Co­sas ho­rri­bles que se usan:

Son an­ti­es­té­ti­cas, in­có­mo­das y a na­die le que­dan bien. ¿Por qué la mo­da in­sis­te con res­ca­tar lo peor de los ochen­ta y los no­ven­ta?

Noticias - - SUMARIO - ADRIA­NA LORUSSO alo­rus­so@per­fil.com @lo­rus­so10

son an­ti­es­té­ti­cas y a na­die le que­dan bien. ¿Por qué la mo­da in­sis­te con res­ca­tar lo peor de los ochen­ta y los no­ven­ta?

La evo­lu­ción de la mo­da po­dría sim­bo­li­zar­se co­mo una es­ca­le­ra ca­ra­col. Ca­da vuel­ta nos de­ja en el mis­mo lu­gar, pe­ro unos me­tros más arri­ba. En el de­ve­nir fas­hion, los hits siem­pre se re­pi­ten y los vie­jos es­ti­los se reite­ran, pe­ro nun­ca igual que en el pa­sa­do. A los di­se­ña­do­res, la nos­tal­gia los pue­de y no hay crea­dor en es­te mun­do que no cai­ga al­gu­na vez en la ten­ta­ción re­ver­sio­nar una pren­da de­mo­dé. Una ci­ta ilus­tre vie­ne al ca­so. En su último li­bro, “Re­tro­to­pía” (Pai­dós), ese gran lec­tor de nues­tros tiem­pos que fue Zyg­munt Bau­man ha­bló de una “era de la nos­tal­gia”. Se­gún él, vi­vi­mos en un tiem­po en que las uto­pías se tras­la­da­ron al pa­sa­do y el fu­tu­ro de­jó de ser la tie­rra pro­me­ti­da. Mien­tras Pa­co Ra­ban­ne se lan­za­ba en los '60 a la ca­rre­ra de crear nue­vas tex­tu­ras, modelos y efec­tos pa­ra ves­tir a la mu­jer del por­ve­nir, los di­se­ña­do­res de hoy tie­nen los ojos pues­tos en el ayer. Y jus­ta­men­te, a es­te afán por “ci­tar” es­ti­los de tiem­pos pa­sa­dos le de­be­mos la su­per­vi­ven­cia de al­gu­nos de los más ho­rri­pi­lan­tes in­ven­tos de la mo­da. La dé­ca­da del '80 sue­le ser la can­te­ra inago­ta­ble de es­tos res­ca­tes que, fue­ra del con­tex­to en que se crea­ron, se vuel­ven sen­ci­lla­men­te “im-po-ni-bles”. RES­CA­TES. La ri­ño­ne­ra es uno de esos items es­pan­to­sos que, se­gún las re­vis­tas de mo­da, se­rá el ac­ce­so­rio top de la tem­po­ra­da. Has­ta ha­ce tan só­lo un par de años, nin­gu­na mu­jer mí­ni­ma­nen­te cui­da­do­sa de su es­ti­lo hu­bie­ra acep­ta­do usar­las. Hoy las di­se­ñan las mar­cas top: Vuit­ton, Cha­nel, Puc­ci y Her­mès. Só­lo pa­ra fas­hion vic­tims.

Se­gun­do item ho­rri­ble: las za­pa­ti­llas ex­tra gran­des, o “ugly snea­kers”, co­mo las lla­man las re­vis­tas eu­ro­peas. Se em­pe­za­ron a usar en los no­ven­ta, con el au­ge del es­ti­lo deportivo, y hoy vuel­ven con to­do. Ob­via­men­te, el di­se­ña­dor más influyente de la úl­ti­ma dé­ca­da, Ales­san­dro Mi­che­le (di­rec­tor creativo de

Guc­ci), tie­ne mu­cho que ver con su re­gre­so. Pe­ro hay otras eti­que­tas que tam­bién apues­tan por es­tos ma­ma­rra­chos, por ejem­plo, Cha­nel y Ba­len­cia­ga.

Tres ti­pos de pan­ta­lo­nes cie­rran la ga­le­ría fas­hion del ho­rror. Tres modelos que aten­tan con­tra el prin­ci­pio bá­si­co del buen ves­tir: ofre­cer un con­jun­to ar­mó­ni­co.

Pri­me­ro, el “pantacourt”, del que ha­blan tan­to los ex­per­tos de mo­da des­de ha­ce dos o tres tem­po­ra­das: un pan­ta­lón an­cho y de lar­go in­cier­to en­tre la ro­di­lla y el to­bi­llo. Una mu­jer tie­ne que me­dir ca­si dos me­tros y pe­sar 40 kg. pa­ra que le que­den bien. Si no se dan esas con­di­cio­nes, pa­re­ce­rá re­don­da o, aún peor, cua­dra­da. Al­go si­mi­lar su­ce­de con el pan­ta­lón “pi­ja­ma”. Es co­mo­dí­si­mo pe­ro se ve co­mo lo que es: un pi­ja­ma.

En tercer lu­gar, al­go que ja­más de­bió po­ner­se de mo­da: el jean ro­to. La ins­pi­ra­cion fue la Ma­don­na de los '80, pe­ro la ver­sión del 2018 tie­ne más agu­je­ros que te­la. El ver­da­de­ro col­mo del con­su­mis­mo: pa­gar por hi­la­chas el do­ble que por un pan­ta­lón sano.

Fren­te a una tem­po­ra­da (el pró­xi­mo ve­rano) tan pró­di­ga en dis­pa­ra­tes, una so­la re­co­men­da­ción se im­po­ne a la ho­ra de com­prar: sen­ti­do co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.