el que le pre­gun­ta cuál de los chis­tes que le ha con­ta­do se pres­ta me­jor pa­ra esa si­tua­ción (la muer­te). En la ofi­ci­na de la edi­to­rial don­de se rea­li­za es­ta en­tre­vis­ta, Achi­lle Mau­ri ex­pli­ca que “a Um­ber­to, con quien éra­mos muy ami­gos, no le in­tere­sa­ba na­da de lo que po­días de­cir­le, así que lle­na­ba el tiem­po con chis­tes, al con­tra­rio de Pa­so­li­ni, que era una men­te in­creí­ble, no per­día nun­ca tiem­po, así que si te en­con­tra­ba el te­ma era se­rio”.

De Ma­don­na es­cri­be que la vio por pri­me­ra vez en una ce­na en Nueva York, en un edi­fi­cio don­de tam­bién vi­vía Ro­bert De Ni­ro: “Ma­don­na es­ta­ba allí, sen­ta­da en un di­van­ci­to, ves­ti­da con un ta­pa­di­to de la­na gris y un go­rro tam­bién de la­na”. De pron­to to­mó su gui­ta­rra “y en­can­tó a to­dos”. Es­to su­ce­dió una so­la vez, ex­pli­ca aho­ra, “cuan­do to­da­vía era na­die, des­pués no la pu­de ver más, ni la vi más, así que lo que es­tá en mi me­mo­ria vale”. De Allen des­cu­bre que in­vi­ta­ba un ca­fé a “tres o cua­tro per­so­nas dis­tin­tas, a dis­tan­cia de po­cos mi­nu­tos en­tre una y otra. Por tur­nos”; al igual que Eco só­lo lo mues­tra in­tere­sa­do por él mis­mo. A Frank Zap­pa cu­rio­sa­men­te le tie­ne res­pe­to in­te­lec­tual.

AL­MA. La vi­da y tam­bién el más allá se tra­ta en­ton­ces de es­tos en-

cuen­tros, que son una co­mu­nión, por eso Mau­ri en­fa­ti­za que hay que su­pe­rar las ideas de cuer­po, de se­xo y de po­der: “El más allá es­tá he­cho de hom­bres po­bres, que no tie­nen na­da. O lo úni­co que tie­nen es la me­mo­ria y no ne­ce­si­tan co­mer ni ga­nar pla­ta”. Agre­ga que la in­quie­tud por es­cri­bir es­ta no­ve­la na­ció por­que to­da su vi­da le preo­cu­pó lo pa­ra­nor­mal; “de he­cho fui edi­tor de una re­vis­ta que se lla­mó ‘Pla­ne­ta’, que só­lo en Bra­sil ti­ra­ba 80 mil co­pias. Fue un éxi­to mun­dial, y una de las co­sas con las que se ex­pe­ri­men­ta­ba era es­ta som­bra que de­ja el hom­bre cuan­do mue­re. Cuan­do es­to su­ce­de hay una en­ti­dad que de­ja al hom­bre, que pa­ra mí es el al­ma”. En el li­bro con­sig­na que, al con­tra­rio de lo que se cree, es­ta en­ti­dad no es com­ple­ta­men­te eté­rea, pe­sa 22 gra­mos.

En “Sor­pre­sa” se­ña­la que en el más allá el con­cep­to de tiem­po no exis­te, y que só­lo “es­tán las co­sas que se ha­cen y las que no se ha­cen”. Re­cal­ca que “el al­ma es una me­mo­ria, por­que no hay cuer­po, no tie­ne se­xo ni edad, así que los in­ter­cam­bios son fan­tás­ti­cos. Si tú só­lo tie­nes tu me­mo­ria, el pro­ble­ma es cre­cer con las vi­das de los de­más”. En la no­ve­la hay un per­so­na­je que se lla­ma Al­ma que le pro­po­ne al pro­ta­go­nis­ta, Achi­lle, que jun­ten sus al­mas, pe­ro re­cha­za la ofer­ta, ar­gu­men­tan­do que co­mo lle­va po­cos días muer­to, es “pro­fun­da­men­te inex­per­to y des­con­fío de mu­chos, así que no soy tan abier­to a re­ci­bir a cual­quie­ra”. Pe­se a su pro­fun­da re­fle­xión, Mau­ri du­da si creer en el al­ma: “Más bien quie­ro creer en el al­ma, en el li­bro cuen­to que uno pue­de agre­gar­se a otras al­mas y pue­de crear un al­ma po­de­ro­sa, un al­ma que vi­vió el Re­na­ci­mien­to, la gue­rra y mu­chos tiem­pos”.

Si lo pa­ra­nor­mal siem­pre fue de su in­te­rés, el mun­do de los li­bros tam­bién, por eso es pre­si­den­te de la Es­cue­la de Li­bre­ros Um­ber­to y Eli­sa­bet­ta Mau­ri. De esa ex­pe­rien­cia ex­trae la convicción de que uno tie­ne que ir a li­bre­rías, por­que los li­bros se des­cu­bren: “A ve­ces cuan­do uno tie­ne un pro­ble­ma y lee el tí­tu­lo de uno, ex­cla­ma: ‘Ah, yo ten­go ese pro­ble­ma’”. Al­go si­mi­lar su­ce­de con las bi­blio­te­cas; allí se pue­den des­cu­brir li­bros que po­drían ha­ber te­ni­do un éxi­to in­creí­ble: “Si la bi­blio­te­ca se vi­si­ta co­mo una pla­za, uno pue­de ha­cer en­cuen­tros in­creí­bles”.

Otra vía que re­co­rre “Sor­pre­sa” es una crí­ti­ca a las re­li­gio­nes, de he­cho ri­di­cu­li­za a Jesús es­cri­bien­do mal el nom­bre, Ge­sú. Eso se de­be a que de ni­ño te­nía un her­mano muy re­li­gio­so, y él, por el con­tra­rio, “era muy po­lé­mi­co con la re­li­gión. Aho­ra yo res­pe­to las re­li­gio­nes, pe­ro no en­tien­do las se­ten­ta vír­ge­nes, la se­pa­ra­ción en­tre in­fierno y pa­raí­so y la re­cu­pe­ra­ción de los cuer­pos: no, yo quie­ro ser al­to en la pró­xi­ma vi­da. ¿Por qué ten­go que se­guir sien­do chi­co de al­tu­ra?”.

Tan ri­dí­cu­las les pa­re­cen las re­li­gio­nes que pa­ro­dia a la ca­tó­li­ca y rein­ven­ta la his­to­ria de Lá­za­ro. “No hay un mi­la­gro que no se pue­da ex­pli­car”, ase­gu­ra. “El de Lá­za­ro es el más sim­ple, y cuan­do la gen­te lo ve ca­mi­nar pien­sa en un mi­la­gro. Pe­ro no hay mi­la­gro, por­que Dios más que na­da fue psi­quia­tra”. Mau­ri se­ña­la que más que re­vi­vir­lo fí­si­ca­men­te lo que hi­zo Jesús fue re­vi­vir­lo es­pi­ri­tual­men­te, dar­le ánimos.

Lue­go de char­lar una ho­ra, es­te hom­bre de ca­si ochen­ta años no se ve can­sa­do, es más ade­lan­ta que su pró­xi­ma no­ve­la, una con­ti­nua­ción de és­ta, con la di­fe­ren­cia de que sus ce­ni­zas lle­gan a Ar­gen­ti­na. En un último sus­pi­ro la­men­ta, con el ci­ga­rri­llo en la mano que no en­cen­dió nun­ca, que se des­cu­bre muy tar­de qué es ser vie­jo, “bá­si­ca­men­te por­que el in­di­vi­duo no quie­re ser vie­jo”.

FOTOS: LEO­NAR­DO CENDAMO.

AMI­GOS. Um­ber­to Eco con Hans Mag­nus En­zens­berg­her, muy cer­ca­nos a Mau­ri. Por Eco sin­tió siem­pre gran ad­mi­ra­ción. “Lle­na­ba el tiem­po con­tan­do chis­tes”, cuen­ta.

FOTOS: FO LEO­NAR­DO CENDAMO JUAN FE­RRA­RI.

NO­VE­LA. Es su pri­mer li­bro de fic­ción y se lla­ma “Sor­pre­sa” (Adria­na Hi­dal­go). El na­rra­dor es­tá muer­to.

LI­BROS. Mau­ri es pre­si­den­te de la Es­cue­la de Li­bre­ros Um­ber­to y Eli­sa­bet­ta Mau­ri, que rea­li­za to­dos los años un se­mi­na­rio en Ve­ne­cia. En la fo­to, Mau­ri con Amart­ya Sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.